¡TEN­GO UNA PA­RE­JA ‘PARÁSITO’¡

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

UNA RE­LA­CIÓN PO­CO SALUDABLE Y DESGASTANTE EL ‘HUÉS­PED’ VI­VE DE LAS EMO­CIO­NES, DEL TRA­BA­JO Y DE LAS GA­NAS DE VI­VIR DE SU CÓNYUGE. HAY SO­LU­CIÓN

Ju­lio era buen mo­zo, ama­ble y pa­re­cía amo­ro­so. Va­len­ti­na siem­pre re­cor­da­ba cuan­do él le di­jo fren­te al al­tar: “te ama­ré has­ta que la muer­te nos se­pa­re. Ya en la in­ti­mi­dad de la al­co­ba le con­fe­só que se ca­só por­que ne­ce­si­ta­ba una mu­jer que lo aten­die­ra. Su la­bor con­sis­tía en sa­tis­fa­cer to­das sus ne­ce­si­da­des, los 365 días del año, sin im­por­tar si ella es­ta­ba de acuer­do o no. No le in­tere­sa­ba en na­da de su es­po­sa, él so­lo la veía co­mo un ob­je­to.

Al prin­ci­pio Va­len­ti­na pen­sa­ba que vi­vir con él era me­jor que la vi­da du­ra jun­to a su pa­dre al­cohó­li­co. El de­seo de co­no­cer la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad la ase­chó cuan­do su pe­que­ña hi­ja le pre­gun­tó por qué ella no lu­cía co­mo las mamás de sus ami­gui­tas.

Ju­lio de­jó de ser su ta­bla de sal­va­ción el día que la so­me­tió a ha­cer co­sas que ella no que­ría. Por ello, un día de­ci­dió es­ca­par de esa pri­sión y se em­bar­có, jun­to con su hi­ja, en un au­to­bús y se fue sin rum­bo. El egoís­mo de su es­po­so fue pro­duc­to de su crian­za, por­que des­de pe­que­ño apren­dió a usar a las per­so­nas, vien­do lo que esas amis­ta­des le po­dían pro­por­cio­nar. El egoís­mo, coin­ci­den en se­ña­lar los es­pe­cia­lis­tas, es uno de los peo­res pa­rá­si­tos que afec­ta la re­la­ción ma­tri­mo­nial.

La si­có­lo­ga Mó­ni­ca Ri­ve­ro se­ña­la que las pa­re­jas pa­rá­si­tos son aque­llas que se in­cor­po­ran en la vi­da del otro con el pro­pó­si­to de ex­traer lo que pre­ci­san pa­ra su su­per­vi­ven­cia, sa­can to­do lo que tie­ne el otro, pa­ra su­plir sus ne­ce­si­da­des sin el más mí­ni­mo es­fuer­zo. “Ca­be re­sal­tar que es­ta cla­se de pa­re­ja nos con­su­me, nos ro­ban nues­tras fuer­zas y ener­gías, tan­to emo­cio­nal, co­mo es­pi­ri­tual, si­co­ló­gi­ca y has­ta eco­nó­mi­ca­men­te, por lo que no es saludable pa­ra nin­gún ser hu­mano”, re­mar­ca.

Agre­ga que en un pri­mer mo­men­to de la re­la­ción sue­le ser di­fí­cil de­tec­tar­la por­que mu­chas de ellas es­tán bus­can­do el mo­men­to opor­tuno que sue­le dar­se des­pués de un tiem­po de no­viaz­go.

Es­co­gen a su pre­sa

La si­co­te­ra­peu­ta fa­mi­liar Clau­dia Tó­rrez coin­ci­de en que una per­so­na parásito, vi­ve a cos­ta de los de­más, ge­ne­ran­do al­gún ti­po de da­ño a quie­nes tie­ne al­re­de­dor, es una per­so­na inú­til que so­lo se ali­men­ta del tra­ba­jo de su pa­re­ja y has­ta de sus ga­nas de vi­vir, cau­san­do siem­pre al­gún per­jui­cio.

