COS­TUM­BRES OR­DE­NAR EL HO­GAR Y LA VI­DA

LA JA­PO­NE­SA MA­RIE KON­DO ASE­GU­RA QUE AL OR­DE­NAR LOS ES­PA­CIOS LAS PER­SO­NAS SE SIEN­TEN MÁS SE­GU­RAS Y MO­TI­VA­DAS. LA CLAVE ES­TÁ EN DESECHAR LO QUE NO SIR­VE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Des­ha­cer­se del des­or­den pa­ra siem­pre es lo que pro­po­ne la gu­rú del or­den Ma­rie Kon­do. Pe­ro eso no es lo más lla­ma­ti­vo, en su libro La ma­gia del or­den ase­gu­ra que trans­for­mar el ho­gar en un es­pa­cio lim­pio y or­de­na­do pue­de cam­biar­nos la vi­da. “Te sen­ti­rás más se­gu­ro, exi­to­so y mo­ti­va­do pa­ra crear la vi­da que quie­res”, afir­ma la in­ven­to­ra del mé­to­do Ko­nMa­ri, que ha ven­di­do más de 2.000.000 de ejem­pla­res en Ja­pón y más de 300.000 co­pias en Es­ta­dos Uni­dos. Su obra se ha tra­du­ci­do a más de 24 len­guas y pu­bli­ca­do en más de 30 paí­ses.

¿Cuál es la clave? Em­pe­zar por desechar y lue­go or­ga­ni­zar de un ti­rón y sin pau­sa.

Ma­rie, una jo­ven di­mi­nu­ta que vis­te muy pul­cra y fe­me­ni­na, afi­cio­na­da al or­den des­de que era una ni­ña pe­que­ña, con­fie­sa que la or­ga­ni­za­ción ha cam­bia­do su ma­ne­ra de pen­sar y su en­fo­que de la vi­da. “Cuan­do po­nes tu casa en or­den tam­bién po­nes en or­den tus asun­tos y tu pa­sa­do. Co­mo re­sul­ta­do pue­des ver con cla­ri­dad lo que necesitas en tu vi­da y lo que no, lo que de­bes ha­cer y lo que no.

Hoy en día Ma­rie Kon­do es una con­sul­to­ra a la que le pa­gan por ir a las ca­sas u ofi­ci­nas y en­se­ñar a po­ner las co­sas en or­den. Su vas­ta ex­pe­rien­cia la ha lle­va­do a de­fi­nir que la raíz del pro­ble­ma es­tá en la men­te. “El éxi­to de­pen­de un 90% de nues­tra men­ta­li­dad. El mé­to­do Ko­nMa­ri no es una se­rie de re­glas so­bre có­mo cla­si­fi­car, or­ga­ni­zar y desechar co­sas, es una guía pa­ra ad- qui­rir la men­ta­li­dad co­rrec­ta. El or­den de­pen­de de va­lo­res ex­tre­ma­da­men­te per­so­na­les so­bre có­mo desea uno vi­vir”.

La pur­ga de desechar

La or­ga­ni­za­ción de­be em­pe­zar por la eli­mi­na­ción. La au­to­ra pro­po­ne ejer­cer au­to­con­trol e iden­ti­fi­car lo que en ver­dad que­re­mos y ne­ce­si­ta­mos con­ser­var y te­ner el va­lor de des­ha­cer­nos de aque­llo que no. Y mien­tras ha­bla de los ob­je­tos, da la pau­ta tam­bién de los as­pec­tos emo­cio­na­les.

“Cuan­do te to­pes con al­go de lo que no pue­das des­pren­der­te, pien­sa con cui­da­do so­bre su ver­da­de­ro pro­pó­si­to en tu vi­da. Te sor­pren­de­rá cuán­tas co­sas que po­sees ya cum­plie­ron su ob­je­ti­vo. Si esas co­sas tu­vie­ran sen­ti­mien­tos, se­gu­ra­men­te no es­ta­rían fe­li­ces acu­mu­la­das u ol­vi­da­das en un ca­jón. Li­bé­ra­las de la pri­sión don­de las has re­le­ga­do, dé­ja­las ir con gra­ti­tud, tú y tus co­sas se sen­ti­rán des­pe­ja­dos”, lo di­ce con cier­to acen­to es­pi­ri­tual, tí­pi­co de la cul­tu­ra orien­tal de la que pro­vie­ne.

