VIA­JES CHI­LE, EN­TRE LA­GOS Y VOL­CA­NES

LA RE­GIÓN DE LOS LA­GOS, SUR DE CHI­LE, RE­GA­LA PAI­SA­JES CON PI­COS IMPOMENTES CU­BIER­TOS DE GLA­CIA­RES

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

La llu­via cae lim­pian­do los cie­los que lue­go se vuel­ven azul in­ten­so y de­jan ver un ho­ri­zon­te que des­lum­bra. Mien­tras más al sur se via­ja, más ver­de se vuel­ve el pai­sa­je has­ta al­can­zar im­po­nen­tes vol­ca­nes cu­bier­tos por gla­cia­res que se al­zan so­bre fron­do­sas co­li­nas y her­mo­sos la­gos y caí­das de agua, pin­ta­dos de co­lo­res azul y ver­de es­me­ral­da.

Así es el sur de Chi­le (dé­ci­ma re­gión), co­no­ci­da co­mo la re­gión de Los La­gos, que im­pre­sio­na con sus es­pec­ta­cu­la­res es­ce­na­rios y lu­ga­res tu­rís­ti­cos del Par­que Vi­cen­te Ro­sa­les, co­mo los Sal­tos de río Pe­trohué, la La­gu­na Ver­de, el la­go de To­dos Los San­tos, el valle de Peu­lla y sus vol­ca­nes Osorno y Tro­na­dor.

En es­te par­que, los la­gos se su­ce­den uno tras otro has­ta un ho­ri­zon­te do­mi­na­do por vol­ca­nes que for­man un es­ca­lo­na­do pa­so a tra­vés de la cor­di­lle­ra de Los An­des.

Una co­mi­ti­va de Bolivia re­co­rrió es­ta zo­na en el Fam Press que or­ga­ni­zó la ae­ro­lí­nea Latam a pro­pó­si­to de la aper­tu­ra del vue­lo di­rec­to San­ta Cruz de la Sie­rra- San­tia­go, que ha per­mi­ti­do acor­tar tiem­po a los via­je­ros y tu­ris­tas que aho­ra dis­fru­tan de un tra­yec­to más cor­to, por­que ya no es pre­ci­so ha­cer la

co­ne­xión en Iqui­que co­mo ocu­rría an­te­rior­men­te.

Nue­ve per­so­nas, en su ma­yo­ría pe­rio­dis­tas de dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­te­gra­mos es­ta co­mi­ti­va que vi­si­tó en tres días los prin­ci­pa­les lu­ga­res tu­rís­ti­cos del sur de Chi­le, ade­más de la Vi­ña San­ta Ri­ta, a so­lo 45 mi­nu­tos de San­tia­go.

El re­co­rri­do co­men­zó vi­si­tan­do los sal­tos del río Pe­trohué, que en len­gua ma­pu­che sig­ni­fi­ca bru­ma o ne­bli­na. El nom­bre des­cri­be li­te­ral­men­te par­te de lo que la na­tu­ra­le­za ofre­ce, des­pués de in­gre­sar por un sen­de­ro, don­de se pue­de apre­ciar la ve­ge­ta­ción es­pe­sa, con ár­bo­les na­ti­vos.

Al avan­zar unos 400 me­tros es­tán, en la ba­se del vol­cán Osorno, las caí­das de agua que for­man una to­rren­cial y es­pu­mo­sa cas­ca­da, a tra­vés de un ca­ñón de ro­ca vol­cá­ni­ca. El co­lor sin­gu­lar ver­de es­me­ral­da que co­rre por el río im­pre­sio­na a los tu­ris­tas. Se de­be a que las aguas pro­vie­nen de los gla­cia­les.

En es­ta zo­na, la La­gu­na Ver­de tam­bién es bas­tan­te vi­si­ta­da por los tu­ris­tas que lle­gan atraí­dos por el co­lor par­ti­cu­lar del agua que le dan las mi­cro­al­gas.

El la­go To­dos los San­tos

El re­co­rri­do con­ti­nuó con la vi­si­ta al la­go To­dos los San­tos o la­go Es­me­ral­da pa­ra lle­gar has­ta el valle de Peu­lla. “Es pre­ci­sa­men­te el co­lor el que le da su se­gun­do nom­bre. ¿ A qué se de­be el co­lor? To­do em­pie­za en los gla­cia­les que hay so­bre el mon­te Tro­na­dor (el más al­to de la re­gión, con 3.554 me­tros) que al de­rre­tir­se des­pla­za hie­lo ha­cia aba­jo, pul­ve­ri­zan­do la ro­ca y for­man­do un se­di­men­to que es traí­do por los ríos has­ta el la­go. El se­di­men­to más pe­sa­do se hun­de y el más fino per­ma­ne­ce flo­tan­do en el agua y re­fle­jan­do una luz ver­de es­me­ral­da”, se es­cu­cha de­cir al guía Gui­ller­mo Win­kier, de la agen­cia de tu­ris- mo Tu­ris­tour que ha­bla con en­tu­sias­mo so­bre las ma­ra­vi­llas que ofre­ce es­ta zo­na. Es­te la­go tie­ne 36 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión y es­tá ape­nas a 50 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

