UNA PA­RE­JA TÓ­XI­CA

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA Y PAREJA - Por Li­lia­na Za­ba­la abress@el­de­ber.com.bo

No es lo mis­mo una pa­re­ja parásito que una tó­xi­ca, ya que es­ta es en­fer­mi­za, con­tro­la­do­ra, men­ti­ro­sa, agre­si­va y com­pli­ca­da. En la pa­re­ja uno es el que su­fre más de lo que se pue­de so­por­tar, por lo que los mo­men­tos de fe­li­ci­dad son efí­me­ros.

Es una per­so­na no­ci­va pa­ra la sa­lud men­tal y fí­si­ca de su cónyuge, por­que lo so­me­te a sus ca­pri­chos y lo aís­la de los de­más, ya sean ami­gos o fa­mi­lia­res.

In­clu­so a ve­ces se po­ne en ries­go la pro­pia vi­da, a pe­sar de que fa­mi­lia­res y ami­gos ad­vier­ten de la pe­li­gro­si­dad de la re­la­ción, la per­so­na si­gue con los ojos ven­da­dos.

En la ma­yo­ría de los ca­sos uno de los com­po­nen­tes de la pa­re­ja tó­xi­ca no se da cuen­ta de que es­tá en una re­la­ción en­fer­mi­za y que in­clu­so el ‘amor’ que sien­te por la otra per­so­na le ha­ce anu­lar el jui­cio y sin pen­sar que lo es­tá des­tru­yen­do co­mo in­di­vi­duo. Lo tris­te es que mu­chas per­so­nas se en­fras­can en es­te ti­po de pa­re­jas por­que pa­ra ellos (as) el su­fri­mien­to es amor ver­da­de­ro, su in­fan­cia, que tam­bién fue tó­xi­ca, así se lo de­mos­tró y ven es­ta si­tua­ción co­mo al­go nor­mal.

Tan­to la re­la­ción con una per­so­na tó­xi­ca co­mo con una parásito no es saludable, ra­zón por la que ur­ge bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.