Ro­sa Mon­te­ro. Vie­jos de la mano

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Ha­ce unos días leí una de esas no­ti­cias con­so­la­do­ras que apa­re­cen muy de cuan­do en cuan­do en­tre la ava­lan­cha de tra­ge­dias mun­dia­les. Joy­ce y Frank Dodd, un ma­tri­mo­nio bri­tá­ni­co de 97 y 96 años, res­pec­ti­va­men­te, mu­rie­ron el mis­mo día y en el mis­mo cuar­to de hos­pi­tal con una di­fe­ren­cia de 14 ho­ras (ella fue la úl­ti­ma). Lle­va­ban ca­sa­dos 77 años, tu­vie­ron 5 hi­jos, 12 nie­tos, 10 bis­nie­tos y 2 ta­ta­ra­nie­tos, y po­co an­tes de fa­lle­cer pu­die­ron aga­rrar­se de la mano por­que les jun­ta­ron las ca­mas. Es una his­to­ria con­mo­ve­do­ra, un fi­nal de pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca, la en­car­na­ción de ese sue­ño sen­ti­men­tal que creo que to­dos los hu­ma­nos he­mos aca­ri­cia­do en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das: amar a al­guien pa­ra siem­pre, en­ve­je­cer con ella o él, pa­sear de su mano por las so­lea­das ala­me­das de nues­tra an­cia­ni­dad.

Ha­ce años me con­ta­ron una anéc­do­ta ge­nial del eco­no­mis­ta John Ken­neth Gal­braith, fa­lle­ci­do en 2006 a los 97 años. Ca­si ro­zan­do los no­ven­ta, Gal­braith vino a Ma­drid a pre­sen­tar un libro y, acom­pa­ña­do por su es­po­sa, de tan avan­za­da edad co­mo él, sa­lió a co­mer con el edi­tor. En un mo­men­to da­do, la mu­jer se le­van­tó pa­ra ir al la­va­bo. Era una vie­je­ci­ta me­nu­da y frá­gil, se apo­ya­ba tem­blo­ro­sa en una ga­rro­ta y avan­za­ba con mi­cros­có­pi­ca ve­lo­ci­dad ma­tu­sa­lé­ni­ca. Los dos hom­bres ca­lla­ron mien­tras la ob­ser­va­ban y, cuan­do des­apa­re­ció tras la puer­ta del ba­ño, Gal­braith se vol­vió a su acom­pa­ñan­te con una son­ri­sa em­be­le­sa­da y mu­si­tó: “Isn’t she beau­ti­ful?” (¿no es pre­cio­sa?). Es­ta es otra anéc­do­ta lle­na de ful­gor y de ma­ra­vi­lla. Un her­mo­so re­ga­lo de la vi­da, nos de­ci­mos con en­vi­dia. Y sí, es­tá la suer­te de ha­ber en­con­tra­do a al­guien ca­paz de acom­pa­ñar­te a tra­vés de los años y la for­tu­na de que no se ha­ya muer­to. Pe­ro fue­ra de es­to, no creo que nin­gu­na de las dos his­to­rias les ha­ya sa­li­do re­ga­la­da. Es de­cir: se­gu­ro que tan­to los Dodd co­mo los Gal­braith se han pe­lea­do mil ve­ces, se han gri­ta­do y han te­ni­do mo­men­tos en los que han que­ri­do man­dar al cón­yu­ge a la Co­chin­chi­na. Qui­zá in­clu­so se ha­yan se­pa­ra­do de for­ma tem­po­ral. Tal vez tu­vie­ron aman­tes. Las re­la­cio­nes de pa­re­ja nun­ca son fá­ci­les. A de­cir ver­dad, son di­fi­ci­lí­si­mas. Pa­ra per­du­rar de esa ma­ne­ra y se­guir que­rién­do­se (hay ma­tri­mo­nios an­cia­nos que se odian y se in­fli­gen mu­tua­men­te una ve­jez de in­fierno) ha­ce fal­ta pe­lear mu­cho por la re­la­ción, ser ge­ne­ro­so, te­ner la per- se­ve­ran­cia de una es­ta­lac­ti­ta.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me so­bre la evo­lu­ción de la fa­mi­lia, en Es­pa­ña hay ca­si 7 rup­tu­ras por ca­da 10 ma­tri­mo­nios, una ci­fra bas­tan­te más ele­va­da que la me­dia eu­ro­pea, que no lle­ga a 5. Cla­ro que aquí tam­bién nos ca­sa­mos po­co y ca­da vez me­nos: de 5,4 bo­das por ca­da mil ha­bi­tan­tes en 2000 he­mos ba­ja­do a 3,4 en 2014. En cam­bio el nú­me­ro de pa­re­jas de he­cho re­gis­tra­das va su­bien­do: ya hay una por ca­da 6 ma­tri­mo­nios. Ade­más hay mu­chas per­so­nas que vi­ven jun­tas sin pa­sar por nin­gún trá­mi­te y 4 de ca­da 10 nacimientos pro­vie­nen de pa­dres no ca­sa­dos. Así que, ¿quién sa­be?, qui­zá las pa­re­jas fue­ra del ma­tri­mo­nio du­ren más. Pue­de que en la abun­dan­cia de di­vor­cios in­flu­yan las bo­das en­tre in­di­vi­duos muy jó­ve­nes, que to­da­vía no saben bien quié­nes son o quié­nes se­rán y que van cre­cien­do de mo­do di­ver­gen­te. Sea co­mo fue­re, des­de la apro­ba­ción de la ley del di­vor­cio en 1981 se han ro­to ca­si tres mi­llo­nes de víncu­los.

No se­ré yo quien di­ga que hay que aguan­tar en pa­re­ja con­tra vien­to y ma­rea. Eter­ni­zar­se con la per­so­na inade­cua­da pue­de arrui­nar­te la vi­da, y es una ma­ra­vi­lla que el di­vor­cio exis­ta. Pe­ro tam­bién creo que vi­vi­mos en una so­cie­dad que mi­ti­fi­ca la gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea y no va­lo­ra el es­fuer­zo. Cree­mos que nues­tra vi­da tie­ne que te­ner esa ale­gría cons­tan­te que nos mues­tran los me­lo­sos anun­cios pu­bli­ci­ta­rios, pe­ro la reali­dad no es en ab­so­lu­to así. Pa­ra cons­truir un fu­tu­ro a dos hay que tra­ba­jar mu­chí­si­mo y tra­gar más de un sa­po. Es una mal­di­ta ba­ta­lla, en fin, pe­ro me­re­ce la pe­na. Aun­que tam­bién creo que ca­da uno de­be lle­gar a su pun­to de equi­li­brio en­tre la te­na­ci­dad y el nú­me­ro de sa­pos que es­tá dis­pues­to a en­gu­llir. Hoy to­dos en­vi­dia­mos el fi­nal fe­liz de los Gal­braith y los Dodd, pe­ro se­gu­ro que hay unos cuan­tos que no hu­bie­ran so­por­ta­do vi­vir den­tro de esas pa­re­jas. Pa­ra cons­truir un fu­tu­ro a dos hay que tra­ba­jar mu­chí­si­mo y tra­gar más de un sa­po. Es una mal­di­ta ba­ta­lla, en fin,pe­ro me­re­ce la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.