ES­TRÉS A BOR­DO BA­JO CON­TROL

CÓ­MO FRE­NAR A TIEM­PO LAS EMO­CIO­NES NE­GA­TI­VAS ES­TAR EMO­CIO­NAL­MEN­TE INESTABLES AL CON­DU­CIR PUE­DE ELE­VAR LOS RIES­GOS EN LA VÍA. UR­GE EVALUARSE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

Ca­da vez que uno es­tá en su vehícu­lo y co­mien­za a con­du­cir, di­ver­sas emo­cio­nes suben tam­bién a bor­do y en­tran en ac­ción.

Hay oca­sio­nes en que uno dis­fru­ta de es­tar fren­te al vo­lan­te por esa in­com­pa­ra­ble sen­sa­ción de li­ber­tad que se ex­pe­ri­men­ta al no de­pen­der de na­die y te­ner en qué mo­vi­li­zar­se las ve­ces que uno quie­re sa­lir a pa­sear o a aten­der asun­tos per­so­na­les o la­bo­ra­les.

Sin em­bar­go, ma­ne­jar por ne­ce­si­dad en ho­ras de al­to trá­fi­co, eso di­fí­cil­men­te ge­ne­ra emo­cio­nes po­si­ti­vas y más aún con lo con­ges­tio­na­das que son hoy al­gu­nas ca­lles o ave­ni­das a cual­quier ho­ra del día, ob­ser­va la si­có­lo­ga Marion Schul­me­yer.

En su opi­nión, los con­duc­to­res se en­fren­tan con fre­cuen­cia a emo­cio­nes ne­ga­ti­vas (en in­glés, 'road ra­ge' o 'ra­bia de ca­rre­te­ra'), lo cual si no se lo­gra controlar opor­tu­na­men­te pue­de traer con­si­go gra­ves con­se­cuen­cias.

Ma­ri­sa Na­va­rro, si­co­te­ra­peu­ta con­sul­ta­da por el por­tal EFE Sa­lud, con­si­de­ra que an­tes de sa­lir de via­je en au­to no so­lo hay que re­vi­sar el mo­to­ri­za­do, sino tam­bién “ha­cer­se un che­queo emo­cio­nal” pa­ra evi­tar los po­si­bles ries­gos que los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos pue­den oca­sio­nar.

Es­tar emo­cio­nal­men­te inestables, en su cri­te­rio, pue­de aca­rrear pe­li­gros en la ca­rre­te­ra, co­mo ir más de pri­sa, co­me­ter erro­res, no pres­tar la aten­ción ne­ce­sa­ria o to­mar de­ci­sio­nes inade­cua­das.

“Si es­ta­mos ner­vio­sos, dis­gus­ta­dos, can­sa­dos o muy es­tre­sa­dos, es me­jor no con­du­cir. Se pue­de de­le­gar esa res­pon­sa­bi­li­dad a otra per­so­na o es­pe­rar has­ta sen­tir­nos me­jor”, su­gie­re.

Am­bas pro­fe­sio­na­les re­su­men en es­tos cin­co pun­tos sus con­se­jos pa­ra to­mar las rien­das de las emo­cio­nes al es­tar al vo­lan­te.

1. No de­jar­se in­fluir por la reac­ción de los de­más.

Al es­tar es­tre­sa­dos, ca­da vez que to­ca con­du­cir el vehícu­lo dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer fren­te a nue­vas de­man­das y fa­ci­li­ta la apa­ri­ción de pro­ce­sos cog­ni­ti­vos me­nos ra­cio­na­les, afir­ma Marion Schul­me­yer, je­fe de la ca­rre­ra de Si­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pri­va­da de San­ta Cruz de la Sie­rra (UP­SA).

Por ejem­plo - aña­de- se to­ma co­mo un ata­que per­so­nal los erro­res de otros con­duc­to­res y se los in­ter­pre­ta co­mo ata­ques, ame­na­zas o pro­vo­ca­cio­nes. “In­de­pen­dien­te­men­te de que el con­duc­tor se ha­ya cru­za­do y nos ha­ya ce­rra­do el ca­mino por error, dis­trac­ción o pro­vo­ca­ción, no­so­tros de­ci­di­mos có­mo ac­tuar. De­pen­de de no­so­tros enojarnos o es­tar tran­qui­los y no dejarnos in­fluir por có­mo ma­ne­jan otros. Pa­ra lo­grar­lo, de­be­mos man­te­ner­nos lo su­fi­cien­te­men­te ra­cio­na­les”, afir­ma.

2. Evi­tar los ex­tre­mos.

Al es­tar emo­cio­nal­men­te inestables, el con­duc­tor asu­me que los otros son ton­tos y que es su de­ber ilu­mi­nar­los. “En reali­dad no sa­be­mos qué les es­tá pa­san­do. Pue­den te­ner pro­ble­mas que lo tie­nen dis­traí­do, pue­den ha­ber per­di­do un ser que­ri­do, te­ner una emer­gen­cia y mil co­sas pue­den es­tar afec­tan­do su ma­ne­ra de con­du­cir”, in­di­ca Schul­me­yer tras se­ña­lar que hay que te­ner em­pa­tía. “Eso su­po­ne pen­sar que su con­duc­ta pue­de de­ber­se tam­bién a otros mo­ti­vos y no al que pen­sa­mos. No so­mos los res­pon­sa­bles por ‘en­se­ñar’ a otros lo que de­ben ha­cer en la vía”, in­sis­te.