Y otro tip in­tere­san­te: “En cuan­to a los ac­ce­so­rios que re­ci­bis­te co­mo re­ga­lo so­lo con­sér­va­los si te dan pu­ra ale­gría. Si los con­ser­vas por­que no pue­des ol­vi­dar a una ex­pa­re­ja, lo me­jor es desechar­los. Afe­rrar­te a ellos au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de que pier­das opor­tu­ni­da­des pa­ra te­ner nue­vas re­la­cio­nes. El es­pa­cio en el que vi­vi­mos de­be­ría ser pa­ra la per­so­na en que nos es­ta­mos con­vir­tien­do aho­ra, no pa­ra la per­so­na que fui­mos en el pa­sa­do”.

La gu­rú ha­ce dar cuen­ta de que or­ga­ni­zar es una ma­ne­ra de iden­ti­fi­car lo que de ver­dad nos gus­ta y que sol­tar co­sas es más im­por­tan­te que aña­dir­las. “Al desa­rro­llar un cri­te­rio cla­ro pa­ra juz­gar las co­sas se ga­na más con­fian­za en uno mis­mo. Tememos que desechar por­que nos ape­ga­mos al pa­sa­do (es­to tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal pa­ra mí por­que me lo re­ga­ló mi ex) o por­que le tememos al fu­tu­ro (me­jor me lo guar­do por­que por ahí lo voy a ne­ce­si­tar en cual­quier mo­men­to)”.

La si­có­lo­ga Fa­bio­la Gua­cha­lla, a la que con­sul­ta­mos pa­ra di­ge­rir los prin­ci­pios que pro­po­ne es­te libro, re­ve­la que en te­ra­pia siem­pre se tra­ba­ja en la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver con­flic­tos, de de­ci­dir y de ha­cer­se car­go de la vi­da. “Sin lu­gar a du­das re­nun­ciar a cier­tas co­sas o a cier­tas re­la­cio­nes que no nos ha­cen sen­tir bien con lo que ha­ce­mos, con lo que so­mos, o nos man­tie­nen ata­dos en una mis­ma iner­cia sin cons­truir, lle­ga a ser do­lo­ro­so pe­ro ne­ce­sa­rio”.

El es­pa­cio don­de vi­ves in­flu­ye en tu cuer­po

Te­ner la casa des­or­de­na­da aca­rrea te­ner­la su­cia por­que hay ob­je­tos y ro­pa ti­ra­dos por to­das par­tes. Vi­vir ro­dea­do de es­te caos no pro­vo­ca pla­cer ni a la vis­ta ni a nues­tra vi­da mis­ma. Des­pe­jar las áreas per­mi­te ver por dón­de hay suciedad y cuan­do uno ‘des­in­to­xi­ca’ su casa lim­pia tam­bién su es­ta­do de áni­mo.

Gua­cha­lla afir­ma que rea­li­zar las ta­reas co­ti­dia­nas del día a día se ha­ce más fá­cil cuan­do se es­tá en un am­bien­te or­de­na­do y lim­pio. “Es­ta con­duc­ta or­de­na­da se­gu­ro te es­tre­sa­rá me­nos y eso se re­fle­ja­rá en to­das las res­pues­tas que ten­gas con los otros que te re­la­cio­nas (je­fe, pa­re­ja, hi­jos, ami­gos, etc.). Es­ta ar­mo­nía sin lu­gar a du­das te trae­rá sen­sa­cio­nes de bie­nes­tar”.

Na­tu­ra­le­za des­or­de­na­da

Hay quie­nes creen que son des­or­de­na­dos por na­tu­ra­le­za, pe­ro Kon­do ase­gu­ra que lo caó­ti­co no se he­re­da ni se re­la­cio­na con la fal­ta de tiem­po.

“Lo cier­to es que la ma­yo­ría de las per­so­nas pre­fe­ri­rían vi­vir en un es­pa­cio lim­pio y or­de­na­do. Cual­quie­ra que ha­ya or­ga­ni­za­do su es- pa­cio, in­clu­so una so­la vez, ha­brá desea­do con­ser­var­lo así”.

