Ei­se­juaz era bo­li­viano

El Deber - Extra (Bolivia) - - EN FOCO -

Ha­ce un par de años, en Bue­nos Ai­res, un ami­go me re­co­men­dó Ei­se­juaz, la ex­tra­ñí­si­ma no­ve­la de Sa­ra Ga­llar­do. El des­lum­bra­mien­to fue in­me­dia­to: em­pe­cé a leer­la por la tar­de y no la pu­de sol­tar has­ta bien en­tra­da la no­che, con esa abru­ma­do­ra sen­sa­ción que pro­du­cen los li­bros que re­ve­lan al mun­do en to­da su mi­se­ria, to­do su mis­te­rio y to­da su be­lle­za. Ei­se­juaz es la his­to­ria de un in­dio ma­ta­co que es­cu­cha la voz de Dios en el nor­te ar­gen­tino y que de­be re­nun­ciar a to­do pa­ra se­guir ese enig­má­ti­co lla­ma­do. Li­san­dro Vega (Ei­se­juaz es su nom­bre wi­chí) es uno de los gran­des per­so­na­jes de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na: un hom­bre con un des­tino in­son­da­ble que ve có­mo su pue­blo sa­le del mon­te pa­ra mo­rir en la ciu­dad ase­dia­do por la pes­te, la pros­ti­tu­ción y la po­bre­za.

Sa­bía que Sa­ra Ga­llar­do se ha­bía ins­pi­ra­do en un via­je a Sal­ta en 1967, al que par­tió bus­can­do his­to­rias pa­ra su co­lum­na en el se­ma­na­rio Con­fir­ma­do, pe­ro me in­tri­gó des­cu­brir que Ei­se­juaz ha­bía exis­ti­do y que fue un ca­ci­que wi­chí con el que Ga­llar­do pa­só ho­ras con­ver­san­do en un ho­tel de Em­bar­ca­ción, esa ciu­dad fron­te­ri­za a un cos­ta­do del río Ber­me­jo en la que – de­pen­dien­do por dón­de se mi­re- co­mien­za o ter­mi­na Ar­gen­ti­na. Y aun­que Li­san­dro Vega ya mu­rió, me lan­cé tras sus hue­llas.

No voy a ha­blar de Sal­ta y de su im­pre­sio­nan­te mu­seo de mo­mias in­fan­ti­les ex­hu­ma­das de los ce­rros con los ca­be­llos tren­za­dos y las ho­jas de co­ca to­da­vía fres­cas en­tre los dien­tes. Tam­po­co ha­bla­ré de La Ve­loz del Nor­te y de sus efi­cien­tes au­to­bu­ses, tan di­fe­ren­tes de las im­pre­de­ci­bles flo­tas bo­li­via­nas. Ni del san­tua­rio de la Di­fun­ta Co­rrea a un cos­ta­do del ca­mino, ni del vie­jo tren aban­do­na­do oxi­dán­do­se al sol. Voy a ha­blar en cam­bio de Cris­ti­na Vega, hi­ja de Li­san­dro, que ven­de ar­te­sa­nías a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra. Los ca­mio­nes pa­san car­gan­do grano o com­bus­ti­ble y ha­cen tem­blar las pa­re­des de ma­de­ra de la ca­si­ta; so­bre nues­tras cabezas cuel­ga la sun­tuo­sa piel de un oso hor­mi­gue­ro que Ei­se­juaz, su pa­dre, mató de un ga­rro­ta­zo ha­ce más de vein­te años. Ape­nas em­pe­za­mos lle­ga la pri­me­ra sor­pre­sa: Ei­se­juaz era bo­li­viano. Cris­ti­na me cuen­ta que Ei­se­juaz sa­lió del Cha­co bo­li­viano (atra­ve­san­do Ca­ra­pa­rí, Agua­ray, Ya­cuy) si­guien­do la pré­di­ca del mi­sio­ne­ro no­rue­go Ber­ger John­son de la Asam­blea de Dios, can­sa­do de la vio­len­cia en el mon­te: “Se per­se­guían con los to­bas y los cho­ro­tes, pe­lea­ban por el mon­te pa­ra re­co­ger la fru­ta. Los to­bas y los cho­ro­tes es­pe­ra­ban a nues­tra gen­te cuan­do vol­vía del río pa­ra ro­bar­le la pes­ca. Les qui­ta­ban las mu­je­res, des­pués los hom­bres sa­lían a per­se­guir a los se­cues­tra­do­res. Era una gue­rra to­tal”, di­ce. Mien­tras con­ver­sa­mos me fas­ci­na com­pro­bar las coin­ci­den­cias en­tre la no­ve­la de Ga­llar­do y la vi­da del ver­da­de­ro Li­san­dro Vega. Co­mo el Ei­se­juaz de la no­ve­la, el pa­dre de Cris­ti­na tu­vo que ser je­fe en­tre los su­yos des­de pe­que­ño: “Él tenía sie­te her­ma­nas, él era el úni­co va­rón y lo hi­cie­ron je­fe cuan­do sa­lie­ron del mon­te sin ha­ber cam­bia­do la voz to­da­vía. Ve­nía de fa­mi­lia de ca­ci­ques. Era hom­bre fuer­te, de pa­la­bras tor­pes, no do­mi­na­ba el cas­te­llano pe­ro sa­bía có­mo ha­blar con la gen­te blan­ca”. La tra­yec­to­ria de Ei­se­juaz es si­mi­lar a la de la no­ve­la; los wi­chís hu­yen de las gue­rras en­tre et­nias y del mon­te de­vas­ta­do por el avan­ce del blan­co pa­ra en­con­trar­se con una vi­da de pri­va­cio­nes y su­fri­mien­to en la ciu­dad: “Creían que lle­gan­do aquí se iban a com­po­ner las co­sas, pe­ro aquí no po­dían sa­car agua, no po­dían cru­zar un alam­bra­do o un lo­te por­que los sa­ca­ban a ti­ros o les lar­ga­ban los pe­rros. Pa­re­ce que es­ta­ban me­jor en el mon­te por­que allá no ne­ce­si­ta­ban pla­ta, las co­sas no te­nían due­ños”.

