PA­SEO POR LA BO­DE­GA DEL DIA­BLO

EN EL CO­RA­ZÓN DE CON­CHA Y TO­RO ENO­TU­RIS­MO EN UNO DE LOS VI­ÑE­DOS MÁS PRI­VI­LE­GIA­DOS DEL MUN­DO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Ya sea que fue­ras un ex­plo­ra­dor na­to en bús­que­da de nue­vas ex­pe­rien­cias, un afi­cio­na­do al vino o un aman­te de la cul­tu­ra que gra­vi­ta en torno a la be­bi­da de los dio­ses, una vi­si­ta a San­tia­go se pre­sen­ta co­mo una tre­men­da opor­tu­ni­dad para ha­cer eno­tu­ris­mo en uno de los vi­ñe­dos más pri­vi­le­gia­dos del mun­do para la pro­duc­ción del Ca­ber­net Sau­vig­non, que es la va­rie­dad de uva más cul­ti­va­da en el glo­bo para la pro­duc­ción de vino tin­to, pues es la más aris­to­crá­ti­ca y ade­más es muy ver­sá­til para adap­tar­se a di­fe­ren­tes re­gio­nes y cli­mas.

A una ho­ra de San­tia­go, se en­cuen­tra la bo­de­ga Con­cha y To­ro, na­da me­nos que la pri­me­ra mar­ca glo­bal de Chi­le, sus ins­ta­la­cio­nes es­tán abier­tas al pú­bli­co de lu­nes a do­min­go de 10:00 a 17: 10, ce­rran­do en fe­ria­dos de relevancia na­cio­nal, los mis­mos se pue­den ve­ri­fi­car en su pá­gi­na web: www. con­chay­to­ro. com, tam­bién me­dian­te su web se de­be re­ser­var uno de los dos tours que se en­cuen­tran dis­po­ni­bles, el Tra­di­cio­nal que tie­ne un cos­to pro­me­dio de $us 20 por per­so­na y el Mar­qués de Ca­sa Con­cha con un cos­to pro­me­dio de $us 36 por per­so­na, me­dian­te la web se de­be in­di­car el día, la fe­cha, el idio­ma (los tours se en­cuen­tran dis­po­ni­bles en in­glés, es­pa­ñol y por­tu­gués), el nú­me­ro de vi­si­tan­tes y lis­to, re­ci­bi­rás un mail con los da­tos de­ta­lla­dos de tu re­ser­va.

Una vez en la bo­de­ga y pre­vio pa­so por la bo­le­te­ría, de­be­rás con­cen­trar­te en la pla­za Don Mel­chor para ini­ciar el tour ele­gi­do, am­bos inician de la si­guien­te ma­ne­ra:

Pri­mer pa­so, pa­seo por los jar­di­nes que fue­ron crea­dos por un pai­sa­jis­ta fran­cés para acom­pa­ñar la re­si­den­cia de ve­rano de Don Mel­chor, a la que so­lo se pue­de ac­ce­der a sus ex­te­rio­res por ser una ca­sa pa­tri­mo­nial, la mis­ma fue edi­fi­ca­da en 1876 en el pun­to más al­to del te­rreno y tie­ne un es­ti­lo vic­to­riano in­glés con in­fluen­cia ita­lia­na.

Se­gun­do pa­so, vis­ta al jar­dín de las va­rie­da­des, se tra­ta de un mues­tra­rio de las 26 va­rie­da­des de uva que se cul­ti­van en to­do Chi­le, en épo­ca de ven­di­mia (de fe­bre­ro a mar­zo), se pue­den de­gus­tar las vi­des di­rec­ta­men­te de las plan­tas. Fi­nal­men­te, se tie­ne una vis­ta pa­no­rá­mi­ca del vi­ñe­do com­pues­to por 68 hec­tá­reas y sie­te par­ce­las (6 de Ca­ber­net Sau­vig­non y 1 de Ca­ber­net Franc), pro­duc­ción que se des­ti­na a la ela­bo­ra­ción de Don Mel­chor, uno de los pri­me­ros gran­des vi­nos del nue­vo mun­do.

Ter­cer pa­so, ob­se­quio a ca­da vi­si­tan­te de una co­pa gra­ba­da con la mar­ca Con­cha y To­ro y de­gus­ta­ción de vino blan­co.

