CÓ­MO EM­PE­ZAR A HA­BLAR DE CA­PA­CI­DA­DES DI­FE­REN­TES CON TU HI­JO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

Bus­ca el mo­men­to.

La pri­me­ra vez que tu hi­jo no­te que al­guien tie­ne una ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te, apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad pa­ra man­te­ner una con­ver­sa­ción acer­ca de las di­fe­ren­cias. Ex­plí­ca­le que las per­so­nas so­mos dis­tin­tas de mu­chas ma­ne­ras, co­mo en el co­lor del ca­be­llo y de la piel. Aclá­ra­le que el hom­bre que usa un bas­tón pa­ra ayu­dar­se a ca­mi­nar por­que no ve, no es de otro pla­ne­ta. El ob­je­ti­vo es pro­mo­ver una ac­ti­tud de acep­ta­ción e in­clu­sión. Res­pon­de a sus pre­gun­tas di­rec­ta­men­te.

No des ex­pli­ca­cio­nes lar­gas y com­ple­jas. Si tu hi­jo te pre­gun­ta por qué el hom­bre del su­per­mer­ca­do va en si­lla de rue­das, ex­plí­ca­le que tie­ne un pro­ble­ma en las pier­nas. Es me­jor que tu res­pues­ta sea sen­ci­lla. Y si no sa­bes la res­pues­ta a una de las pre­gun­tas de tu hi­jo, dí­se­lo. Ten cui­da­do con lo que di­ces.

Ten cui­da­do al des­cri­bir a per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. Evi­ta tér­mi­nos ofen­si­vos, co­mo ‘enano’. Pro­cu­ra cen­trar­te en la per­so­na y no en su con­di­ción. Tam­bién pro­cu­ra evi­tar re­fe­rir­te a los de­más ni­ños co­mo ‘ni­ños nor­ma­les’, ya que es­to im­pli­ca que los otros son anor­ma­les. Cuan­do tu hi­jo y tú se cru­cen con al­guien di­fe­ren­te, no ha­ce fal­ta que le di­gas "no mi­res" o "si­gue ca­mi­nan­do". Si di­ces eso, tu hi­jo de cor­ta edad pue­de pen­sar que no de­be ha­cer­te pre­gun­tas o que hay que ig­no­rar­los o evi­tar­los. Pon én­fa­sis en las igual­da­des.

Un ni­ño pue­de te­ner una di­fe­ren­cia fí­si­ca o men­tal, pe­ro si­gue sien­do un ni­ño. Se­ña­la lo que un ami­go o ve­cino con una ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te tie­ne en co­mún con tu hi­jo, co­mo por ejem­plo la mis­ma edad, la mis­ma al­tu­ra o in­clu­so un mis­mo co­lor fa­vo­ri­to. Re­con­fór­ta­lo.

A ve­ces a los ni­ños les preo­cu­pa que lo que ve di­fe­ren­te en su com­pa­ñe­ro sea "con­ta­gio­so". Di­le a tu hi­jo que eso no pa­sa. En­sé­ña­le res­pe­to.

Si es­cu­chas a tu hi­jo de­cir de al­guien que ca­mi­na o ha­bla "chis­to­so", di­le que no es­tá bien bur­lar­se. Ex­plí­ca­le lo mu­cho que pue­den do­ler esas pa­la­bras y aclá­ra­le que ver­se o com­por­tar­se de ma­ne­ra di­fe­ren­te no con­vier­te a otra per­so­na en al­guien in­fe­rior. Ex­plí­ca­le que no se tra­ta de no caer­les bien.

Los ni­ños de cua­tro años de edad em­pie­zan a preo­cu­par­se acer­ca de a quién caen sim­pá­ti­cos y a quién no. Si un ni­ño tie­ne una ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te, co­mo au­tis­mo y no in­ter­ac­túa de­ma­sia­do con otros, tu hi­jo pue­de pre­gun­tar­se por qué es­te ni­ño no se re­la­cio­na con él, e in­clu­so to­már­se­lo per­so­nal­men­te. Ase­gú­ra­le que no es así y ex­plí­ca­le que ese ni­ño se­gu­ra­men­te lo apre­cia, pe­ro no sa­be de­cír­se­lo. De igual ma­ne­ra pue­de te­ner otra ca­rac­te­rís­ti­ca, co­mo no po­der ha­blar flui­da­men­te y, jus­ta­men­te por eso, ser más tí­mi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.