RES­PON­SA­BLE, ¿YO? IMÁ­GE­NES VI­RA­LES

¿QUÉ HA­CER CUAN­DO AL­GO COM­PRO­ME­TE­DOR TE LLE­GA? ES­PE­CIA­LIS­TAS ACON­SE­JAN NO DE­JAR­SE LLE­VAR POR LAS EMO­CIO­NES Y ELI­MI­NAR VI­DEOS O FO­TOS QUE AFEC­TAN A OTROS

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA -

Ar­de­lia Mau­rel ( 18) que vi­ve en San Jo­sé (Puer­to Ri­co), cuan­do te­nía 15 años vi­vió un in­fierno. Un ex­ce­so de con­fian­za fue el de­to­nan­te que le cos­tó la dig­ni­dad a es­ta jo­ven es­tu­dian­te. Ella pa­só fo­tos don­de mos­tra­ba su cuer­po des­nu­do a un chi­co, quien, sin pen­sar­lo dos ve­ces, la hi­zo vi­ral du­ran­te una fies­ta.

Des­pués de tres años de esconderse por es­ta com­pli­ca­da si­tua­ción, que in­clu­so, se­gún di­ce ella, ca­si le cues­ta la vi­da, en mar­zo pa­sa­do se lle­nó de va­len­tía y con­tó su his­to­ria a tra­vés de las re­des so­cia­les, me­dian­te un vi­deo pu­bli­ca­do en YouTu­be.

“Cuan­do te­nía 15 años, con­fié en la per­so­na equi­vo­ca­da que com­par­tió mis fo­tos des­nu­da con to­do el co­le­gio”, ini­cia Mau­rel su his­to­ria en un vi­deo de 12 mi­nu­tos y ocho se­gun­dos, en el que acla­ra que cuen­ta su pro­ble­ma, que le ator­men­tó y ro­bó la paz du­ran­te los úl­ti­mos tres años, con el fin de in­for­mar a sus pa­dres y fa­mi­lia­res. Ade­más, di­ce que se arre­pien­te de no ha­ber­lo he­cho en su mo­men­to, ya que es­tá se­gu­ra que la ha­brían apo­ya­do de ma­ne­ra in­con­di­cio­nal.

Su otro ob­je­ti­vo es que su ca­so sea un ejem­plo y que no se tra­te de un sim­ple dra­ma de ado­les­cen­te ni tam­po­co se vea co­mo al­go nor­mal, aun­que le su­ce­da a mu­chas otras per­so­nas, pues ca­si nun­ca se pien­sa en quién es­tá sien­do víc­ti­ma de es­te ti­po de abu­so.

La la­men­ta­ble his­to­ria de Ar­de­lia se ini­ció cuan­do dos ami­gas se le acer­ca­ron con un ce­lu­lar en la mano y le mos­tra­ron su foto. Ese fue un mo­men­to hu­mi­llan­te pa­ra ella. Cien­tos de per­so­nas ya ha­bían co­no­ci­do su cuer­po des­nu­do, su in­ti­mi­dad, se­gún re­la­ta ella en el vi­deo.

“Es­to me pa­só ha­ce tres años y has­ta hoy no he lo­gra­do de­cir­le de fren­te a mi fa­mi­lia o a un si­có­lo­go y es por­que du­ran­te mu­cho tiem­po me dio ver­güen­za... Mos­tra­ron mis fo­tos y lue­go me di cuen­ta que las es­ta­ban ven­dien­do, ¿ cuán­to cos­ta­ban? No mu­cho, mi dig­ni­dad y no­ches en­te­ras llo­ran­do sin po­der dor­mir. Ca­si me cues­ta la vi­da”, ase­ve­ró.

Sus ami­gas, que sa­bían so­bre esas fo­tos des­de an­tes, la aban­do­na­ron. “Me die­ron la es­pal­da y cuan­do se hi­cie­ron pú­bli­cas to­dos me em­pe­za­ron a odiar. Me ata­ca­ron tan­to que em­pe­cé a pen­sar que era una en­fer­ma se­xual y lo que ha­bía he­cho era as­que­ro­so y de­pra­va­do”, cuen­ta.

To­dos son co­par­tí­ci­pes

En cri­te­rio de la si­co­pe­da­go­ga Na­dia Ro­ca­ba­do, la per­so­na que di­fun­de vi­deos o fo­tos que me­llan la dig­ni­dad e in­te­gri­dad de un ter­ce­ro es co­par­tí­ci­pe jun­to con el pri­mer au­tor, que fue quien fil­mó, fo­to­gra­fió, subió y di­fun­dió di­chas imá­ge­nes, da­do que co­la­bo­ra con la di­fu­sión de es­te de­li­to, vul­ne­ran­do la imagen e in­ti­mi­dad de un ter­ce­ro y, cla­ro, los de­re­chos de esa per­so­na.

“Las per­so­nas que in­cu­rren en es­ta prác­ti­ca sue­len te­ner un ba­jo có­di­go éti­co, su ac­cio­nar es im­pul­si­vo, po­co re­fle­xi­vo, a lo que sus ac­cio­nes pue­den oca­sio­nar o en to­do ca­so son muy cons­cien­tes, pe­ro ca­re­cen de em­pa­tía con

VI­DA PRI­VA­DA LA IN­FOR­MA­CIÓN QUE PUE­DE AFEC­TAR O DA­ÑAR LA VI­DA, LA IN­TE­GRI­DAD O LA PRI­VA­CI­DAD DE TER­CE­RAS PER­SO­NAS NO DE­BE SER COM­PAR­TI­DA POR NA­DIE

No hay que com­par­tir Si son imá­ge­nes aje­nas a tu vi­da, no de­bes pa­sar­la a nin­gún gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.