BIE­NES­TAR 5 BE­NE­FI­CIOS QUE TRAE DAR BE­SOS

LOS BE­SOS GE­NE­RAN APE­GO, INS­PI­RAN SEN­TI­MIEN­TOS PO­SI­TI­VOS, ELE­VAN LA AUTOES TI­MA, DIS­MI­NU­YEN EL ES­TRÉS Y DAN UNA SEN­SA­CIÓN DE FE­LI­CI­DAD. HAY QUE BE­SAR HAR­TO, EN ESPECIAL A LA PA­RE­JA Y A LOS HI­JOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

El 13 de abril se ce­le­bra el Día In­ter­na­cio­nal del Be­so y, así co­mo sus efectos po­si­ti­vos en la sa­lud se han ido po­pu­la­ri­zan­do (di­cen que re­du­ce la pre­sión ar­te­rial o que eli­mi­na do­lo­res de ca­be­za, por ejem­plo), el be­so tam­bién tie­ne efectos po­si­ti­vos a ni­vel de la si­quis. El ac­to de jun­tar los labios tie­ne con­se­cuen­cias sa­na­do­ras y otros be­ne­fi­cios más que va­le la pe­na re­co­no­cer y po­ner en prác­ti­ca.

1. Ge­ne­ran ape­go y afec­to

Be­sar a al­guien sir­ve pa­ra re­no­var el víncu­lo afec­ti­vo y de con­fian­za, ya sea den­tro de una pa­re­ja o con una per­so­na cer­ca­na. In­tro­du­cir los be­sos den­tro de la ru­ti­na de pa­re­ja es un buen mo­do de re­cor­dar y for­ta­le­cer ese víncu­lo.

Cuan­do una pa­re­ja acu­de a ha­cer te­ra­pia lo pri­me­ro que se le pre­gun­ta es con qué fre­cuen­cia se be­san y es que los be­sos son in­di­ca­do­res de cuán bien o mal va una re­la­ción. La si­có­lo­ga clí­ni­ca Pi­lar Ber­nal afir­ma que a ma­yor caí­da en la re­la­ción me­nor can­ti­dad de be­sos se da la pa­re­ja. Y a par­tir de ello, la re­la­ción se irá de­te­rio­ran­do has­ta lle­gar a la ago­nía.

Por to­do ello re­co­mien­da “in­ter­na­li­zar que el con­tac­to fí­si­co y los be­sos ha­cen bien, ener­gi­zan y per­mi­ten cons­truir víncu­los de afec­to y de amor que ayu­dan a cre­cer”.

Los be­sos son de­fi­ni­ti­va­men­te ge­ne­ra­do­res de cohe­sio­nes afec­ti­vas fuer­tes y son for­ma­do­res de víncu­los afec­ti­vos per­ma­nen­tes. Un in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin ha re­ve­la­do có­mo la fal­ta de con­tac­to fí­si­co por me­dio de ca­ri­cias y be­sos crea con­di­cio­nes de apa­tía, in­di­fe­ren­cia y len­ti-

tud en las reac­cio­nes. Se ha de­mos­tra­do que el ca­lor de la cer­ca­nía fí­si­ca pro­mue­ve el acer­ca­mien­to en­tre las per­so­nas y la se­gu­ri­dad emo­cio­nal en­tre ellas.

2. Ins­pi­ran sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos

Be­sar ge­ne­ra sen­ti­mien­tos de bie­nes­tar. Los be­sos son ne­ce­sa­rios pa­ra la sa­lud a to­das las eda­des, pe­ro so­bre to­do pa­ra los ni­ños. Una de las co­mu­ni­ca­cio­nes emo­cio­na­les más im­por­tan­tes que pue­de re­ci­bir el ce­re­bro en for­ma­ción de un ni­ño es la del be­so de sus pa­dres. Los ni­ños que cre­cen sin be­sos tie­nen ma­yor ries­go de es­trés y en­fer­me­da­des.

Y es que, en pa­la­bras de Ber­nal, los be­sos van acom­pa­ña­dos de una enor­me car­ga de afec­to, y los afec­tos son aque­llos sen­ti­mien­tos que nos per­mi­ten mo­ver­nos en nues­tro en­torno dan­do y re­ci­bien­do.

En es­te pun­to, la si­co­pe­da­go­ga Cinthia Ri­ve­ro re­co­no­ce que los be­sos pa­ra los más pe­que­ños son esen­cia­les pa­ra es­ta­ble­cer el ape­go que es vi­tal en el cre­ci­mien­to emo­cio­nal (les da es­ta­bi- li­dad, equi­li­brio de las emo­cio­nes y les per­mi­te sen­tir que su mun­do es es­ta­ble, cohe­ren­te y que son que­ri­dos por al­guien).

“Los se­res hu­ma­nos nos ali­men­ta­mos de las ca­ri­cias, del sen­tir­nos que hay al­guien que nos quie­re, nos mi­ra, nos be­sa, nos ama y se preo­cu­pa por no­so­tros”.

