Ve­ci­nos po­bres y ve­ci­nos ri­cos

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personajes -

Co­noz­co a un gue­rre­ro de la exis­ten­cia a quien un ac­ci­den­te de­jó en una si­lla de rue­das ha­ce dos años. Di­fu­mino sus da­tos por­que no quie­re ser re­co­no­ci­do, pe­ro di­ré que vi­ve so­lo y que en el por­tal de su ca­sa hay un tra­mo in­sal­va­ble de nue­ve es­ca­lo­nes. Des­de que per­dió la mo­vi­li­dad, es­te hom­bre vie­ne pi­dien­do al­go a lo que tie­ne de­re­cho: que la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos con­vier­ta ese por­tal en prac­ti­ca­ble. Siem­pre le han con­tes­ta­do que la co­mu­ni­dad es­ta­ba en nú­me­ros ro­jos e in­clu­so le han acu­sa­do de ser egoís­ta e irra­zo­na­ble. Aho­ra me aca­bo de en­te­rar de que por fin van a em­pe­zar las obras de acon­di­cio­na­mien­to, tras ha­ber­le te­ni­do ca­si dos años en­ce­rra­do.

Y ha si­do afor­tu­na­do, por­que es un hom­bre cul­to y ca­paz de lu­char por sus de­re­chos. Hay en es­te país mu­chos an­cia­nos de­sam­pa­ra­dos a los que co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos des­pia­da­das man­tie­nen pri­sio­ne­ros por­que se nie­gan a po­ner un as­cen­sor o a co­lo­car una si­lla. Son viejos con­de­na­dos a ca­de­na per­pe­tua. El ca­so más atroz me lo con­ta­ron ha­rá unos 15 años y ya es­cri­bí so­bre ello: en un edi­fi­cio an­ti­guo se ins­ta­ló un as­cen­sor que ha­bía si­do pa­ga­do por la mi­tad de los ve­ci­nos. Quie­nes cos­tea­ron el pro­yec­to de­ci­die­ron po­ner una lla­ve pa­ra que la ca­bi­na só­lo pu­die­ra ser uti­li­za­da por ellos; y en­tre quie­nes se que­da­ron sin ac­ce­so es­ta­ba un an­ciano de eco­no­mía mo­des­tí­si­ma, que vi­vía en el cuar­to, ca­re­cía de fa­mi­lia y te­nía que ca­mi­nar con an­da­dor. Me lo ima­gino al po­bre atra­pa­do pa­ra siem­pre en su ca­sa y es­cu­chan­do el zum­bi­do del mon­ta­car­gas. Si eso no es el in­fierno, se pa­re­ce mu­cho.

Por pu­ra coin­ci­den­cia, una ami­ga de Fa­ce­book, Ro­sa Sau­gar Mar­tín, aca­ba de de­jar al hi­lo de otro ar­tícu­lo un comentario que tie­ne mu­cho que ver con to­do es­to. Cuen­ta Ro­sa que, cuan­do ella era niña, en la ca­sa en don­de vi­vía ha­bía un an­ciano sin fa­mi­lia al que iban a lle­var al asi­lo. En el edi­fi­cio eran tan só­lo 14 ve­ci­nos y en­tre to­dos evi­ta­ron que el hom­bre tu­vie­ra que ir­se de su ho­gar; or­ga­ni­za­ron tur­nos y le la­va­ban, le da­ban de co­mer, ade­cen­ta­ban su pi­so y le acom­pa­ña­ban: “Pa­só sus úl­ti­mos años lleno de cui­da­dos y ca­ri­ño”. Ro­sa na­ció en 1952, “en esos años gri­ses y re­pre­so­res en los que lle­va­bas la tris­te­za a la es­pal­da cual mo­chi­la”, y tu­vo, ex­pli­ca, una in­fan­cia muy di­fí­cil. Y, con pre­cio­sa elo­cuen­cia, aña­de: “Aun­que es cier­to que la so­li­da­ri­dad que se desa­rro­lló en los ba­rrios obre­ros po­bres, por pu­ri­ta su­per­vi­ven­cia, fue co­mo una en­re­da­de­ra cre­cien­do de ca­sa en ca­sa”. Sin du­da Ro­sa ha pues­to el de­do en lo esen­cial: el ni­vel eco­nó­mi­co. El edi­fi­cio del hom­bre ac­ci­den­ta­do es un buen in­mue­ble: gen­te con di­ne­ro, aun­que la co­mu­ni­dad es­tu­vie­ra en nú­me­ros ro­jos. Y se­gu­ra­men­te quie­nes pu­sie­ron el as­cen­sor con lla­ves te­nían unos in­gre­sos más que su­fi­cien­tes. Nu­me­ro­sos es­tu­dios pa­re­cen de­mos­trar en to­do el mun­do que hay una co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre la so­li­da­ri­dad más bá­si­ca y la po­bre­za, así co­mo el efec­to con­tra­rio: que los ri­cos tien­den a ser me­nos em­pá­ti­cos. Por ejem­plo, en el per­fil del vo­lun­ta­ria­do es­pa­ñol ga­nan por go­lea­da las mu­je­res de eco­no­mía mo­des­ta. Una sien­te la ten­ta­ción de de­du­cir que los po­bres son bue­nos y los ri­cos un as­co, un tó­pi­co que a ve­ces la reali­dad pa­re­ce em­pe­ña­da en con­fir­mar. Pe­ro la vi­da es al­go mu­cho más com­ple­jo y me te­mo que so­bre to­do se tra­ta de un ras­go evo­lu­ti­vo. Tam­bién en es­to ati­nó Ro­sa: “Por pu­ri­ta su­per­vi­ven­cia”. Qué in­quie­tan­te ani­mal es el ser hu­mano: en si­tua­cio­nes de ex­tre­ma ne­ce­si­dad, ayu­dar al pró­ji­mo es un con­tra­to no es­cri­to que pue­de sal­var­te de la muer­te. Pe­ro lue­go, cuan­do las con­di­cio­nes me­jo­ran, emer­gen otros ras­gos: la ava­ri­cia, el ego­cen­tris­mo, el de­seo de no en­te­rar­te de la pe­nu­ria aje­na pa­ra no empañar tu bie­nes­tar, la so­ber­bia de pen­sar que no­so­tros nos lo me­re­ce­mos y los otros no, la ig­no­ran­cia que to­do eso con­lle­va… Son tram­pas ob­vias, co­mo la de creer que so­mos to­le­ran­tes por­que apo­ya­mos a quie­nes pien­san co­mo no­so­tros (pe­ro nos sul­fu­ra­mos con quie­nes pien­san dis­tin­to), y sin em­bar­go cae­mos una y otra vez en ellas. En fin, qui­zá la úni­ca vía de su­pe­rar la es­tre­cha ne­ce­dad de nues­tra con­di­ción sea es­for­zar­nos por po­ner­nos siem­pre en el lu­gar del otro.

En si­tua­cio­nes de ne­ce­si­dad, ayu­dar al pró­ji­mo pue­de sal­var­te de la muer­te. Pe­ro otros ras­gos emer­gen cuan­do me­jo­ran las con­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.