Don­nie Dar­ko y la mano que mue­ve al mun­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - EN FOCO -

La pri­me­ra vez que vi Don­nie Dar­ko fue en 2005, en un ci­clo de ci­ne so­bre mons­truos, in­adap­ta­dos y freaks. Me im­pre­sio­nó mu­cho Freaks, de Tod Brow­ning, y hu­bo imá­ge­nes de Vi­si­tor Q, de Ta­kas­hi Mii­ke, que re­sul­ta­ron di­fí­ci­les de so­por­tar de tan gro­tes­cas, pe­ro en cam­bio aca­bé Don­nie Dar­ko sin ha­ber en­ten­di­do na­da y sin sa­ber por qué en­tu­sias­ma­ba tan­to a los or­ga­ni­za­do­res del ci­clo. Has­ta que la vol­ví a ver en 2013 y en esa oca­sión la pe­lí­cu­la le ha­bló di­rec­ta­men­te a va­rias de mis ob­se­sio­nes.

Es com­pli­ca­do sa­ber qué su­ce­de exac­ta­men­te en Don­nie Dar­ko. Hay fo­ros y si­tios en in­ter­net de­di­ca­dos a ana­li­zar los ele­men­tos de cien­cia fic­ción de la tra­ma, pe­ro no exis­te una ex­pli­ca­ción de­fi­ni­ti­va so­bre qué ocu­rre real­men­te. Don­nie Dar­ko es un ado­les­cen­te que una no­che re­ci­be la vi­si­ta de un co­ne­jo gi­gan­te pa­ra re­ve­lar­le la fe­cha del fin del mun­do: el apo­ca­lip­sis ocu­rri­rá 28 días más tar­de. Es­ta apa­ri­ción des­en­ca­de­na una se­rie de even­tos ex­tra­ños: a la ma­ña­na si­guien­te la ca­sa de Don­nie apa­re­ce im­pac­ta­da por la tur­bi­na de un avión, que ha sa­li­do de la na­da, y el chi­co em­pie­za a re­ci­bir in­quie­tan­tes se­ña­les del más allá.

La pe­lí­cu­la co­mien­za con el re­tra­to de un idí­li­co ba­rrio de cla­se me­dia nor­tea­me­ri­cano. El pa­dre de fa­mi­lia ba­rre las ho­jas muer­tas del jar­dín, la ma­dre lee un li­bro sen­ta­da en una re­po­se­ra al sol (el li­bro es

It, mi no­ve­la fa­vo­ri­ta de Step­hen King), la hi­ja me­nor sal­ta en el tram­po­lín de la ca­sa. Pe­ro pron­to ve­mos las se­ña­les de la des­com­po­si­ción. Es 1988, Es­ta­dos Uni­dos lle­va ca­si una dé­ca­da de con­ser­va­du­ris­mo re­pu­bli­cano (en la te­le apa­re­ce Geor­ge Bush pa­dre de­ba­tien­do con Du­ka­kis an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les) y el co­le­gio es esa mez­cla en­tre la ley de la sel­va y el dis­cur­so sim­pli­fi­ca­dor de la au­to­ayu­da: los ma­to­nes de siem­pre per­si­guen a los dé­bi­les y la pro­fe­so­ra pa­sa vi­deos de un gu­rú con­duc­tis­ta que afir­ma que to­das las ac­cio­nes hu­ma­nas es­tán mo­ti­va­das úni­ca­men­te por el mie­do o por el amor.

Pe­ro Don­nie tie­ne sus pro­pios pro­ble­mas. Vi­ve me­di­ca­do, pa­de­ce de des­equi­li­brios men­ta­les –nos en­te­ra­mos que años atrás le pren­dió fue­go a una ca­sa– y la reali­dad se es­tá con­vir­tien­do en un en­tra­ma­do ca­da vez más ines­ta­ble pa­ra él. Hay fi­gu­ras que le ha­blan de­trás de los espejos, vo­ces que lo in­du­cen a inun­dar su co­le­gio y a in­cen­diar ca­sas, vi­sio­nes que le mues­tran que el li­bre al­be­drío es una ilu­sión, que es­ta­mos ma­ni­pu­la­dos por fuer­zas que nos su­pe­ran y que des­co­no­ce­mos. ¿Y si to­do lo que es­ta­mos vi­vien­do ya ha su­ce­di­do y lo úni­co que ha­ce­mos es acer­car­nos a un des­tino inevi­ta­ble? En Don

