ASÍ VI­VE UNA MI­LLEN­NIAL

DE­JÓ LA BAN­CA Y SA­LIÓ A RE­CO­RRER EL MUN­DO. EL ES­TI­LO DE VI­DA DE ES­TA BO­LI­VIA­NA QUE SA­LIÓ EN FOR­BES

El Deber - Extra (Bolivia) - - PERSONAJE -

Tres años atrás Va­le­ria res­pi­ró pro­fun­do, se to­mó dos co­pas de vino, bai­ló y gri­tó por to­da su ca­sa, y lue­go, cuan­do ya es­tu­vo más tran­qui­la, se sen­tó a me­di­tar los pa­sos que se­gui­ría en esa se­ma­na. Lo pri­me­ro era ven­der to­das sus co­sas, do­nar lo que ya no usa­ba y ‘po­ner su vi­da en un de­pó­si­to’ pa­ra po­der em­pe­zar de nue­vo sin pe­so en los hom­bros.

Des­de en­ton­ces nun­ca más tu­vo un plan. So­lo ideas de lo que que­ría ha­cer y a dón­de que­ría lle­gar. Ca­da día lo to­mó co­mo ve­nía.

Pe­ro an­tes no era así. To­do era pla­nea­do, los ho­ra­rios mar­ca­dos y los com­pro­mi­sos agen­da­dos. Te­nía el mo­nó­tono 9-5 de los ban­cos (se en­tra a las 9:00 y se cie­rra a las 17:00), o has­ta que ter­mi­na­ra to­das sus obli­ga­cio­nes. A ve­ces Va­le­ria se iba a las 23:00. Tra­ba­jó en Deuts­che Bank por tres años y me­dio, un en­te de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que es­tá en 70 paí­ses y con más de 100.000 em­plea­dos. Y lue­go es­tu­vo en BBVA Com­pass en Mia­mi (que tie­ne pre­sen­cia en to­do el su­r­es­te y su­r­oes­te de EEUU ) por un año y me­dio.

Re­nun­ció el día que la pro­mo­vie­ron a vi­ce­pre­si­den­ta de su di­vi­sión. No es­ta­ba des­qui­cia­da, sim­ple­men­te har­ta­da. Se­me­jan­te opor­tu­ni­dad sig­ni­fi­ca­ba una de dos co­sas, o se asen­ta­ba de una vez en esa vi­da mo­nó­to­na, se­gu­ra y só­li­da, o rom­pía con to­do de una vez, an­tes de en­re­dar­se y per­der­se en la gi­gan­tes­ca ma­ra­ña fi­nan­cie­ra que la es­ta­ba as­fi­xian­do con sus hi­los in­vi­si­bles.

De­ci­dió que que­ría ser li­bre, que sus ac­tos en ade­lan­te ten­gan un im­pac­to po­si­ti­vo en el mun­do, que­ría una vi­da sa­na pa­ra sí, com­pa­ti­ble con el me­dioam­bien­te y su ener­gía per­so­nal. En po­cas pa­la­bras se pro­pu­so via­jar más li­ge­ra de equi­pa­je.

Ya no iba a ser ‘nor­mal’, ni a se­guir las pau­tas con­ven­cio­na­les ni a preo­cu­par­se por col­mar las ex­pec­ta­ti­vas de los otros. De­ci­dió ele­gir la vi­da que que­ría vi­vir y lo de­jó to­do pa­ra se­guir una vi­da de pa­sión. Aho­ra via­ja al­re­de­dor del mun­do y pro­mue­ve los via­jes ‘eco’, la mo­da sos­te­ni­ble y re­par­te tips ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te, lue­go de ha­ber­se con­ver­ti­do en pro­fe­sio­nal de yo­ga, en chef ve­ga­na y en blo­gue­ra.

