VI­DA & PA­RE­JA

DE­TRÁS DE TO­DA PER­SO­NA CON CA­PA­CI­DA­DES DI­FE­REN­TES HAY AL­GUIEN A QUIÉN CO­NO­CER Y VA­LO­RAR. CÓ­MO AC­TUAR AN­TE UN COM­PA­ÑE­RO DIS­TIN­TO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Edu­ca­ción. Có­mo en­se­ñar la in­clu­sión a los hi­jos

Ca­da vez hay más co­le­gios, kín­de­res y guar­de­rías que tie­nen en sus aulas a ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. Y es im­por­tan­te que a los hi­jos se los pre­pa­re pa­ra re­la­cio­nar­se con ellos, sen­tir em­pa­tía y en­ta­blar una amis­tad co­mo cual­quier otra.

Por ig­no­ran­cia, un ni­ño que tie­ne en­fren­te a otro que es di­fe­ren­te lo pue­de tra­tar con pe­na o, por el con­tra­rio, ser muy cruel. Su cruel­dad pue­de to­mar mu­chas for­mas. Pue­den bur­lar­se del ni­ño o, peor aún, las­ti­mar­lo. Y lo más co­mún es que no lo in­clu­yan en sus jue­gos ni en sus ac­ti­vi­da­des, re­cha­zán­do­lo por­que creen que no po­drá ha­cer bien las co­sas o lo ig­no­ran co­mo si no exis­tie­ra.

Pe­ro hay que en­ten­der que los ni­ños pue­den ser crue­les por­que tie­nen mie­do de lo que no en­tien­den o por­que se sien­ten in­có­mo­dos con un ni­ño dis­tin­to. De ahí la im­por­tan­cia de que los chi­cos ten­gan la opor­tu­ni­dad de en­ten­der me­jor a las per­so­nas que son di­fe­ren­tes que ellos, ya sea por su co­lor, ves­ti­do, cos­tum­bres, idio­ma, mo­vi­mien­tos o ha­bi­li­da­des.

Los expertos re­co­mien­dan em­pe­zar por ha­cer­les pre­gun­tas a los hi­jos: ¿Co­no­ces a al­gún ni­ño que no en­tien­da o re­cuer­de las co­sas tan bien co­mo los otros ni­ños de su edad?, ¿juega ese ni­ño mu­cho con los otros ni­ños?, ¿ có­mo lo tra­tan los de­más? ¿có­mo crees que te sen­ti­rías si tu­vie­ras un pro­ble­ma pa­re­ci­do?

Qué ha­cer des­de la ca­sa

“Si mu­chos adul­tos a ve­ces no sa­ben có­mo in­ter­ac­tuar con per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, nues­tros hi­jos tam­po­co sa­brán có­mo re­la­cio­nar­se o qué de­cir­le a un ni­ño dis­tin­to”, ha­ce no­tar la orien­ta­do­ra fa­mi­liar Da­lia Mu­ñoz. Y sub­ra­ya que son los pa­dres los que de­ben dar el ejem­plo a sus hi­jos so­bre có­mo com­por­tar­se, ya que es­tos co­pian las ac­ti­tu­des de los pro­ge­ni­to­res.

“Co­mo pa­dres, de­be­mos mo­ti­var a nues­tros hi­jos a com­par­tir jue­gos con ni­ños con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes y en­se­ñar­les que pue­den ju­gar de otra for­ma. Es im­por­tan­te po­ner én­fa­sis en los as­pec­tos po­si­ti­vos y su­ge­rir ac­ti­vi­da­des o jue­gos que se les dé bien y de ma­ne­ra na­tu­ral a esos ni­ños pa­ra que pue­dan in­te­grar­se y de­mos­trar lo que pue­den ha­cer y lo que les gus­ta”, agre­ga.

