LA MU­JER DE LOS OSOS

XI­ME­NA PRO­PO­NE CON­VI­VIR EN PAZ CON EL JUCUMARI. SU IDEA LA HA LLE­VA­DO A COM­PE­TIR POR UN ‘ÓS­CAR VERDE’. PARA BUS­CAR FON­DOS PEN­SÓ PO­NER UN SA­LÓN DE TÉ O HA­CER YO­GUR

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Es­tá an­sio­sa. El 18 de ma­yo se en­tre­gan los pre­mios bri­tá­ni­cos Whitley de con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za y ella, co­mo una de las seis fi­na­lis­tas, de en­tre 169 con­cur­san­tes, ya re­ci­bió las ins­truc­cio­nes res­pec­to al có­di­go de la ves­ti­men­ta que de­be lle­var la no­che de la ga­la. Es un even­to im­por­tan­tí­si­mo del que for­ma par­te la her­ma­na de la rei­na de In­gla­te­rra, la prin­ce­sa Ana de Edim­bur­go, quien es­ti­la en­tre­gar el pre­mio en per­so­na.

Xi­me­na Ve­lez -Liendo (40) es me­nu­da, su ros­tro, que ra­ras ve­ces ha lu­ci­do con ma­qui­lla­je, con­ser­va un as­pec­to ju­ve­nil. La bio­lo­gía ocu­pa to­da su exis­ten­cia y pen­sar en el tra­je para una ci­ta tan im­por­tan­te la po­ne más ner­vio­sa que es­tar ca­ra a ca­ra con un oso an­dino. Los plan­tí­gra­dos son su pa­sión, y pue­de de­cir­se que has­ta su fa­mi­lia, en ellos es una ex­per­ta, mientras que en mo­da no.

Lo su­yo son ca­mi­se­tas, jeans y tenis. Los 17 años que lle­va es­tu­dian­do al jucumari, oso an­dino o tam­bién oso de an­te­ojos, se han pa­sa­do vo­lan­do.

El tí­tu­lo de su pro­yec­to Con­ser­va­ción a tra­vés de la co­exis­ten­cia de los osos an­di­nos con la gen­te ha lla­ma­do la aten­ción de los me­dios y por­ta­les de no­ti­cia in­ter­na­cio­na­les, en los que se la to­ma por la bió­lo­ga que pro­po­ne la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca con es­tos ani­ma­les de en­tre 1,30 y 1,90 m de al­to (¡ qué locura!). Y es así, Xi­me­na lle­va ocho me­ses in­ter­na­da en San Lo­ren­zo (Ta­ri­ja) de­di­ca­da a pro­bar­lo.

Y la po­si­bi­li­dad de ga­nar es­ta es­pe­cie de ‘Ós­car verde’ se­ría co­mo po­ner­le la ce­re­za al pas­tel que ha ve­ni­do ama­san­do de a po­co, ‘ara­ñan­do’ pre­su­pues­to de to­dos la­dos, apli­can­do a dis­tin­tas be­cas des­de $us 500 por­que ha­cer cien­cia aquí no es fá­cil.

Esos osos y la vi­da sil­ves­tre son sus gran­des amo­res. “Son los más fie­les y no rom­pen co­ra­zo­nes”, di­ce al otro la­do del te­lé­fono, dis­pues­ta a con­tar de­ta­lles de su ca­mi­nar en la ru­ta de la cien­cia, por­que quie­re con ello

ayu­dar en al­go a otros que vie­nen de­trás. “En ge­ne­ral pue­do de­cir que es di­fí­cil ha­cer cien­cia y vi­vir de ella en Bo­li­via. La­men­ta­ble­men­te las po­lí­ti­cas ac­tua­les no fo­men­tan la cien­cia en el país. Los cien­tí­fi­cos bo­li­via­nos, para po­der so­bre­vi­vir, te­ne­mos que bus­car otros tra­ba­jos adi­cio­na­les, in­clu­so mu­chos de ellos aban­do­nan la cien­cia por­que tie­nen fa­mi­lias que man­te­ner. En mi ca­so, si no fue­ra por­que ten­go el pro­yec­to con el oso, creo que en es­te mo­men­to, para se­guir en mi in­ves­ti­ga­ción, hu­bie­se te­ni­do que abrir un sa­lón de té (por­que me en­can­ta el té), o ha­cer yo­gur (an­tes de em­pe­zar es­te pro­yec­to ha­cía y ven­día yo­gur grie­go en Co­cha­bam­ba) o al­gu­na otra ac­ti­vi­dad para po­der man­te­ner­me”.

