STE­VEN SODERBERGH

PER­FEC­CIO­NIS­TA Y POR RA­TOS FRÍO. EL CI­NEAS­TA GA­NA­DOR DE UN ÓS­CAR VINO POR TER­CE­RA VEZ A BO­LI­VIA . VIO SU PRO­DUC­CIÓN Y, POR MO­MEN­TOS, SE DE­LA­TÓ A SÍ MIS­MO.

El Deber - Extra (Bolivia) - - SUMARIO -

El ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se vi­si­tó por ter­ce­ra vez el país y le con­ta­mos el re­la­to de su idi­lio con el sin­ga­ni, la des­crip­ción de su per­so­na­li­dad he­cha por él mis­mo, sus ma­nías y cá­ba­las, su re­la­ción y lo que pien­sa de la pren­sa y de otros te­mas que con­tó a Ex­tra

Es fa­mo­so, tie­ne un Ós­car de la aca­de­mia y con­tro­la to­do den­tro y fue­ra del set de fil­ma­ción. No per­mi­te que le to­men fo­to­gra­fías ni que lo fil­men. Vis­te so­brio, aun­que to­das sus te­ni­das se pa­re­cen: po­le­ra de al­go­dón, pan­ta­lón de te­la y bla­zer. Fue­ra de los len­tes de ace­ta­to que dan la im­pre­sión de que Ste­ven Soderbergh sa­lió de una pe­lí­cu­la de los años 50, sus bo­tas y sus cal­ce­ti­nes pa­re­cen una bro­ma.

Na­da en él lu­ce ex­tra­or­di­na­rio has­ta que la vis­ta lle­ga a su cal­za­do de la suer­te, es co­lor ca­fé y es­tá muy des­gas­ta­do. Él mis­mo re­co­no­ce que ha te­ni­do que cam­biar­le tres ve­ces de sue­la y que lle­va sie­te años de uso. Las bo­tas las com­pró cuan­do iba a co­men­zar a ro­dar una pe­lí­cu­la des­pués de ha­ber si­do des­pe­di­do, en­ton­ces pa­ra su nue­vo co­mien­zo ¡ qui­so nue­vos za­pa­tos!

Los cal­ce­ti­nes tam­po­co pa­san inad­ver­ti­dos, son a ra­yas de co­lo­res y da la im­pre­sión de que una ser­pien­te ba­ja de sus pan­ta­lo­nes. Cual­quie­ra di­ría que la par­te in­fe­rior de su cuer­po des­en­to­na con la de arri­ba, pe­ro en la fi­lo­so­fía de Soderbergh, no hay ra­zo­nes pa­ra que las me­dias sean abu­rri­das, ade­más, le pa­re­ce un ac­to de des­con­si­de­ra­ción el no pen­sar en los cal­ce­ti­nes y com­prar unos en el mis­mo tono de los pan­ta­lo­nes.

Bo­tas y me­dias re­afir­man que Soderbergh es co­mo es. No ne­ce­si­ta la apro­ba­ción de na­die y las con­ven­cio­nes en el ves­tua­rio co­mo en cual­quier otra co­sa en la vi­da le son in­di­fe­ren­tes.

Es al­to (1,80 m), tie­ne la ca­be­za y la bar­ba afei­ta­das, sus ojos azules per­mi­ten adi­vi­nar al­go de su ge­nia­li­dad. Sus la­bios son del­ga­dos, ra­ra vez se es­ti­ran lo su­fi­cien­te pa­ra es­bo­zar una son­ri­sa ple­na, peor una car­ca­ja­da.

Si Soderbergh fue­ra un cóc­tel (de los que tan­to dis­fru­ta) la re­ce­ta pa­ra su pre­pa­ra­ción ten­dría una me­di­da de per­fec­cio­nis­mo, otra de sen­ti­do he­te­ro­do­xo, tam­bién lle­va­ría un to­que de frial­dad y al­go más de sa­ga­ci­dad. La bo­ta­na que de­co­ra­ría el va­so se­ría su es­ta­do la­có­ni­co, y por su­pues­to,

re­que­ri­ría mu­cho sin­ga­ni.

