Li­lia­na Co­lan­zi. El hom­bre que con­tem­pla­ba hal­co­nes

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

El hom­bre que con­tem­pla­ba hal­co­nes

LI­LIA­NA CO­LAN­ZI

La au­to­ra. Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta cru­ce­ña. Doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos) y ga­na­do­ra del Premio In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Au­ra Estrada.

No que­da un so­lo te­rri­to­rio sin ma­pa en to­da la Tie­rra. No exis­ten de­sier­tos, is­las o sel­vas don­de el hu­mano no ha­ya pues­to la mi­ra­da. Los sa­té­li­tes or­bi­tan el pla­ne­ta re­gis­tran­do ca­da día imá­ge­nes de au­ro­ras, in­cen­dios, tor­men­tas de are­na y co­rrien­tes oceá­ni­cas. Hay po­cos lu­ga­res don­de no lle­gue una co­ne­xión a in­ter­net: el fon­do del mar es una de las úl­ti­mas re­gio­nes por ex­plo­rar en el mun­do. Es­te es un tiem­po en el que re­sul­ta ca­da vez más di­fí­cil per­der­se. Qui­zás en unos años ya no sea cien­cia fic­ción ha­blar de una co­lo­nia en Mar­te, pe­ro en cam­bio sí suene fan­tás­ti­co pen­sar en una épo­ca en la que los ani­ma­les sal­va­jes le dispu­taban a muer­te el te­rri­to­rio a los hu­ma­nos.

Al­gu­na vez es­tu­vi­mos en gue­rra con los ani­ma­les, al­gu­na vez les te­mi­mos y los re­ve­ren­cia­mos y nos me­di­mos con ellos. Pe­ro ese tiem­po ya pa­só. Aho­ra con­tem­pla­mos a los ti­gres y a los ri­no­ce­ron­tes en zoo­ló­gi­cos o en re­ser­vas na­tu­ra­les, to­tal­men­te inofen­si­vos para no­so­tros. “El he­cho de que ellos pue­dan ob­ser­var­nos ha per­di­do to­da re­le­van­cia”, di­ce John Ber­ger en el en­sa­yo ¿ Por qué mi­rar a los ani­ma­les?. Mi­ra­mos para en­tre­te­ner­nos y para ex­pan­dir nues­tro co­no­ci­mien­to, pe­ro el ani­mal nos de­vuel­ve la mi­ra­da y lo que ve en no­so­tros es un se­cre­to pe­li­gro­so al que no te­ne­mos ac­ce­so. Por eso es tan sin­gu­lar el li­bro El pe­re­grino (Si­gi­lo, 2016), del in­glés J.A. Ba­ker, pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1967. Ba­ker fue un hom­bre de cla­se me­dia ba­ja que tu­vo em­pleos mo­des­tos cor­tan­do ár­bo­les o re­co­gien­do man­za­nas. Nun­ca fre­cuen­tó los círcu­los in­te­lec­tua­les. Sin em­bar­go, du­ran­te diez años, en los me­ses de oto­ño a la pri­ma­ve­ra, se de­di­có a ob­ser­var los mo­vi­mien­tos de los hal­co­nes pe­re­gri­nos en Es­sex, en un mo­men­to en que se pen­sa­ba que esas aves es­ta­ban ca­mino a la ex­tin­ción por cau­sa de los pes­ti­ci­das. El pe­re­grino es el re­cuen­to de un año en el que si­guió a una pa­re­ja de hal­co­nes pe­re­gri­nos, y de su pro­pia trans­for­ma­ción al ob­ser­var­los.