Va­le­ria Hi­no­jo­sa es una bo­li­via­na

DE­CI­DIÓ ELE­GIR LA VI­DA QUE QUE­RÍA VI­VIR Y LO DE­JÓ TO­DO PA­RA SE­GUIR UNA VI­DA DE PA­SIÓN NUN­CA MÁS TU­VO UN PLAN, EN PO­CAS PA­LA­BRAS SE PRO­PU­SO VIA­JAR LI­GE­RA DE EQUI­PA­JE

“CA­DA MA­ÑA­NA ME LE­VAN­TA­BA DIS­PUES­TA A DE­JAR­LO TO­DO, PE­RO LUE­GO ME EN­TRA­BA EL PÁ­NI­CO” “SIEN­TO QUE CRE­CÍ MU­CHO MÁS CO­MO SER HU­MANO EN ES­TOS TRES AÑOS, QUE EN TO­DOS LOS PA­SA­DOS”

que so­lía leer For­bes cuan­do tra­ba­ja­ba en ban­ca y una vez echó to­do por la bor­da, For­bes vino a ella pa­ra pe­dir­le una en­tre­vis­ta por­que la que­rían des­ta­car co­mo una de las 10 mi­llen­nials que es­tá lo­gran­do sus me­tas sin com­pro­me­ter su esen­cia. Con un blog de via­jes y de es­ti­lo de vi­da cons­cien­te, Va­le­ria ha he­cho de su nue­va vi­da apa­sio­nan­te un ne­go­cio ren­ta­ble. Le­jos es­tán sus días de dor­mir en el so­fá de su ma­dre. Aho­ra ya tie­ne un es­pa­cio en las re­des so­cia­les.

Y las em­pre­sas le pa­gan pa­ra que vis­ta ro­pa eco­ló­gi­ca, se hos­pe­de en ho­te­les ver­des, con­su­ma ali­men­tos or­gá­ni­cos y se ejer­ci­te en una vi­da sa­na y de res­pe­to por la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les.

La chi­ca del­ga­da, de ce­jas po­bla­das y ca­be­lle­ra al vien­to se ani­mó a des­ha­cer­se de aque­llas co­sas que de­ja­ron de in­tere­sar­le y de ha­cer­la fe­liz, aun­que ni su pro­pia ma- dre la en­ten­dió en un prin­ci­pio por re­nun­ciar al ‘tra­ba­jo so­ña­do’, ni te­nía muy cla­ro qué era es­ta ge­ne­ra­ción de mi­llen­nials con va­lo­res e in­tere­ses di­fe­ren­tes.

¿Cuán­to tiem­po te dio vuel­tas en la ca­be­za la idea de de­jar­lo to­do y cam­biar de vi­da?

Mu­cho. Es­tu­ve en la ban­ca pri­va­da y por uno o dos años me pa­sé me­di­tan­do la idea de de­jar­lo to­do, pe­ro te­nía mie­do a lo des­co­no­ci- do… a no sa­ber qué pa­so to­mar des­pués, qué ha­ría de mi vi­da, mi ca­rre­ra y mi sa­la­rio...

¿Qué co­sas o quié­nes te de­te­nían en un tra­ba­jo es­ta­ble, con­ven­cio­nal y de­man­dan­te?

La idea de te­ner una ca­rre­ra y sa­la­rio es­ta­ble, lo que pen­sa­rían mis pa­dres, y la edu­ca­ción que re­ci­bí. Ca­da ma­ña­na me le­van­ta­ba dis­pues­ta a de­jar­lo to­do, pe­ro lue­go, a me­dio­día, me en­tra­ba el pá­ni­co de per­der­lo y que mis ac­cio­nes de­cep­cio­nen a per­so­nas im­por­tan­tes en mi vi­da.

¿Creés que de ha­ber te­ni­do hi­jos o po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos de igual for­ma te hu­bie­ses ani­ma­do a lan­zar­te a la aven­tu­ra?