Tam­bién es bueno en­se­ñar a los hi­jos a ha­blar di­rec­ta­men­te al ni­ño con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes y no a su acom­pa­ñan­te co­mo si él no fue­ra ca­paz de sos­te­ner una con­ver­sa­ción, y tra­tar­lo de acuer­do a su edad. Mu­ñoz re­co­mien­da ex­pli­car a los chi­cos que de­ben ser pa­cien­tes y es­cu­char las opi­nio­nes de sus com­pa­ñe­ros con res­pe­to e ig­no­rar ges­tos o com­por­ta­mien­tos que ha­cen aun­que les pa­rez­can ex­tra­ños.

“Hay que de­cir­les que de­pen­dien­do de la ha­bi­li­dad di­fe­ren­te del ni­ño, de­ben adap­tar su for­ma de co­mu­ni­car­se. Por ejem­plo, si el ni­ño no pue­de ha­blar, se pue­de usar un di­bu­jo, o ges­tos o se­ñas pa­ra ex­pli­car­se y dar­se a en­ten­der”. Su­gie­re, ade­más, res­pe­tar los si­len­cios y evi­tar in­te­rrum­pir­los o aca­bar sus fra­ses. La si­có­lo­ga Ta­nia Buz­zo­la­ro re­pa­ra en que los ni­ños sue­len ser muy ma­lea­bles y no na­cen con con­cep­tos de dis­cri­mi­na­ción o in­to­le­ran­cia, lo apren­den por imi­ta­ción o re­pe­ti­ción. “Por lo tan­to, al ob­ser­var o dar­se cuen­ta de que nues­tros hi­jos es­tán te­nien­do al­gu­na ac­ti­tud dis­cri­mi­na­to­ria es im­por­tan­te ha­blar­les, ex­pli­car­les y no ha­cer­se de la vis­ta gor­da”.

Con­duc­tas que hay que eli­mi­nar

Buz­zo­la­ro ha­ce no­tar que a ve­ces los pa­dres ha­cen bro­mas y chistes ma­chis­tas, se­xis­tas y dis­cri­mi­na­to­rios fren­te a los hi­jos sin to­mar en cuen­ta que ese com­por­ta­mien­to es­tá mos­tran­do que ser di­fe­ren­te es de­ni­gran­te o ver­gon­zo­so. En­ton­ces, hay que em­pe­zar por ahí.

Mu­ñoz sub­ra­ya que los ni­ños en sus pri­me­ros años no per­ci­ben di­fe­ren­cias. Es a par­tir de los tres o cua­tro años cuan­do co­mien­zan a no­tar­lo y lo pri­me­ro que ha­cen es pre­gun­tar a los ma­yo­res ( pa­dre, maes­tro, her­mano ma­yor) so­bre ese com­pa­ñe­ro que se ve o actúa di­fe­ren­te y de­pen­de de lo que le di­gan o del ejem­plo que le den, va a to­le­rar o re­cha­zar a quien per­ci­be co­mo di­fe­ren­te. Por ejem­plo, si el her­mano ma­yor se bur­la de un no vi­den­te que intenta cru­zar la ca­lle, el ni­ño apren­de­rá que es­tá bien reír­se de los que no pue­den ver. O si la ma­má ig­no­ra al ni­ño Down que le son­ríe en el su­per­mer­ca­do, apren­de­rá que es me­jor ha­cer de cuen­ta que no exis­ten esas per­so­nas.

La orien­ta­do­ra fa­mi­liar agre­ga que no es­tá bien apar­tar a los hi­jos de una per­so­na en si­lla de rue­das, por­que pue­de crear la sen­sa­ción equi­vo­ca­da de que esa per-

so­na es ma­la, que pue­de ha­cer­le da­ño o que su si­tua­ción (es­tar en si­lla de rue­das) se con­ta­gia.

“Igual que ven con nor­ma­li­dad que hay di­fe­ren­tes co­lo­res de piel, re­li­gio­nes o idio­mas, los pa­dres de­ben in­cluir en los hi­jos va­lo­res de res­pe­to y em­pa­tía ha­cia al­guien en si­lla de rue­das, con bas­tón o que ha­ble por me­dio de ges­tos, etc.”.

