NO DE­PEN­DE DE OTROS

ES­TÁ EN UNO MIS­MO

El Deber - Extra (Bolivia) - - EXTRA VIDA & PAREJA - Is­mael Ca­la

Co­mu­ni­ca­dor, au­tor ins­pi­ra­cio­nal y con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal

Exis­ten di­ver­sas opi­nio­nes so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la fe­li­ci­dad, pe­ro to­das lle­gan, al fin y al ca­bo, a una mis­ma con­clu­sión: es­tá en nues­tro in­te­rior.

So­mos due­ños de nues­tra pro­pia fe­li­ci­dad. Jun­to al op­ti­mis­mo, la fe­li­ci­dad es el com­bus­ti­ble del ren­di­mien­to. No de­pen­de del sa­la­rio ni de otros bie­nes ma­te­ria­les; es una con­di­ción que es­tá en nues­tras ma­nos. Pa­ra ello, de­be­mos se­guir cier­tos com­por­ta­mien­tos en el día a día. Aquí tie­nes 10 há­bi­tos que te ayu­da­rán:

1.- Cam­bia tu pers­pec­ti­va y bus­ca el la­do bueno de las co­sas.

2.- Pon­te al ser­vi­cio de los de­más. La fe­li­ci­dad es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la ayu­da a quie­nes nos ro­dean.

3.- Son­ríe. Es fá­cil de ha­cer, sien­ta bien y di­ce al ce­re­bro que es­ta­mos fe­li­ces.

4.- Haz ejer­ci­cios. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca pro­por­cio­na en­dor­fi­nas, las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad.

5.- Desa­rro­lla tu in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

6.- Me­di­ta. Es un há­bi­to per­fec­to pa­ra al­can­zar el equi­li­brio cuer­po-men­te.

7.- Tra­ba­ja en lo que real­men­te te ha­ce fe­liz.

8.- Con­vier­te tus mie­dos en desafíos y tus pro­ble­mas en opor­tu­ni­da­des. 9.- Prac­ti­ca res­pi­ra­ción ac­ti­va. 10.-Quié­re­te. Eres una per­so­na lle­na de po­si­bi­li­da­des. ¡ De­sa­rró­lla­las!

Ejer­ci­tar­se, un pla­cer

La ma­yor par­te de mi ju­ven­tud fui un anal­fa­be­to en cul­tu­ra fí­si­ca. ¡Qué per­di­do es­ta­ba!

Mu­chos pen­sa­mos que el ejer­ci­cio no es di­ver­ti­do, sino abu­rri­do, un sa­cri­fi­cio. Por el con­tra­rio, es­tá de­mos­tra­do que nos trae fe­li­ci­dad. No en­con­tré una me­jor ma­ne­ra de cam­biar de es­ta­do de áni­mo y lo­grar equi­li­brio emo­cio­nal que a tra­vés del ejer­ci­cio mo­de­ra­do. Mi se­cre­to má­gi­co ha si­do tro­tar, co­rrer con ím­pe­tu, pe­ro sin per­der el alien­to. Esa ru­ti­na es di­ver­ti­da y efi­cien­te pa­ra des­per­tar el co­ra­zón, ahu­yen­tar el es­trés y man­te­ner la for­ma fí­si­ca.

Cuan­do nos sen­ti­mos fe­li­ces, lo mi­ra­mos to­do des­de un mun­do de paz in­te­rior. Es­to pro­du­ce un efec­to de on­das con­cén­tri­cas, un tsu­na­mi de con­ta­gio.

Dis­fru­tar las bon­da­des del cuer­po de­be ser una ca­rre­ra de su­pera­ción y un re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.