‘TIPS’ PA­RA DES­PER­TAR DE BUEN ÁNI­MO

SIE­TE CON­SE­JOS PA­RA QUE SEA MÁS FÁ­CIL LE­VAN­TAR­SE POR LAS MA­ÑA­NAS AUN­QUE SE ODIE AL DES­PER­TA­DOR, HAY RU­TI­NAS QUE AYU­DAN A DES­PREN­DER­SE CON MÁS OP­TI­MIS­MO DE LAS SÁ­BA­NAS CON­FOR­TA­BLES

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Ca­da ma­ña­na, des­per­tar tem­prano es to­do un mar­ti­rio pa­ra al­gu­nas per­so­nas. Siem­pre nos fal­ta unos mi­nu­ti­tos más pa­ra dormir. Y en­tre la pug­na cons­tan­te con el des­per­ta­dor o con quien se atre­va a 'des­pren­der­nos' de las sá­ba­nas y de esa sua­ve y con­for­ta­ble al­moha­da, pa­sa un tiem­po va­lio­so que pue­de ser me­jor uti­li­za­do ini­cian­do un día más pro­duc­ti­vo.

Dan­tón Mel­gar, es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­fi­sio­lo­gía Clí­ni­ca y Juan Do­min­go Fab­bri, si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal, coin­ci­den en afir­mar lo im­por­tan­te que es te­ner una mo­ti­va­ción pa­ra le­van­tar­se de la ca­ma ca­da día y em­pe­zar a rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des que más dis­fru­ta ya sea en el ám­bi­to per­so­nal o la­bo­ral.

So­lo así se cul­ti­va el há­bi­to de des­per­tar con cal­ma, re­no­va­dos y lis­tos pa­ra em­pe­zar ca­da jor­na­da con el pie de­re­cho. Es­tos sie­te con­se­jos pue­den ayu­dar­nos a avan­zar fir­mes ha­cia ese ob­je­ti­vo.

1. Iden­ti­fi­car los tiem­pos de ma­yor ren­di­mien­to. El si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal Juan Do­min­go Fab­bri re­co­mien­da pri­me­ro ha­cer­se una au­to­eva­lua­ción pa­ra des­cu­brir si uno tie­ne un ma­yor y me­jor ren­di­mien­to du­ran­te el día o la no­che. Una per­so­na diur­na es más ac­ti­va por las ma­ña­nas y por lo tan­to le cues­ta me­nos des­per­tar y le­van­tar­se de un sal­to de la ca­ma. En cam­bio, una per­so­na noc­tur­na, sien­te que apro­ve­cha me­jor las ho­ras de la no­che. A ese ti­po de in­di­vi­duos les cues­ta más le­van­tar­se, es co­mo si tu­vie­ran un mo­tor in­terno que tie­ne que ca­len­tar­se po­co a po­co pa­ra po­der co­men­zar a fun­cio­nar. En opi­nión de es­te ex­per­to, es im­por­tan­te co­no­cer ese com­por­ta­mien­to pa­ra iden­ti­fi­car las ho­ras en que uno es más pro­duc­ti­vo y or­ga­ni­zar su jor­na­da con ma­yor efi­cien­cia.

2. Ve­ri­fi­car cuán­tas ho­ras ne­ce­si­ta uno pa­ra dormir. Den­tro del pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to tam­bién es ne­ce­sa­rio cer­cio­rar­se cuán­tas ho­ras real­men­te uno ne­ce­si­ta dormir. Ca­da or­ga­nis­mo es dis­tin­to. “Si uno no duer­me las ho­ras que ne­ce­si­ta su cuer­po, siem­pre va a es­tar som­no­lien­to", pun­tua­li­za Fab­bri.

