UNA FA­MI­LIA EN LA CO­CI­NA

APA­SIO­NA­DOS POR LA CO­CI­NA CAR­LOS SUÁ­REZ CON­TA­GIÓ EL AMOR POR LA GAS­TRO­NO­MÍA A SU ES­PO­SA Y A SUS HI­JOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Su­ma­rio -

Car­los Suá­rez siem­pre fue un apa­sio­na­do por la co­ci­na y esa pa­sión se la tras­la­dó a su es­po­sa e hi­jos, los que es­tán in­vo­lu­cra­dos en sus dos pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas. Es­te 2017 se cum­plen 30 años de que em­pe­za­ra con su res­tau­ran­te más em­ble­má­ti­co. Le con­ta­mos su his­to­ria

Des­de pe­que­ño Car­los Eduar­do Suá­rez Be­llo, que el 21 de enero pa­sa­do cum­plió 60 años, sen­tía in­cli­na­ción por la co­ci­na. Dis­fru­ta­ba ver a su ma­dre, Mery Be­llo, pre­pa­rar las de­li­cias que a él le en­can­ta­ban, aun­que ja­más ima­gi­nó que ter­mi­na­ría sien­do chef, pe­ro la co­ci­na lo per­si­guió y lo atra­pó. En esa épo­ca pen­sar en con­ver­tir­se en co­ci­ne­ro era lo úl­ti­mo a lo que un jo­ven po­día as­pi­rar, por lo que su ro­man­ce con los fo­go­nes co­men­zó de una for­ma to­tal­men­te ac­ci­den­tal.

Su sue­ño era for­mar­se co­mo ar­qui­tec­to. Por eso a me­dia­dos de la dé­ca­da de los 70, lue­go de sa­lir ba­chi­ller, ar­mó va­li­jas y se fue a Bra­si­lia a es­tu­diar Ar­qui­tec­tu­ra; dos años y me­dio des­pués cam­bió su des­tino. To­da su fa­mi­lia se mu­dó a Hous­ton y él tam­bién se fue. De­bi­do a los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, de­mo­ra­ron más de dos años en lle­gar sus no­tas y tra­duc­cio­nes. Cuan­do las pre­sen­tó, no le qui­sie­ron re­co­no­cer más que cin­co ho­ras de cré­di­to de las 80 que te­nía en Bra­sil.

Ape­nas lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos, Car­los tu­vo que em­pe­zar a ga­nar­se la vi­da. Su pri­mer tra­ba­jo fue en un res­tau­ran­te ita­liano co­mo ayu­dan­te de gar­zón. Sa­ber ha­blar in­glés y por­tu­gués, y en­ten­der el ita­liano le abrió mu­chas puer­tas.

Cin­co años tra­ba­jó con ita­lia­nos y des­pués es­tu­vo en el Bren­nan’s, un fa­mo­so res­tau­ran­te que era fre­cuen­ta­do por gen­te de la NASA, ga­na­de­ros, pe­tro­le­ros y es­tre­llas de ci­ne. Lle­gó a ser je­fe de es­ta­ción (pi­so) y allí co­men­zó co­ci­nan­do en las me­sas, fren­te a los clien­tes. Hi­zo ta­lle­res de ser­vi­cios y cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción, y se es­pe­cia­li­zó en al­ta co­ci­na y vi­nos.

“En esa épo­ca me hi­ce muy ami­go de Ci­ro Cuo­mo, chef del Va­ti­cano en la épo­ca del pa­pa Juan XXIII. Ano­ta­ba sus re­ce­tas y las re­pli­ca­ba en mi ca­sa. Con él apren­dí la al­ta co­ci­na ita­lia­na. De ahí pa­sé a tra­ba­jar en The Re­ming­ton Ho­tel & Sui­tes, don­de gra­cias a mis ha­bi­li­da­des me ca­pa­ci­ta­ron en su pro­pia es­cue­la, don­de hi­ce un ta­ller de ali­men­tos y be­bi­das”, re­cuer­da Car­los.