nie Dar­ko la reali­dad es un mon­ta­je, una re­pre­sen­ta­ción ab­sur­da de for­mas y ma­ne­ras que por mo­men­tos de­ja en­tre­ver sus fi­su­ras. Y a tra­vés de las fi­su­ras vis­lum­bra­mos los hi­los que mue­ven al mun­do. Las vo­ces que le ha­blan a Don­nie, nos en­te­ra­mos des­pués, son las vo­ces del fu­tu­ro y las de su pro­pia muer­te.

¿ Es Don­nie Dar­ko un ado­les­cen­te es­qui­zo­fré­ni­co o es el ele­gi­do pa­ra re­me­diar la grie­ta es­pa­cio-tem­po­ral que evi­ta­rá la des­truc­ción del uni­ver­so? Que la pe­lí­cu­la pue­da sos­te­ner am­bas lec­tu­ras es lo me­jor de Don­nie Dar­ko: en ella con­flu­yen la his­to­ria so­bre la es­qui­zo­fre­nia y la alie­na­ción ado­les­cen­te con la re­fle­xión so­bre el li­bre al­be­drío, los bu­cles tem­po­ra­les y los uni­ver­sos pa­ra­le­los. A to­do es­to hay que aña­dir­le una ban­da so­no­ra me­lan­có­li­ca y os­cu­ra a car­go de Michael An­drews, cu­yo cover de Mad World, de Tears For Fears, fue un hit en va­rios paí­ses. Y es im­po­si­ble ol­vi­dar al si­nies­tro co­ne­jo: su fi­gu­ra evo­ca los te­rro­res de la in­fan­cia, los ju­gue­tes inocen­tes que, en la pe­num­bra, se trans­for­man en ob­je­tos de­mo­nia­cos.

Ri­chard Kelly te­nía 23 años cuan­do es­cri­bió el guion de Don­nie Dar­ko y 26 cuan­do la pe­lí­cu­la se es­tre­nó en 2001. Fue un fra­ca­so de ta­qui­lla, aun­que la crí­ti­ca la res­ca­tó y even­tual­men­te se con­vir­tió en una pe­lí­cu­la de cul­to. Kelly des­cri­bió a su per­so­na­je co­mo un Hol­den Caul­field re­su­ci­ta­do por Phi­lip K. Dick, y no cues­ta ver por qué. Don­nie re­cuer­da al chi­co re­bel­de de El guar­dián en­tre el cen­teno, pe­ro con las en­fer­me­da­des men­ta­les y los via­jes en el tiem­po del au­tis­ta Manfred de Tiem­po de Mar­te.

Al­go más: me pro­vo­can una enor­me cu­rio­si­dad los ar­tis­tas que han da­do lo me­jor de sí a una edad tem­pra­na y que lue­go no han po­di­do es­tar a la al­tu­ra de esa pri­me­ra in­tui­ción. Las si­guien­tes pe­lí­cu­las de Ri­chard Kelly han si­do desas­tro­sas. Lo cual de­mues­tra que el ar­tis­ta siem­pre es­tá co­men­zan­do de nue­vo y que te­ner una bue­na idea es tan ex­tra­ño co­mo sin­to­ni­zar on­das gra­vi­ta­cio­na­les con una pe­que­ña ra­dio ca­se­ra. Que la antena de Ri­chard Kelly ha­ya con­se­gui­do cap­tar esa ele­gía ado­les­cen­te, cós­mi­ca y si­nies­tra de Don­nie Dar­ko a los 23 años es no­ta­ble; que la ma­gia no se ha­ya vuel­to a re­pe­tir es al­go que su­ce­de con fre­cuen­cia y que no des­me­re­ce en na­da el lo­gro del jo­ven Kelly

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.