En ese mo­men­to mi úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad era so­bre mí mis­ma, lo cual me hi­zo la de­ci­sión un po­co más fá­cil. Si hu­bie­ra te­ni­do hi­jos, to­do hu­bie­ra si­do di­fe­ren­te. Sien­to y creo que al te­ner hi­jos, la ma­ne­ra de ver las co­sas cam­bia com­ple­ta­men­te. La vi­da de los hi­jos se vuel­ve la vi­da de uno, y ca­da de­ci­sión vie­ne con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. So­bre mis re­cur­sos eco­nó­mi­cos cuan­do to­mé la de­ci­sión de de­jar mi ca­rre­ra en la ban­ca pri­va­da, te­nía una cuen­ta de aho­rros que era ver­gon­zo­sa pa­ra una ban­que­ra. Lo cual me hi­zo es­te via­je por la vi­da mu­cho más du­ro, pe­ro ca­da mi­nu­to y lec­ción va­lie­ron oro. Sien­to que cre­cí mu­cho más co­mo ser hu­mano en es­tos tres años, que en to­dos los pa­sa­dos.

¿Qué es pa­ra vos ser una mi­llen­nial?

En mi opi­nión, ser mi­llen­nial sig­ni­fi­ca que na­ci­mos pa­ra rom­per el mol­de. Que las re­glas, las es­truc­tu­ras, las men­ta­li­da­des cua­dra­das, las crí­ti­cas y las zo­nas de con­fort no apli­can a no­so­tros. Na­ci­mos con un chip di­fe­ren­te y dis­pues­tos a se­guir nues­tras pa­sio­nes, co­nec­tar con nues­tro es­pí­ri­tu y pe­lear por crear el mun­do en el que que­re­mos vi­vir y de­jar a nues­tras fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

¿Siem­pre te im­por­tó el me­dioam­bien­te y el es­ti­lo de vi­da cons­cien­te? ¿cuán­do sen­tis­te que des­per­tó esa cons­cien­cia en vos?

Se­gún lo que me acuer­do de mis me­mo­rias de ni­ña y lo que me cuen­tan mis pa­dres, siem­pre tu­ve

una co­ne­xión muy fuer­te con la na­tu­ra­le­za. Sal­van­do ani­ma­li­tos y con­tán­do­le mis pe­nas a los ár­bo­les, pe­ro no fue has­ta unos seis años atrás que de­ci­dí es­cu­char a esos gri­tos que ti­ra­ba mi al­ma y vol­ver a co­nec­tar con mi esen­cia.

¿Cuán di­fí­cil fue em­pren­der al­go de ce­ro?

Fue di­fí­cil pe­ro gra­ti­fi­can­te. Ca­da día es un apren­di­za­je nue­vo. Y hoy, en es­te pun­to de mi vi­da, no hay me­jor sen­ti­mien­to que po­der ver los fru­tos de to­do el tra­ba­jo, pa­sión y tiem­po que le pu­se a lo que amo.

¿Cuá­les fue­ron los prin­ci­pa­les obs­tácu­los? ¿có­mo los ven­cis­te?

El obs­tácu­lo más gran­de fue po­si­cio­nar­me co­mo una blo­gue­ra pro­fe­sio­nal en un mer­ca­do que era des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos: el mer­ca­do cons­cien­te. El creer en es­te es­ti­lo de vi­da y prac­ti­car­lo to­dos los días, me ayu­dó a com­ba­tir el mie­do y las crí­ti­cas y se­guir ade­lan­te con mu­cha fuer­za.

¿Lle­vás la cuen­ta de cuán­tos paí­ses has co­no­ci­do?

Via­jan­do pa­ra mi blog, 15 paí­ses y más de 46 ciu­da­des.

¿Po­drías com­par­tir­nos una ex­pe­rien­cia que te ha­ya mar­ca­do en es­pe­cial? ¿qué pa­só?