En su opi­nión es po­si­ble pre­pa­rar un día pro­duc­ti­vo des­de la no­che an­te­rior, an­tes de ir­se a acos­tar. To­do es cues­tión de or­ga­ni­zar­se y alis­tar con an­ti­ci­pa­ción lo que ne­ce­si­ta pa­ra un buen des­per­tar. En ese sen­ti­do, no ayu­da en na­da si uno se tras­no­cha con fre­cuen­cia sa­bien­do que al día si­guien­te de­be ma­dru­gar. Hay que apren­der a prio­ri­zar obli­ga­cio­nes.

El es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­fi­sio­lo­gía Clí­ni­ca, por su par­te, con­si­de­ra que hay que acos­tum­brar­se a des­per­tar a la mis­ma ho­ra. Pa­ra ello se de­be te­ner una ho­ra ha­bi­tual pa­ra ir a la ca­ma a dormir, a fin de que le dé tiem­po pa­ra cum­plir las ho­ras ne­ce­sa­rias de sue­ño. Así, el cuer­po se irá acos­tum­bran­do y no se­rá di­fí­cil ma­dru­gar.

3. ¿Qué es lo que más te emo­cio­na ha­cer ca­da día?. Si bien el des­per­ta­dor es útil pa­ra apren­der a des­per­tar­se a una ho­ra fi­ja, el me­jor alia­do es te­ner una mo­ti­va­ción dia­ria, al­go que en­tu­sias­me rea­li­zar, coin­ci­den los dos ex­per­tos.

Si a la per­so­na no le gus­ta su tra­ba­jo o cual­quier otra ac­ti­vi­dad que ten­ga que rea­li­zar al día si­guien­te, en­ton­ces bus­ca­rá re­tra­sar su des­per­tar lo más que pue­da.

“Si le per­mi­ten in­gre­sar 10 mi­nu­tos tar­de al tra­ba­jo, en­ton­ces se to­ma­rá ese tiem­po. Por el con­tra­rio, si dis­fru­ta lo que ha­ce, in­clu­so in­ten­ta­rá lle­gar mu­cho an­tes”, ex­pli­ca Fab­bri. Eso se ve por ejem­plo, en per­so­nas que tie­nen pro­gra­ma­do un via­je o un even­to especial. Es tan­ta su an­sie­dad de ir que lo­gran ma­dru­gar de un sal­to.

4. Em­pe­zar a mo­ver­se des­de el ini­cio. La ha­bi­ta­ción es un lu­gar tran­qui­lo de ré­lax, así que al des­per­tar la per­so­na tie­ne que sa­lir de ahí lo an­tes po­si­ble, aun­que so­lo sea pa­ra ir al ba­ño o la co­ci­na, acon­se­jan ex­per­tos de En­tre­pre­neur.com.

Cuan­do uno se que­da en ca­ma es fá­cil caer nue­va­men­te en las ‘ga-

AN­TES DE ACOS­TAR­SE HAY QUE FI­JAR EX­PEC­TA­TI­VAS PO­SI­TI­VAS PA­RA EL DÍA SI­GUIEN­TE CUAN­DO UNO SE QUE­DA EN CA­MA ES FÁ­CIL CAER EN LA PE­RE­ZA. HAY QUE LE­VAN­TAR­SE DE IN­ME­DIA­TO

rras’ del le­tar­go. Em­pe­za­rá a bos­te­zar o a dar vuel­tas dan­do pa­so a la pe­re­za. Le­van­tar­se e ir a la­var­se la ca­ra y los dien­tes pue­den dar al cuer­po tiem­po pa­ra reac­cio­nar me­jor. Se acon­se­ja be­ber un va­so de agua. Des­pués de seis u ocho ho­ras dor­mi­do, tal vez uno se sien­ta al­go des­hi­dra­ta­do, lo cual pue­de pro­vo­car­le esa mo­les­to­sa fa­ti­ga.

5. Los pri­me­ros pen­sa­mien­tos cuen­tan. Hay que te­ner cui­da­do por­que el pri­mer pen­sa­mien­to en la ma­ña­na pue­de ser el mis­mo que el úl­ti­mo que uno tu­vo al acos­tar­se.

