Jo­sé María (Chema) Her­nan­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Sa­cer­do­te de la Con­gre­ga­ción de la Pa­sión de Je­su­cris­to. Ac­tual­men­te es el pá­rro­co de la ca­pi­lla de Ha­ma­cas

Si hay un par­ti­do de la Cham­pion Lea­gue, el pa­dre Chema no se lo pier­de, más aún si jue­ga el Real Ma­drid. Mien­tras que la pi­la de DVDs que tie­ne con las pe­lí­cu­las no­mi­na­das a los pre­mios Ós­car aún si­gue en es­pe­ra den­tro de su lar­ga lis­ta de queha­ce­res.

Sin la in­du­men­ta­ria ecle­siás­ti­ca, pa­re­ce cual­quier mor­tal, de ca­mi­sa a cua­dros azu­les, pan­ta­lón y za­pa­tos. Pe­ro lo cier­to es que tie­ne 31 años de sa­cer­do­cio y 28 de ellos los ha vi­vi­do en Bolivia. Es­tá en­tu­sias­ma­do, la re­mo­de­la­ción de la ca­pi­lla de Ha­ma­cas lo tie­ne con­ten­to.

Es­tar ac­ti­vo le da sen­ti­do a su vi­da. Así fue siem­pre, co­mo cuan­do años atrás, jun­to a los de­más sa­cer­do­tes pa­sio­nis­tas se las in­ge­nió pa­ra ad­qui­rir un mo­tor pa­ra lle­var de nue­vo la luz a Co­ro Co­ro, un pue­blo que con la re­lo­ca­li­za­ción se ha­bía vuel­to ca­si una co­mu­ni­dad fan­tas­ma en la que fal­ta­ban ca­si to­dos los ser­vi­cios bá­si­cos. Ade­más de lle­var la palabra de Dios, tu­vo que aten­der otras co­sas, que tam­bién ha­cían bien al es­pí­ri­tu, co­mo con­ver­tir un sa­lón gran­de de la pa­rro­quia en dis­co­te­ca, or­ga­ni­zar pa­seos y ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, crean­do in­clu­so una li­ga de fút­bol en la que él mis­mo ju­gó.

Pa­re­ce que Chema (así ya le de­cían des­de ni­ño) siem­pre es­tu­vo des­ti­na­do a la vi­da sa­cer­do­tal; con so­lo 11 años en Es­pa­ña, in­gre­só al se­mi­na­rio, una es­pe­cie de co­le­gio ma­ne­ja­do por cu­ras que le per­mi­tió ate­so­rar los me­jo­res re­cuer­dos de su in­fan­cia, con mu­chos deportes de por me­dio. CON­TA­GIA SU EN­TU­SIAS­MO POR LA VI­DA

Hom­bre de fe, ac­ti­vo y muy deportista

Si bien el pa­dre Chema ya no jue­ga fút­bol de­bi­do a una ro­di­lla de­li­ca­da, sí prac­ti­ca fron­tón cuan­do no es­tá ocu­pa­do en las co­sas de Dios.

Ya en los úl­ti­mos años, cuan­do te­nía que to­mar la de­ci­sión de ir o no al no­vi­cia­do, con apro­xi­ma­da­men­te unos 18 años, tu­vo una cri­sis pa­ra de­ci­dir­se, por­que el te­ma del enamo­ra­mien­to sur­gió. “Ya es­ta­ba en otro co­le­gio, tam­bién era de la con­gre­ga­ción, pe­ro ha­bía chi­cos y chicas. Mi­ré mi pa­sa­do, pen­sé en lo que yo que­ría y al fi­nal op­té por ir al no­vi­cia­do, y a par­tir de ahí las co­sas han si­do más sen­ci­llas”.

Re­co­no­ce que co­mo hom­bre de Dios no siem­pre tie­ne to­das las res­pues­tas, pe­ro su mi­sión es es­tar pa­ra la gen­te y ha­cer lo que se pue­da. “El buen sa­cer­do­te no tie­ne re­ce­tas. Se tra­ta de es­cu­char y de bus­car al­gu­na luz y dar la sen­sa­ción de que eres un ami­go. Des­pués de un fra­ca­so eco­nó­mi­co no pue­do im­pro­vi­sar un ban­co que les dé un prés­ta­mo, por ejem­plo, pe­ro sí pue­do in­fun­dir­les es­pe­ran­za y con­fian­za de que to­do pue­de me­jo­rar”.

Es­tá ha­bi­tua­do a es­cu­char y a dar lo me­jor de sí. A la semana atien­de unas 50 con­fe­sio­nes que lo han con­ver­ti­do in­clu­so, en ex­per­to en mu­chos te­mas mun­da­nos.

Por ejem­plo, el pa­dre Chema se pre­cia de te­ner un co­no­ci­mien­to muy ge­ne­ral y par­ti­cu­lar de la vi­da ma­tri­mo­nial, por las con­fe­sio­nes que ha es­cu­cha­do. “Hay casos que te sir­ven pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas, in­clu­so te pue­des an­ti­ci­par a mu­chas si­tua­cio­nes a par­tir de las ex­pe­rien­cias de otros”, re­co­no­ce es­te pa­sio­nis­ta, muy re­que­ri­do por las pa­re­jas de enamo­ra­dos que se quie­ren ca­sar

ADE­MÁS DE LLE­VAR LA PALABRA DE DIOS TU­VO QUE ATEN­DER OTRAS CO­SAS, QUE TAM­BIÉN HA­CÍAN AL ES­PÍ­RI­TU, CO­MO CREAR UNA LI­GA DE FÚT­BOL EN LA QUE ÉL MIS­MO JU­GÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.