“Siem­pre he desea­do ser par­te de lo abier­to, es­tar allá, al bor­de de las co­sas, de­jar que la im­pu­re­za hu­ma­na se en­jua­gue has­ta el va­cío y el si­len­cio como el zo­rro di­suel­ve su olor en el agua fría y ul­tra­mun­da­na; vol­ver a la ciu­dad como un ex­tran­je­ro”, es­cri­bió. Ba­ker te­nía el an­he­lo de lo sal­va­je en un si­glo y en un país equi­vo­ca­dos: di­fí­cil­men­te la In­gla­te­rra de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta po­día ser te­rra in­cog­ni­ta. Pe­ro su in­ten­sa aten­ción bo­rra to­do tra­zo hu­mano para con­cen­trar­se en la na­tu­ra­le­za, de ma­ne­ra que Es­sex se con­vier­te de pron­to en un pa­ra­je de­sola­do de ma­ris­mas y pan­ta­nos de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za: “Cer- ca de la cos­ta per­dí el rumbo en los pan­ta­nos. La llu­via atra­ve­sa­ba blan­da­men­te la ver­de bru­ma acuo­sa de los cam­pos. Rei­na­ban el so­ni­do y el olor del agua, una sen­sa­ción de tie­rra re­traí­da, re­mo­ta, hun­di­da en el si­len­cio has­ta el fon­do”.

No hay épi­ca en el re­la­to de Ba­ker, no hay vo­lun­tad de con­quis­ta sino más bien la in­ten­ción de fun­dir­se con el pai­sa­je, de aban­do­nar­se en el ac­to de la con­tem­pla­ción. Tem­pla el len­gua­je en ha­llaz­gos como es­te: “Eva­nes­cen­tes como lla­mas, los pe­re­gri­nos que­man el ai­re y des­apa­re­cen sin de­jar ras­tros en la bru­ma azul de las al­tu­ras. Pe­ro en el ai­re in­fe­rior una es­te­la de aves va de­trás de ellos y se re­mon­ta a tra­vés de la hé­li­ce blan­ca de las ga­vio­tas”. Ba­ker ob­ser­va a los hal­co­nes ca­zar, ju­gar, re­mon­tar­se, per­der­se. En la na­tu­ra­le­za el mis­te­rio de la vi­da y la muer­te ocu­rre de ma­ne­ra si­len­cio­sa, y de­be es­tar aten­to al mo­men­to fu­gaz en que acon­te­ce. Avan­za des­pa­cio, con si­gi­lo, con de­ter­mi­na­ción, con te­mor: “Va­yan so­los. Rehú­yan la ra­re­za fur­ti­va del hom­bre, re­trái­gan­se de los ojos hos­ti­les de las gran­jas. Apren­dan a te­mer. No hay víncu­lo más gran­de que el del mie­do com­par­ti­do. El ca­za­dor de­be con­ver­tir­se en lo que ca­za”.

Si mi­rar sig­ni­fi­ca co­no­cer y do­mi­nar, para Ba­ker la con­tem­pla­ción via­ja en sen­ti­do con­tra­rio, in­vo­lu­cra des­po­jar­se de to­do lo que sa­be para fun­dir­se con la con­cien­cia del hal­cón. Es por eso que, cuan­do en­cuen­tra en el cam­po una paloma tor­caz me­dio co­mi­da, co­mien­za a imi­tar in­vo­lun­ta­ria­men­te los ges­tos del pe­re­grino. Y des­cu­bre al hal­cón es­cru­tán­do­lo des­de una ra­ma, pe­ro aho­ra el hal­cón tam­bién es él: “Vi­vi­mos, en es­tos días a la in­tem­pe­rie, la mis­ma vi­da de mie­do ex­tá­ti­co. Hui­mos de los hom­bres”.

Re­sul­ta cu­rio­so que al­guien le ha­ya de­di­ca­do diez años a la con­tem­pla­ción de hal­co­nes pe­re­gri­nos. Hay una vo­lun­tad de si­len­cio, de con­cen­tra­ción y de bús­que­da que es di­fí­cil de ima­gi­nar en una épo­ca ve­loz y rui­do­sa como es­ta, y un de­seo de re­nun­ciar a lo hu­mano que ha­ce de El pe­re­grino una lec­tu­ra ex­tra­ña y des­lum­bran­te

Ba­ker ob­ser­va a los hal­co­nes ca­zar, ju­gar, re­mon­tar­se, per­der­se. En la na­tu­ra­le­za el mis­te­rio de la vi­da y la muer­te ocu­rre de ma­ne­ra si­len­cio­sa, y de­be es­tar aten­to al mo­men­to fu­gaz en que acon­te­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.