3. Ele­van la au­to­es­ti­ma

Que al­guien te be­se ha­ce que te sien­tas que­ri­do y eso re­per­cu­te muy po­si­ti­va­men­te en la au­to­es­ti­ma. Be­sar y que te be­sen es un ac­to que con­tri­bu­ye a re­for­zar el ego y la ima­gen que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos. ¿A quién no le sube la mo­ral que le be­sen?

La au­to­es­ti­ma es uno de los mo­to­res fun­da­men­ta­les del desa­rro­llo per­so­nal de un ser hu­mano. A tra­vés de un be­so, una per­so­na re­ci­be re­co­no­ci­mien­to, se sien­te va­lo­ra­da, especial, di­fe­ren­te y úni­ca. Los be­sos apor­tan con­fian­za en uno mis­mo, y por lo tan­to es­pe­ran­za, ga­nas de vi­vir, ale­gría… Un be­so pro­du­ce sen­sa­cio­nes agra­da­bles que ge­ne­ran un re­cuer­do en la me­mo­ria per­so­nal. Cual­quier mues­tra de ca­ri­ño

apor­ta au­to­es­ti­ma tan­to a quien la da co­mo a quien la re­ci­be.

4. Dis­mi­nu­yen el es­trés y la an­sie­dad

Be­sar bien dis­mi­nu­ye el es­trés, la ten­sión y la an­sie­dad. Se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res tie­nen una dis­mi­nu­ción en los ni­ve­les de es­trés des­pués de dar un be­so.

Los be­sos es­ti­mu­lan la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, quí­mi­cos neu­ro­trans­mi­so­res co­no­ci­dos co­mo opiá­ceos na­tu­ra­les, ya que su se­cre­ción cau­sa una sen­sa­ción de pla­cer, ade­más de dis­mi­nuir emo­cio­nes co­mo an­gus­tia, desáni­mo o de­pre­sión.

5. Dan sen­sa­ción de fe­li­ci­dad

Los be­sos pro­du­cen, a ni­vel emo­cio­nal, una sen­sa­ción ma­yor de bie­nes­tar y pla­cer.

Pa­ra An­dréa De­mir­jian, au­to­ra

del li­bro Be­sos: To­do lo que us­ted siem­pre qui­so saber acer­ca de uno de los pla­ce­res más dul­ces de

la vi­da, “Si te sien­tes es­tre­sa­do o de­te­rio­ra­do, be­sar es ver­da­de­ra­men­te el eli­xir que ne­ce­si­tas pa­ra sen­tir­te me­jor. Te re­la­ja­rá, res­ta­ble­ce­rá y re­vi­ta­li­za­rá... Los quí­mi­cos del ce­re­bro que te ha­cen sen­tir bien co­mien­zan a pro­pa­gar­se, co­mo la se­ro­to­ni­na, do­pa­mi­na y oxi­to­ci­na, co­sas que pue­des ob­te­ner cuan­do be­sas".

As­pec­to so­cio­ló­gi­co

El be­so, co­mo ac­to fi­sio­ló­gi­co, apa­re­ce muy tem­prano en el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción y apren­di­za­je del in­di­vi­duo. Irrum­pien­do in­clu­so mu­cho an­tes que el desa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des del len­gua­je.

El be­so, se­gún la an­tro­po­lo­gía, tie­ne su ori­gen en los na­ci­mien­tos de los be­bés. Se­gún la his­to­ria evo­lu­ti­va los ma­mí­fe­ros desa­rro­llan dos ac­ti­vi­da­des, pri­me­ro la de suc­cio­nar, chu­par o ma­mar y lue­go la de mas­ti­car los ali­men­tos. Gra­cias a la suc­ción de la le­che ma­ter­na se da una re­la­ción en­tre el re­cién na­ci­do y la bo­ca, sien­do es­ta el pri­mer me­dio a tra­vés del cual se lo­gra sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad. El ac­to de suc­ción se aso­cia a un sen­ti­mien­to de pla­cer y de sa­tis­fac­ción. Así el be­so se con­vir­tió en una se­ñal de amor y ca­ri­ño en­tre las per­so­nas.

Es de­cir, de ser un com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio, des­pués pa­só a ser un ges­to de sa­lu­do y un es­tí­mu­lo se­xual, co­mo lo di­jo Des­mond Mo­rris, in­ves­ti­ga­dor de la co­mu­ni­ca­ción ani­mal y hu­ma­na.

Res­pec­to a los be­sos con los hi­jos

En los ni­ños es fun­da­men­tal las ca­ri­cias, el con­tac­to fí­si­co. Un be­so es tan im­por­tan­te co­mo el dedicarles tiem­po y va­lo­rar las ex­pre­sio­nes de afec­to. “Así les es­ta­mos edu­can­do en la ex­pre­sión de ca­ri­ño y afec­to ha­cia el otro, el dar y tam­bién re­ci­bir ca­ri­ño del otro”, de­ta­lla Ri­ve­ro.

Los ni­ños que cre­cen en am­bien­tes po­co de­mos­tra­ti­vos tam­bién apren­den a te­ner po­co ni­vel de ex­pre­sión emo­cio­nal; los que se desa­rro­llan en otros en­tor­nos más ex­pre­si­vos, son más efu­si­vos, ne­ce­si­tan ma­yo­res mues­tras de ca­ri­ño y sue­len ser tam­bién más de­man­dan­tes y da­do­res de be­sos, ca­ri­cias y abra­zos.