La ver­dad, sien­to que en es­tos dos úl­ti­mos años he vi­vi­do más que en to­da mi vi­da. Ca­da via­je y día es­tá lleno de sor­pre­sas y anéc­do­tas que nun­ca es­pe­ré. Pe­ro creo que uno de los re­cuer­dos más lin­dos es ver el ca­ri­ño y reac­cio­nes de las per­so­nas que si­guen y creen en Wa­ter Th­ru Skin. Des­de los men­sa­jes has­ta el apo­yo y los ar­tícu­los que han es­cri­to or­gá­ni­ca­men­te so­bre mi blog. El úl­ti­mo fue en For­bes, una re­vis­ta que yo leía mu­cho co­mo ban­que­ra, pe­ro nun­ca ima­gi­né que me pu­bli­ca­ría a mí o mi his­to­ria. Ver có­mo la so­cie­dad se en­fo­ca ca­da día más en apo­yar las pa­sio­nes y sue­ños de uno, no tie­ne pre­cio.

Yo­ga y ve­ga­nis­mo, dos co­sas ra­di­ca­les, ¿Qué vino pri­me­ro? ¿cuán­to tiem­po te de­mo­ró do­mi­nar el yo­ga?

Pa­ra mí, yo­ga vino pri­me­ro. Lo des­cu­brí en la uni­ver­si­dad, lue­go me vol­ví ve­ge­ta­ria­na a los 23, pro­fe­so­ra de yo­ga a los 25, ve­ga­na a los 26, y chef de co­mi­da ve­ga­na cru­da a los 27. Lle­vo prac­ti­can­do yo­ga ocho años, pe­ro no fue has­ta el mo­men­to que to­mé mi cer­ti­fi­ca­ción de yo­ga que mi cuer­po se em­pe­zó a ma­ni­fes­tar de una ma­ne­ra sor­pren­den­te y lin­da.

¿Qué re­ce­ta ve­ga­na es la que te sa­le me­jor?

¿El ca­fé or­gá­ni­co por las ma­ña­nas cuen­ta co­mo re­ce­ta? (ri­sas). Mis recetas fa­vo­ri­tas, y las que ven­go co­ci­nan­do por mu­cho tiem­po, son los pan­que­ques ve­ga­nos con fru­tas, la sopa cre­mo­sa de es­pi­na­ca con acei­te de tru­fa, el ce­bi­che de hon­gos con man­go y el mous­se de cho­co­la­te ne­gro con pi­po­cas ca­ra­me­li­za­das y cre­ma de co­co.

¿Tu ex­pe­rien­cia en ban­ca te ayu­dó a po­ner tu blog en una pers­pec­ti­va de ne­go­cio ren­ta­ble? ¿Vi­vís de lo que ha­cés?

Sí. Los cin­co años de mi ca­rre­ra en la ban­ca me ayu­da­ron a po­ner en pers­pec­ti­va lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra man­te­ner­me eco­nó­mi­ca­men­te y có­mo con­se­guir­lo sien­do blo­gue­ra. Y, aho­ra que abrí una agen­cia pa­ra blo­gue­ros y mar­cas cons­cien­tes, mi ex­pe­rien­cia en la ban­ca me ayu­dó con el plan de ne­go­cios y to­dos los nú­me­ros y es­ta­dos fi­nan­cie­ros ne­ce­sa­rios pa­ra bus­car in­ver­sio­nis­tas.

¿ Qué im­por­tan­cia tie­nen, des­de tu pers­pec­ti­va, las re­des so­cia­les?

Mu­chí­si­ma, pe­ro to­do de­pen­de de có­mo las usa­mos. Hoy en día, las re­des so­cia­les y sus usua­rios tie­nen el po­der de ins­pi­rar a los lec­to­res a vi­vir una vi­da au­tén­ti­ca y cons­cien­te, o a ad­mi­rar y bus­car una vi­da fal­sa y des­gas­ta­do­ra. El pro­pó­si­to de la agen­cia que creé, WTS Con­nect, es lle­gar a trans­for­mar to­das las re­des so­cia­les en ca­na­les lle­nos de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, his­to­rias reales y ho­nes­tas, vi­bras ener­gi­zan­tes e in­for­ma­ción cons­cien­te.

