EN FO­CO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Ro­sa Mon­te­ro En si­len­cio jun­to a una ser­pien­te

Los hu­ma­nos em­pe­za­mos a es­tar tan ale­ja­dos de la na­tu­ra­le­za que ca­da día se nos agu­di­za el con­flic­to en­tre nues­tro ser cul­tu­ral y el ani­mal que so­mos. Ha­ce unos me­ses pa­sea­ba por el par­que del Re­ti­ro con mis pe­rras, una de ellas de ta­ma­ño gran­de y con el pe­lo a ro­da­les blan­cos y ne­gros, cuan­do un ni­ño de unos cua­tro o cin­co años la se­ña­ló tran­si­do de emo­ción y ex­cla­mó: “¡Mi­ra, pa­pá, una va­ca!”, mien­tras su pro­ge­ni­tor en­ro­je­cía de ver­güen­za. El pro­ce­so de cul­tu­ri­za­ción nos ha da­do mu­cho, pe­ro tam­bién nos enaje­na. Y no so­lo nos su­ce­de a no­so­tros: los pe­rros, que lle­van vi­vien­do con los hu­ma­nos al me­nos 15.000 años (aun­que hay res­tos pa­leon­to­ló­gi­cos que ha­blan de 33.000 años), a ve­ces son tan ton­tos, ins­tin­ti­va­men­te ha­blan­do, que lle­gan a be­ber de un cu­bo con le­jía, por ejem­plo.

En cuan­to a no­so­tros, ha­ce mu­cho que nos he­mos aton­ta­do com­ple­ta­men­te con res­pec­to al mun­do na­tu­ral. En reali­dad, es co­mo es­tar cie­gos y sor­dos, ade­más de un po­co pa­ra­lí­ti­cos (ca­da vez nos mo­ve­mos me­nos, con el con­si­guien­te in­cre­men­to de la obe­si­dad, la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión…). Ya en 1845, el poe­ta y fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se Henry Da­vid Tho­reau se sin­tió tan alie­na­do por el ar­ti­fi­cio de la so­cie­dad in­dus­trial que se fue a vi­vir du­ran­te dos años a una ca­ba­ña en el mon­te bus­can­do el re­torno a lo sal­va­je. Es­cri­bió un li­bro so­bre eso, Wal­den, y des­de en­ton­ces Tho­reau es co­mo el san­to pa­trón de los an­he­los na­tu­ra­lis­tas, de la año­ran­za de un pa­sa­do más pri­mi­ti­vo.

Se­rá por esa nos­tal­gia in­cons­cien­te, pe­ro pro­fun­da, por esa he­ri­da que es­cue­ce allá al fon­do sin que ten­ga­mos pa­la­bras pa­ra nom­brar­la, por lo que de pron­to va­rias edi­to­ria­les es­tán sa­can­do li­bros que ha­blan del re­gre­so al du­ro, di­fí­cil pa­raí­so de la na­tu­ra­le­za. Y así, he leí­do, to­dos se­gui­dos: El li­bro

de la ma­de­ra, del no­rue­go Lars Myt­ting (Al­fa­gua­ra), que en reali­dad no es más que un ma­nual so­bre la tra­di­ción de cor­tar le­ña en su país, con con­se­jos so­bre có­mo api­lar­la, qué ti­po de ha­cha usar y de­más et­cé­te­ras, pe­ro que es­tá es­cri­to con tan apa­sio­na­do de­ta­llis­mo y re­sul­ta tan exó­ti­co, que ha ven­di­do 200.000 ejemplares: es co­mo leer una cró­ni­ca mar­cia­na. La vi­da del pas­tor, del in­glés Ja­mes Re­banks (De­ba­te), una au­to­bio­gra­fía que cuen­ta, con­mo­ve­do­ra y épi­ca­men­te, el ofi­cio an­ces­tral del pas­to­reo (otros 200.000 lec­to­res: ya di­go que es­ta­mos ávi­dos de es­tos te­mas). Y, por úl­ti­mo, una obra ex­tra­or­di­na­ria, Una tem­po­ra­da en Tin­ker

Creek, de la es­ta­dou­ni­den­se An­nie Di­llard (editorial Erra­ta Na­tu­rae), que se pu­bli­có en 1974 y ga­nó el Pu­lit­zer de en­sa­yo, pe­ro que aca­ba de ser edi­ta­da en Es­pa­ña.

Aún jo­ven­cí­si­ma (na­ció en 1945), Di­llard con­tó en 390 pá­gi­nas un año de vi­si­tas so­li­ta­rias al bos­que cer­cano a su ca­sa. El tí­tu­lo ori­gi­nal, Pil­grim at Tin­ker

Creek, Pe­re­gri­na en Tin­ker Creek, re­fle­ja de ma­ne­ra más exac­ta el ca­rác­ter mís­ti­co de es­te li­bro, que re­sul­ta pro­fun­da­men­te religioso aun­que ca­ren­te por com­ple­to de Dios. Di­llard tan so­lo sa­le al mon­te y mi­ra. Tam­bién to­ca y hue­le, pe­ro so­bre to­do mi­ra. Des­cri­be los atar­de­ce­res, el pa­so de las nu­bes, los hi­los de las te­las de las ara­ñas, el vue­lo de los pá­ja­ros, el atroz com­por­ta­mien­to de las chin­ches del agua. Ella se sien­ta en el bos­que du­ran­te ho­ras y con­tem­pla. Y, co­mo es ca­paz de ver, co­sa que no­so­tros he­mos ol­vi­da­do, en sus pá­gi­nas hay un her­vor co­lo­sal de mi­llo­nes de cria­tu­ras, un fra­gor de na­ci­mien­tos y ago­nías. Rep­ta y vue­la la vi­da, se re­pro­du­ce y ma­ta. Sus des­crip­cio­nes son tan mo­ro­sas y tan de­ta­lla­das co­mo si fue­ran pro­duc­to del áci­do li­sér­gi­co. Y, mien­tras tan­to, va di­cien­do co­sas tre­men­das co­mo es­ta: “Nos des­per­ta­mos, si es que al­gu­na vez lo ha­ce­mos real­men­te, al mis­te­rio, al ru­mor de la muer­te, a la be­lle­za, a la vio­len­cia. ‘Pa­re­ce que nos hu­bie­ran sol­ta­do aquí –me di­jo ha­ce po­co una mu­jer–sin que na­die se­pa la ra­zón”. Pe­ro lo más fas­ci­nan­te del li­bro es su len­ti­tud. Es un texto len­tí­si­mo que nos en­se­ña que hay otra for­ma de vi­vir, más na­tu­ral, que con­sis­te en sa­lir­se de es­te tiem­po ver­ti­gi­no­so que nos des­ha­ce. Si­len­cio y quie­tud: eso es lo que ha­ce fal­ta pa­ra tum­bar­se jun­to a una ser­pien­te ve­ne­no­sa, co­mo Di­llard ha­ce, y sa­ber­se en paz. Si yo con­si­guie­ra pa­rar­me co­mo ella, a lo me­jor has­ta se­ría ca­paz de sen­tir­me a mí mis­ma

Hay otra for­ma de vi­vir, más na­tu­ral, que con­sis­te en sa­lir­se de es­te tiem­po ver­ti­gi­no­so que nos des­ha­ce. Si­len­cio y quie­tud, eso es lo que ha­ce fal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.