Los que in­ter­ac­tua­ron con él más ho­ras y más días en su se­gun­da vi­si­ta a Ta­ri­ja (y ter­ce­ra al país) di­cen que es muy in­te­lec­tual y que se re­sis­te a las eti­que­tas. Es una au­tor que se apar­ta de lo ofi­cial, de to­do lo con­ven­cio­nal­men­te ad­mi­ti­do, tal vez ese sea su mé­to­do pa­ra ver la vi­da des­de otro len­te, plas­mar­la en un film y ga­nar un pre­mio de la aca­de­mia (co­mo pa­só en el 2000 con Traffic).

Por mo­men­tos pa­re­ce un mu­cha­cho tí­mi­do, que to­da­vía no ha to­ma­do con­fian­za y que es­tá na­dan­do en aguas des­co­no­ci­das. Pe­ro cuan­do em­pie­za la rue­da de preguntas de los pe­rio­dis­tas es elo­cuen­te y es­tá có­mo­do. Ha­ce años de­jó de con­tar las en­tre­vis­tas que ha da­do, la úl­ti­ma vez que lo hi­zo lle­ga­ron a cin­co mil. Por lo tan­to, en ese for­ma­to es ca­paz de ser un buen con­ver­sa­dor.

El res­to del tiem­po es frío. Pe­ro su frial­dad es en­ga­ño­sa, co­mo si se tra­ta­ra de un re­cur­so pa­ra ale­jar a las per­so­nas, pa­ra es­tar más có­mo­do en la soledad de sus pen­sa­mien­tos, agu­zan­do los sen­ti­dos, dis­cer­nien­do las co­sas ex­cep­cio­na­les es­con­di­das en la co­ti­dia­ni­dad pa­ra po­der des­cu­brir y con­tar his­to­rias.

Su as­cen­den­cia sue­ca tam­bién pue­de te­ner cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad en su apa­ren­te frial­dad por­que re­co­no­ce que no se entrega del to­do, siem­pre se guar­da al­go pa­ra sí mis­mo.

En con­fe­ren­cia de pren­sa

So­lo acep­ta que tres me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Bo­li­via lo en­tre­vis­ten. Es una con­ce­sión de 45 mi­nu­tos en to­tal en los que sa­len a flo­te al­gu­nas re­ve­la­cio­nes, co­mo que es tan per­fec­cio­nis­ta que ha lle­ga­do a con­tra­tar­se a sí mis­mo cuan­do en reali­dad de­bía re­clu­tar a otra per­so­na pa­ra un tra­ba­jo. Así ocu­rrió con la re­cien­te cin­ta Lo

gan Lucky (2017), de la que es el di­rec­tor, res­pon­sa­ble de fo­to­gra­fía y de mon­ta­je.

Es sim­pá­ti­co, res­pon­de en in­glés, pe­ro no de­ja que le to­men fo­tos. Las imá­ge­nes pa­ra pu­bli­car las fa­ci­li­ta­rá su re­pre­sen­tan­te, pre­via apro­ba­ción su­ya. Una de­li­ca­de­za que he­re­dó de la ma­qui­na­ria holly­woo­den­se.

Es fa­mo­so, sí, es una ce­le­bri­dad, pe­ro aun­que ten­ga en el mar­ca­do di­rec­to de su ce­lu­lar los nú­me­ros de Geor­ge Cloo­ney, Matt Da­mon y Brad Pitt (son sus in­con­di­cio­na- les pa­ra cual­quier pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co que em­pren­da) no siem­pre ha con­se­gui­do la to­tal li­ber­tad crea­ti­va, por­que en el úl­ti­mo tiem­po lo co­mer­cial se so­bre­po­ne a lo crea­ti­vo. Tal vez por eso lo cri­ti­can por dár­se­las de di­vo, anun­cian­do con bom­bos y pla­ti­llos su re­ti­ro del ci­ne, y vol­vien­do co­mo si na­da al po­co tiem­po.

