La bue­na alum­na

El Deber - Extra (Bolivia) - - EN FOCO - LI­LIA­NA CO­LAN­ZI La au­to­ra. Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta cru­ce­ña. Doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos) y ga­na­do­ra del Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Au­ra Estrada.

Mu­chos de nues­tros pa­dres nun­ca pi­sa­ron la uni­ver­si­dad, pe­ro cre­ye­ron a ra­ja­ta­bla en la edu­ca­ción de los hi­jos. Que los hi­jos se pro­fe­sio­na­li­za­ran era la am­bi­ción má­xi­ma de los pa­dres la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la an­te­rior ge­ne­ra­ción, se­gu­ros de que la edu­ca­ción era la vía a la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y al as­cen­so so­cial. Lo que no ima­gi­na­ron fue que el si­glo XXI y la economía neo­li­be­ral trae­rían con­si­go la de­va­lua­ción de los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios y la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do. Otra cla­se so­cial na­cía con el nue­vo si­glo: el pre­ca­ria­do, ese con­glo­me­ra­do com­pues­to por gru­pos tan di­ver­sos co­mo los pa­san­tes, los pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes, los tra­ba­ja­do­res free-lan­ce, los in­mi­gran­tes, los tra­ba­ja­do­res a me­dio tiem­po y to­dos aque­llos que se que­da­ron fue­ra del vie­jo sis­te­ma del pro­le­ta­ria­do in­dus­trial. Es­te gru­po es­tá es­tan­ca­do en tra­ba­jos ines­ta­bles que pa­gan po­co y exi­gen mu­chas ho­ras ex­tras im­pa­gas, o que no ofre­cen be­ne­fi­cios so­cia­les, y sin em­bar­go la au­to­ayu­da em­pre­sa­rial les di­ce que son­rían y que se es­fuer­cen más, que prac­ti­quen con ahín­co aun ma­yor el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo.

Bue­na alum­na ( editorial Mi­nús­cu­la, 2016), el bri­llan­te pri­mer li­bro de la ar­gen­ti­na Pau­la Po­rro­ni, es una no­ve­la so­bre el pre­ca­ria­do. Y su tono no es el del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, sino el de aque­llo que se cue­ce aba­jo: el re­sen­ti­mien­to, la an­sie­dad, el odio y la com­pe­ten­cia más fe­ro­ces. La pro­ta­go­nis­ta es una mu­jer que sa­le de una Ar­gen­ti­na en cri­sis pa­ra re­gre­sar a la mis­ma ciu­dad de In­gla­te­rra don­de se en­cuen­tra la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad en la que es­tu­dió his­to­ria del ar­te años atrás. Sus días es­tán de­di­ca­dos a la bús­que­da de un tra­ba­jo acor­de con su edu­ca­ción y sus ex­pec­ta­ti­vas, y mien­tras tan­to, des­de Ar­gen­ti­na, la ma­dre le trans­fie­re di­ne­ro y la con­tro­la; esa re­la­ción per­ver­sa ma­dre- hi­ja es uno de los mu­chos pun­tos al­tos de la no­ve­la.

La bús­que­da de tra­ba­jo, des­de el co­mien­zo, es­tá sig­na­da por el fra­ca­so. En In­gla­te­rra los bue­nos tra­ba­jos son pa­ra los in­gle­ses de na­ci­mien­to y pa­ra los hi­jos de fa­mi­lias adi­ne­ra­das, no pa­ra in­mi­gran­tes ter­cer­mun­dis­tas. Y ella se afe­rra con obs­ti­na­ción a sus as­pi­ra­cio­nes de cla­se (gas­ta el di­ne­ro de la ma­dre en lu­jos in­ne­ce­sa­rios, co­mo que­sos de Fran­cia y agua mi­ne­ral de los Al­pes), aun­que aho­ra vi­va en pi­sos ba­ra­tos y lú­gu­bres com­par­ti­dos con otros ex­tran­je­ros: “So­lo hay em­pleos co­mo pro­fe­so­ra de len­gua, que in­me­dia­ta­men­te des­car­to. En­se­ñar idio­mas es hu­mi­llan­te. Es lo que ha­cen las per­so­nas no pre­pa­ra­das. Las que no tie­nen ta­len­to ni edu­ca­ción”.

