MÚ­SI­CA PA­RA EL AL­MA

ACOR­DES SANADORES MÚ­SI­COS SO­LI­DA­RIOS LLE­VAN SU AR­TE A HOS­PI­TA­LES, GERIÁTRICOS Y CÁR­CE­LES

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Es un pro­yec­to so­li­da­rio que na­ció en Ar­gen­ti­na y lo im­pul­san mú­si­cos que desean acer­car su ac­ti­vi­dad a hos­pi­ta­les, es­cue­las de edu­ca­ción es­pe­cial y geriátricos, en­tre otros. La idea se ex­ten­dió a otros paí­ses, en­tre ellos Bo­li­via. Les con­ta­mos su his­to­ria y sus lo­gros.

Son las 10:00. Es una ma­ña­na gris de me­dia­dos de abril y ha­ce un po­co de frío. Al­gu­nos chi­cos con sus pa­pás es­pe­ran su turno pa­ra ser aten­di­dos, mien­tras otros pa­sean por los pa­si­llos bus­can­do ali­viar su do­lor. De pron­to el pa­tio del Hos­pi­tal de Ni­ños Ma­rio Or­tiz se lle­na de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, de par­ti­tu­ras y de­ce­nas de per­so­nas con la ca­ra pin­ta­da, con glo­bos en mano, na­riz de pa­ya­so, cor­ba­tas y vin­chas de ca­ri­tas fe­li­ces, que los mi­ran son­rien­tes.

Pa­cien­tes, fa­mi­lia­res, en­fer­me­ras, mé­di­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos, mi­ran asom­bra­dos por­que no en­tien­den lo que pa­sa. Se aglo­me­ran en los pa­si­llos pa­ra in­ten­tar sa­tis­fa­cer su cu­rio­si­dad.

Cuan­do co­mien­zan a so­nar los pri­me­ros acor­des de vio­li­nes, che­los, cla­ri­ne­tes, con­tra­ba­jos y tim­ba­les to­can­do La pan­te­ra ro­sa de­jan de la­do sus ac­ti­vi­da­des y dis­fru­tan del pe­que­ño con­cier­to de mú­si­ca que les lle­ga al al­ma. Al fi­nal aplau­den y se acer­can pa­ra agra­de­cer el ges­to so­li­da­rio.

Lue­go de to­car al­gu­nas can­cio­nes los mú­si­cos se di­vi­den e in­gre­san a los di­fe­ren­tes pa­be­llo­nes don­de in­ter­ac­túan con los ni­ños in­ter­na­dos. La ca­ra de ale­gría de los pa­cien­tes es lo me­jor que los mú­si­cos y co­ris­tas pue­den re­ci­bir. Du­ran­te 40 mi­nu­tos los pe­que­ños ol­vi­dan sus do­lo­res y en­fer­me­da­des, mien­tras can­tan, aplau­den y jue­gan con los ins­tru­men­tos.

Al ter­mi­nar el mi­ni­con­cier­to en el pa­be­llón de que­ma­dos, un pa­pá, con los ojos llo­ro­sos y vi­si­ble­men­te emo­cio­na­do, se acer­ca a una de las vio­li­nis­tas y le da las gra­cias por­que su pe­que­ña hi­ja, que ha­bía pa­sa­do una ma­la no­che con mu­cho do­lor, se sin­tió ali­via­da y has­ta ju­gó con los ins­tru­men­tos que los mú­si­cos lle­va­ron has­ta allí.

Ese es el tra­ba­jo que rea­li­za Mú­si­ca pa­ra el al­ma (MPA), una or­ques­ta sin­fó­ni­ca que na­ció ha­ce cin­co años en Ar­gen­ti­na y que de ma­ne­ra so­li­da­ria y gra­tui­ta to­ca en hos­pi­ta­les, cár­ce­les, geriátricos, si­quiá­tri­cos e ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción es­pe­cial.

En el Asi­lo de an­cia­nos

Por la tar­de, los mú­si­cos lle­gan al ge­riá­tri­co y mien­tras se aco­mo­dan, los an­cia­ni­tos co­pan el sa­lón. Ape­nas la or­ques­ta en­to­na la cue­ca Mo­to Mén­dez, uno de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.