De cie­los y om­bli­gos

El Deber - Extra (Bolivia) - - Enfoco -

Ab­sur­do mun­do, el nues­tro. Re­sul­ta lla­ma­ti­vo, por ejem­plo, que los nue­vos po­lí­ti­cos de la ex­tre­ma de­re­cha ten­gan esa ten­den­cia a su­frir problemas ca­pi­la­res y ob­se­sio­nes pi­lo­sas. Le dan a sus cabellos una im­por­tan­cia des­me­di­da, co­mo si fue­ran un sím­bo­lo de su vi­ri­li­dad, y aca­ban lu­cien­do unos pe­lu­co­nes de pa­ya­so. Véa­se el car­da­do es­tro­pa­jo­so de Trump, el ni­do de go­lon­dri­nas que el holandés Wil­ders lle­va en la ca­be­za o los pe­lán­ga­nos de bru­ja de Bo­ris John­son, lí­der del Bre­xit. To­dos, di­cho sea de pa­so, bien te­ñi­dos de rubio, lo cual re­sul­ta­ría chis­to­so si no fuera por­que te­mo in­tuir en ello si­nies­tros ecos del su­pre­ma­cis­mo ario. Sea co­mo sea, los tres tie­nen un as­pec­to es­tra­fa­la­rio y ri­dícu­lo. Pe­ro me te­mo que Hitler tam­bién lo te­nía y lue­go pa­só lo que pa­só.

Otra co­sa cho­can­te es el abu­so de los eu­fe­mis­mos. ¿Por qué lla­ma­mos a es­tos po­lí­ti­cos los nue­vos po­pu­lis­tas, en vez de nue­vos fas­cis­tas? O, por lo me­nos, ul­tra­de­re­chis­tas. De la mis­ma ma­ne­ra, no com­pren­do a qué vie­ne acu­ñar ese ton­to pa­la­bro de la pos­ver­dad, cuan­do en reali­dad que­re­mos re­fe­rir­nos a las men­ti­ras co­chi­nas de to­da la vi­da. Men­tir, ma­ni­pu­lar, en­ga­ñar, es­ta­far, eso es lo que ha­cen es­tos lí­de­res. No ha­ce fal­ta in­ven­tar tér­mi­nos: es una ac­ti­vi­dad in­mun­da con una vie­ja tra­di­ción en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. La men­ti­ra co­mo cri­men so­cial y po­lí­ti­co.

To­tal, que aquí es­ta­mos, en fin, en un mun­do ca­da día más des­ga­rra­do en­tre el pro­gre­so y la reac­ción, en­tre el fu­tu­ro y la in­vo­lu­ción. Me­dio pla­ne­ta quie­re re­gre­sar a la hor­da, pro­te­ger­se de­trás de ban­de­ras ca­da vez más pe­que­ñas, enor­gu­lle­cer­se de una ton­ta y fal­sa ho­mo­ge­nei­dad, aun­que pa­ra ello ten­gan que te­ñir­se de rubio. En el li­bro So­lo pa­ra gi­gan­tes, de Ga­bi Mar­tí­nez, leí es­te pro­ver­bio be­duino: “Yo con­tra mi her­mano. Yo y mi her­mano con­tra nues­tro pri­mo. Yo, mi her­mano y nues­tro pri­mo con­tra los ve­ci­nos. To­dos no­so­tros con­tra el fo­ras­te­ro”, y me es­pe­luz­nó la lu­ci­dez con la que re­tra­ta ese im­pul­so sui­ci­da, tan pri­mi­ti­vo y pro­fun­da­men­te hu­mano, de la ato­mi­za­ción tri­bal, del odio al otro. Lle­va­mos mi­le­nios in­ten­tan­do cons­truir so­cie­da­des ca­da vez más com­ple­jas que per­mi­tan la con­vi­ven­cia en la di­fe­ren­cia, pe­ro aho­ra una ma- na­da de ener­gú­me­nos es­tá co­rrien­do en tro­pel ha­cia las ca­ver­nas. Siem­pre sos­tu­ve que de­be­ría obli­gar­se a la gen­te a via­jar; que la edu­ca­ción pú­bli­ca ten­dría que in­cluir al me­nos un año for­zo­so de es­tan­cia en el ex­tran­je­ro, por­que ver otros mun­dos nos ha­ce me­nos in­to­le­ran­tes y me­nos in­cul­tos. Hoy si­go pen­san­do lo mis­mo, pe­ro con ma­ti­ces. Por­que Trump ha de­bi­do de via­jar mu­cho, pe­ro no le ha ser­vi­do de na­da. Y he vis­to re­por­ta­jes de ju­bi­la­dos bri­tá­ni­cos que lle­van 15 años vi­vien­do en nues­tras cos­tas y no só­lo no ha­blan es­pa­ñol, sino que mu­chos han vo­ta­do al Bre­xit y es­tán em­pe­ña­dos en echar a los po­la­cos de Reino Uni­do. O sea, que hay per­so­nas que via­jan co­mo si fue­ran ma­le­tas, en­vuel­tos en el im­pe­ne­tra­ble ca­pu­llo de su men­te­ca­tez. En cam­bio, Kant, por ejem­plo, no sa­lió nun­ca de su ciu­dad na­tal, Kö­nigs­berg, hoy la ru­sa Ka­li­nin­gra­do, y le cu­po el universo en la ca­be­za. Y lo di­go en sen­ti­do li­te­ral, por­que, ade­más de su in­gen­te obra fi­lo­só­fi­ca, Kant de­du­jo acer­ta­da­men­te que el sis­te­ma so­lar se for­mó de una nu­be de gas o que la Vía Lác­tea era un gran dis­co de es­tre­llas. Lo im­por­tan­te, pues, es abrir los ojos e in­ten­tar atis­bar y com­pren­der el mun­do más allá de nuestra pe­que­ñez. Lo im­por­tan­te es po­ner­se en pie, al­zar la ca­be­za y reac­cio­nar. El pa­sa­do di­ciem­bre, en Aus­tria, nos sal­va­mos por muy po­co de la ex­tre­ma de­re­cha cuan­do el can­di­da­to eco­lo­gis­ta, Van der Be­llen, ga­nó al ul­tra Ho­fer. Ha­ce un par de se­ma­nas, en Ho­lan­da, he­mos es­ca­pa­do por más mar­gen de caer en ma­nos de esa co­sa ca­be­llu­da y fe­roz lla­ma­da Wil­ders. Es­ta pro­gre­sión en el re­cha­zo de los nue­vos bru­tos me ha le­van­ta­do el áni­mo: se di­ría que la so­cie­dad se es­tá rear­man­do frente a los re­tró­gra­dos. Cre­ce el ra­cis­mo en el mun­do, des­de lue­go; me­dra la xe­no­fo­bia, el mie­do al di­fe­ren­te. Pe­ro tam­bién pa­re­ce que em­pie­za a cua­jar cier­ta mo­vi­li­za­ción en de­fen­sa de los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos du­ra­men­te ob­te­ni­dos a lo lar­go de los si­glos. Que cun­da. Vi­va­mos mi­ran­do al fir­ma­men­to y no con­tán­do­nos los pe­los del om­bli­go, mal­di­ta sea

Lle­va­mos mi­le­nios in­ten­tan­do cons­truir so­cie­da­des que per­mi­tan la di­fe­ren­cia. Aho­ra una ma­na­da de ener­gú­me­nos co­rre ha­cia las ca­ver­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.