No se va con vuel­tas, la­men­ta es­ta reali­dad y que tam­po­co se va­lo­re o fo­men­te a quie­nes hacen cien­cia: “Por dar un so­lo ejem­plo, se pre­fie­re dar co­ber­tu­ra a un ciu­da­dano por ser una sen­sa­ción en You­tu­be por un “no te ra­lles así” a pre­miar a dos ni­ñas del cam­po que crea­ron un bra­zo hi­dráu­li­co y ga­na­ron las olim­pia­das cien­tí­fi­cas”.

Que­ría ser mon­ja, para te­ner una Land Ro­ver

Na­ció en Oru­ro, pe­ro co­mo su pa­dre, Her­nan­do Nú­ñez del Pra­do, era mi­li­tar cre­ció en Cue­vo, en la pro­vin­cia Cor­di­lle­ra de San­ta Cruz, don­de vi­vió con su fa­mi­lia has­ta que tu­vo ocho años. Para ese en­ton­ces ya era una fa­ná­ti­ca de los ani­ma­les, ade­más de te­ner mu­chas mas­co­tas, en­tre ga­tos, pe­rros y ga­lli­nas. “Mis pri­me­ros re­cuer­dos son an­dan­do des­cal­za, me­tién­do­me al bos­que con mis ami­gos, bus­can­do bi­chi­tos, ma­ri­po­si­tas y ra­nas”.

Ha­bía ade­más un con­ven­to de las her­ma­nas de San­ta Cla­ra, esas mon­jas ita­lia­nas te­nían al­go que la ma­ra­vi­lla­ba: un Land Ro­ver pre­cio­so que la ha­cía de­cir­le a ‘Pa­chi­ta’ Liendo, su ma­má, una pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra y Es­tu­dios Sociales, que cuan­do sea gran­de que­ría con­ver­tir­se en re­li­gio­sa. “Las mon­jas ves­tían de jeans y po­le­ra, te­nían el ca­be­llo cor­to y ha­cían tra­ba­jo so­cial. Y te­nían una Land Ro­ver con la que po­dían cru­zar el río. Yo era muy chi­qui­ta y no lo po­día cru­zar y eso me pe­sa­ba mu­cho, por­que al otro la­do ha­bían bos­ques más lin­dos”.

Có­mo siem­pre le gus­ta­ron los ani­ma­les (en es­pe­cial los sil­ves­tres), que­ría ser ve­te­ri­na­ria y es­tu­vo a pun­to de ir­se a es­tu­diar a Be­ni, pe­ro un en­cuen­tro ca­sual con una com­pa­ñe­ra de co­le­gio, que le co­men­tó que iba a es­tu­diar Bio­lo­gía, le cam­bió las car­tas que ya te­nía pues­tas so­bre la me­sa. “¿ Vas a ser pro­fe­so­ra? le pre­gun­té y cuan­do me ex­pli­có que se tra­ta­ba de una cien­cia am­plia en la que hay zoo­lo­gía, bo­tá­ni­ca, ge­né­ti­ca y con­ser­va­ción le di­je: ¿Ha sí? ¿y dón­de se pue­de es­tu­diar eso? Al día si­guien­te me fui a ins­cri­bir a la uni­ver­si­dad de San Si­món para es­tu­diar Bio­lo­gía”.

La le­yen­da del oso

Se di­ce que el jucumari es una cria­tu­ra mi­to­ló­gi­ca y es par­te del folclore an­dino, es­pe­cí­fi­ca­men­te de la mi­to­lo­gía que­chua de Chu­qui­sa­ca. Tam­bién se di­ce que en la épo­ca In­cai­ca, los in­cas po­seían un fuer­te en las in­me­dia­cio­nes de la ac­tual Sa­mai­pa­ta y uti­li­za­ban al oso para fre­nar los ata­ques gua­ra­níes, des­de en­ton­ces los ‘vi­gías’ de di­cho fuer­te se fa­mi­lia­ri­za­ron con la cria­tu­ra, que su­pues­ta­men­te los “ayu­da­ba”, aler­tán­do­los con au­lli­dos de que los gua­ra­níes se acer­ca­ban.