Si la úl­ti­ma idea an­tes de dor­mir­te fue al­go co­mo “no pue­do creer que me ten­ga que le­van­tar en seis ho­ras, voy a es­tar muy can­sa­do”, en­ton­ces el pri­mer pen­sa­mien­to cuan­do la alar­ma sue­ne se­rá “¿ya pa­sa­ron seis ho­ras?, ¡quie­ro se­guir dur­mien­do!”.

Así que la cla­ve que su­gie­re el por­tal En­tre­pre­neur.com es de­ci­dir cons­cien­te­men­te las in­ten­cio­nes del día si­guien­te ca­da no­che pa­ra que men­tal y ac­ti­va­men­te pue­da crear una ex­pec­ta­ti­va po­si­ti­va pa­ra el día de ma­ña­na.

6. Mo­ver el des­per­ta­dor al otro la­do del cuar­to. El des­per­ta­dor se ha ga­na­do la an­ti­pa­tía de mu­chas per­so­nas. Y hay quie­nes op­tan por ‘ha­cer­se los sor­dos’ y no dar­les aten­ción aun­que su alar­ma es­té ‘gri­tan­do’ a vi­va voz: ¡Ya es ho­ra de le­van­tar­se!

Si uno es de aque­llas per­so­nas que apa­ga el des­per­ta­dor tras que em­pie­za a so­nar y se vuel­ve a dormir, una al­ter­na­ti­va pue­de ser mo­ver­lo tan le­jos de la ca­ma co­mo se pue­da. Eso for­za­rá a la per­so­na a le­van­tar­se y mo­ver­se, en­tran­do en ac­ti­vi­dad y re­to­man­do ener­gía

7. Evi­tar dar el ‘snoo­ze’ a la alar­ma. El ‘snoo­ze’ es esa op­ción del re­loj des­per­ta­dor que per­mi­te re­tra­sar la alar­ma por unos mi­nu­tos más. Mel­gar cree que no es una bue­na idea por­que es la peor for­ma de em­pe­zar el día. En esos mi­nu­tos ex­tras el cuer­po no vuel­ve a des­can­sar. Más bien se lo es­tá en­ga­ñan­do ha­cién­do­le creer que ten­drá tiem­po pa­ra em­pe­zar otra fa­se de sue­ño.

A los 10 mi­nu­tos, cuan­do vuel­va a so­nar la alar­ma uno se le­van­ta­rá atur­di­do, con sen­sa­ción de can­san­cio y de mal hu­mor.

Por el con­tra­rio, Fab­bri con­si­de­ra que el 'snoo­ze' es fa­vo­ra­ble pa­ra aque­llas per­so­nas que son noc­tur­nas, por­que les per­mi­te des­per­tar gra­dual­men­te, co­mo si fue­ran ca­len­tan­do mo­to­res. De ese mo­do se le­van­ta­rán sin ten­sión ni atur­di­mien­tos

Pa­ra los que odian ma­dru­gar Si uno de­ja el des­per­ta­dor al al­can­ce de la mano va a apa­gar­lo y vol­ve­rá a dor­mir­se. Una es­tra­te­gia es ale­jar­lo lo más que se pue­da

El ‘pre­cio’ de las tras­no­cha­das Cuan­do no se duer­men las ho­ras ne­ce­sa­rias uno co­rre ma­yor ries­go de ver­se afec­ta­do por la fa­ti­ga e irri­ta­bi­li­dad al día si­guien­te.

Po­ner­se en ac­ti­vi­dad de in­me­dia­to Tras que uno des­pier­ta de­be po­ner­se en pie, la­var­se la ca­ra, to­mar agua o ca­fé y alis­tar­se pa­ra em­pe­zar un nue­vo día con mu­cho op­ti­mis­mo. Se di­ce que la gen­te que duer­me bien tie­ne me­nos ten­den­cia a caer en el mal hu­mor, la in­se­gu­ri­dad y la de­pre­sión.

UNA AYU­DA PA­RA PO­DER DES­PER­TAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.