EL PLA­CER DE LOS FI­NES DE SEMANA EN CA­SA

RE­CHA­ZAR UN PLAN DE FIN DE SEMANA PARA HA­CER NA­DA . PARA AL­GU­NOS ES AN­TI­SO­CIAL, PARA OTROS RE­BA­JA LA AN­SIE­DAD E ILU­MI­NA LA MEN­TE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Nes­ting no es otra co­sa que re­ser­var mo­men­tos para uno y de­di­car­los a la co­ti­dia­ni­dad del ho­gar. In­clu­so se con­si­de­ra terapia ocu­pa­cio­nal el pa­sar tiem­po en la co­ci­na, leer un li­bro, ha­cer al­go de jar­di­ne­ría, o in­clu­so abu­rrir­se, pues para al­gu­nos (aún es­tá en de­ba­te) vuel­ve a las per­so­nas más ge­ne­ro­sas y em­pá­ti­cas.

Nes­ting es un an­gli­cis­mo que vie­ne de nest que sig­ni­fi­ca ni­do, por lo tan­to, la pa­la­bra evo­ca a al­go así como que­dar­se en el ni­do. Pa­re­ce que aho­ra echar­se en el si­llón ya no es de apá­ti­cos ni pe­re­zo­sos, sino que es la más re­cien­te ten­den­cia que es­tá de mo­da.

Aquí 10 as­pec­tos que no sabías so­bre el nes­ting y que es bueno co­no­cer para equi­li­brar el aje­treo dia­rio, las sa­li­das de pa­rran­da y el tiem­po de descanso en ca­sa.

1 Pri­me­ro fue hou­se war­ming y lue­go groun­ded li­ving. Fue el sec­tor de la de­co­ra­ción, el pri­me­ro en ha­cer no­tar la ten­den­cia so­cio­ló­gi­ca de una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de con­tar con un re­fu­gio se­gu­ro en el mun­do, de reivin­di­car el pa­pel aco­ge­dor y re­con­for­tan­te de la ca­sa y de dis­fru­tar­lo. Se le lla­mó hou­se-war­ming (ca­len­tar­se en ca­sa). Es­te con­cep­to na­ció en 2015 y pre­pa­ró el te­rreno para otro con- cep­to pa­re­ci­do en 2017: el groun­ded li­ving (es­tar co­nec­ta­do a la tie­rra) en el que el di­se­ño tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de crear un es­pa­cio cal­mo al que siem­pre de gus­to vol­ver y cues­te mu­cho aban­do­nar.

2 Nes­ting es tiem­po para ti mis­mo. La pa­la­bra nes­ting na­ce como con­se­cuen­cia de to­mar con­cien­cia de que so­mos una má­qui­na bio­ló­gi­ca que a di­fe­ren­cia de las elec­tró­ni­cas o me­cá­ni­cas, no dis­po­ne­mos de re­cam­bios para su re­pa­ra­ción o re­no­va­ción. El doc­tor Vi­cen­te Saa­ve­dra, de la clí­ni­ca Me­di­ci­na In­te­gral de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que nues­tras cé­lu­las y ór­ga­nos ne­ce­si­tan del descanso para re- pa­rar­se. Re­co­no­ce que un cier­to gra­do de di­ver­sión es ne­ce­sa­rio, pe­ro si se vuel­ve una for­ma de vi­da es ab­so­lu­ta­men­te in­sano, fí­si­ca y men­tal­men­te. “Ca­da per­so­na tie­ne su pro­pio pun­to de equi­li­brio, pe­ro para en­con­trar­lo es ne­ce­sa­rio au­to-co­no­cer­nos. Las­ti­mo­sa­men­te la so­cie­dad ac­tual (con va­lo­res ca­da vez más alie­nan­tes y ma­te­ria­lis­tas, de con­su­mis­mo y pri­sas), no nos en­ca­mi­na a desa­rro­llar la pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad so­bre nues­tra sa­lud y so­mos in­fe­li­ces y an­sio­sos”. El nes­ting bus­ca com­ba­tir es­ta reali­dad, po­ten­cian­do el tiem­po pro­pio, es de­cir, el sa­ber re­ser­var mo­men­tos para uno mis­mo y de­di­car­los a la co­ti­dia­ni­dad del ho­gar. En po­cas pa­la­bras, es que­dar­se en ca­sa a pe­sar de te­ner pla­nes, es pa­sar­se la no­che del vier­nes, sá­ba­do y to­do el do­min­go en­ce­rra­do ha­cien­do na­da o ca­si na­da.