Cuar­to pa­so, vi­si­ta a las mo­der­nas bo­de­gas de guar­da en las que se añe­ja vino en ba­rri­cas de ro­ble a tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad con­tro­la­das de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial. Se­gui­da­men­te vie­ne el cherry de la tor­ta, se des­cien­den unos 4 me­tros ba­jo tie­rra para rea­li­zar una vi­si­ta a la mí­ti­ca y le­gen­da­ria Bo­de­ga del Dia­blo, en la que se­rás en­ce­rra­do por unos mi­nu­tos para ex­pe­ri­men­tar una es­pe­cu­lar pues­ta en es­ce­na ( ap­ta para car­dia­cos), en la que sen­ti­rás la pre­sen­cia del mi­to­ló­gi­co per­so­na­je que se di­ce rei­na en el averno y de pa­so apren­de­rás so­bre la le­yen­da del vino que ha he­cho fa­mo­so en to­dos los con­fi­nes del pla­ne­ta el Ca­si­lle­ro del Dia­blo. Es­ta par­te de bo­de­ga tie­ne la sin­gu­la­ri­dad de que uti­li­za un mé­to­do muy an­ti­guo para el con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad, al­ber­ga 800 ba­rri­cas de ro­ble des­ti­na­dos a la pro­duc­ción de Don Mel­chor. A un cos­ta­do de es­ta se ac­ce­de a los ex­te­rio­res de la bo­de­ga ori­gi­nal, se tra­ta del cen­te­na­rio “Ca­si­lle­ro del Dia­blo” en el que se guar­da ce­lo­sa­men­te ba­jo lla­ve 3.600 bo­te­llas de la Re­ser­va Es­pe­cial de la Fa­mi­lia, al fon­do del ca­si­lle­ro se apre­cia im­po­nen­te la si­lue­ta del Dia­blo vi­gi­lan­te, a es­ta pro­duc­ción so­lo tie­ne ac­ce­so el pre­si­den­te de Con­cha y To­ro.

Quin­to pa­so, de­gus­ta­ción y va­lo­ra­ción de dos va­rie­ta­les de vino tin­to de ga­ma me­dia y fin del tour Tra­di­cio­nal.

Sex­to pa­so, se in­gre­sa a una sa­la

A UNA HO­RA DE SAN­TIA­GO SE EN­CUEN­TRA LA BO­DE­GA... SUS INS­TA­LA­CIO­NES ABREN A LAS 10:00 AL FON­DO DEL CA­SI­LLE­RO SE APRE­CIA IM­PO­NEN­TE LA SI­LUE­TA DEL DIA­BLO VI­GI­LAN­TE

de ca­ta para la va­lo­ra­ción guia­da por un sommelier de cua­tro va­rie­ta­les del vino Mar­qués de Ca­sa Con­cha (Sau­vig­non Blanc, Char­do­nay, Mer­lot y Ca­ber­net Sau­vig­non), se acom­pa­ñan con un ma­ri­da­je de cua­tro ti­pos de que­sos (Gra­na Pa­dano, Gru­ye­re, Etor­ki y BricK), lue­go de re­di­mir los sen­ti­dos en una ex­pe­rien­cia su­bli­me se da por fi­na­li­za­do el tour y de yapa te ob­se­quien la ta­bla en la que te sir­vie­ron los que­sos.

Una vez li­be­ra­do del pro­to­co­lo, es­ta­rás de nue­vo en la Pla­za Don Mel­chor, de­pen­dien­do de la ho­ra y si hay ham­bre en la fi­las, pue­des di­ri­gir­te al Bar de Vi­nos que se en­cuen­tra en la pla­za­mis­ma, en sus dos am­bien­tes de sa­lón ce­rra­do y te­rra­za, po­drás dis­fru­tar de su­cu­len­tos maridajes con al­gu­nos de los más se­lec­tos vi­nos de la bo­de­ga, es­to con una no­ta­ble ecua­ción pre­cio-ca­li­dad.

Para ce­rrar la vi­si­ta con bro­che de oro, de­bes in­gre­sar a su tien­da de vi­nos que ofre­ce prác­ti­ca­men­te to­do su por­ta­fo­lio de vi­nos, in­clui­das al­gu­nas edi­cio­nes li­mi­ta­das, si te in­tere­sa am­pliar tus co­no­ci­mien­tos en la ma­te­ria po­drás ad­qui­rir li­bros y re­vis­tas. Fi­nal­men­te, para los aman­tes de la mar­ca se ofer­ta una ex­ten­sa va­rie­dad de sou­ve­nirs de lí­nea pro­pia.

TEX­TO RO­MANO PAZ FOTOS RO­MANO PAZ- IN­TER­NET EX­TRA

Pa­seo por los vi­ñe­dos El tour in­clu­ye co­no­cer los vi­ñe­dos de Pirque Vie­jo y el jar­dín de va­rie­da­des, don­de los guías ex­pli­can so­bre las di­ver­sas va­rie­da­des de uva que se uti­li­zan en la ela­bo­ra­ción de los vi­nos.

Tie­rra para bue­nos vi­nos El cli­ma me­di­te­rrá­neo del va­lle del Mai­po y la ri­que­za de sus sue­los die­ron co­mo re­sul­ta­do la pro­duc­ción de ex­ce­len­tes vi­nos. La vi­ña se ini­ció con ce­pas fran­ce­sas de la re­gión de Bor­deaux, que don Mel­chor hi­zo lle­var a Chi­le.

Op­cio­nes para de­gus­tar En la en­tra­da a las ins­ta­la­cio­nes de la vi­ña, los vi­si­tan­tes pue­den pro­bar di­fe­ren­tes vi­nos ma­ri­da­dos con que­sos, ta­pas o pla­tos tí­pi­cos chi­le­nos

Apren­der a dis­tin­guir­los.

Una pri­me­ra de­gus­ta­ción de vino es la an­te­sa­la para la vi­si­ta a las an­ti­guas bo­de­gas y al fa­mo­so ca­si­lle­ro del dia­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.