Ex­pli­car a los ni­ños sin con­fun­dir­los

Buz­zo­la­ro re­mar­ca que hay que ex­pli­car­les a los ni­ños que to­dos so­mos di­fe­ren­tes. “Aun­que nos pa­re­ce­mos fí­si­ca­men­te, te­ne­mos ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas: de gé­ne­ro, de ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les, de creen­cias, etc., y par­tien­do de es­ta pre­mi­sa to­dos de­ben ser tra­ta­dos con res­pe­to”.

Mu­ñoz reconoce que co­no­cer to­das las ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes re­sul­ta una ta­rea com­ple­ja, ya que exis­te un am­plio aba­ni­co de es­tas. “Pe­ro, de­trás de to­da si­lla de rue­das, bas­tón, etc. hay una per­so­na a la cual co­no­cer y va­lo­rar igual que a cual­quier otra”.

Y su­gie­re al­gu­nas for­mas de ex­pli­car me­jor a los hi­jos, por ejem­plo, a tra­vés de cuen­tos en los que apa­rez­can per­so­na­jes con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes. Tam­bién es bue­na idea in­cluir ni­ños con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes en sus di­bu­jos y ha­cer jue­gos pa­ra po­ner en mar­cha la em­pa­tía, co­mo pe­dir­les que se ta­pen los ojos o los oí­dos pa­ra que sien­tan qué pa­sa cuan­do no se pue­de ver u oír. Y, por su­pues­to, fo­men­tar que jue­guen con ni­ños con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes ya sea en su co­le­gio o el ba­rrio.

Em­pa­tía

Buz­zo­la­ro afir­ma que se de­be ser em­pá­ti­co (po­ner­se en el lu­gar del otro) con los sen­ti­mien­tos de la per­so­na con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, ya que ella su­fre más por la reac­ción de su en­torno que por la di­fi­cul­tad mis­ma.

Y re­cal­ca que no hay que con­fun­dir res­pe­to con pe­na.

La em­pa­tía es una ha­bi­li­dad fun­da­men­tal pa­ra unas re­la­cio­nes so­cia­les sa­nas y sa­tis­fac­to­rias, ya que im­pli­ca ser ca­paz de com­pren­der lo que el otro es­tá pen­san­do y lo que el otro es­tá sin­tien­do. La em­pa­tía es una ha­bi­li­dad que es­ca­sea en nues­tros días, en una so­cie­dad don­de to­dos se preo­cu­pan por el pro­pio bien. Hay que ser em­pá­ti­co con to­do ser hu­mano, hom­bre o mu­jer, jo­ven o adul­to ma­yor, con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes o no.

El cam­bio de men­ta­li­dad es un pro­ce­so

Las pro­fe­sio­na­les con­sul­ta­das coin­ci­den en que la dis­cri­mi­na­ción se crea so­bre la ig­no­ran­cia, en­ton­ces hay que dar a los hi­jos in­for­ma­ción cla­ra pa­ra que lo dis­tin­to no les cau­se te­mor, re­cha­zo o in­di­fe­ren­cia.

A los ni­ños hay que ha­cer­les en­ten­der que las per­so­nas con ha­bi­li­da­des dis­tin­tas no ne­ce­si­tan pre­fe­ren­cias, so­lo ser tra­ta­das co­mo igua­les y con res­pe­to. Y que to­le­ran­cia es tra­tar a los de­más co­mo nos gus­ta­ría ser tra­ta­dos

CA­DA PER­SO­NA DI­FE­REN­TE CON QUE NOS CRUZAMOS ES UNA OPOR­TU­NI­DAD DE TRANS­FOR­MA­CIÓN PA­RA QUE LA SO­CIE­DAD IN­CLU­YA A TO­DOS HAY QUE MO­DI­FI­CAR LAS AC­TI­TU­DES Y HAS­TA LOS EDI­FI­CIOS

Nues­tros hi­jos ca­da vez van te­nien­do más com­pa­ñe­ros con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes. Que es­to no los to­me des­pre­ve­ni­dos, hay que dar­les in­for­ma­ción y en­se­ñar­les a in­ter­ac­tuar con ellos. Edu­car en las di­fe­ren­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.