Con su pa­sión por la co­ci­na y

Una ca­va de más de 180 vi­nos La bo­de­ga de vi­nos de Mi­che­lan­ge­lo es uno de sus ma­yo­res or­gu­llos. Tie­ne des­de las be­bi­das más re­fi­na­das y ca­ras, has­ta las más ase­qui­bles, en un ran­go de Bs 100 a Bs 3500. Car­los cuen­ta ade­más con una co­lec­ción pri­va­da con vi­nos que no tie­nen pre­cio. Tam­bién reú­ne des­cor­cha­do­res. to­dos esos co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos, sus her­ma­nos, Lor­gio y Jor­ge Suá­rez, le pro­pu­sie­ron abrir su pro­pio res­tau­ran­te en San­ta Cruz, y des­pués de ana­li­zar to­dos los pros y los con­tras de­ci­dió vol­ver a Bo­li­via y en una par­te de la vie­ja ca­so­na de ado­be y be­ju­co que era de su pa­dre, Lor­gio Suá­rez, ins­ta­la­ron el lo­cal, que fi­nal­men­te ter­mi­nó com­pran­do.

Al po­co tiem­po te­nía de­seo de vol­ver­se a Es­ta­dos Uni­dos por­que no ha­bía los pro­duc­tos es­pe­cia­les pa­ra sus re­ce­tas, y tam­po­co ha­bía una va­rie­dad de vi­nos, pe­ro su es­po­sa, So­nia Vi­lla­rroel, con quien lle­va 30 años de ca­sa­do, lo fre­nó. De eso pa­sa­ron ca­si 30 años. En agos­to pró­xi­mo, Mi­che­lan­ge­lo ce­le­bra­rá sus tres dé­ca­das.

“Nos cos­tó mu­cho lle­gar has­ta don­de es­ta­mos. Cin­co años re­ma­mos jun­to con mis her­ma­nos, lue­go me que­dé so­lo con Mi­che­lan­ge­lo. Tu­vi­mos que ha­cer ma­la­ba­res pa­ra con­ver­tir­nos en el pri­mer res­tau­ran­te de al­ta co­ci­na, pe­ro lo lo­gra­mos y ese fue el des­per­tar gas­tro­nó­mi­co de San­ta Cruz”, ase­gu­ra Car­los, mien­tras pa­sa por su me­le­na ador­na­da ya por mu­chos hi­los de pla­ta un ce­pi­llo que no de­ja ni a sol ni a som­bra, al igual que su per­fu­me, ya que es un hom­bre al que le gus­ta oler siem­pre bien.

La fa­mi­lia ya cuen­ta con un nue­vo em­pren­di­mien­to, An­ge­lino Pas­ta y Vino, una nue­va pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca, que en di­ciem­bre pa­sa­do ce­le­bró su pri­mer aniver­sa­rio, que la lle­van ade­lan­te jun­to al her­mano me­nor de Car­los, Mar­ce­lo Suá­rez, y que, al igual que Mi­che­lan­ge­lo, ha si­do ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de co­mi­da ita­lia­na de Bo­li­via.

Es fe­liz en­tre las ollas

Car­los se trans­for­ma cuan­do es­tá en­tre el fue­go, las ollas y las sar­te­nes. Le en­can­ta crear. En­tra a la co­ci­na, su­da la go­ta gor­da, pe­ro ahí es fe­liz. Di­ri­ge, da in­di­ca­cio­nes a los co­ci­ne­ros, me­te la mano, le po­ne su sa­zón, prue­ba y al fin que­da sa­tis­fe­cho.

En la co­ci­na pa­san mu­chas co­sas. Se te­jen mu­chas his­to­rias, di­ce. Ahí Car­los po­ne to­da su crea­ti­vi­dad en mar­cha pa­ra desa­rro­llar una obra de ar­te que va a ser co­mi­da in­me­dia­ta­men­te. Pa­ra él to­do de­be es­tar per­fec­to y en su pun­to. Es que co­mer es el pri­mer y úl­ti­mo pla­cer del ser hu­mano en el que par­ti­ci­pan to­dos los sen­ti­dos, por eso le po­ne es­pe­cial aten­ción no so­lo al sa­bor, sino tam­bién a su pre­sen­ta­ción.