Aquí Gua­cha­lla afir­ma en­fá­ti­ca­men­te que no exis­ten las per­so­nas des­or­de­na­das por na­tu­ra­le­za. “La con­duc­ta es apren­di­da. Es ver­dad que hay ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad que se aso­cian más o me­nos a per­so­nas des­or­de­na­das, por ejem­plo: hay gen­te po­co detallista que no re­quie­re te­ner to­do el con­trol de su en­torno y tien­de a ser más des­or­de­na­da en un con­tex­to es­pe­cí­fi­co (or­ga­ni­za­das en su tra­ba­jo y un desas­tre en su casa, por ejem­plo) y hay per­so­nas que apa­ren­te­men­te tie­nen las co­sas en des­or­den, pe­ro son ca­pa­ces de en­con­trar lo que ne­ce­si­tan en me­dio de ese caos o rea­li­zar su tra­ba­jo sin nin­gún pro­ble­ma”. Por ello lle­ga a la con­clu­sión de que la fe­li­ci­dad no de­pen­de del or­den, pe­ro es­te siem­pre es be­ne­fi­cio­so pa­ra la vi­da.

Tam­po­co es bueno el fa­na­tis­mo

Los ex­tre­mos y los ex­ce­sos nun­ca son sa­lu­da­bles. Por eso Gua­cha­lla ex­pli­ca que tan­to ser aman­te del or­den y la lim­pie­za co­mo acu­mu­la­dor de ob­je­tos son tras­tor­nos de la con­duc­ta (tras­tor­nos ob­se­si­vo-com­pul­si­vos). “Es­ta­mos ha­blan­do de un tras­torno de an­sie­dad que pue­de lle­var a un de­te­rio­ro y com­pli­car­se con de­pre­sión. Si el or­den o el des­or­den se ma­ni­fies­tan co­mo con­duc­tas com­pul­si­vas y ob­se­sio­nes re­pe­ti­das, pro­du­cen ma­les­tar, pér­di­da de tiem­po e in­ter­fe­ren­cia en la ru­ti­na y en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les”.

Y da ejem­plos: “El sín­dro­me de Dió­ge­nes es la acu­mu­la­ción com­pul­si­va y des­or­ga­ni­za­da, las per­so­nas tie­nen la sen­sa­ción de re­co­ger y guar­dar ob­je­tos in­clu­so sin va­lor con la idea de que pue­den ne­ce­si­tar­los en al­gún mo­men­to. Otra va­rian­te de tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo es bus­car to­do el tiem­po el or­den y la si­me­tría, las per­so­nas or­de­nan por­que tie­nen una sen­sa­ción de que al­go muy im­por­tan­te no es­tá co­mo de­be­ría y no en­cuen­tran paz has­ta que to­do es­tá co­mo quie­ren”.

So­bre la pro­pues­ta del libro

La si­có­lo­ga iden­ti­fi­ca, de en­tra­da, las di­fe­ren­cias en­tre nues­tra cul­tu­ra y la de Ma­rie Kon­do: “La au­to­ra ha cre­ci­do (tie­nes há­bi­tos ins­tau­ra­dos des­de que na­ció) en una cul­tu­ra muy dis­tin­ta a la nues­tra. El or­den y la lim­pie­za tie­nen un sim­bo­lis­mo es­pi­ri­tual pa­ra los ja­po­ne­ses, de­ben lim­piar pa­ra se­guir ade­lan­te… Y desear apli­car es­ta mis­ma pre­mi­sa en nues­tra con­duc­ta es com­pli­ca­do ya que es­ta­mos ha­blan­do de há­bi­tos ins­tau­ra­dos”.

Aún así, hay un nue­vo fac­tor que en­tra en jue­go y es que ac­tual­men­te vi­vi­mos en un mun­do glo­ba­li­za­do en el que la tec­no­lo­gía nos per­mi­te un acer­ca­mien­to ma­yor en­tre to­das las per­so­nas del mun­do y don­de vir­tual­men­te no hay fron­te­ras. “Por lo tan­to, no es ra­ro que se es­tén dan­do cam­bios y tras­for­ma­cio­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les por los que nue­vas for­mas de con­duc­ta tam­bién se pue­dan adop­tar. La ma­gia del or­den es­tá te­nien­do una re­per­cu­sión más prác­ti­ca (en nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal) que trans­for­ma­do­ra de vi­da, pe­ro sin lu­gar a du­das muy be­ne­fi­cio­sa”.

El es­pa­cio don­de vi­ves in­flu­ye “El or­den o el des­or­den pre­dis­po­nen la con­duc­ta de las per­so­nas”, afir­ma Ma­rie Kon­do

Tip de oro Guar­dar la ro­pa ver­ti­cal­men­te y do­blán­do­la bien. Así se so­lu­cio­nan los pro­ble­mas de es­pa­cio.

Sen­sa­ción en ven­tas Es­te best se­ller con­vir­tió a Ma­rie Kon­do en una fa­mo­sa en EEUU, Mé­xi­co y Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.