JUAN EMI­LIO LLAM­PA

HOY CUM­PLE 19 AÑOS; ACA­BA DE IN­GRE­SAR A LA UNI­VER­SI­DAD Y SUE­ÑA CON SER UN FUT­BO­LIS­TA PRO­FE­SIO­NAL

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO - JUAN EMI­LIO LLAM­PA LLUSCO

‘El cru­ce­ño un mi­llón’ cum­ple hoy 19 años y aca­ba de ini­ciar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, en­tre­na en un club de fútbol, es zur­do, tie­ne mu­chos sue­ños y se ilu­sio­na con te­ner una em­pre­sa pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas. Le con­ta­mos to­da la in­ti­mi­dad de un chico que es un sím­bo­lo.

Eran las 6:04'20", del 19 de mar­zo de 1998, cuan­do Juan Emi­lio Llam­pa Llusco vio la luz de es­te mun­do por pri­me­ra vez. Na­ció con su pro­pia es­tre­lla. Sus pa­dres, Emi­lio Llam­pa (54) y Ali­cia Ma­ría Llusco (50), le­jos es­ta­ban de sa­ber que su ter­cer hi­jo no so­lo se­ría es­pe­cial pa­ra la fa­mi­lia, sino pa­ra to­do San­ta Cruz, da­do que su na­ci­mien­to y su nom­bre que­da­rían re­gis­tra­dos en la his­to­ria co­mo el cru­ce­ño mi­llón.

La cam­pa­ña se ori­gi­nó en enero de 1997, cuan­do un gru­po de ca­te­drá­ti­cos de la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Pri­va­da de San­ta Cruz de la Sie­rra (UPSA) ha­bla­ron acer­ca de los pro­ble­mas ur­ba­nos que aque­ja­ban a la ciu­dad y el efec­to de su ex­plo­si­vo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co.

Rea­li­za­ron un pri­mer cálcu­lo en el que de­ter­mi­na­ron que San­ta Cruz pron­to su­pe­raría la ba­rre­ra del mi­llón de ha­bi­tan­tes. Tra­ba­ja­ron pa­ra te­ner un cálcu­lo de la fe­cha y ho­ra exac­ta en la que na­ce­ría el cru­ce­ño mi­llón. Se de­ter­mi­nó que se­ría a las 05:36'01" del 19 de mar­zo de 1998 y el pri­mer ni­ño en na­cer por par­to nor­mal a la ho­ra más cer­ca­na fue Juan Emi­lio en el Hos­pi­tal Her­nán­dez Ve­ra, de la Vi­lla Pri­me­ro de Ma­yo.

Los pa­dres de Juan Emi­lio, que hoy cum­ple 19 años, no te­nían ni idea de la cam­pa­ña Cru­ce­ño un mi­llón. Una se­ma­na an­tes Ali­cia Ma­ría co­men­zó con do­lo­res. Al me­dio­día del 18 de mar­zo, lle­gó al hos­pi­tal por­que ya es­ta­ba co­men­zan­do el tra­ba­jo de par­to, pe­ro cuan­do le con­tro­la­ron la di­la­ta­ción es­ta­ba en uno. Vol­vió a las 19: 00 y ha­bía lle­ga­do a uno y me­dio. Le di­je­ron que vol­vie­ra a la me­dia­no­che y so­lo es­ta­ba en dos.

Ca­mi­nó ca­si to­da la no­che pa­ra ayu­dar a la di­la­ta­ción. Pa­sa­das las 5: 30 co­men­zó a san­grar. En­tró ca­mi­nan­do a la sa­la

de par­tos y a la me­dia ho­ra ya te­nía en sus bra­zos a un ro­bus­to be­bé que pe­só po­co más de tres ki­los y mi­dió 50 cen­tí­me­tros, que lle­gó a una San­ta Cruz en pleno desa­rro­llo, pe­ro que aún no con­ta­ba con mu­chas ave­ni­das pa­vi­men­ta­das ni mu­chos edi­fi­cios y me­nos gran­des ur­ba­ni­za­cio­nes. Un jo­ven em­pren­de­dor Ya pa­sa­ron 19 años y de ese ro­bus­to be­bé que­da ya muy po­co y así co­mo Juan Emi­lio fue cre­cien­do, tam­bién lo hi­zo San­ta Cruz y a pa­sos agi­gan­ta­dos, tan­to que hoy prác­ti­ca­men­te es­tá ca­si uni­da a los mu­ni­ci­pios de Co­to­ca, War­nes y La Guar­dia.