Pe­ro eso lo tie­ne sin cui­da­do. A la pre­gun­ta de si real­men­te es­tá re­ti­ra­do del ci­ne res­pon­de: “Lo es­tu­ve, y dos co­sas te­nía que cam­biar pa­ra que me emo­cio­ne de nue­vo y ten­ga las ga­nas de vol­ver a ha­cer una pe­lí­cu­la. La pri­me­ra de ellas te­nía que ver con mi re­la­ción per­so­nal con el ci­ne, que es­tu­vo en pe­li­gro por­que se es­ta­ba vol­vien­do es­tá­ti­ca; y el se­gun­do as­pec­to era que el ci­ne se vol­vió más un ne­go­cio que un ac­to crea­ti­vo y las em­pre­sas que fi­nan­cia­ban y dis­tri­buían pe­lí­cu­las es­ta­ban to­man­do de­ci­sio­nes de crea­ti­vi­dad que no co­mul­ga­ban con lo que yo que­ría ha­cer”.

Fue en­ton­ces cuan­do apa­re­ció una nue­va for­ma de dis­tri­bu­ción de pe­lí­cu­las que le da­ba to­da la li­ber­tad que que­ría y ca­si a la par, la tec­no­lo­gía le per­mi­tía aba­ra­tar los cos­tos de pro­duc­ción. Así fue co­mo vol­vió al sép­ti­mo ar­te pe­ro en sus pro­pios tér­mi­nos. Re­ser­va­do o tí­mi­do, o las dos co­sas al mis­mo tiem­po, tam­bién re­co­no­ce que es fe­liz.

Es cons­cien­te de lo afor­tu­na­do que es. “En es­te uni­ver­so hay mu­chas co­sas que son alea­to­rias, por ejem­plo, el na­cer den­tro de cier­tas cir­cuns­tan­cias co­mo me su­ce­dió a mí, que tu­ve pa­dres que me apo­ya­ron y opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer lo que me in­tere­sa­ba. Fui afor­tu­na­do de en­con­trar al­go que me gus­te sien­do aún muy jo­ven”.

Soderbergh ape­nas te­nía 13 años cuan­do en­con­tró aque­llo que le pro­vo­ca­ba no que­rer per­der un mi­nu­to más de tiem­po ha­cien­do otra co­sa. Y tu­vo tal suer­te que pu­do abo­car­se so­lo a eso y es­tar su­mer­gi­do en lo que le fas­ci­na­ba. Co­mo él di­jo, la tu­vo muy cla­ra. “Pa­ra mí ha­cer pe­lí­cu­las no fue so­lo una op­ción, lo era to­do y no te­nía un plan ‘b’”.

Cre­ció en Lui­sia­na, al sur de EEUU, un lu­gar to­tal­men­te ajeno al mun­do del en­tre­te­ni­mien­to, no ha­bía nin­gu­na ra­zón que hi­cie­ra pen­sar que él po­dría in­mis­cuir­se en ello. Y cuan­do to­mó la de­ci­sión no pen­só en las ad­ver­si­da­des, so­lo le en­can­ta­ba el ci­ne y

se me­tió de ca­be­za.

Ca­da pro­yec­to es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer al­go me­jor. Aun­que con­fie­sa que to­da­vía no ha he­cho su me­jor pe­lí­cu­la, tie­ne ol­fa­to pa­ra con­se­guir his­to­rias que no ne­ce­si­tan ser ex­tra­or­di­na­rias. “Son his­to­rias que pue­den so­nar fa­mi­lia­res pa­ra ti, pe­ro que te sor­pren­den a ca­da mo­men­to, ese es el tru­co, por­que no hay his­to­rias nue­vas”.

El en­can­to que lo man­tie­ne ac­ti­vo es la bús­que­da de la pe­lí­cu­la que no ha lo­gra­do ha­cer to­da­vía: “Si en al­gún mi­nu­to sien­to que lo lo­gré, no ten­dré ra­zo­nes pa­ra le­van­tar­me en la ma­ña­na, mien­tras que ca­da pro­yec­to me pro­vee esa po­si­bi­li­dad”, di­ce, y ca­si al mis­mo tiem­po ad­vier­te: “Nun­ca con­fíes en lo que un ar­tis­ta te di­ga so­bre su pro­pio tra­ba­jo”. So­lo aquí apa­re­ce su pri­mer es­bo­zo de son­ri­sa, muy te­nue, por cier­to.

