El se­cre­to de An­ne Ma­rie

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco - RO­SA MON­TE­RO La au­to­ra. Es pe­rio­dis­ta y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

Re­sul­ta ca­si má­gi­ca esa ca­pa­ci­dad de in­fluir, para mal o para bien, en lo que los otros ven de ti, pe­ro en reali­dad tie­ne su ba­se cien­tí­fi­ca.

Mi edi­to­ra fran­ce­sa, An­ne Ma­rie Me­tai­lie, bai­la muy bien el tan­go. Le dio por apren­der­lo ha­ce ya tiem­po, aun­que lue­go se le pa­só el arre­ba­to. En su épo­ca bai­lo­na An­ne Ma­rie so­lía acu­dir a las mi­lon­gas, que son los lu­ga­res clá­si­cos para dan­zar tan­go en Bue­nos Ai­res. Una ami­ga ar­gen­ti­na me lle­vó una vez; an­tes de sa­lir de ca­sa, mi ami­ga se pa­só me­dia ho­ra un­tan­do de man­te­qui­lla sus za­pa­tos de cha­rol, para que res­ba­la­ran al pe­gar­se a los za­pa­tos de los hom­bres. Una vez allí, la co­sa con­sis­tía en que las mu­je­res nos sen­tá­ba­mos por un la­do y los hom­bres por otro. Las mu­je­res ha­cían oji­tos a los va­ro­nes y es­tos las sa­ca­ban a bai­lar una se­rie en­te­ra, tres o cua­tro tan­gos. Des­pués las de­vol­vían a su me­sa y ya no se po­día re­pe­tir con la mis­ma pa­re­ja en to­da la ve­la­da. To­do muy ri­tua­li­za­do, muy se­rio y muy tra­di­cio­nal.

Al pa­re­cer An­ne Ma­rie te­nía un gran éxi­to en las mi­lon­gas, lo cual nun­ca me ex­tra­ñó por­que es muy atractiva. Pe­ro ha­ce po­co me con­fe­só su tru­co: “Oh, no, al prin­ci­pio me iba más bien mal. Has­ta que un día mi pro­fe­so­ra de tan­go me di­jo: ‘An­ne Ma­rie, tú tie­nes que en­trar en la mi­lon­ga re­pi­tién­do­te a ti mis­ma: soy la mu­jer más irre­sis­ti­ble del mun­do y ade­más ten­go un se­cre­to’. Y eso, sen­tar­me allí pen­san­do que te­nía un se­cre­to, fue de­fi­ni­ti­vo”.

De­tes­to los ma­nua­les de au­to­ayu­da, que re­du­cen la tu­mul­tuo­sa com­ple­ji­dad del ser a una suer­te de sim­plo­na gim­na­sia psi­co­ló­gi­ca, ha­ga us­ted tres ab­do­mi­na­les de au­to­es­ti­ma se­gui­dos y ve­rá có­mo se en­cuen­tra fe­no­me­nal. Pe­ro lo del se­cre­to de An­ne Ma­rie me pa­re­ció gra­cio­so y ati­na­do. Ese se­cre­to es el re­co­no­ci­mien­to de to­do lo que so­mos. Al igual que los ice­bergs, los hu­ma­nos tan só­lo en­se­ña­mos la pun­ti­ta del hie­lo. Ser cons­cien­tes de la enor­me ma­sa cris­ta­li­na que que­da ba­jo el agua nos ha­ce po­de­ro­sos.

A lo lar­go de mi vi­da he com­pro­ba­do una y otra vez has­ta qué pun­to nues­tros pro­pios mie­dos sue­len con­ver­tir en reali­dad lo que más te­me­mos. Cuan­do, sien­do muy jo­ven, me ate­rra­ba ha­blar en pú­bli­co por­que pen­sa­ba que la gen­te se iba a abu­rrir con­mi­go, da­ba mis char­las in­ten­tan­do aca­bar cuan­to an­tes, tan de­pri­sa, tan sin con­vic­ción, tan far­fu­lla­dor, que, en efec­to, la au­dien­cia se har­ta­ba de mí a los dos mi­nu­tos.

Tam­bién me re­cuer­do en mi­tad de al­gún tra­ta­mien­to dental con al­gún puen­te pro­vi­sio­nal y ha­cien­do ta­les mue­cas para evi­tar que la gen­te lo vie­ra (aun­que era al­go prác­ti­ca­men­te in­vi­si­ble) que, na­da más en­con­trar­se con­mi­go, to­das las per­so­nas me pre­gun­ta­ban qué me pa­sa­ba. Un es­tre­pi­to­so fra­ca­so de ca­mu­fla­je. En cam­bio, un ac­ci­den­te a los 21 años me vo­ló apa­ra­to­sa­men­te me­dia ro­di­lla, pe­ro co­mo eso nun­ca me im­por­tó (ten­go una ex­tra­ña afi­ni­dad con las ci­ca­tri­ces) pa­sé to­da mi ju­ven­tud lle­van­do unas mi­ni­fal­das ver­ti­gi­no­sas sin que na­die pa­re­cie­ra dar­se cuen­ta del cos­tu­rón. In­clu­so al­gu­na pa­re­ja es­ta­ble tar­dó me­ses en des­cu­brir el agu­je­ro y pre­gun­tar sor­pren­di­do: “¿Y esa he­ri­da?”.

Re­sul­ta ca­si má­gi­ca esa ca­pa­ci­dad de in­fluir, para mal o para bien, en lo que los otros ven de ti, pe­ro en reali­dad tie­ne su ba­se cien­tí­fi­ca. El ce­re­bro eco­no­mi­za ener­gía y atien­de só­lo a aque­llo que prio­ri­za y es­to ha­ce que nues­tra per­cep­ción sea tre­men­da­men­te en­ga­ño­sa. Cir­cu­la por In­ter­net el ví­deo de un ge­nial ex­pe­ri­men­to cien­tí­fi­co: dos equi­pos de ju­ga­do­res, el verde y el na­ran­ja, se pa­san una pe­lo­ta, y los in­ves­ti­ga­do­res te pi­den que veas el ví­deo con mu­cha aten­ción y cuen­tes cuán­tas ve­ces to­can los ver­des la bo­la. Al ter­mi­nar tú di­ces muy ufa­na: en 43 oca­sio­nes. Muy bien, con­tes­tan, pe­ro ¿ has vis­to el go­ri­la? Y en­ton­ces te pi­den que vuel­vas a mi­rar la pe­lí­cu­la y, para tu pas­mo, en mi­tad del jue­go apa­re­ce un hom­bre dis­fra­za­do de go­ri­la que atra­vie­sa la es­ce­na, se para en­tre los ju­ga­do­res, sa­lu­da a cá­ma­ra. No lo per­ci­bis­te por­que no era re­le­van­te para ti y por­que con­cen­tra­bas la aten­ción en otro la­do. De eso se apro­ve­chan los pres­ti­di­gi­ta­do­res, jus­ta­men­te, y esa es la cla­ve del se­cre­to de An­ne Ma­rie. To­dos en­via­mos men­sa­jes so­bre no­so­tros mis­mos, re­sal­ta­mos aque­llo que los de­más mi­ra­rán pri­me­ro. Pue­de que no se­pas que­rer­te lo su­fi­cien­te a ti mis­mo (eso ya es más di­fí­cil de lo­grar), pe­ro por lo me­nos pue­des ju­gar a te­ner un be­llo se­cre­to. Es di­ver­ti­do y fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.