3 ¿No es de­ma­sia­do an­ti­so­cial? Po­dría ser­lo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te. Por­que no se tra­ta de pa­sar de la ca­ma al si­llón y del si­llón a la ca­ma en pi­ja­mas. Por lo ge­ne­ral quie­nes op­tan por pa­sar el fin de semana de­di­ca­dos al nes­ting ha­cen ac­ti­vi­da­des como la lec­tu­ra, el re­pa­so de pe­lí­cu­las y se­ries, la prác­ti­ca de to­do ti­po de des­tre­zas ar­tís­ti­cas y otras ac­ti­vi­da­des. In­clu­so to­mar­se un tiem­po para or­de­nar al­go de la ca­sa que ha­ce ra­to nos ve­nía mo­les­tan­do pue­de ser re­con­for­tan­te.

4 Para em­pe­zar, es mu­cho más eco­nó­mi­co por­que sa­lir im­pli­ca gas­tar en ta­xi o ga­so­li­na, en co­mi­da, en pa­seos, en­tra­das para al­gún es­pec­tácu­lo, etc. Al que­dar­se en ca­sa la bi­lle­te­ra sen­ti­rá cier­to ali­vio. Otra que ex­pe­ri­men­ta­rá ali­vio se­rá la men­te, pues al de­di­car­se a ha­cer lo que le ape­te­ce a uno, lo vuel­ve más re­la­ja­do y feliz sin im­por­tar cuál sea la ac­ti­vi­dad. Otro be­ne­fi­cio es po­der com­par­tir tiem­po con la fa­mi­lia, la mas­co­ta y des­can­sar de to­do el aje­treo que im­pli­ca el mun­do ex­te­rior, las pre­sio­nes y los ho­ra­rios. Tam­bién dor­mir lo ne­ce­sa­rio por­que la vi­da ac­tual no da para dor­mir al me­nos ocho ho­ras dia­rias.

5 En Italia hay to­da una cul­tu­ra del nes­ting mu­cho más an­ti­gua. Allá es ge­ne­ra­li­za­da la frase “Il dolce far nien­te” (lo dul­ce de no ha­cer na­da) y de­fi­ne muy bien el es­ti­lo de vi­da que man­tie­nen en ese país. Los ita­lia­nos prac­ti­can la sies­ta a me­dio día y en­tien­den la im­por­tan­cia de sen­tar­se una tar­de, en un bal­cón, a to­mar vino, co­mer que­so y man­te­ner una char­la in­tere­san­te. Es su cul­tu­ra.

6 Ocio para lla­mar a la crea­ti­vi­dad y la re­fle­xión. Para el es­cri­tor chi­leno Ro­ber­to Me­rino, el ocio tie­ne una im­por­tan­cia fun­da­men­tal en la vi­da de las per­so­nas. "Me da la im­pre­sión de que ahí se fil­tran cier­tas con­si­de­ra­cio­nes me­ta­fí­si­cas. Siem­pre es­toy pen­san­do en có­mo li­be­rar­me y que­dar en ese es­ta­do de neu­tra­li­dad men­tal de no te­ner pre­sio­nes por nin­gún la­do". Para él, cuan­do el ocio en­tra en la vi­da, se pue­de en­con­trar chis­pa­zos de crea­ti­vi­dad y de re­fle­xión.

7 Co­ci­nar, una ma­ra­vi­llo­sa idea. Co­ci­nar es una de las ac­ti­vi­da­des que me­jor re­fle­jan el es­pí­ri­tu nes­ting ya que es una ta­rea que man­tie­ne la men­te re­la­ja­da y es­ti­mu­la nues­tro la­do crea­ti­vo. Ade­más, tie­ne un ex­tra muy po­si­ti­vo, ya que el he­cho de co­ci­nar para al­guien ha­ce que nues­tro ce­re­bro pro­duz­ca la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad: en­dor­fi­nas. Tam­bién nos en­vuel­ve en un au­ra familiar de es­tar con los hi­jos y con la pa­re­ja en torno a una me­sa, co­mer y char­lar.

8 Ojo con las com­pras on li­ne. Los de­trac­to­res del nes­ting aler­tan que los que pre­ten­dían aho­rrar pue­den aca­bar gas­tan­do por de­más si se po­nen a pe­dir co­mi­da a do­mi­ci­lio o, peor, in­ten­tan ma­tar el abu­rri­mien­to ha­cien­do com­pras on­li­ne y gas­tan un buen di­ne­ro en co­sas o ser­vi-- cios que real­men­te no ne­ce­si­tan.

