CON­SE­JOS PA­RA TE­NER UN DÍA FE­LIZ

EL RE­TO DE VER EL LA­DO PO­SI­TI­VO DE LAS CO­SAS ES UNA DE­CI­SIÓN PER­SO­NAL QUE ME­JO­RA LA CA­LI­DAD DE VI­DA. ES­TOS EJER­CI­CIOS DIA­RIOS AYU­DAN A LO­GRAR­LO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Com­par­tir y de­jar­se sor­pren­der se di­sLos mo­men­tos di­ver­ti­dos que de­jan fru­tan en fa­mi­lia o con ami­gos siem­pre una sen­sa­ción pla­cen­te­ra. Las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas co­ti­dia­nas con­tri­bu­yen a li­be­rar en­dor­fi­nas, lla­ma­das hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad.

Ese día ru­ti­na­rio que lle­ga otra vez car­ga­do de es­trés o de ca­pri­cho­sas an­gus­tias del pa­sa­do pue­de en­con­trar ali­vio y lo­grar un fi­nal fe­liz con un cam­bio en la for­ma de ver y ha­cer las co­sas.

No se tra­ta de creer que la vi­da es ‘co­lor de ro­sa’ o de so­ñar con un mun­do per­fec­to, sino de cul­ti­var a dia­rio el ‘há­bi­to de la fe­li­ci­dad’ dis­fru­tan­do más del pre­sen­te, atre­vién­do­se a vi­vir nue­vas emo­cio­nes o desafíos y sa­can­do el má­xi­mo pro­ve­cho al po­ten­cial que ca­da uno lle­va den­tro, se­gún coin­ci­den en afir­mar los si­có­lo­gos Ma­rion Schul­me­yer y Raúl Ma­ma­ni.

La im­por­tan­cia de man­te­ner esa ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da es te­ma de aná­li­sis de la pri­me­ra Cum­bre Mun­dial de la Fe­li­ci­dad ( World Hap­pi­ness Sum­mit- WoHaSu), que se rea­li­za del 17 al 19 de mar­zo en Mia­mi y que pro­mue­ve el bie­nes­tar de las per­so­nas co­mo un agen­te de cam­bio pa­ra la trans­for­ma­ción de las so­cie­da­des y na­cio­nes.

Di­cho even­to coin­ci­de, ade­más, con el Día In­ter­na­cio­nal de la Fe­li­ci­dad que se ce­le­bra es­te 20 de mar­zo a ini­cia­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) en re­co­no­ci­mien­to a ese año­ra­do an­he­lo de las per­so­nas.

Schul­me­yer, doc­to­ra en si­co­lo­gía con pos­gra­do en re­cur­sos hu­ma­nos y Ma­ma­ni, si­có­lo­go y ade­más un re­co­no­ci­do hu­mo­ris­ta en San­ta Cruz, dan es­tos 10 con­se­jos pa­ra ins­pi­rar a la gen­te a ele­gir la fe­li­ci­dad co­mo for­ma de vi­da. Son ideas pa­ra po­ner­las en prác­ti­ca to­dos los días. El éxi­to so­lo de­pen­de de uno mis­mo.

1.2.las co­sas que uno rea­li­za, pa­ra no cum­plir­las por ru­ti­na e iner­cia, sino por­que la per­so­na es­tá real­men­te cons­cien­te de que le gus­ta ha­cer­las. Al­go pe­que­ño, sen­ci­llo o in­sig­ni­fi­can­te pa­ra el res­to, pue­de otor­gar gran sa­tis­fac­ción a otro.

3.Des­ta­car lo po­si­ti

vo del día. Otra su­ge­ren­cia que da es­ta pro­fe­sio­nal es obli­gar­se to­das las no­ches a ha­cer un re­cuen­to de las co­sas po­si­ti­vas que pa­sa­ron en el día, las co­sas bo­ni­tas que se vie­ron y los en­cuen­tros agra­da­bles que se tu­vie­ron.

4.Lec­tu­ras que le­van­tan el áni­mo. Lle­var con­si­go una lis­ta de chis­tes pa­ra leer mien­tras se es­pe­ra en una lar­ga y te­dio­sa fi­la o re­cu­rrir a lec­tu­ras que le­van­ten el áni­mo o arran­quen son­ri­sas pue­de ser de gran ayu­da pa­ra man­te­ner el op­ti­mis­mo dia­rio. Esa ac­ti­tud po­si­ti­va me­jo­ra la sa­lud y re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. “So­lo el ac­to me­cá­ni­co de son­reír man­da men­sa­jes al ce­re­bro que afec­tan po­si­ti­va­men­te el áni­mo. Lo­grar aso­ciar una sen­sa­ción de agra­do a ese ac­to ha­ce mu­cho más”, re­fle­xio­na Schul­me­yer.

5.Ac­ti­tud po­si­ti­va. El error co­mún que uno co­me­te cuan­do se po­ne a eva­luar si tie­ne una vi­da fe­liz o no, es que mi­ra so­lo al pa­sa­do con­di­cio­na­do por sus emo­cio­nes pre­sen­tes.

“Si una per­so­na es­tá pa­san­do un mal mo­men­to, mi­ra atrás y ve so­lo las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas.