Ex­pli­ca que es el ti­po de per­so­nas que, sin dar­se cuen­ta en al­gu­nos ca­sos y de­li­be­ra­da­men­te en otros, es­co­ge a su pre­sa pa­ra que­dar ins­ta­la­da en su sis­te­ma emo­cio­nal y ser­vir­se de ella a dies­tra y si­nies­tra, has­ta aca­bar con to­das las re­ser­vas de su ‘hos­pe­da­dor’.

Asi­mis­mo pa­ra la si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la, la pa­re­ja parásito se apro­ve­cha del otro, y lo ‘ex­pri­me’. Vi­ve a ex­pen­sas, ex­plo­ta y con­su­me al otro, mu­chas ve­ces in­clu­so has­ta gas­tan­do el di­ne­ro sin re­pa­ros y su vi­da gi­ra en torno a la va­gan­cia. Es una per­so­na que siem­pre es­tá in­ven­tan­do his­to­rias que a ve­ces no exis­ten pa­ra ha­cer sen­tir mal a la pa­re­ja y es­ta re­tri­bu­ye ‘su mal ac­cio­nar’ con di­ne­ro u otros bie­nes ma­te­ria­les.

“A ve­ces la pa­re­ja parásito exa­ge­ra sus ha­la­gos y mues­tras afec­ti­vas pa­ra con­se­guir lo que se pro­po­ne, con­tro­la to­do el tiem­po, es egoís­ta y no apor­ta a la re­la­ción. Ge­ne­ral­men­te ter­mi­na sien­do man­te­ni­da eco­nó­mi­ca­men­te por su pa­re­ja. In­clu­so pue­de lle­gar al abu­so y la vio­len­cia, aun­que no siem­pre”, de­ta­lla. Za­ba­la ma­ni­fies­ta que las per­so­nas aguan­tan con­vi­vir con una pa­re­ja parásito por­que tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma, por te­mor al aban­dono y a la soledad. Tam­bién, aco­ta, pue­de de­ber­se a una neu­ro­sis in­fan­til o por­que sus pa­tro­nes de con­duc­ta son de so­me­ti­mien­to y abu­so y tie­nen una fuer­te ne­ce­si­dad de apo­yo y al mis­mo tiem­po, de abu­so. “Pa­ra el so­me­ti­do, es­tar en una re­la­ción con una pa­re­ja parásito es es­tar en amor”, re­mar­ca.

Acos­tum­bra­do a ser ser­vi­do

Mó­ni­ca Ri­ve­ro ex­pre­sa que al­gu­nas se­ña­les que pue­den es­tar in­di­can­do que se es­tá den­tro de una re­la­ción con un parásito, en­tre ellas men­cio­na que es­te ti­po de in­di­vi­duo tra­ta de ha­cer­se ami­go de tus ami­gos, no te de­ja li­ber­tad en tu es­pa­cio, cuan­do sa­len, via­jan o pa­sean, tú pa­gas to­do, por­que nun­ca tie­ne di­ne­ro y sue­le vic­ti­mi­zar­se.

“Si tu pa­re­ja es­tá acos­tum­bra­da a ser ser­vi­da, a que le ha­gas mu­chos fa­vo­res, le reali­ces tra­ba­jos o le co­ci­nes y no re­ci­bes ni un gra­cias, eso de­mues­tra que al­go no an­da bien. Si no sa­be es­cu­char tus char­las y to­do gi­ra en torno a lo que le gus­ta, a lo que quie­re, a sus me­tas y a sus ob­je­ti­vos, sin ha­cer­te par­tí­ci­pe de na­da, lo ideal es que bus­quen ayu­da pro­fe­sio­nal, por­que es­tán en una re­la­ción que no es sa­na”, acon­se­ja la si­co­te­ra­peu­ta.

Agre­ga que las per­so­nas con es­ta con­di­ción pue­den cam­biar, siem­pre y cuan­do re­co­noz­can que tie­nen un con­flic­to y vean sus ac­ti­tu­des co­mo un pro­ble­ma. No obs­tan­te, in­di­ca, son po­cas las que lo re­co­no­cen.