La tra­ve­sía se ha­ce a bor­do del ca­ta­ma­rán y al avan­zar el ho­ri­zon­te re­ga­la la ma­jes­tuo­si­dad de los vol­ca­nes Osorno, Pun­tia­gu­do y Tro­na­dor, de ca­pri­cho­sos pi­cos, pa­ra lue­go lle­gar a Peu­lla. Es un valle cu­bier­to de al­tos jun­qui­llos (plan­tas con flo­res de vis­to­sos co­lo­res) y ve­ge­ta­ción na­ti­va. Se­gún se lee en la guía Chi­le y

la Is­la de Pas­cua, es­ta al­dea es un des­tino tu­rís­ti­co des­de 1907 pe­ro ca­si to­da su in­fra­es­truc­tu­ra ha si­do obra de una so­la fa­mi­lia, pro­pie­ta­ria de An­di­na del Sud, la agen­cia de via­jes que con­tro­la la zo­na, y de dos ho­te­les del pue­blo, el Pue­lla (con más de 100 años) y el Na­tu­ra.

Una vez en Peu­lla los tu­ris­tas tie­nen la oportunidad de ha­cer ex­cur­sio­nes en au­to­mó­vi­les 4 x 4 por ca­mi­nos que lle­van a la ha-

EL LA­GO DE TO­DOS LOS SAN­TOS DES­LUM­BRA CON EL SIN­GU­LAR CO­LOR VER­DE ES­ME­RAL­DA DE SUS AGUAS MIEN­TRAS MÁS AL SUR SE VIA­JA, MÁS VER­DE SE VUEL­VE EL PAI­SA­JE DE­JAN­DO VER IM­PO­NEN­TES VOL­CA­NES

cien­da Rig­gi y al río Ne­gro. Tam­bién se pue­de ha­cer ca­bal­ga­tas o un cir­cui­to de ca­nopy. Es un lu­gar re­co­men­da­do pa­ra los aman­tes de la vi­da sil­ves­tre y del tu­ris­mo de aven­tu­ra. El Osorno Vi­si­tar el vol­cán Osorno es una ex­pe­rien­cia que na­die po­drá ol­vi­dar. El se­gun­do más al­to de la re­gión sur, con 2.652 me­tros, es un cono per­fec­to que se al­za jun­to azu­les gla­cia­res. Con­ser­va su for­ma gra­cias a los 40 crá­te­res que se agru­pan al­re­de­dor de la ba­se, por don­de han te­ni­do lu­gar las erup­cio­nes, que nun­ca lo ha­cen des­de el crá­ter en la ci­ma.

So­lo pue­den lle­gar a la ci­ma los es­ca­la­do­res con ex­pe­rien­cia, pues la as­cen­sión pue­de to­mar un día con una téc­ni­ca que so­lo co­no­cen quie­nes prac­ti­can montañismo. En el lu­gar tam­bién hay un cen­tro de es­quí, que cuen­ta con dos te­le­si­llas o ae­ro­si­llas, por lo que en ve­rano se pue­de su­bir en ellas pa­ra dis­fru­tar de vis­tas im­pre­sio­nan­tes. Tam­bién se pue­den al­qui­lar es­quís o ta­blas de snow­board.

Peu­lla Es­tá en un mag­ní­fi­co valle des­ti­na­do al tu­ris­mo. Es­ta al­dea es un des­tino tu­rís­ti­co des­de 1907, pe­ro ca­si to­da su in­fra­es­truc­tu­ra ha si­do obra de una so­la fa­mi­lia, pro­pie­ta­ria de An­di­na del Sud, la agen­cia de via­jes que con­tro­la la zo­na.

El Llan­qui­güe Es el se­gun­do ma­yor la­go de Chi­le tras el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra, con una ex­ten­sión de 860 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Bor­dean­do su ri­be­ra es­tá Puer­to Varas y Fru­ti­llar.

El río Pe­trohué Al in­gre­sar por un sen­de­ro se lle­ga a es­te río de agua ver­de es­me­ral­da. Des­de allí se pue­de di­vi­sar al im­po­nen­te Osorno

Se en­cuen­tra en el par­que na­cio­nal Vi­cen­te Pérez Ro­sa­les. Be­lle­za na­tu­ral

Jun­to al la­go Llan­quihue, cer­ca de Puer­to Varas, se en­cuen­tra Fru­ti­llar, que con­ser­va su sin­gu­lar ar­qui­tec­tu­ra ger­má­ni­ca Fru­ti­llar

Con más de 100 años de an­ti­güe­dad, atrae a los tu­ris­tas, prin­ci­pal­men­te a los eu­ro­peos y es­ta­dou­ni­den­ses. Ho­tel Peu­lla

Es uno de los prin­ci­pa­les vi­ñe­dos de la zo­na cen­tral de Chi­le. Es­tá a so­lo 45 mi­nu­tos de San­tia­go. Un pa­seo por la Vi­ña San­ta Ri­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.