DIE­GO VI­LLA­LO­BOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Sa­cer­do­te sa­le­siano, pá­rro­co de la ca­pi­lla Nuestra Se­ño­ra del Rosario. Or­de­na­do ha­ce cua­tro años

Ter­mi­nó la mi­sa y sa­lió de la ca­pi­lla de jeans, te­nis y po­le­ra e in­me­dia­ta­men­te se pu­so a re­vi­sar su te­lé­fono ce­lu­lar. Sin los or­na­men­tos re­li­gio­sos, pa­re­ce un mu­cha­cho, pe­ro ha­blan­do se trans­for­ma. Es elo­cuen­te y ha­bla en voz al­ta con un acento co­lom­biano que no pue­de ni in­ten­ta di­si­mu­lar. An­tes de con­ver­tir­se en sa­cer­do­te ca­tó­li­co es­tu­vo ca­si un año vi­vien­do en una co­mu­ni­dad ha­re krish­na.

El pa­dre Die­go fue an­tes bu­dis­ta, por­que se enamo­ró de una mu­cha­cha que lo era y se de­jó lle­var. “Ahí apren­dí el ar­te de la re­fle­xión, de la me­di­ta­ción, del si­len­cio y del amor y res­pe­to por el cuer­po. Du­ré so­lo un año, pe­ro sa­qué ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas. De no ha­ber apren­di­do ahí el ar­te del si­len­cio, no ora­ría con la mis­ma pro­fun­di­dad que lo ha­go aho­ra; tam­bién apren­dí a res­pe­tar las di­fe­ren­cias. Hay quie­nes se es­can­da­li­zan o re­cha­zan lo di­fe­ren­te, yo no, es­toy abier­to pa­ra mu­chas co­sas”. Vis­tió la fran­ja blan­ca so­bre la tú­ni­ca de man­ga lar­ga y usó la cin­ta cla­ra en la frente, pe­ro aban­do­nó to­do por­que co­men­zó a sen­tir la ne­ce­si­dad de la con­fe­sión y de la vir­gen María.

El sa­le­siano vie­ne de un país tre­men­da­men­te re­li­gio­so y de una fa­mi­lia que ha traí­do al mun­do nue­ve sa­cer­do­tes. Y aun­que so­ña­ba con ser mé­di­co o for­mar par­te de la Po­li­cía Na­cio­nal co­lom­bia­na, ter­mi­nó sien­do cu­ra, pri­me­ro en una co­mu­ni­dad ru­ral en Co­lom­bia y más tar­de en Mon­te­ro y en la ciu­dad de San­ta Cruz.

Las pie­dras en el ca­mino no han fal­ta­do, co­mo cuan­do las FARC lo ame­na­za­ron y le die­ron ocho ho­ras pa­ra aban­do­nar la co­mu­ni­dad don­de tra­ba­ja, por­que no co­mul­ga­ba con la ma­ne­ra de có­mo re­clu­ta­ban a los más pe­que­ños a sus fi­las.

O la an­gus­tia la­ten­te de te­ner a su ma­dre con un tu­mor ce­re­bral, que no de­ja de ser al­go que sa­cu­de su vi­da.

“A las per­so­nas se les ol­vi­da que an­tes de ser sa­cer­do­tes so­mos se­res hu­ma­nos y no en­tien­den que ne­ce­si­ta­mos de la mi­se­ri­cor­dia de Dios y de la gen­te. Cla­ro que hay mo­men­tos muy di­fí­ci­les. Los re­li­gio­sos tam­bién te­ne­mos cri­sis de fe. ¿Se­rá que la Igle­sia si­gue te­nien­do sen­ti­do en un mun­do co­mo hoy? ¿Se­rá que va­le la pe­na lu­char por el evan­ge­lio? Uno se sa­cu­de. Ha­ce tres años es­tu­ve hos­pi­ta­li­za­do, se me dor­mía la ca­ra, te­nía problemas pa­ra dormir, ba­jé de pe­so, pe­ro ya apren­dí y no pier­do la paz in­te­rior”.

Su receta y a la vez exi­gen­cia pa­ra con el mun­do cris­tiano es: “Te­ne­mos que son­reír más. No se acos­tum­bren a po­ner ca­ra de pu­ñal; un cris­tiano que cree en Dios, pe­ro tie­ne la vi­da amar­ga­da, no es un cris­tiano, pa­ra mí es un ri­tua­lis­ta, es un fa­ná­ti­co o cual­quier otra co­sa. Los cris­tia­nos es­ta­mos lla­ma­dos a ser fe­li­ces” DE CO­LOM­BIA PA­RA EL MU­DO Ami­go de los chi­cos

LAS FARC LO AME­NA­ZA­RON Y LE DIE­RON OCHO HO­RAS PA­RA SA­LIR DE LA CO­MU­NI­DAD DON­DE TRA­BA­JA­BA, POR­QUE NO ES­TA­BA DE ACUER­DO CON QUE RECLUTEN A LOS NI­ÑOS

El pa­dre Die­go apo­ya en el co­le­gio Don Bos­co, don­de ya es bas­tan­te po­pu­lar en­tre los jó­ve­nes. Las mi­sas las ce­le­bra en la ca­pi­lla de la ca­lle Te­nien­te Vega.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.