Pa­ra la na­rra­do­ra, el mun­do se di­vi­de en ga­na­do­res y per­de­do­res, en pro­pie­ta­rios y en ren­tis­tas, en los que hu­mi­llan y en los que son hu­mi­lla­dos, en an­fi­trio­nes y en hués­pe­des. Que al­guien se ubi­que en uno u otro ex­tre­mo de­pen­de, se­gún la na­rra­do­ra — y a tra­vés de ella ha­blan el ca­pi­ta­lis­mo y la au­to­ayu­da em­pre­sa­rial— del es­fuer­zo, de la dis­ci­pli­na y de la vo­lun­tad in­di­vi­dua­les. Por eso, con­tra el olor contagioso del fra­ca­so, ella se es­fuer­za y es­tu­dia has­ta des­fa­lle­cer. Y se cas­ti­ga. Por­que la bue­na alum­na no vuel­ca su frus­tra­ción con­tra la rí­gi­da di­vi­sión de cla­ses bri­tá­ni­ca sino con­tra sí mis­ma: “Per­de­do­ra. Per­de­do­ra. Per­de­do­ra. Ba­su­ra. Sos me­nos que na­da. Y en­ton­ces me as­fi­xia el de­seo, tan gran­de, tan in­men­sa­men­te po­de­ro­so, de mu­ti­lar­me has­ta el fin y tam­bién de vol­ver a es­tu­diar”.

En Bue­na alum­na no exis­ten ges­tos de so­li­da­ri­dad, ni si­quie­ra en­tre los que es­tán aba­jo. Lo que hay es vi­gi­lan­cia, en­vi­dia, com­pe­ten­cia. En una es­ce­na, la pro­ta­go­nis­ta con­ver­sa con su ca­se­ra, una ita­lia­na que da cla­ses de ar­te en una uni­ver­si­dad po­co pres­ti­gio­sa y que es­tá pre­ma­tu­ra­men­te en­ve­je­ci­da por el tra­ba­jo. “A ve­ces… A ve­ces me sien­to muy so­la. No sé. Es­toy can­sa­da. ¿ Vos no?”, le pre­gun­ta la ca­se­ra. Y la bue­na alum­na, que ve su pro­pio re­fle­jo en la ita­lia­na, se defiende de in­me­dia­to: “No, no es­toy can­sa­da”, res­pon­de.

Lo que la pro­ta­go­nis­ta quie­re es su­bir en el es­ca­la­fón so­cial, bo­rran­do, si es po­si­ble, su pro­pia con­di­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, los trazos de esa otra len­gua y ese otro acen­to que la de­la­tan co­mo in­mi­gran­te: “De ha­ber po­di­do, ha­bría de­ja­do que la nue­va len­gua ro­ye­ra a la vie­ja. Co­mo un áci­do que de­sin­te­gra”, di­ce. La na­rra­do­ra ad­mi­ra y re­sien­te a Anna, su ami­ga in­gle­sa a quien to­do se le da sin es­fuer­zo. Anna — hi­ja de un pa­dre mi­llo­na­rio— ha­ce do­cu­men­ta­les, vi­ve en un bo­ni­to pi­so en Londres, tie­ne un no­vio que en­se­ña en la uni­ver­si­dad y pue­de dar­se el lu­jo de re­nun­ciar a su tra­ba­jo por­que es­tá abu­rri­da pa­ra ir­se un año a Ja­pón. La na­rra­do­ra es­pía a Anna por Fa­ce­book, quie­re vi­vir la vi­da de Anna, o me­jor aún, ser Anna, y por eso se in­mis­cu­ye en su ca­sa e in­clu­so lle­ga a usar el vi­bra­dor de su ami­ga. Su­plan­tar a Anna es una for­ma de de­jar atrás a la pa­tria y a la ma­dre, que la es­pe­ra “pa­ra que nos re­se­que­mos jun­tas, en el in­te­rior de su ca­sa per­fec­ta. In­ma­cu­la­da”.

Al fi­nal, re­gre­sar a la uni­ver­si­dad con una be­ca de pos­gra­do se pre­sen­ta co­mo una al­ter­na­ti­va más dig­na al fra­ca­so la­bo­ral y al re­torno a Ar­gen­ti­na. Si an­tes la uni­ver­si­dad ser­vía de ga­ran­tía pa­ra en­con­trar tra­ba­jo, aho­ra ex­ten­der ad in­fi­ni

tum la con­di­ción de es­tu­dian­te es un pa­lia­ti­vo an­te la au­sen­cia de opor­tu­ni­da­des de em­pleo. Bue­na alum­na es una áci­da, ten­sa y lú­ci­da no­ve­la que ahon­da en la cri­sis eco­nó­mi­ca de es­tos tiem­pos. Pe­ro tam­bién es una no­ve­la so­bre la alie­na­ción y el re­sen­ti­mien­to, ese es­ta­do de áni­mo de nues­tra épo­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.