Aliens

El Deber - Extra (Bolivia) - - EN FOCO - LI­LIA­NA CO­LAN­ZI La au­to­ra. Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta cru­ce­ña. Doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos) y ga­na­do­ra del Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Au­ra Estrada.

Hay po­cas co­sas tan irre­sis­ti­bles co­mo un mons­truo. El mons­truo es­tá atra­pa­do en­tre la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra, fu­rio­so, y nos con­fron­ta al mis­mo tiem­po con el de­seo y con la muer­te. Los mons­truos son una ven­ta­na a una épo­ca y por eso apa­re­ce la pe­lí­cu­la Li­fe: Vi­da in­te­li­gen­te (Da­niel Es­pi­no­sa, 2017), en un mo­men­to en que un pro­yec­to co­mo Mars One pla­nea en­viar la pri­me­ra co­lo­nia hu­ma­na a Mar­te. La pe­lí­cu­la ofre­ce lo me­jor del cine cla­se B: una pre­mi­sa atrac­ti­va (as­tro­nau­tas que en­cuen­tran un or­ga­nis­mo uni­ce­lu­lar en una mues­tra de sue­lo marciano), ac­ción tre­pi­dan­te, mu­chas de­ci­sio- nes es­tú­pi­das y un mons­truo ca­paz de ha­cer­te sal­tar en la si­lla ca­da vez que apa­re­ce. A di­fe­ren­cia de pe­lí­cu­las co­mo Gra­ve­dad e In­te­res­te­lar que mues­tran la épi­ca (y to­da la cur­si­le­ría) del as­tro­nau­tahé­roe-to­do­po­de­ro­so, los as­tro­nau­tas de Li­fe son tan ton­tos co­mo cual­quier hi­jo de ve­cino. Des­de el mo­men­to en que el exo­bió­lo­go Hugh Derry se da cuen­ta de que es­tá fren­te a un or­ga­nis­mo ex­tra­te­rres­tre vi­vo, la ca­de­na de erro­res es im­pa­ra­ble. Por­que, se sa­be, ese mo­lus­co alie­ní­ge­na que ha so­bre­vi­vi­do a la hos­til at­mós­fe­ra mar­cia­na y que cre­ce ve­loz­men­te en el la­bo­ra­to­rio no pue­de ser otra co­sa que un bi­cho mor­tí­fe­ro. Pe­ro Derry se en­tre­tie­ne aca­ri­cián­do­lo co­mo si se tra­ta­ra de su pe­rro, y to­da la tri­pu­la­ción lo em­pie­za a lla­mar por un nom­bre: Calvin. Es de­cir, los hu­ma­ni­tos re­pli­can allá afue­ra lo que ha su­ce­di­do acá aden­tro: la do­mes­ti­ca­ción de to­da otra for­ma de vi­da has­ta re­du­cir­la a la irre­le­van­cia del jar­dín o del zoo­ló­gi­co. Pe­ro pa­ra que ha­ya una mas­co­ta pri­me­ro tie­ne que ha­ber un amo. Y Calvin no tar­da­rá mu­cho en de­mos­trar que él es la ver­da­de­ra vi­da in­te­li­gen­te en esa na­ve es­pa­cial. Step­hen Haw­king ya lo ha ad­ver­ti­do: en­con­trar vi­da ex­tra­te­rres­tre in­te­li­gen­te po­dría re­sul­tar co­mo el en­cuen­tro en­tre los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos y Cris­tó­bal Co­lón. “Y eso no aca­bó muy bien”, di­jo el fí­si­co ha­ce al­gu­nos años. El de­seo de en­trar en con­tac­to con se­res su­pe­rio­res, más avan­za­dos y más sa­bios que no­so­tros es­tá en el co­ra­zón de nu­me­ro­sas sec­tas, pe­ro pro­ba­ble­men­te lo que ha­ya allá afue­ra no sea muy di­fe­ren­te de no­so­tros: bas­ta mi­rar a lo que he­mos he­cho con el eco­sis­te­ma y con los otros se­res hu­ma­nos pa­ra du­dar de la bon­dad (y de la in­te­li­gen­cia) de las cria­tu­ras in­te­li­gen­tes. A pe­sar de sus ten­tácu­los y de su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad pa­ra so­bre­vi­vir al fue­go, a las tem­pe­ra­tu­ras gé­li­das y a la au­sen­cia del oxí­geno del es­pa­cio ex­te­rior, Calvin es muy pa­re­ci­do a los hom­bres. Es cu­rio­so, se adap­ta con fa­ci­li­dad, arra­sa con to­do a su pa­so y ter­mi­na­rá por ate­rri­zar en otro pla­ne­ta. “Calvin no nos odia”, di­ce el cien­tí­fi­co con ad­mi­ra­ble mag­na­ni­mi­dad mien­tras el alie­ní­ge­na se lo es­tá sir­vien­do de pos­tre, “ne­ce­si­ta ma­tar­nos pa­ra po­der so­bre­vi­vir”. ¿No es exac­ta­men­te lo que ha­ce­mos con el res­to de las es­pe­cies? No de­be ser muy desa­ti­na­do pen­sar que, pa­ra al­gu­nos ani­ma­les, la pro­xi­mi­dad de un ser hu­mano pro­vo­que tan­to te­rror y re­pug­nan­cia co­mo los que a no­so­tros nos ge­ne­ra un de­pre­da­dor co­mo Calvin.