So­nia re­cuer­da que des­de que lo co­no­ció, le im­pre­sio­nó el amor que Car­los te­nía por la co­ci­na. La pri­me­ra vez que lo vio co­ci­nar, él par­tió la ce­bo­lla y la be­só. Lue­go qui­so be­sar­la a ella y no se de­jó. “Pe­ro le brin­qué a la trom­pa y no pu­do re­sis­tir­se más. Ca­yó ren­di­da a mis en­can­tos cu­li­na­rios y a mi be­lle­za”, afir­ma Car­los en­tre ri­sas, mien­tras mi­ra su fo­to de ado­les­cen­te y di­ce que Jus­tin Bie­ber es un ‘pio­jo tuer­to a su la­do’, cuan­do es­ta­ba jo­ven.

Ese gran amor a la co­ci­na se lo trans­mi­tió a su es­po­sa, que es la crea­do­ra y pro­vee­do­ra de las pas­tas So­nix Coo­king (pre­pa­ra los so­rren­ti­nos y ra­vio­les), y a sus hi­jos, Ma­rio (29), Alan (26), Ma­tías (24), Car­los (19) y Mar­co (18). Sus cin­co he­re­de­ros cre­cie­ron en­tre los fo­go­nes y es­cu­chan­do al ‘Fat­her’, co­mo lo lla­man de ca­ri­ño, ha­blar de nue­vas re­ce­tas, de in­gre­dien­tes y de di­fe­ren­tes sa­bo­res.

“Dios le dio el don de la sa­zón y, ade­más, es un buen ca­ta­dor de vi­nos y de las co­mi­das. Sa­be lo que tie­ne y sa­be ha­cer lo que le gus­ta a la gen­te. Se adap­tó al pa­la­dar cru­ce­ño. Con Ma­tías y Car­los com­par­te sus se­cre­tos y las re­ce­tas. Ma­rio, Alan y Mar­co de­gus­tan, cri­ti­can o dan su vis­to bueno, Opi­na­mos to­dos y nos po­ne­mos en el lu­gar del clien­te”, di­ce So­nia.

Si bien Ma­rio es­tu­dió Mar­ke­ting y Pu­bli­ci­dad, tam­bién hi­zo un ta­ller so­bre Gas­tro­no­mía en Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que Ma­tías es li­cen­cia­do en Ad­mi-

nis­tra­ción de Res­tau­ran­tes y Co­ci­ne­ro Pro­fe­sio­nal, y prác­ti­ca­men­te es quien es­tá a car­go de las co­ci­nas de los dos res­tau­ran­tes. Car­los, que ya ha crea­do va­rias re­ce­tas, le es­tá si­guien­do los pa­sos a su her­mano y en breve se mar­cha­rá a Bue­nos Aires a for­mar­se en esa mis­ma ca­rre­ra.

Alan, que es­tu­dia Di­se­ño Grá­fi­co en Co­cha­bam­ba, es el crea­dor de las pá­gi­nas de Mi­che­lan­ge­lo y An­ge­lino, se en­car­ga de los lo­gos, de la car­ta del nue­vo res­tau­ran­te, es­tá a car­go de las re­des so­cia­les y, jun­to con Ma­rio, ha crea­do al­gu­nos vi­deos de pro­mo­ción; mien­tras que Mar­co, una vez ter­mi­ne el co­le­gio, se irá a Bue­nos Aires a se­guir con la ca­rre­ra de Di­rec­ción de Ci­ne.

Ma­tías es quien le ha in­yec­ta­do sa­via nue­va a las ideas y a las re­ce­tas de su pa­dre. “Va por muy buen ca­mino. Son mis hi­jos, en el ca­so de Mi­che­lan­ge­lo, y con mi her­mano Mar­ce­lo, en el de An­ge­lino, los que aho­ra ya es­tán re­man­do pa­ra sa­car ade­lan­te los dos res­tau­ran­tes. Yo su­per­vi­so y los ase­so­ro. Aho­ra los es­toy de­jan­do tra­ba­jar a ellos por­que son más due­ños”, ma­ni­fies­ta el Fat­her.

