ADAP­TAR­SE A UN NUE­VO TRA­BA­JO

SIE­TE TIPS PARA ACLI­MA­TAR­SE RÁ­PI­DA­MEN­TE ES­PE­CIA­LIS­TAS BRIN­DAN CON­SE­JOS PARA QUE LOS PRI­ME­ROS DÍAS DE TRA­BA­JO NO SEAN UNA TOR­TU­RA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

En­ho­ra­bue­na! Des­pués de un lar­go pro­ce­so de se­lec­ción, al fin con­se­guis­te ese em­pleo que tan­to es­ta­bas es­pe­ran­do. No obs­tan­te, no hay que ba­jar los bra­zos. Más bien es mo­men­to de pre­pa­rar­te para en­fren­tar un am­bien­te la­bo­ral des­co­no­ci­do en el que de­be­rás co­men­zar de ce­ro.

En cri­te­rio de la si­có­lo­ga la­bo­ral, Lotty Paniagua, lue­go de la bús­que­da de un nue­vo em­pleo y de ser acep­ta­dos, en mu­chas oca­sio­nes las per­so­nas pien­san que cuan­do lo­gran ser con­tra­ta­dos se aca­bó el es­fuer­zo; sin em­bar­go, es to­do lo con­tra­rio, da­do que es aho­ra el mo­men­to en el que to­ca de­mos­trar por qué han si­do ele­gi­dos.

Asi­mis­mo, la si­có­lo­ga Zu­le­ma Pé­rez di­ce que ob­te­ner el tra­ba­jo da tran­qui­li­dad y un sen­ti­mien­to de triun­fo al ser se­lec­cio­na­dos de en­tre un sin­nú­me­ro de can­di­da­tos y hay que de­mos­trar que la em­pre­sa no se equi­vo­có y tam­bién es mo­men­to de des­cu­brir si el tra­ba­jo era lo que es­pe­ra­ban.

A su vez, Juan Do­min­go Fab­bri, si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal, ma­ni­fies­ta que to­da per­so­na que inicia un nue­vo tra­ba­jo de­be re­ci­bir un pro­ce­so de in­duc­ción en lo que es la em­pre­sa y su cul­tu­ra, en el car­go y en el área es­pe­cí­fi­ca que va a desa­rro­llar y, por úl­ti­mo, en la par­te so­cial. Es­ta, ex­pli­ca, es una res­pon­sa­bi­li­dad que la em- pre­sa de­be asu­mir, pe­ro que si no la ha­ce, el nue­vo fun­cio­na­rio tie­ne que rea­li­zar­la para te­ner éxi­to en sus fun­cio­nes.

“Se di­ce que se ne­ce­si­tan mí­ni­ma­men­te tres me­ses para que la per­so­na lo­gre adap­tar­se y un año para es­tar desa­rro­llan­do ple­na­men­te sus fun­cio­nes al 100%. Por ello es im­por­tan­te el pro­ce­so de in­duc­ción, ya que re­du­ce ese mar­gen de adap­ta­ción a la em­pre­sa en la que uno es­tá co­men­zan­do”, ex­pli­ca Fab­bri.

Para la si­có­lo­ga Mó­ni­ca Ri­ve­ro, to­do lo que es nue­vo trae an­sie­dad y ner­vio­sis­mo. Eso pue­de pa­sar una ma­la fac­tu­ra en cuan­to a lo emo­cio­nal se re­fie­re. “To­da ac­ti­vi­dad que co­men­za­mos es mo­ti­vo de es­trés y de preo­cu­pa­ción en un pri­mer mo­men­to, por eso hay que te­ner en cuen­ta va­rios as­pec­tos al ini­cio de un nue­vo tra­ba­jo”, su­gie­re.

Se­gún el por­tal www.quie­ro­cham­ba.com, el es­tu­dio de con­sul­to­ría Of­fi­ceTeam de se­lec­ción de per­so­nal, in­di­ca que para un ter­cio (32%) de los en­cues­ta­dos el pro­ce­so de acli­ma­ta­ción a una nue­va cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va es el ma­yor desafío para in­cor­po­rar­se a la fuer­za la­bo­ral.