Su del­ga­da fi­gu­ra y no muy gran­de es­ta­tu­ra ha­cen pa­re­cer que es­te jo­ven­ci­to es frá­gil, pe­ro afir­ma que des­de que tie­ne uso de ra­zón siem­pre fue así, que esa es su con­tex­tu­ra. Agre­ga que es de­ma­sia­do co­me­lón, pe­ro no en­gor­da. Su co­mi­da fa­vo­ri­ta es la mi­la­ne­sa na­po­li­ta­na, pe­ro cuan­do tie­ne ape­ti­to, ase­gu­ra que no le “re­cu­la a na­da” y co­me de to­do, más aún si co­ci­na su ma­má, por­que pa­ra él es “la me­jor chef”.

Hoy Juan Emi­lio es to­do un jo­ven uni­ver­si­ta­rio. Aun­que le gus­ta dor­mir y le cues­ta le­van­tar­se, ha­ce el es­fuer­zo y a las 5:00 co­mien­za su día. A las 5:30 es­tá ba­ña­do, cam­bia­do, desa­yu­na­do y lis­to pa­ra sa­lir a la UPSA, don­de es­tá cur­san­do el pri­mer se­mes­tre de la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Su re­co­rri­do es bas­tan­te lar­go, ya que vi­ve en la co­mu­ni­dad Na­ran­jal, per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Co­to­ca, en una ca­sa pro­pia que ha­ce unos sie­te años com­pra­ron sus pa­dres.

Ca­si a dia­rio sa­le de su ca­sa y to­ma un tru­fi que lo de­ja en el cuar­to ani­llo y ave­ni­da Vir­gen de Co­to­ca y de ahí se va en mi­cro has­ta la uni­ver­si­dad, don­de a dia­rio tie­ne cla­ses de 7: 15 a 12: 00. A ve­ces, es­pe­cial­men­te cuan­do llue­ve, lo lle­va su pa­pá en su vehícu­lo. Muy pron­to, afir­ma, co­men­za­rá a ha­cer su re­co­rri­do en la mo­to que sus pa­dres le die­ron co­mo re­ga­lo de gra­dua­ción y de Na­vi­dad y aca­ba de sa­car su li­cen­cia de con­du­cir pa­ra te­ner to­do en re­gla y ma­ne­jar sin pro­ble­mas.

Le gus­ta lle­gar a la uni­ver­si­dad unos 10 mi­nu­tos an­tes pa­ra te­ner un asien­to ade­lan­te. Po­ne aten­ción a to­do lo que ex­pli­ca el pro­fe­sor y to­ma los apun­tes ne­ce­sa­rios con su mano iz­quier­da, ya que es zur­do, no so­lo pa­ra es­cri­bir sino tam­bién pa­ra pa­tear.

Ser el cru­ce­ño mi­llón fue una ben­di­ción, di­ce Juan Emi­lio. Gra­cias a ello le die­ron una be­ca com­ple­ta pa­ra es­tu­diar en el Co­le­gio Saint Geor­ge, de don­de en di­ciem­bre del año pa­sa­do sa­lió ba­chi­ller, al igual que en la UPSA, uni­ver­si­dad en la que tie­ne ga­ran­ti­za­da su for­ma­ción pro­fe­sio­nal y en el Cen­tro Bo­li­viano Ame­ri­cano, al que pien­sa in­gre­sar es­te año pa­ra apren­der in­glés.

No obs­tan­te, la pri­me­ra eta­pa en el co­le­gio no le gus­ta­ba que le di­je­ran el ni­ño o el chico mi­llón. “Cuan­do pa­sa­ba por los pa­si­llos y me de­cían así, me cho­ca­ba mu­cho y me ha­cían sen­tir mal, pen­sa­ba que no era bueno”, re­cuer­da; sin em­bar­go, aho­ra sa­be que es lo me­jor que le ha pa­sa­do por­que gra­cias a ello se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo y se le han abier­to mu­chas opor­tu­ni­da­des. Aho­ra re­co­no­ce que tie­ne un fu­tu­ro bri­llan­te por de­lan­te.