En otro ex­tre­mo, hay quie­nes es­pe­ran que los de­más sean cor­te­ses, si­gan las re­glas y ten­gan cons­cien­cia so­cial. Ahí vie­ne la frus­tra­ción. “Hay per­so­nas in­ca­pa­ces de res­pe­tar la vi­da de na­die. Va­mos a es­tar más tran­qui­los si acep­ta­mos la reali­dad co­mo es y no co­mo que­re­mos que sea”, di­ce.

3. Am­bien­te apa­ci­ble.

Al­gu­nas ideas pa­ra crear un am­bien­te de ma­yor tran­qui­li­dad den­tro del vehícu­lo pue­den in­cluir, se­gún Schul­me­yer, po­ner mú­si­ca agra­da­ble que des­pier­te el buen hu­mor, ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, te­ner en men­te las in­ter­pre­ta­cio­nes que se ha­cen de los de­más y man­te­ner ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas.

In­vi­ta a usar afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas co­mo “pue­do es­tar tran­qui­lo ( a) cuan­do con­duz­co”, “pue­do man­te­ner la cal­ma an­te los erro­res de los de­más”, “yo soy due­ño de mis emo­cio­nes, los otros no tie­nen el po­der de afec­tar­las”.

4. Fre­nar a tiem­po la ira, la an­sie­dad, el miedo y la tris­te­za.

La si­co­te­ra­peu­ta Ma­ri­sa Na­va­rro pro­po­ne iden­ti­fi­car las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que pue­den po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad vial. En­tre ellas, la ira que pue­de ge­ne­rar con­duc­tas pe­li­gro­sas al vo­lan­te por­que po­ten­cia la agre­si­vi­dad.

Por otro la­do es­tá la an­sie­dad, un ni­vel al­to de es­trés que pue­de ‘blo­quear' la men­te de las per­so­nas al rea­li­zar mu­chas ac­ti­vi­da­des. “Lo que no se de­be ha­cer es to­mar un an­sio­lí­ti­co, por­que ador­me­ce”, en­fa­ti­za Na­va­rro.

En­tre­tan­to, el miedo vuel­ve a al­gu­nas per­so­nas más pru­den­tes al vo­lan­te, pe­ro si lle­ga a un al­to gra­do pue­de pa­ra­li­zar­las, por lo que hay que man­te­ner la cal­ma.

Con­du­cir cuan­do uno es­tá ago­bia­do por la tris­te­za tam­bién pue­de ser pe­li­gro­so. Al es­tar con el es­ta­do de áni­mo ba­jo, uno va pen­san­do to­do el tiem­po en la cau­sa que lo en­tris­te­ce. Eso ha­ce que uno pier­da la con­cen­tra­ción.

5. Re­la­jar­se o ha­cer ejer­ci­cios pa­ra ale­jar las an­gus­tias.

Pa­ra 'apar­car' los sen­ti­mien­tos ad­ver­sos al con­du­cir, Na­va­rro plan­tea a ca­da per­so­na iden­ti­fi­car pri­me­ro qué le es­tá pa­san­do y, si de­tec­ta que una preo­cu­pa­ción o an­gus­tia lo tie­ne mal, en­ton­ces bus­car có­mo so­lu­cio­nar­lo.

En ese sen­ti­do, cree que pue­de ser de gran ayu­da ha­cer ejer­ci­cios de re­la­ja­ción y res­pi­ra­ción, des­can­sar un po­co an­tes del via­je pa­ra es­tar más ac­ti­vos en el tra­yec­to, dar un pa­seo o ha­cer de­por­te pa­ra des­pe­jar la men­te.

En­tre­tan­to, hay que po­ten­ciar emo­cio­nes po­si­ti­vas co­mo la em­pa­tía y el op­ti­mis­mo. “Cuan­to más ama­bles so­mos, más po­si­ti­vos y em­pá­ti­cos se­re­mos y por tan­to, me­jo­res con­duc­to­res. Cuan­do nos preo­cu­pa­mos por la se­gu­ri­dad nues­tra y de los de­más, nos con­ver­ti­mos en con­duc­to­res se­gu­ros y fia­bles. So­mos to­le­ran­tes y co­la­bo­ra­do­res”, ase­gu­ra

“ES NUES­TRA DE­CI­SIÓN ENOJARNOS O ES­TAR TRAN­QUI­LOS Y NO DEJARNOS IN­FLUIR POR LA FOR­MA DE MA­NE­JAR DE OTROS” “NUN­CA DE­BE­MOS ARRAN­CAR UN AU­TO SI LA MEN­TE NO ES­TÁ TO­TAL­MEN­TE CON­CEN­TRA­DA EN EL CA­MINO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.