Ven­ta­jas de las re­la­cio­nes vir­tua­les No es lo mis­mo Ju­ven­tud y ha­bi­li­da­des so­cia­les Co­ne­xio­nes y so­le­dad

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIDA & PAREJA -

La si­có­lo­ga Pau­la Be­ne­dict re­co­no­ce los as­pec­tos po­si­ti­vos de las re­la­cio­nes vir­tua­les que se ha­cen con fi­nes de or­ga­ni­za­ción y coor­di­na­ción de tra­ba­jo, de fa­mi­lia o de amis­tad. “En ese as­pec­to son una he­rra­mien­ta va­lio­sa”, des­ta­ca, pe­ro tam­bién ha­ce notar que ha vis­to en su con­sul­ta los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de las re­la­cio­nes vir­tua­les, que se pue­den pres­tar pa­ra alen­tar los ce­los, el chis­me, el aco­so o la ma­ni­pu­la­ción. Us­te­des di­rán que tie­nen ami­gos en las re­des so­cia­les que sí co­no­cen, que los ven re­gu­lar­men­te y con quie­nes in­ter­cam­bian pun­tos de vis­ta de di­fe­ren­tes asun­tos que les in­tere­sa. Pe­ro aquí Bau­man ha­ce notar al­go im­por­tan­te: “El diá­lo­go real no es ha­blar con gen­te que pien­sa lo mis­mo que tú. Las re­des so­cia­les no en­se­ñan a dia­lo­gar por­que es tan fá­cil evi­tar la con­tro­ver­sia… Mu­cha gen­te usa las re­des so­cia­les no pa­ra unir, no pa­ra am­pliar sus ho­ri­zon­tes, sino al con­tra­rio, pa­ra en­ce­rrar­se en lo que lla­mo ‘ zo­nas de con­fort’”.

En otras pa­la­bras, in­ter­ac­tua­mos so­lo con aque­llos que se pa­re­cen a no­so­tros, que pien­san co­mo no­so­tros y que di­cen lo que nos gus­ta. Y si se sa­len de ese mar­co, los eli­mi­na­mos.

Be­ne­dict aco­ta que hay per­so­nas que ado­ran con­ver­tir su vi­da en una es­pe­cie de es­pec­tácu­lo vir­tual y se tras­tor­nan con el ham­bre de apro­ba­ción al es­tar pen­dien­tes de los ‘li­kes’ o de los co­men­ta­rios so­bre sus pe­que­ñas ha­za­ñas cotidianas. “En esa me­di­da pue­den des­cui­dar las ver­da­de­ras re­la­cio­nes de afec­to y pro­xi­mi­dad con las per­so­nas sig­ni­fi­ca­ti­vas de su vi­da”, y re­co- mien­da que es me­jor lo­grar un equi­li­brio en el que lo real ocu­pe un ochen­ta por cien­to de las ex­pe­rien­cias di­rec­tas y des­ti­nar un por­cen­ta­je me­nor a la vir­tua­li­dad. ¿La ge­ne­ra­ción ac­tual tie­ne más o me­nos ha­bi­li­da­des so­cia­les? Pa­ra Abruz­ze­se, las ha­bi­li­da­des so­cia­les de los jó­ve­nes se han mul­ti­pli­ca­do de una for­ma ex­po­nen­cial. “Su con­tac­to con per­so­na­li­da­des tan di­ver­sas, bue­nas y ma­las, la can­ti­dad de in­for­ma­ción que les lle­ga y de la que par­ti­ci­pan los obli­ga a desa­rro­llar un con­jun­to de ha­bi­li­da­des muy su­pe­rior a cual­quier ge­ne­ra­ción an­te­rior, pe­ro esas ha­bi­li­da­des son di­fe­ren­tes, se es­truc­tu­ran de for­ma vir­tual y tec­no­ló­gi­ca”.

Por su par­te, Be­ne­dict ha­ce una di­fe­ren­cia en­tre ha­bi­li­da­des so­cia­les y ha­bi­li­da­des vir­tua­les. “Las pri­me­ras se apren­den en casa, en el co­le­gio y con las per­so­nas del en­torno, la ex­pe­rien­cia con las per­so­nas ac­ti­va las ca­pa­ci­da­des de diá­lo­go, de es­cu­cha y de em­pa­tía, así co­mo la pe­ri­cia pa­ra ex­pre­sar­se oral­men­te en una con­ver­sa­ción don­de nos ve- mos de­man­da­dos de res­pon­der de for­ma ins­tan­tá­nea e in­te­li­gen­te pa­ra po­der cul­ti­var las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les”.

Y ad­vier­te que el ex­ce­so en el uso de la vir­tua­li­dad im­pli­ca una re­duc­ción de las com­pe­ten­cias lin­güís­ti­cas en la me­di­da en que se sus­ti­tu­ye con imá­ge­nes, emo­ti­co­nes y abre­via­tu­ras. “Ello im­pac­ta en las ha­bi­li­da­des so­cia­les ya que el pe­li­gro es ir per­dien­do pau­la­ti­na­men­te la ri­que­za lin­güís­ti­ca y el de­seo de co­mu­ni­car en per­so­na los de­seos, preo­cu­pa­cio­nes, ideas, etc”. Abruz­ze­se con­si­de­ra que la tec­no­lo­gía pue­de ac­tuar co­mo un me­ca­nis­mo que fa­ci­li­ta la pro­xi­mi­dad de las per­so­nas, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos co­lap­sa fren­te a la im­po­si­bi­li­dad de con­cre­tar­se. “Me es muy di­fí­cil tras­la­dar­me has­ta otro con­ti­nen­te a efec­tos de co­no­cer en car­ne y hue­so a un ami­go vir­tual”.

En­ton­ces, hay un es­pe­jis­mo que nos pue­de en­ga­ñar, pues, en pa­la­bras de Be­ne­dict, in­ter­ac­tuar por re­des so­cia­les pue­de ayu­dar a me­jo­rar un es­ta­do de so­le­dad, pe­ro si no se con­cre­tan re­la­cio­nes reales y no se tra­ba­ja pa­ra te­ner en­cuen­tros con per­so­nas, el es­ta­do de so­le­dad va a per­ma­ne­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.