Es un jo­ven muy apli­ca­do. Du­ran­te to­dos sus años de es­tu­dio, en el co­le­gio nun­ca se apla­zó, siem­pre cum­plía con sus ta­reas y de­be­res. Fue un alumno bas­tan­te re­gu­lar, muy ape­ga­do a Ar­tes Plás­ti­cas y Edu­ca­ción Fí­si­ca, que eran sus ma­te­rias pre­fe­ri­das, aun­que en los pri­me­ros años tam­bién era muy bueno pa­ra las Ma­te­má­ti­cas, pe­ro con el pa­so de los años, es­ta ma­te­ria per­dió su en­can­to pa­ra Juan Emi­lio, al igual que So­cia­les, que nun­ca le gus­tó.

Co­mo es­tu­dia­ba en un co­le­gio pri­va­do de pres­ti­gio, sus pa­dres, que son co­mer­cian­tes y de una con­di­ción so­cial me­dia, tu­vie­ron que es­for­zar­se mu­cho pa­ra que Juan Emi­lio pu­die­ra cum­plir con to­das las ex­pec­ta­ti­vas.

“Mis com­pa­ñe­ros siem­pre te­nían lo úl­ti­mo en ma­te­ria de tec­no­lo­gía, los me­jo­res jue­gos elec­tró­ni­cos y ce­lu­la­res y se ves­tían con ro­pa y za­pa­tos de mar­ca. Yo sa­bía que mis pa­pás no po­dían dar­me to­dos esos lu­jos y no les exi­gía na­da, pe­ro ellos siem­pre se es­for­za­ron pa­ra dar­me lo me­jor y que yo es­tu­vie­ra bien ves­ti­do. Me en­se­ña­ron el amor a Dios y a mis se­me­jan­tes. Me in­cul­ca­ron que yo de­bía va­lo­rar­me por lo que soy y no por lo que ten­go, y gra­cias a Dios eso me ayu­dó mu­cho”, se­ña­la, mien­tras son­ríe, de­jan­do ver los fre­ni­llos que le pu­sie­ron ha­ce tres años pa­ra co­rre­gir su den­ta­du­ra.

VI­VE EN LA CO­MU­NI­DAD NA­RAN­JAL Y DES­DE AHÍ SE TRAS­LA­DA A DIA­RIO HAS­TA LA UPSA ES UN ALUMNO APLI­CA­DO Y SIEM­PRE ES­TU­VO EN­TRE LOS MÁS RE­GU­LA­RES DE SU CUR­SO

El fútbol, su gran pa­sión Al mis­mo tiem­po que es­tá es­tu­dian­do su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, tam­bién dis­fru­ta lo más que pue­de del fútbol, que es su pa­sión más gran­de. Por ello, to­do su tiem­po li­bre es­tá en la can­cha y, des­de ha­ce po­co, se en­tre­na por las tar­des, sal­vo el miér­co­les, que tie­ne cla­ses en la U, con la sub-19 del equi­po Fe­rro­via­rio.

Sue­ña no so­lo con ter­mi­nar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, sino con lle­gar a for­mar par­te de las li­gas ma­yo­res del fútbol bo­li­viano y, por qué no, di­ce, sa­lir fue­ra de nues­tras fron­te­ras.

“Por aho­ra es­toy fe­liz, por­que mi pri­mer gran sue­ño aca­ba de ha­cer­se reali­dad al en­trar a un club”, con­fie­sa Juan Emi­lio, que se de­cla­ra hincha de Bloo­ming.

An­tes de co­men­zar a en­tre­nar­se, es­ta­ba ju­gan­do en un equi­po de su ba­rrio. To­dos sus ra­tos li­bres los pa­sa­ba en la can­cha de fútbol. En al­gu­nas va­ca­cio­nes es­tu­vo en­tre­nán­do­se en la Aca­de­mia Tahui­chi, pe­ro co­mo el co­le­gio era do­ble es­co­la­ri­dad, no le que­da­ba tiem­po pa­ra de­di­car­se más a lo que tan­to le gus­ta.

Otra de sus pa­sio­nes y pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to tam­bién tie­ne que ver con el fútbol. Le en­can­ta ju­gar en el Play Sta­tion los par­ti­dos de la FIFA y ase­gu­ra que has­ta ha­ce po­co era pre­sa fá­cil de sus ri­va­les, pe­ro que lue­go de tan­ta prác­ti­ca, aho­ra es uno de los me­jo­res y al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio, con los que a ve­ces se reúne pa­ra ju­gar, ya no le ga­nan tan fá­cil­men­te.