Ei­se­juaz tra­ba­jó con los pas­to­res no­rue­gos, quie­nes lo ayu­da­ron a es­ta­ble­cer­se en la mi­sión La Lo­ma de Em­bar­ca­ción jun­to a los to­bas y los gua­ra­ní. Se ca­só con Mau­ri­cia Suárez, una jo­ven to­ba, y tu­vie­ron tres hi­jas, pe­ro Mau­ri­cia mu­rió de cán­cer de úte­ro cuan­do las hi­jas eran pe­que­ñas. Fue ca­ci­que y el pri­mer in­dí­ge­na en ser con­ce­jal en Em­bar­ca­ción, con­si­guió lle­var luz eléc­tri­ca a su co­mu­ni­dad y fue el res­pon­sa­ble de que se cons­tru­ye­ra la pri­me­ra es­cue­la pa­ra su gen­te. A di­fe­ren­cia del so­li­ta­rio per­so­na­je de la no­ve­la, fa­lle­ció an­ciano en 2014 y lle­gó a co­no­cer a más de 20 nie­tos. “Que­ría ser en­te­rra­do co­mo un buen ma­ta­co, con una fra­za­da y chau, en un pozo hon­do de dos me­tros pa­ra que nin­gún bi­cho en­tre a co­mer”, di­ce su hi­ja.

Es­cu­cho a Cris­ti­na Vega con avi­dez, pe­ro no sé si en­cuen­tro lo que bus­co en esos da­tos. Por­que la ver­dad so­bre Ei­se­juaz no es­tá en Em­bar­ca­ción ni en la ca­si­ta de ma­de­ra ni en las fotos en blan­co y ne­gro de ese hom­bre de ras­gos pro­nun­cia­dos, sino en la mi­ra­da de la es­cri­to­ra, ca­paz de trans­for­mar la vi­da de un hom­bre co­mún en una his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria. Lo que sí re­co­noz­co es el apo­ca­lip­sis in­dí­ge­na del que ha­bla­ba la no­ve­la: vi­si­to la mi­sión La Lo­ma y en­cuen­tro a los jó­ve­nes as­pi­ran­do pe­ga­men­to jun­to a la es­cue­la, a la vis­ta de to­do el mun­do. Me di­cen que la dro­ga­dic­ción se ha vuel­to una epidemia en la co­mu­ni­dad, que no ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des a los jó­ve­nes pa­ra sa­lir de la po­bre­za. Así, la no­ve­la cap­tu­ró no so­lo un per­so­na­je sino tam­bién un tris­te de­ve­nir his­tó­ri­co; me ale­jo de Em­bar­ca­ción desean­do, por una vez, que Sa­ra Ga­llar­do se hu­bie­ra equi­vo­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.