En el res­to del con­ti­nen­te la le­yen­da del oso cuen­ta que es­te, sea ma­cho o hem­bra, rap-

ta a la mu­jer o al hom­bre, lo en­cie­rra en su cue­va y le ha­ce te­ner a sus crías.

De ahí que más de un po­bla­dor le ha ad­ver­ti­do a la bió­lo­ga que no se acer­que tan­to por­que el oso se la “pue­de ro­bar”. Se lo di­cen me­dio en se­rio y me­dio en bro­ma, por­que les si­gue pa­re­cien­do una ra­re­za ver a una mu­jer li­de­ran­do un equi­po de in­ves­ti­ga­ción. So­bre la in­ves­ti­ga­ción Xi­me­na ha es­ta­do ca­si to­da su vi­da es­tu­dian­do al Jucumari, em­pe­zó sien­do una uni­ver­si­ta­ria. Cuan­do avis­tó uno ca­ra a ca­ra en el Par­que Ca­rras­co tu­vo el día más fe­liz de su exis­ten­cia y ha­ce ocho me­ses es­tá es­ta­ble­ci­da en Ta­ri­ja bus­can­do la ma­ne­ra de que no se ame­na­ce al oso y que tam­po­co es­te afec­te al ga­na­do de los po­bla­do­res. Es­tá de­ci­di­da a pro­bar que los osos y la gen­te pue­den con­vi­vir en ar­mo­nía.

Por eso es que es­tá tra­ba­jan­do jun­to con la ONG Pro­me­ta, con el apo­yo tam­bién del zoológico de Ches­ter de Reino Uni­do y la uni­ver­si­dad de Ox­ford.

Pre­sen­tar su in­ves­ti­ga­ción y que­dar fi­na­lis­ta en el Fon­do de Con­ser­va­ción Whitley es un pa­so enor­me, co­mo el que de­jan las hue­llas de sus ama­dos plan­tí­gra­dos en la tie­rra. Ga­nar le pue­de sig­ni­fi­car 35.000 li­bras, que ha­rían po­si­ble ter­mi­nar su tan an­he­la­da in­ves­ti­ga­ción.

De Bo­li­via no sa­len mu­chos bió­lo­gos, a pe­sar de que te­ne­mos tan­ta ri­que­za na­tu­ral. ¿Es so­ñar mu­cho que un pro­fe­sio­nal de es­ta ra­ma lo­gre ha­cer un PHD y tan­tos es­tu­dios en el ex­te­rior co­mo lo has con­se­gui­do vos? ¿Có­mo en­con­tras­te opor­tu­ni­da­des y cuán­to cos­tó? No son im­po­si­bles, de he­cho, las opor­tu­ni­da­des que se tie­nen en con­ser­va­ción, ma­te­má­ti­cas, fí­si-

“ES­TE ANI­MAL TAN MAG­NÍ­FI­CO TE PRO­VO­CA UN SEN­TI­MIEN­TO DE HU­MIL­DAD. CUAN­DO LO VES TE DAS CUEN­TA DE QUE ERES PAR­TE DEL TO­DO Y QUE TÚ NO ERES EL TO­DO”

ca y quí­mi­ca han au­men­ta­do mu­cho en los úl­ti­mos años.