Una ex­pe­rien­cia la­bo­ral exi­to­sa de­pen­de de có­mo se la inicia. En es­te sen­ti­do, los es­pe­cia­lis­tas brin­dan sie­te tips para adap­tar­se fá­cil­men­te y de la ma­ne­ra más rá­pi­da, po­si­ti­va y be­ne­fi­cio­sa al nue­vo em­pleo.

1In­da­ga acer­ca de LA NUE­VA EM­PRE­SA

Mientras más co­noz­cas y más se­pas de la em­pre­sa, más rá­pi­do lo­gra­rás ‘en­gra­nar’ en el rit­mo y ti­po de tra­ba­jo, ade­más de la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal que se vi­ve, ya que los da­tos que re­co­pi­les te po­drán dar una idea so­bre lo que es for­mal e in­for­mal­men­te acep­ta­do en el lu­gar. To­do da­to es de uti­li­dad, afir­ma Lotty Paniagua.

Asi­mis­mo, Pé­rez agre­ga que hay que te­ner cla­ro quié­nes son los al­tos eje­cu­ti­vos y có­mo son los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos y sec­to­res en los cua­les tra­ba­ja­rás, cuál es la his­to­ria de la em­pre­sa, quié­nes son tus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res y qué ten­den­cias es­tán afec­tan­do a tu sec­tor.

2Se­gu­ri­dad EN UNO MIS­MO

La ac­ti­tud de se­gu­ri­dad en uno mis­mo es in­dis­pen­sa­ble para ga­nar­se la con­fian­za de to­dos. Pue­des te­ner mu­chos di­plo­mas pe­ro con una ac­ti­tud re­traí­da, in­se­gu­ra o egoís­ta no vas a lle­gar muy le­jos, di­ce Ri­ve­ro.

No obs­tan­te, no es ne­ce­sa­rio ser el cen­tro de aten­ción para caer bien, hay que apren­der a es­cu­char a los de­más y no en­fa­ti- zar siem­pre en las ex­pe­rien­cias personales. En un nue­vo tra­ba­jo es im­por­tan­te sa­ber cuán­do ca­llar o cuán­do in­ter­ve­nir, re­sal­ta.

3Des­can­sa bien LA PRI­ME­RA SE­MA­NA

Fab­bri afir­ma que la pri­me­ra se­ma­na en un nue­vo am­bien­te la­bo­ral es muy di­fí­cil por el pro­ce­so de adap­ta­ción y de cam­bio, ra­zón por la que de­man­da mu­cha ener­gía de la per­so­na. Por ello, es im­por­tan­te des­can­sar y dor­mir bien.

“En es­te pri­mer pe­rio­do es ne­ce­sa­rio es­tar bien co­mi­do y bien des­can­sa­do. Hay que cui­dar el cuer­po en esos días, por­que en es­ta pri­me­ra se­ma­na es­tán ha­cien­do un so­bre­es­fuer­zo”, aco­ta.

4Una mi­ra­da OP­TI­MIS­TA

Des­de el pri­mer mo­men­to, di­ce Fab­bri, la per­so­na de­be te­ner una mi­ra­da po­si­ti­va y op­ti­mis­ta de to­das las co­sas y no es­tar con la pa­ra­noia de có­mo te van a mi­rar, o con qué gen­te ne­ga­ti­va vas a to­par­te. Abrir­se a nue­vas ex­pe­rien­cias de co­no­cer nue­va gen­te y pen­sar que de to­do siem­pre hay al­go nue­vo que apren­der.

“En to­dos la­dos hay gen­te bue- na y ma­la. Has­ta de las peo­res si­tua­cio­nes se pue­de sa­car una bue­na en­se­ñan­za. Es­to es su­ma­men­te im­por­tan­te, pe­ro tam­bién es di­fí­cil de prac­ti­car”, afir­ma el si­có­lo­go or­ga­ni­za­cio­nal.

5So­cia­li­za con TUS CO­LE­GAS

So­cia­li­za y co­no­ce a tus co­le­gas, ya que se­rán ellos los que te ayu­da­rán a sen­tir­te par­te del equi­po y a des­pe­jar to­da du­da. Pre­sén­ta­te, apren­de sus nom­bres, los car­gos y las fun­cio­nes de las per­so­nas de tu en­torno y com­par­te con to­dos, su­gie­re Paniagua.