Otras re­la­cio­nes parásito

No so­lo hay pa­re­jas pa­rá­si­tos, di­ce Clau­dia Tó­rrez, tam­bién hay re­la­cio­nes, ya sean de amis­tad y has­ta fa­mi­lia­res, que des­gas­tan, anu­lan y de­jan a la per­so­na atra­pa­da en ellas.

Por con­ta­gio, ex­pli­ca, trans­mi­ten sus es­ta­dos emo­cio­na­les, que en la ma­yo­ría de los ca­sos son ne­ga­ti­vos, y por más que la per­so­na quie­ra re­cu­pe­rar­se, con tan so­lo unos cuan­tos mi­nu­tos de ex­po­si­ción de nue­vo a ellas, vuel­ven a ago­tar las re­ser­vas de la ma­má, la her­ma­na o de la me­jor ami­ga.

Agre­si­vos y de­pen­dien­tes

Tó­rrez ex­pli­ca que hay dos ti­pos de per­so­nas parásito, una que es más agre­si­va y exi­gen­te, que con su atrac­ti­vo y po­der de li­de­raz­go em­bau­ca a su pre­sa y la in­va­de por com­ple­to, sin que se dé cuen­ta, ha­cien­do que las ne­ce­si­da­des de su pa­re­ja que­den re­le­ga­das a un se­gun­do plano. No es que lo ha­ga pre­me­di­ta­da­men­te, sino que es su for­ma de ac­tuar en su re­la­ción con los de­más.

“De­man­dan mues­tras de aten­ción y ca­ri­ño, pe­ro to­do les re­sul­ta in­su­fi­cien­te. Por lo que siem­pre tie­nen un es­pi­ral de que­jas y pe­ti­cio­nes im­po­si­ble de cum­plir, lo que ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de in­ca­pa­ci­dad, que se tra­du­ce en un es­ta­do de in­se­gu­ri­dad y ba­ja au­to­es­ti­ma, ‘chu­pan­do’ to­da la ca­pa­ci­dad de pro­tec­ción de su cónyuge”, ex­pli­ca.

El otro ti­po, pro­si­gue, es el parásito emo­cio­nal, que es de­pen­dien­te y una per­so­na ne­ce­si­ta­da de con­sue­lo y ayu­da. Siem­pre in­va­den a su pre­sa con sus mo­men­tos de tris­te­za, pe­si­mis­mo, que­jas, ne­ga­ti­vi­dad, pe­ro cuan­do es­tán bien ali­men­ta­dos, ol­vi­dan por com­ple­to a la per­so­na que les abas­te­ce. Al sen­tir­se nue­va­men­te ca­ren­tes de áni­mo, vuel­ven a re­car­gar­se pa­ra su re­ser­va de bie­nes­tar si­co­ló­gi­co. “Lo peor es que su vi­sión te­ñi­da de gris, ter­mi­na­rá sien­do la mis­ma pa­ra am­bos”, re­sal­ta.

Una re­la­ción sa­na

Pa­ra lo­grar es­ta­bi­li­dad y una re­la­ción saludable, Tó­rrez re­co­mien­da no aten­der de ma­ne­ra con­ti­nua to­das las de­man­das de su cónyuge, aun­que tam­po­co sig­ni­fi­ca que lo aban­do­nen por com­ple­to, sino que no cu­bran to­das sus ne­ce­si­da­des, por­que se ol­vi­da­rán de las su­yas. Ade­más, hay que apren­der a pe­dir ayu­da, de­jan­do de la­do el or­gu­llo y ser ca­pa­ces de de­cir no cuan­do lo con­si­de­ren ne­ce­sa­rio sin sen­tir­se cul­pa­bles o egoís­tas.

En cri­te­rio de Ana Ro­sa­rio Cal­vo, lo ideal pa­ra bus­car una so­lu­ción, es en­fren­tar el pro­ble­ma y ha­blar. Si el otro real­men­te quie­re, in­ten­ta­rá re­me­diar la si­tua­ción y tra­ta­rá de ha­cer sen­tir bien a su pa­re­ja, de lo con­tra­rio, pro­tes­ta­rá y bus­ca­rá otra pa­re­ja pa­ra se­guir nu­trién­do­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.