RA­FAEL GUZ­MÁN Sa­cer­do­te do­mi­ni­co or­de­na­do ha­ce dos años. Tra­ba­ja en Co­cha­bam­ba en la ca­pi­lla Di­vino Maes­tro

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Cuan­do se or­de­nó sa­cer­do­te en la Orden Pre­di­ca­do­res co­mo do­mi­ni­co ha­ce un par de años to­da­vía te­nía la ca­ra de un chi­qui­llo, pe­co­so y con las me­ji­llas co­lo­ra­das.

Su tes­ti­mo­nio de con­ver­sión es­tá en You­tu­be, fue subido en mar­zo del año pa­sa­do y a la fe­cha tie­ne ca­si 11.000 vi­sua­li­za­cio­nes. Fray Ra­fael Guz­mán, cru­ce­ño de na­ci­mien­to, vis­te tú­ni­ca y lle­va ca­pu­cha, aho­ra mis­mo vi­ve en Co­cha­bam­ba don­de ha si­do des­ti­na­do, pe­ro no siem­pre fue así.

An­tes era un in­ge­nie­ro am­bien­tal que tra­ba­ja­ba pa­ra una pe­tro­le­ra que le pa­ga­ba bien, pe­ro tam­bién era al­cohó­li­co. Apren­dió a to­mar a los ocho años con los va­que­ros en el cam­po, y sien­do un ado­les­cen­te ya le ha­bía to­ma­do el gus­to por com­ple­to al al­cohol.

Su ju­ven­tud fue mar­ca­da por la en­fer­me­dad de su ma­dre, los mé­di­cos nun­ca en­con­tra­ron res­pues­tas a su fie­bre, a sus pér­di­das de co­no­ci­mien­to y a sus tem­blo­res. Cuan­do se fue la salud, tam­bién se fue­ron los re­cur­sos eco­nó­mi­cos y lle­gó la ra­bia y la im­po­ten­cia al co­ra­zón de Ra­fael. Na­da le da­ba paz y la re­li­gión so­lo lo abu­rría.

“Pa­ra mí los sa­cer­do­tes eran tor­tu­ra­do­res de la gen­te, en la mi­sa me dor­mía. Tan­ta cal­ma y pa­si­vi­dad me sa­ca­ba de mis ca­si­llas. Pen­sa­ba que Dios es­ta­ba mi­rán­do­me pa­ra cas­ti­gar­me, pa­ra hun­dir­me, ima­gi­na­ba que so­lo que­ría des­gra­ciar­nos la vi­da, por eso yo so­lo que­ría apar­tar­me de Él y así lo hi­ce”.

Su vi­da con­sis­tía en no pa­sar un día sin al­cohol, por­que de lo con­tra­rio le tem­bla­ba el cuer­po. Y pen­sa­ba que su ma­dre so­lo fin­gía su en­fer­me­dad pa­ra ha­cer­le la vi­da mi­se­ra­ble. “Yo le gri­ta­ba que se mue­ra de una vez, le hi­ce mu­chos es­cán­da­los, sen­tía mu­cha ra­bia. Los de­más me querían po­ner re­glas de ma­yo­res y me hi­ce más re­bel­de. Al mis­mo tiem­po es­ta­ba des­ha­cién­do­me el es­tó­ma­go de tan­to be­ber y no so­por­ta­ba es­tar en mi ca­sa. En la ca­lle an­da­ba enoja­do con to­do el mun­do, con­mi­go mis­mo, so­lo que­ría las­ti­mar a otras per­so­nas”.

En el peor mo­men­to de cri­sis, en el ini­cio de una Semana San­ta acu­dió a un re­ti­ro es­pi­ri­tual so­lo por­que que­ría sa­lir­se de su ca­sa, es­tar con jó­ve­nes y pen­só in­clu­so que po­dría co­no­cer chicas. Pe­ro en el re­ti­ro to­dos can­ta­ban, ora­ban, acu­dían fe­li­ces a mi­sa y ado­ra­ban al San­tí­si­mo.

Los tes­ti­mo­nios de otros jó­ve­nes que ase­gu­ra­ban que Dios po­día cam­biar sus fa­mi­lias y sus vi­das ter­mi­na­ron ho­ra­dan­do su co­ra­zón y lo que vino des­pués fue­ron ma­res de llan­to. “Re­cién pu­de ver lo que es­ta­ba pa­san­do con mi vi­da. Es­cu­ché mu­chos tes­ti­mo­nios, me dio cu­rio­si­dad por qué esos jó­ve­nes fe­li­ces y con­ten­tos ala­ba­ban a Dios. Es in­creí­ble, nos ha­blan de Dios y du­da­mos, yo du­dé, pe­ro nos ha­blan de adivinos, de sacasuertes y cree­mos”. En­ce­rra­do en el ba­ño se arro­di­lló, cla­mó por ayu­da y des­pués su­dó, llo­ró, tem­bló y pa­só tres se­ma­nas en ve­la. Des­de en­ton­ces, lle­va 16 años sin to­mar una go­ta de al­cohol. Pe­ro eso no fue to­do, su ma­dre se sa­nó. “Dios trans­for­mó mi vi­da y yo es­ta­ba tan agra­de­ci­do y tan ne­ce­si­ta­do de Él que no es­tu­ve tran­qui­lo has­ta que de­di­qué mi vi­da a Dios”. Y así lo hi­zo, aun­que le ofre­cie­ron su­bir­le el suel­do cuan­do re­nun­ció a su tra­ba­jo pa­ra ves­tir el há­bi­to. ¿ Ha­bía per­di­do la cor­du­ra? Sus ac­cio­nes no te­nían sen­ti­do y sin em­bar­go Ra­fael nun­ca an­tes sin­tió que es­tu­vie­ra tan cuer­do

“ES­CU­CHÉ MU­CHOS TES­TI­MO­NIOS DE JÓ­VE­NES Y ME DIO CU­RIO­SI­DAD. ES IN­CREÍ­BLE, NOS HA­BLAN DE DIOS Y DU­DA­MOS, NOS HA­BLAN DE ADIVINOS Y SACASUERTES Y CREE­MOS”

ES­TU­VO HUN­DI­DO Y PER­DI­DO, PE­RO SE LE­VAN­TÓ

Muy po­pu­lar y re­que­ri­do en­tre los jó­ve­nes

Fray Ra­fael es­tu­dió en el co­le­gio Es­pí­ri­tu Santo. En la co­mu­ni­dad Be­ta­nia y en La Man­sión es muy so­li­ci­ta­do y lo sien­ten cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.