Pe­rez agre­ga que de­bes apren­der los nom­bres de las per­so­nas con las que a dia­rio vas a in­ter­ac­tuar para in­cor­po­rar­te a la di­ná­mi­ca so­cial exis­ten­te. De­bes asis­tir a los even­tos de es­par­ci­mien­to que no com­pro­me­tan el en­torno Lotty Paniagua, je­fe de Bie­nes­tar Or­ga­ni­za­cio­nal de Aví­co­la So­fía, acon­se­ja to­mar en cuen­ta los si­guien­tes tips, es­pe­cial­men­te en el pri­mer día de tra­ba­jo:

Re­lá­ja­te, que el es­trés del ini­cio no te con­su­ma, rea­li­za ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras pe­ro no muy can­sa­do­ras en días pre­vios a tu in­cor­po­ra­ción, con la fi­na­li­dad de in­gre­sar con las pi­las car­ga­das. A quien te dé la no­ti­cia de la con­tra­ta­ción, pi­de da­tos de re­fe­ren­cia para tu pri­mer día; pre­gun­ta de an­te­mano cuán­do, a qué ho­ra, dón­de y con quién te vas a en­con­trar. De­bes es­tar aten­to a cual­quier ins­truc­ción es­pe­cial que te den.

Sé pun­tual, lo ideal es lle­gar más tem­prano. Cin­co mi­nu­tos an­tes es un tiem­po ideal.

Re­vi­sa y lee do­cu­men­ta­ción cor­po­ra­ti­va in­ter­na, ta­les co­mo po­lí­ti­cas, pro­ce­di­mien­tos, ma­nua­les y des­crip­cio­nes de car­go.

Co­no­ce tu área de tra­ba­jo y or­ga­ní­za­la de for­ma ade­cua­da; arre­gla tu es­cri­to­rio de acuer­do a tu for­ma de tra­ba­jar y so­li­ci­ta cual­quier ma­te­rial o equi­po que ne­ce­si­tes para rea­li­zar tus ta­reas ini­cia­les. Pre­gun­ta y apren­de. No te­mas ex­po­ner ca­da una de tus du­das, pues­to que tus pri­me­ros días son el mo­men­to de apren­der y la me­jor es­tra­te­gia para ello es pre­gun­tar una y otra vez có­mo ha­cer las co­sas de la me­jor ma­ne­ra. la­bo­ral, ya que es­to fa­vo­re­ce la con­ver­sa­ción na­tu­ral.

6El ‘feed­back’ ES IM­POR­TAN­TE

Paniagua se­ña­la que es im­por­tan­te pe­dir re­tro­ali­men­ta­ción y con­ver­sar con tu je­fe re­gu­lar­men­te para sa­ber si vas por el ca­mino co­rrec­to en la eje­cu­ción de tus fun­cio­nes o có­mo po­drías desem­pe­ñar me­jor tu tra­ba­jo.

Si re­ci­bes crí­ti­cas, aña­de Pé­rez, acép­ta­las y tó­ma­las con cal­ma, de­bes evi­tar las con­tro­ver­sias.

7El pa­sa­do QUE­DÓ ATRÁS

No ha­bles de có­mo se ha­cían las co­sas en tu an­te­rior tra­ba­jo. Es­tás en una nue­va em­pre­sa. Ser cor­tés y te­ner mu­cho tino, es me­jor que ser fran­co, con­clu­ye Fab­bri.

NO TE MUES­TRES IN­TERE­SA­DO EN CAERLE BIEN A TO­DOS TUS COM­PA­ÑE­ROS DE TRA­BA­JO LA IN­TE­GRA­CIÓN ES IM­POR­TAN­TE PARA ADAP­TAR­TE A TU TRA­BA­JO, PE­RO ES­TA DE­BE SER PRO­GRE­SI­VA Y SE­GU­RA CO­MEN­ZAR CON PIE DE­RE­CHO DES­DE EL PRI­MER DÍA

Los pri­me­ros días en tu nue­vo tra­ba­jo El pro­ce­so de in­duc­ción es im­por­tan­te para re­du­cir el pe­río­do de adap­ta­ción a una nue­va fuen­te la­bo­ral. Si no lo ha­ce la em­pre­sa, es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga uno mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.