Siem­pre les di­go a los es­tu­dian­tes: si te gus­ta in­da­gar, pre­gun­tar­te el por qué de las co­sas, en­ton­ces lo tu­yo es la cien­cia. Hay opor­tu­ni­da­des, hay be­cas y lu­ga­res don­de es­tán ofre­cien­do bue­na co­la­bo­ra­ción. Mi de­seo era tan gran­de de es­tu­diar al oso que en un prin­ci­pio es­tu­dia­ba con mi pla­ta, con mis aho­rros. Fui acep­ta­da en Cam­brid­ge, pe­ro jus­to ese año cam­bia­ron las be­cas ha­cia otras áreas de la cien­cia que no eran lo mío y yo no po­día pa­gar con mis me­dios por­que era ex­tre­ma­da­men­te ca­ro. Pe­ro apli­qué a otras be­cas, co­mo la del Fon­do Mun­dial para la Na­tu­ra­le­za (WWF, por su si­gla en in­glés), sa­qué el pri­mer lu­gar y eso me per­mi­tió te­ner dos años de fon­dos para mi doc­to­ra­do. La WWF cu­brió to­dos mis gas­tos en Bél­gi­ca. Cuan­do tú quie­res ha­cer al­go, no im­por­ta el res­to, ya vas a ir reunien­do to­do po­co a po­co y se va ar­man­do co­mo un rom­pe­ca­be­zas. Me la pa­sé ara­ñan­do de to­dos la­dos, pe­ro muy fe­liz. ¿Real­men­te po­de­mos vi­vir con los osos? Si exis­te un res­pe­to, se pue­de lle­gar a la co­exis­ten­cia. Con ayu­da de las co­mu­ni­da­des es­ta­mos de­ter­mi­nan­do por qué ellos tie­nen con­flic­to con los osos, ya sa­be­mos que es prin­ci­pal­men­te por el ga­na­do. Cuan­do el oso ma­ta a una va­ca para co­mer, sig­ni­fi­ca la pér­di­da de mu­cho di­ne­ro para la gen­te. Por eso los ma­tan, por bron­ca, es co­mo si le hu­bie­ran ro­ba­do sus aho­rros de to­do un año. Pe­ro al mis­mo tiem­po la gen­te re­co­no­ce que si no hay osos, no hay bos­que y cuan­do no hay bos­que no hay agua. En­ton­ces es­ta­mos tra­ba­jan­do jun­tos por­que tam­po­co se tra­ta de de­cir­les no tie­nen que ma­tar al oso por­que es prohi­bi­do, si no dar­les op­cio­nes de sub­sis­ten­cia. Es­ta­mos iden­ti­fi­can­do ac­ti­vi­da­des para que no se de­pen­da tan­to del bos­que ni del ga­na­do. ¿En­con­trar­se con un oso no es mo­ti­vo para sa­lir co­rrien­do? Para mí fue la ex­pe­rien­cia más lin­da. Es­te ani­mal mag­ní­fi­co te pro­vo­ca un sen­ti­mien­to de hu­mil­dad. Si al­guien tie­ne la suer­te de ver uno que lo ad­mi­re. El Jucumari no ha ata­ca­do en mis 17 años es­tu­dián­do­lo. Cuan­do lo ves te das cuen­ta de que eres par­te del to­do y de que tú no eres el to­do.

“En ge­ne­ral se pien­sa que las mu­je­res so­mos de­li­ca­das, que se nos va a rom­per una uña; sin em­bar­go yo sé en­trar al bos­que. Las mu­je­res po­de­mos su­bir y ba­jar cin­co ve­ces cuan­do los va­ro­nes re­cién van por la mi­tad de la cues­ta”. El gé­ne­ro no es im­pe­di­men­to

Cuan­do to­ca in­ter­nar­se en el bos­que Lo ideal es lle­var po­co pe­so en las es­pal­das y ali­men­tar­se bien para no per­der ener­gía en el bos­que. Xi­me­na sue­le co­mer arroz con que­so, pal­mi­to y cho­co­la­tes.

In­ves­ti­gó y es­tu­dió al oso en ge­ne­ral en va­rias par­tes En Po­li­nia, Xi­me­na es­tá jun­to a un oso dor­mi­do para cam­biar­le co­llar.

“Una in­ves­ti­ga­ción es más ri­ca con bió­lo­gas mu­je­res” Por lo ge­ne­ral se in­ter­nan una se­ma­na en el bos­que co­lec­tan­do da­tos. Las mu­je­res pres­tan más aten­ción a los de­ta­lles.

En­se­ñan­do a ma­ni­pu­lar tram­pas-cá­ma­ras a ayu­dan­tes sa­li­dos de la co­mu­ni­dad mis­ma Se tra­ta de ca­jas que al­ber­gan una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que se ac­ti­va cuan­do un or­ga­nis­mo ca­lien­te pa­sa por de­lan­te. Ya no se ne­ce­si­ta es­tar ho­ras es­pe­ran­do avis­tar un oso. Es­tos apa­ra­tos tie­nen me­mo­rias de 16 gi­gas y ba­te­rías du­ra­de­ras que per­mi­ten te­ner­los ac­ti­va­dos tra­ba­jan­do por seis me­ses. Cues­tan $us 500 y los del pro­yec­to de Xi­me­na son pres­ta­dos.

Osos en el bos­que y pe­rros en ca­sa En ca­sa la com­pa­ñía de la bió­lo­ga son Ta­to, Shanty y Má­xi­mo, tres pe­rros ca­ni­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.