Tu tra­ba­jo es tu pa­sión y tu pa­sión es tu tra­ba­jo, ¿Cuál es tu prin­ci­pal apor­te al mun­do?

Mi blog, Wa­ter Th­ru Skin, y la agen­cia, WTS Con­nect, tie­nen el mis­mo pro­pó­si­to: de­mos­trar al mun­do que vi­vir una vi­da eco­ló­gi­ca, sa­na, tran­qui­la y lle­na de com­pa­sión y bon­dad es po­si­ble. Des­de los via­jes que ha­go has­ta las mar­cas con las que tra­ba­jo, mi apor­te al mun­do es ins­pi­rar a los lec­to­res a un es­ti­lo de vi­da que es­tá en sin­cro­nía con la ma­dre na­tu­ra­le­za y nues­tros es­pí­ri­tus.

En es­te mo­men­to de tu vi­da, ¿hay al­go que te gus­ta­ría cam­biar o trans­for­mar?

Sí. Me gus­ta­ría es­tar más cer­ca de mi fa­mi­lia. El vi­vir en Mia­mi, em­pe­zar una em­pre­sa aquí y via­jar ca­da mes por mi blog me li­mi­ta las ve­ces que pue­do vi­si­tar Bo­li­via y so­bre to­do el tiem­po que pue­do que­dar­me allá. Es­toy bus­can­do una ma­ne­ra sa­na de ba­lan­cear­lo to­do.

Es­tás con un pie en los 30, ¿Qué pen­sás de los vie­jos es­te­reo­ti­pos que dic­tan que a esa edad ya de­be­rías es­tar ca­sa­da, con hi­jos y con una cuen­ta de aho­rros que te dé cier­ta se­gu­ri­dad, por ejem­plo?

No creo en los es­te­reo­ti­pos, peor los que di­cen có­mo de­be­ría ac­tuar una mu­jer o vi­vir su vi­da. La­men­ta­ble­men­te, y por más de que es­te­mos en el 2017, to­da­vía hay mu­chas pa­re­jas que se ca­san pre­sio­na­das por la so­cie­dad. Si al­go apren­dí en es­tos años, es que la vi­da es cor­ta y nues­tra úni­ca me­ta tie­ne que ser la fe­li­ci­dad ge­nui­na. Cuan­do una en­cuen­tra paz in­ter­na y es­tá ali­nea­da con sus pen­sa­mien­tos y pa­sio­nes, to­do lo de­más flu­ye, in­clu­yen­do el amor. El amor no se ba­sa en ne­ce­si­dad ni en re­glas, sino en en­con­trar a esa per­so­na que agre­ga más luz a la vi­da de una y no le cor­ta las alas. En es­te mo­men­to de mi vi­da, a los 29 años, no ten­go en men­te ca­sar­me ni te­ner hi­jos, sino se­guir des­cu­brien­do el mun­do y a mí mis­ma y trans­for­mar mis ideas en em­pre­sas, pa­ra que el día que lle­gue la per­so­na co­rrec­ta, yo sea un al­ma en­te­ra y no una mu­jer asus­ta­da y de­ses­pe­ra­da bus­can­do a su otra mi­tad.

Una vi­da es­ta­ble y se­gu­ra sue­le pri­var­nos de vi­vir más emo­cio­nes, co­no­cer nue­va gen­te y nue­vos lu­ga­res. ¿Hay al­go de lo que te pri­vás aho­ra?