Di­vi­de su tiem­po tam­bién con la Igle­sia cris­tia­na, a la que asis­te des­de ha­ce dos años y don­de jun­to con su enamo­ra­da, Giu­li­na Ya­be­ta, con la que tie­ne una re­la­ción ha­ce ya ca­si año y me­dio, apo­ya con la mú­si­ca, ya que co­mo no tie­nen ins­tru­men­tos, él se ha­ce car­go de las pis­tas y es res­pon­sa­ble de que los par­lan­tes y los mi­cró­fo­nos es­tén a pun­to a la ho­ra de can­tar las ala­ban­zas. Su fa­mi­lia, su me­jor re­ga­lo Al fi­na­li­zar sus cla­ses, ha­ce el mis­mo re­co­rri­do pa­ra re­tor­nar a su ca­sa, don­de su ma­má lo es­pe­ra con la co­mi­da ya pre­pa­ra­da pa­ra al­mor­zar en fa­mi­lia, jun­to con sus her­ma­nas May­ra (23) y Jo­celyn (21) y su pa­dre.

Su ca­sa es aco­ge­do­ra. Es­tá fren­te a una can­cha, allí don­de ca­si a dia­rio Juan Emi­lio ha ju­ga­do fútbol du­ran­te los úl­ti­mos años. En su vi­vien­da tam­bién fun­cio­na el ne­go­cio fa­mi­liar, que es un ta­ller de cos­tu­ra de pren­das de ves­tir pa­ra mu­je­res y ni­ñas que sus pa­dres, los miér­co­les y los sá­ba­dos, co­mer­cia­li­zan en el pues­to que tie­nen en la fe­ria.

“Mi fa­mi­lia es lo má­xi­mo, es mi

Ad­mi­ra a su pro­ge­ni­to­ria “Mi ma­dre es una mu­jer muy sen­ci­lla, hu­mil­de y so­bre to­do muy tra­ba­ja­do­ra. Nun­ca se can­sa. Es to­do pa­ra mí. Gra­cias a ella soy la per­so­na que soy”, afir­ma Juan Emi­lio. UNA MU­JER Y MA­DRE EJEM­PLAR

Se en­tre­na en la sub-19 del Club Fe­rro­via­rio El día de la en­tre­vis­ta lo lla­ma­ron pa­ra pro­bar­se en el club Fe­rro­via­rio. Dos días mos­tró sus ha­bi­li­da­des y fue se­lec­cio­na­do por­que te­nía bue­nas con­di­cio­nes. Pro­ba­rá suer­te co­mo de­fen­sor.

Ed­win Ve­lás­quez (de­re­cha) es su DT en Fe­rro­via­rio y Fer­nan­do Var­gas (iz­quier­da), que tam­bién tra­ba­ja en el club, es quien lo en­tre­nó des­de chico. Con su téc­ni­co y su asis­ten­te téc­ni­co

HOY ES UN DÍA ES­PE­CIAL PA­RA JUAN EMI­LIO Ce­le­bra un año más de vi­da Ha­ce 19 años, un día co­mo hoy, a las 6:04 de la ma­ña­na, es­te jo­ven se con­vir­tió en el cru­ce­ño un mi­llón, por lo que su nom­bre que­dó re­gis­tra­do en la his­to­ria de San­ta Cruz.

SE DI­VIER­TE Y APREN­DE LAS JU­GA­DAS UN LIN­DO RE­CUER­DO En­tre sus do­cu­men­tos per­so­na­les El pro­yec­to de la cam­pa­ña Cru­ce­ñoun­mi­llón, lle­va­da ade­lan­te por la fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la UPSA, lo guar­da co­mo si fue­se una re­li­quia.

En su cuar­to tie­ne un PS4 que sus pa­dres le re­ga­la­ron pa­ra Na­vi­dad con el que se dis­trae ju­gan­do los par­ti­dos de la FIFA. Una de sus gran­des pa­sio­nes

FIR­ME EN LOS AGA­SA­JOS Siem­pre par­ti­ci­pó en los ac­tos cí­vi­cos Pe­se a ser un po­co tí­mi­do, de pe­que­ño Juan Emi­lio (cen­tro) siem­pre par­ti­ci­pa­ba en las ho­ras cí­vi­cas o en los ac­tos de ho­me­na­je al pa­pá o a la ma­má.

ES UN ALUMNO MUY APLI­CA­DO Siem­pre aten­to a las ex­pli­ca­cio­nes Juan Emi­lio tra­ta de cap­tar lo más que pue­de de la ex­pli­ca­ción que dan los ca­te­drá­ti­cos. Le gus­ta su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.