“LA FE­LI­CI­DAD ES UNA EMO­CIÓN Y UNA DE­CI­SIÓN”, EN OPI­NIÓN DEL SI­CÓ­LO­GO RAÚL MA­MA­NI. “HAY QUE DIS­FRU­TAR LO QUE UNO REA­LI­ZA, NO HA­CER­LO POR RU­TI­NA E INER­CIA”, AFIR­MA MA­RION SCHUL­ME­YER

Por tan­to es co­mún oír a la gen­te de­cir que la fe­li­ci­dad no exis­te y ve el fu­tu­ro con pe­si­mis­mo”, ex­pli­ca el si­có­lo­go Raúl Ma­ma­ni.

Men­cio­na, co­mo ejem­plo, el ca­so de una per­so­na que al es­tar cor­tan­do el pas­to de un gran jar­dín des­cui­da­do ob­ser­va de­ma­sia­do tra­ba­jo a fu­tu­ro y muy po­co de lo avan­za­do. Por lo que, se­ña­la, que una per­so­na po­si­ti­va ve­rá con más op­ti­mis­mo la con­clu­sión de esa ta­rea.

6.Ven­cer mie­dos. Otro ele­men­to que los si­có­lo­gos acuer­dan es que la fe­li­ci­dad es ese es­ta­do au­sen­te de mie­do. Por lo que Ma­ma­ni in­si­núa es­for­zar­se pa­ra ir su­peran­do ca­da uno de los te­mo­res.

7.Com­par­tir y dar

amor. Tres co­sas hay en la vi­da: sa­lud, di­ne­ro y amor, di­ce una can­ción. Raúl Ma­ma­ni con­si­de­ra que tal co­mo di­cen al­gu­nos es­tu­dios, el di­ne­ro no ase­gu­ra la fe­li­ci­dad so­lo da es­ta­bi­li­dad. Tam­po­co la sa­lud -aña­de- pues hay gen­te que se ob­se­sio­na con su vi­ta­li­dad y no es fe­liz. En­tre­tan­to, ob­ser­va que hay gen­te que a pe­sar de pa­de­cer cier­tas en­fer­me­da­des siem­pre se mues­tra ale­gre.

“Por tan­to hay que afe­rrar­se al amor. Dis­fru­te­mos más de los nues­tros”, su­gie­re.

Se­ña­la que hay so­cie­da­des in­di­vi­dua­lis­tas muy mo­der­nas y con mu­cho po­der eco­nó­mi­co, pe­ro que en­fren­tan tam­bién una al­ta ta­sa de de­pre­sión y sui­ci­dios. “Nues­tra so­cie­dad le da mu­cha im­por­tan­cia a la fa­mi­lia y ami­gos, eso es al­go muy bueno. Pe­ro es­ta­blez­ca­mos re­la­cio­nes sanas”, pun­tua­li­za es­te ex­per­to.

8.Va­lo­rar mo­men

tos. Vol­ver a dar va­lor a las co­sas sim­ples, es otro gran re­to. “Re­cuer­do cuan­do se iba la ener­gía eléc­tri­ca por la no­che y nos que­dá­ba­mos a la luz de una ve­la pa­ra es­cu­char his­to­rias con­ta­das por al­gu­na per­so­na ma­yor o re­la­tos de fan­tas­mas. Al re­tor­nar la luz se oía un ahhh!, co­mo de­silu­sión por el fin de ese mo­men­to que tan­to es­tá­ba­mos dis­fru­tan­do”, cuen­ta

Ma­ma­ni com­pa­ra la fe­li­ci­dad con una re­la­ción de pa­re­ja. “Se re­quie­re de com­pro­mi­so con la vi­da co­mo el ma­tri­mo­nio”, ejem­pli­fi­ca.

9.Men­sa­jes de alien

to. Raúl Ma­ma­ni propone es­ta prue­ba: “Man­de un men­sa­je per­so­na­li­za­do con pa­la­bras de áni­mo y va­lo­ra­ción a 10 per­so­nas en­tre sus con­tac­tos. Ve­rá que la co­se­cha de esa siem­bra le da­rá ma­yor sa­tis­fac­ción a la es­pe­ra­da. No ol­vi­do la reac­ción de una per­so­na an­te un men­sa­je en mi mu­ro. Agra­de­ci­da, di­jo que esas sim­ples pa­la­bras cam­bia­ron el sen­ti­do a un día de mu­cha pe­sa­dum­bre”, co­men­ta.

10Apren­di­za­je des­de ca­sa. Des­de me­dia­dos de los 80, los con­cep­tos de fe­li­ci­dad, bie­nes­tar sub­je­ti­vo y sa­tis­fac­ción de vi­da to­ma­ron pro­ta­go­nis­mo en los es­tu­dios de si­co­lo­gía. “Pa­ra so­bre­vi­vir, nues­tro ce­re­bro es­tá pro­gra­ma­do a fi­jar­se en po­si­bles pe­li­gros y co­sas ne­ga­ti­vas, pe­ro la ha­bi­li­dad de la per­so­na de ha­cer fe­liz su día y el de su en­torno a me­nu­do se apren­de en ca­sa. Los hi­jos de pa­dres de­pre­si­vos apren­den a ver el mun­do co­mo un lu­gar más ne­ga­ti­vo de lo que es”, aler­ta la si­có­lo­ga Ma­rion Schul­me­yer. Así se plan­tea otro desafío más pa­ra los ho­ga­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.