Ho­nes­ta­men­te, no. Los cin­co años que vi­ví en la ban­ca me pri­va­ron de mu­cho, por lo cual, el día que cam­bié mi vi­da, me pro­me­tí vi­vir­la a pleno. Con me­nos pre­gun­tas y du­das y con más so­lu­cio­nes y ex­pe­rien­cias. Mi per­so­na­li­dad tam­bién ha cam­bia­do mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos tres años. Aho­ra de­di­co más tiem­po a los mo­men­tos que me ha­cen cre­cer co­mo ser hu­mano y em­pre­sa­ria, y a es­tar ro­dea­da de gen­te que quie­ro y la cual ha es­ta­do a mi la­do en lo du­ro y lo her­mo­so. Las fies­tas, las adic­cio­nes, pre­ten­der ser al­guien que no soy, y las no­ches de des­ve­lo que­da­ron en mi pa­sa­do.

¿Cuál creés que es tu prin­ci­pal atri­bu­to pa­ra que la gen­te gus­te de tu es­ti­lo y pa­ra ob­te­ner el éxi­to en tu blog?

La ho­nes­ti­dad. No ten­go mie­do a com­par­tir­lo to­do con mis lec­to­res y la gen­te que me si­gue. Sien­to que la vul­ne­ra­bi­li­dad es la nue­va fuer­za, y que mien­tras más com­par­to, me­nos lu­ga­res ten­go pa­ra es­con­der­me de mí mis­ma.

Mien­tras más acep­to mi his­to­ria, más tran­qui­la me sien­to en mi pro­pia piel, y al mis­mo tiem­po mi dia­rio vi­vir (con to­dos los subes y ba­jas) pue­de ins­pi­rar a otras per­so­nas a ser au­tén­ti­cas y a dar­se cuen­ta que el ser di­fe­ren­te es una ben­di­ción.

“NO CREO EN LOS ES­TE­REO­TI­POS, EN ES­PE­CIAL EN LOS QUE DI­CEN CÓ­MO DE­BE­RÍA AC­TUAR UNA MU­JER O VI­VIR SU VI­DA”

1,2,3 PAI­SA­JES IN­DIOS QUE SON ÚNI­COS Su más re­cien­te via­je En la pri­me­ra se­ma­na de abril em­pren­dió el via­je has­ta esa tie­rra le­ja­na que re­sul­tó ser mu­cho más de lo que se es­pe­ra­ba. Es­te pa­seo fue pa­ra Va­le­ria, se­gún sus pa­la­bras, co­mo una li­mo­na­da fres­ca en el de­sier­to. 4,5 ADRE­NA­LI­NA Y AVEN­TU­RA Ba­jo el agua o arri­ba de la mon­ta­ña (Arri­ba) ha­cien­do snor­ke­ling en Baha­mas. (Izq.) dur­mien­do den­tro de un re­fu­gio col­gan­te com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te (Sky Lod­ge) pa­ra apre­ciar la im­pac­tan­te vis­ta so­bre el Va­lle Sa­gra­do en Cus­co (Pe­rú).

Su ni­do de crea­ti­vi­dad Vi­ve en Mia­mi. Tie­ne un de­par­ta­men­to que de­co­ró de una ma­ne­ra eco­ló­gi­ca, bohe­mia y re­fres­can­te.

Ávi­da lectora. Le en­can­tan los li­bros de es­pi­ri­tua­li­dad y cre­ci­mien­to per­so­nal. Sus au­to­res fa­vo­ri­tos son: Ro­bin Shar­ma, Pau­lo Coel­ho, Her­mann Hes­se, en­tre otros.

Fle­xi­ble y en paz Prac­ti­ca yo­ga des­de ha­ce ocho años y ya cuen­ta con cer­ti­fi­ca­ción. Ha cam­bia­do su cuer­po y su for­ma de ver la vi­da. Es co­mún ver­la ha­cien­do yo­ga en los pai­sa­jes que vi­si­ta.

Más es­pi­ri­tual y ple­na Su can­ción fa­vo­ri­ta es Me­di­ci­ne, de Daugh­ter. Se iden­ti­fi­ca con la le­tra que di­ce: Aún­pue­des­ser­lo­que­que­rías­ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.