Calvin es un mons­truo efec­ti­vo, pe­ro apor­ta po­co a la ima­gi­na­ción so­bre alie­ní­ge­nas: la fi­gu­ra del mo­lus­co ce­fa­ló­po­do ha si­do usa­da ya has­ta el can­san­cio pa­ra re­pre­sen­tar la otre­dad. Los bi­chos con ten­tácu­los nos des­tru­yen y a la vez quie­ren te­ner se­xo con no­so­tros: es­tá en el fa­mo­so cua­dro de Ho­ku­sai, El sue­ño

de la es­po­sa del pes­ca­dor, y tam­bién en la pe­lí­cu­la Alien, en la que el alie­ní­ge­na em­ba­ra­za a los hu­ma­nos con sus crías. La fór­mu­la del pul­po ex­tra­te­rres­tre ha­bla de nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra ima­gi­nar lo ver­da­de­ra­men­te alie­ní­ge­na: no se pue­de co­no­cer aque­llo que es­tá fue­ra de nues­tros sen­ti­dos, y ca­da re­pre­sen­ta­ción de un marciano no es otra co­sa que una pro­yec­ción nues­tra. So­lo po­de­mos des­cri­bir a un alie­ní­ge­na en nues­tros tér­mi­nos, pe­ro sus pro­pias ca­te­go­rías nos re­sul­tan elu­si­vas.

Qui­zás la no­ve­la que ha­ya re­fle­ja­do me­jor la im­po­si­bi­li­dad de con­tac­to con un ser ex­tra­te­rres­tre sea So­la­ris, del es­cri­tor po­la­co Sta­nis­law Lem. En es­ta no­ve­la, un si­có­lo­go lle­ga a un pla­ne­ta dis­tan­te a es­tu­diar la pre­sen­cia de un ser vi­vien­te en las aguas del lu­gar. Al bom­bar­dear las aguas, el océano res­pon­de de­vol­vien­do a los in­tru­sos imá­ge­nes de sus re­cuer­dos más trau­má­ti­cos, pe­ro sin re­ve­lar na­da de sí mis­mo. El alie­ní­ge­na de So­la­ris es tan ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te del hu­mano que cual­quier in­ten­to de co­mu­ni­ca­ción fra­ca­sa: lo que que­da es el hom­bre con­tem­plán­do­se a sí mis­mo en una in­fi­ni­ta re­gre­sión.

Li­fe es me­nos so­fis­ti­ca­da y ca­re­ce de es­tas pre­ten­sio­nes fi­lo­só­fi­cas, pe­ro el in­des­truc­ti­ble Calvin ape­la a los mie­dos atá­vi­cos. Y, por su­pues­to, va a aca­bar con la vi­da en la Tie­rra. No pu­de evi­tar pen­sar en Mars One y la co­lo­ni­za­ción de otros pla­ne­tas, y tra­té de ha­cer­me una idea de lo que es­to po­dría sig­ni­fi­car: la hu­ma­ni­dad co­mo un vi­rus triun­fan­te, po­de­ro­so y le­tal, a pun­to de sal­tar a las es­tre­llas.

Hay po­cas co­sas tan irre­sis­ti­bles co­mo un mons­truo. El mons­truo es­tá atra­pa­do en­tre la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra, fu­rio­so, y nos con­fron­ta al mis­mo tiem­po con el de­seo y con la muer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.