9 Es una es­tra­te­gia para ven­der mue­bles. Otra crí­ti­ca que se le ha­ce al nes­ting es que di­si­mu­la­da­men­te in­du­ce a com­prar mue­bles para ha­cer del ho­gar un si­tio más aco­ge­dor don­de pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po. Teó­ri­ca­men­te, si va­mos a pa­sar mu­chos fi­nes de semana en ca­sa, es evi­den­te que in­ten­ta­re­mos que sea lo más con­for­ta­ble po­si­ble y que no nos ape­tez­ca sa­lir. De ahí las crí­ti­cas a es­te mo­vi­mien­to que acu­sa a la in­dus­tria del mue­ble y la de­co­ra­ción de es­tar por de­trás. Re­cor­de­mos que los pri­me­ros con­cep­tos sa­lie­ron pre­ci­sa­men­te de los pro­fe­sio­na­les de la de­co­ra­ción (cuan­do se ha­bla­ba de hou­se war­ming y groun­ded li­ving). Por si fue­ra po­co, las re­des so­cia­les y los ar­tícu­los de re­vis­tas que ha­blan de nes­ting mues­tran rin­co­nes de ca­sas su­per­cui­da­dos y de­co­ra­dos, por lo que ahí se evi­den­cia cier­ta in­ten­cio­na­li­dad de po­ten­ciar la com­pra de mue­bles y ar­tícu­los para el ho­gar.

10 Una prác­ti­ca para de vez en cuan­do. Las vo­ces dis­cor­dan­tes con es­te es­ti­lo de vi­da que pro­po­ne el nes­tig con­si­de­ran que que­dar­se to­do el fin de semana en ca­sa, apar­te de con­ver­tir a la per­so­na en al­guien abu­rri­do, tie­ne otra con­se­cuen­cia que a la lar­ga se pue­de con­ver­tir en un gran pro­ble­ma: ser una per­so­na ais­la­da de to­da reali­dad. Para con­tra­rres­tar aque­llo los en­ten­di­dos re­co­mien­dan el nes­ting como una op­ción al­ter­na­ti­va de ocio para un fin de semana al mes y no para adop­tar­lo como una nue­va for­ma de vi­da por­que tam­po­co es re­co­men­da­ble, ni es sano ir­se a los ex­tre­mos. Es cues­tión de equi­li­brio.

CO­CI­NAR MAN­TIE­NE LA MEN­TE RE­LA­JA­DA Y ES­TI­MU­LA EL LA­DO CREA­TI­VO DE LAS PER­SO­NAS

RE­CO­MIEN­DAN EL NES­TING COMO UNA AL­TER­NA­TI­VA DE OCIO PARA UN FIN DE SEMANA AL MES

Esos son los prin­ci­pa­les con­cep­tos y su­ge­ren­cias del nes­ting, ade­más de sus crí­ti­cas, pe­ro en re­su­men, se pue­de de­cir que que­dar­se en ca­sa to­do un fin de semana, de vez en cuan­do pue­de ser muy re­pa­ra­dor por­que gas­tar el vier­nes por la no­che, el sá­ba­do y el do­min­go en com­pro­mi­sos so­cia­les y en lo­ca­les es ago­ta­dor, tan­to para el cuer­po como para el bol­si­llo.

Ade­más, las co­sas que se pue­den ha­cer en ca­sa traen mu­cho bien a las per­so­nas y su es­ta­do de áni­mo, tal como lo afir­ma un es­tu­dio de la uni­ver­si­dad de Li­me­rick en Ir­lan­da (ver cua­dro) que pro­po­ne una es­pe­cie de terapia que no re­quie­re pas­ti­llas sino prác­ti­cas ho­ga­re­ñas sim­ples como bo­tar aque­llo que no ne­ce­si­ta­mos, co­ci­nar, leer, ha­cer un po­co de jar­di­ne­ría o re­de­co­rar

¿QUÉ ES EL NES­TING? ANIDAR ES AL­GO QUE MU­CHOS YA HA­CÍAN AN­TES DE QUE SE IN­VEN­TE LA PA­LA­BRA. ES QUE­DAR­SE EN CA­SA RECOSTADO VIEN­DO UNA PE­LÍ­CU­LA, HA­CIEN­DO JAR­DI­NE­RÍA, O NA­DA

Pa­dres e hi­jos en ca­ma, vien­do te­le­vi­sión, ha­cien­do pau­sas a ra­tos para ju­gar es pa­sar un tiem­po en fa­mi­lia sin dar­le en­tra­da a dis­trac­cio­nes del ex­te­rior. En fa­mi­lia

Leer es una terapia Leer gra­ti­fi­ca la men­te y te­ner un mo­men­to a so­las para dis­fru­tar un li­bro es un descanso para el cuer­po.

Que­dar­se en ca­ma Le­van­tar­se más tar­de de lo usual, sa­ciar la ne­ce­si­dad de es­tar pe­re­zo­sos y co­mer en la ca­ma pue­de ser una li­cen­cia de fin de semana

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.