Idi­lio con el sin­ga­ni

Es­tá dis­fru­tan­do de ha­ber sa­li­do del mun­do en el que siem­pre es­tu­vo in­mer­so y na­dar en las aguas des­co­no­ci­das del sin­ga­ni. Es­tá vi­vien­do con in­ten­si­dad ca­da fa­ce­ta de su ‘nue­vo hi­jo’, un do­ble destilado ‘ma­de in Bo­li­via’ que des­per­tó su cu­rio­si­dad y tu­vo la as­tu­cia de pro­vo­car que se lan­za­ra en un te­rreno en el que nun­ca ha­bía es­ta­do.

Su be­bi­da pro­pia, Sin­ga­ni 63, lo tie­ne te­jien­do es­tra­te­gias de mer­ca­deo, in­terio­ri­zán­do­se de im­por­ta­ción (al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se) y has­ta idean­do cam­pa­ñas de mar­ke­ting.

Mien­tras du­ró su re­ti­ro es­po­rá­di­co del ci­ne, in­ca­paz de que­dar­se quie­to, hi­zo tea­tro, te­le­vi­sión y su pro­pia mar­ca de be­bi­da al­cohó­li­ca, una que Ca­sa Real, la em­pre­sa bo­li­via­na, le fa­bri­ca ex­clu­si­va­men­te a él.

Pe­ro ¿es Sin­ga­ni 63 so­lo un ne­go­cio? Soderbergh afir­ma que se lo to­ma en se­rio. “Es im­por­tan­te en­fo­car­lo co­mo un ne­go­cio pa­ra que la gen­te no­te mi in­vo­lu­cra­mien­to. Es un ne­go­cio del que no en­ten­día na­da, ni te­nía un co­no­ci­mien­to pre­vio, yo so­lo era una per­so­na a la que le gus­ta­ba to­mar en ba­res y res­tau­ran­tes, pe­ro el mun­do que exis­te de­trás del uni­ver­so de las be­bi­das era in­vi­si­ble pa­ra mí. Aho­ra me doy cuen­ta cuán gran­de y com­ple­jo es y cuán com­pe­ti­ti­vo. Si yo hu­bie­ra sa­bi­do es­to (en ju­nio se cum­pli­rán 10 años que pro­bó sin­ga­ni en Ma­drid y le en­can­tó), pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra di­cho de­jé­mos­lo, no ten­go tiem­po pa­ra es­to”.

Sin em­bar­go pa­ra las co­sas im­por­tan­tes siem­pre se ha­ce tiem­po, más aho­ra que es­tá en­tu­sias­ma­do con el nue­vo co­no­ci­mien­to so­bre el sin­ga­ni que es­tá des­cu­brien­do. En sus pro­pias pa­la­bras,

1 UNA BE­BI­DA PO­PU­LAR EN BO­LI­VIA Y MIS­TE­RIO­SA EN EEUU El sin­ga­ni de Soderbergh so­lo se ven­de en EEUU Por el mo­men­to el sin­ga­ni ha si­do cla­si­fi­ca­do en EEUU co­mo un brandy por ser un destilado de fru­tas, pe­ro So­der­begh es­tá tra­mi­tan­do una ca­te­go­ría es­pe­cí­fi­ca, así co­mo la tie­ne el pis­co pe­ruano y la ca­cha­za bra­si­le­ña.

Apren­dió más de la cul­tu­ra bo­li­via­na To­da la se­gun­da se­ma­na de mar­zo es­tu­vo en Bo­li­via. La ma­yor par­te del tiem­po en Ta­ri­ja, don­de vi­si­tó Ca­sa Real pa­ra em­pa­par­se más de la pro­duc­ción del Sin­ga­ni 63, su destilado des­de 2013.

Su nue­vo hi­jo Tre­ce años des­pués otro ob­je­to lo lle­nó de sa­tis­fac­cio­nes, un do­ble destilado bo­li­viano que dis­tri­bu­ye y ven­de ex­clu­si­va­men­te en EEUU y que pron­to tam­bién lle­ga­rá aquí.

Traffic tal vez pro­vo­có su me­jor son­ri­sa El dra­ma en el año 2000 tu­vo cin­co no­mi­na­cio­nes: Me­jor pe­lí­cu­la, Me­jor Di­rec­tor, Me­jor Ac­tor de Re­par­to, Me­jor Guion Adap­ta­do y Me­jor Mon­ta­je. Ga­nó las cua­tro úl­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.