“Al cre­cer, es­pe­cial­men­te en la pu­ber­tad y ado­les­cen­cia, am­plían su mun­do y por ello tien­den a bus­car gru­pos de pre­fe­ren­cia, y eso ha­ce que cam­bien en su for­ma de ex­pre­sión de ca­ri­ño o afec­to ha­cia la fa­mi­lia, así co­mo tam­bién el lu­gar (en ca­sa o en pú­bli­co) pa­ra ex­pre­sar­lo”, ha­ce no­tar Ri­ve­ro, quien no acon­se­ja exi­gir o aver­gon­zar a los chi­cos con res­pec­to a la de­mos­tra­ción, for­za­da, de ca­ri­ño ( un be­so en pú­bli­co).

Por otro la­do, Ber­nal re­sal­ta que es tre­men­da­men­te im­por­tan­te be­sar a los ni­ños pe­que­ños, pe­ro en la fren­te, en la me­ji­lla o en las ma­nos. “Los ni­ños de­ben ser be­sa­dos por sus se­res que­ri­dos y de­ben ser res­pe­ta­dos en su in­di­vi­dua­li­dad y en su pri­va­ci­dad. Es­to quie­re de­cir, que no de­be­mos be­sar a los ni­ños pe­que­ños o gran­des en la bo­ca”.

Pa­ra la si­có­lo­ga clí­ni­ca el be­so en la bo­ca siem­pre es­ta­rá con­di­cio­na­do con un be­so de pla­cer, de pa­sión y no así los be­sos en la fren­te, las me­ji­llas o las ma­nos; “que tie­nen una con­no­ta­ción de res­pe­to, amor, pa­cien­cia, tran­qui­li­dad y que tam­bién van acom­pa­ña­dos de un cui­da­do de la sa­lud fí­si­ca ha­cia nues­tros pe­que­ños por los al­tos ni­ve­les de bac­te­rias que pue­de te­ner el ser hu­mano ma­yor fren­te a un ni­ño”.

Ejer­ci­cios pa­ra sol­tar­se y dar más be­sos

An­tes que na­da con­ven­cer­se de que el con­tac­to fí­si­co ha­ce bien y per­mi­te cons­truir víncu­los de afec­to y de amor que ayu­dan a cre­cer. In­clu­so Ber­nal pro­po­ne po­ner­se la me­ta de dar por lo me­nos dos be­sos al día y tam­bién re­ci­bir la mis­ma can­ti­dad y que es­te nú­me­ro va­ya su­bien­do pau­la­ti­na­men­te.

Por su par­te Ri­ve­ro re­co­no­ce que pue­de ser com­pli­ca­do si la per­so­na no tie­ne la in­ten­ción de abrir­se más, ser más emo­ti­va y be­sar con más fre­cuen­cia y fa­ci­li­dad. “Lo pri­me­ro es que quie­ra au­men­tar su ex­pre­sión de afec­tos. El se­gun­do pa­so es ejer­ci­tar­se con las per­so­nas que me­nos re­sis­ten­cia le ge­ne­ran o que son más afec­tuo­sas; co­men­zar de­vol­vien­do abra­zos, dan­do más fre­cuen­te­men­te un be­so o ha­cién­do­se el pro­pó­si­to de de­cir ca­da día aun­que sea una fra­se de ca­ri­ño, de ex­pre­sión de bue­nos de­seos por el otro”.

In­clu­so da una te­ra­pia pa­ra abrir­se más: “Ayu­da el en­tre­nar­se en si­co­dra­ma, tea­tro, cla­ses de ac­tua­ción y par­ti­ci­par de gru­pos en los que se pue­dan ex­pre­sar las emo­cio­nes. Po­co a po­co se irá sol­tan­do en otros am­bien­tes” y aco­ta que lo más im­por­tan­te es la de­ci­sión de que­rer cam­biar.

Ma­nos a la obra

Los be­sos, abra­zos, los ‘apa­pa­chos’ ja­más es­tán de más. Co­mo di­ce Ber­nal: “Siem­pre se­rán ge­ne­ra­do­res de ener­gía po­si­ti­va y ja­más de­be­mos de­jar de dar­los”.

Hay que te­ner la cer­te­za de que el dar afec­to y re­ci­bir afec­to es al­go que a la pa­re­ja, a los hi­jos, a los pa­dres, a los her­ma­nos o a los ami­gos siem­pre les va a ha­cer bien. Es­te 13 de abril es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en prác­ti­ca los be­sos y go­zar al­gu­nos de sus be­ne­fi­cios

Be­sar es al­go que las pa­re­jas enamo­ra­das ha­cen se­gui­do. Las re­la­cio­nes que se han en­fria­do ca­re­cen de es­ta ma­ni­fes­ta­ción.

Ins­tru­men­to El be­so es el po­ten­cia­dor de las emo­cio­nes. Va acom­pa­ña­do de una enor­me car­ga de afec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.