Tal es el éxi­to que han al­can­za­do que es­tán ana­li­zan­do al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra abrir fran­qui­cias en otros de­par­ta­men­tos. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que Mi­che­lan­ge­lo y An­ge­lino pue­dan abrir­se al mun­do”, in­di­ca Ma­rio.

Ro­man­ce con el vino

Car­los no so­lo es chef. Tam­bién es enófi­lo (co­no­ce­dor, fa­ná­ti­co y aman­te del vino) y som­me­lier (ex­per­to en vi­nos que su­gie­re a la clien­te­la de los gran­des res­tau­ran­tes el vino apro­pia­do pa­ra la oca­sión). Ha­ce 22 años que co­men­zó su pa­sión por es­ta be­bi­da, tan­to que creó su pro­pia bo­de­ga y ya tie­ne el su­yo pro­pio, que se lla­ma Car­los Mi­chel.

“Apren­dí mu­cho de vi­nos. No so­lo los to­ma­ba, sino que tam­bién los co­lec­cio­na­ba. Lle­gué a un pun­to tal en el que sa­qué to­da mi ro­pa de mi cló­set y me­tí allí to­dos las bo­te­llas de las mar­cas más ex­clu­si­vas. No in­ver­tía en mar­cas de ro­pa ni en de­por­tes. So­lo me in­tere­sa­ban los bue­nos vi­nos”, re­cuer­da.

Ha ido co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial a los gran­des vi­ñe­dos de Chi­le y de Ar­gen­ti­na a co­no­cer el pro­ce­so y la pro­duc­ción de los vi­nos. Su fo­to y su nom­bre co­mo ca­ta­dor es­tán en el Dic­cio­na­rio En­ci­clo­pé­di­co Uni­ver­sal del Vino y, ade­más, es el em­ba­ja­dor de Don Melchor en Bo­li­via.

Una eta­pa di­fí­cil

No siem­pre la vi­da de Car­los es­tu­vo ro­dea­da de éxi­to. Su épo­ca de ju­ven­tud es­tu­vo mar­ca­da por el de­sen­freno. Cuan­do vi­vió en Hous­ton an­da­ba de con­cier­to en con­cier­to y de rock and roll en rock and roll. Lo ma­lo es que to­do es­to ve­nía acom­pa­ña­do con al­cohol y dro­gas.

“Era tan pla­ga que me bo­ta­ron de La Sa­lle y del Ma­ris­ta y me man­da­ron exi­lia­do a un in­ter­na-

do de Ro­bo­ré. Fui la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia. Lle­gué a la me­ca del li­ber­ti­na­je (Hous­ton), y co­mo ga­na­ba bue­na pla­ta y no te­nía nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad más que con­mi­go mis­mo, gas­ta­ba en con­cier­tos y vi­nos. Si bien vol­ver a San­ta Cruz fue una ben­di­ción, al mis­mo tiem­po fue mi per­di­ción por­que me de­di­qué a la fa­rra. No lle­va­ba una vi­da muy sana. Fue una eta­pa di­fí­cil que gra­cias a Dios y a mi ami­go Wál­ter Ar­ce (+) pu­de su­pe­rar, lue­go de con­ver­tir­me al cris­tia­nis­mo. Mu­cho tiem­po cor­té con el vino por­que te­nía que reha­bi­li­tar­me”, re­me­mo­ra.

Épo­ca do­ra­da

Su ofi­ci­na es­tá lle­na de cua­dros y de re­co­no­ci­mien­tos. Re­ci­bió los pre­mios de la Aso­cia­ción Gas­tro­nó­mi­ca de Amé­ri­ca La­ti­na y Es­pa­ña (1990) y The Bizz Awards 2008, en­tre­ga­do por el World Lea­der Bu­si­ness Per­son, ade­más de mu­chos otros ga­lar­do­nes.

Fo­tos con gran­des per­so­na­li­da­des que vi­si­ta­ron Mi­che­lan­ge­lo ador­nan sus pa­re­des, co­mo el Her­mano Pa­blo y su es­po­sa, Lin­da, va­rios can­tan­tes y ac­to­res fa­mo­sos y los pre­si­den­tes de Bo­li­via, des­de Jai­me Paz has­ta an­tes de Evo Mo­ra­les, pues el ac­tual je­fe de Es­ta­do no los ha vi­si­ta­do aún.

“Vol­ver a Bo­li­via fue la me­jor de­ci­sión que to­mé. Agra­dez­co a mis her­ma­nos, por­que fue su idea. Yo so­lo la desa­rro­llé y pu­se en prác­ti­ca mis co­no­ci­mien­tos y mi tra­ba­jo. Sin el apo­yo de mi fa­mi­lia es­te sue­ño no hu­bie­se si­do po­si­ble. Sé que la pa­sión que les trans­mi­tí a mis hi­jos por la co­ci­na y en­se­ñar­les a po­ner amor a to­do lo que ha­cen, van a dar más y me­jo­res fru­tos por­que ese es el me­jor se­cre­to”, con­clu­ye, mien­tras pre­pa­ra una bis­te­ca a la pi­mien­ta

“VOL­VER A SAN­TA CRUZ FUE MI BEN­DI

CIÓN Y AL MIS­MO TIEM­PO MI PER­DI­CIÓN POR­QUE NO LLE­VA­BA UNA VI­DA SANA... GRA­CIAS A DIOS LO PU­DE SU­PE­RAR”

EX­TRA

DE­JAN­DO HUE­LLAS CAR­LOS SUÁ­REZ SO­ÑA­BA CON SER AR­QUI­TEC­TO, PE­RO LA VI­DA LE TE­NÍA DE­PA­RA­DO OTRO DES­TINO Y TER­MI­NÓ CON­VIR­TIÉN­DO­SE EN CHEF; SUS HI­JOS LE SI­GUEN LOS PA­SOS

La mano del ‘amo’ A lo lar­go de es­tos 30 años Car­los per­so­nal­men­te ha su­per­vi­sa­do que la co­mi­da es­té en su pun­to y que los clien­tes eli­jan el me­jor vino pa­ra que el man­jar sea com­ple­to. Aho­ra de­ja esa la­bor a su hi­jo Ma­tías.

Re­pre­sen­tan­te de Don Melchor Ha­ce tres años, Car­los Suá­rez fue nom­bra­do em­ba­ja­dor de Don Melchor pa­ra Con­cha y To­ro. En la grá­fi­ca, el chef y som­me­lier po­sa jun­to con En­ri­que Ti­ra­do, re­co­no­ci­do enó­lo­go de es­ta be­bi­da, con­si­de­ra­da co­mo el pri­mer vino ícono de Chi­le.

Aun­que es un po­co com­pli­ca­do, Car­los y So­nia tra­tan de re­unir a sus hi­jos pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia al me­dio­día, no obs­tan­te, de­bi­do a que los chi­cos es­tán tra­ba­jan­do o su­per­vi­san­do los res­tau­ran­tes, ge­ne­ral­men­te no pue­den es­tar to­dos jun­tos. La ho­ra del al­muer­zo

Do­ña So­nia y sus seis va­ro­nes Mar­co, Ma­rio, Ma­tías, So­nia, Car­los (pa­dre), Car­los (hi­jo) y Alan siem­pre tra­tan de dis­fru­tar y de pa­sar mo­men­tos jun­tos, a pe­sar del tra­ba­jo que de­man­da la aten­ción de am­bos res­tau­ran­tes.

Sus her­ma­nos, Jor­ge (ar­qui­tec­to) y Lor­gio (pi­lo­to), fue­ron los ar­tí­fi­ces de Mi­che­lan­ge­lo. En esa épo­ca re­ci­bie­ron uno de los má­xi­mos ga­lar­do­nes del mun­do gas­tro­nó­mi­co. Una so­cie­dad que du­ró cin­co años

Su ma­má, Mery Be­llo, fa­lle­ció ha­ce tres años. Su pa­pá, Lor­gio Suá­rez (87), es su fan nú­me­ro uno y es a él al que Car­los des­de muy chi­co le pre­pa­ra­ba las chai­ci­tas que ca­za­ba. Sus pa­dres

Car­los ase­gu­ra que con­quis­tó a So­nia por el es­tó­ma­go. “Él co­ci­na­ba y ella la­va­ba los pla­tos”, di­ce en­tre ri­sas So­nia. El gran amor de su vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.