LAS 10 CO­SAS QUE DE­BÉS SA­BER DE ÁLEX AYA­LA UGAR­TE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Gente de letras - POR GINA JUSTINIANO. FO­TOS JUAN GABRIEL ESTELLANO

La pri­me­ra lec­tu­ra que re­cuer­do de mi in­fan­cia es…

Fra­yPe­ri­coy­su­bo­rri­co, un li­bro in­fan­til del es­cri­tor es­pa­ñol Juan Muñoz Mar­tín que cuen­ta las aven­tu­ras de un frai­le gor­do, tor­pe y co­lo­ra­do y su bu­rri­to Cal­ce­tín.

El per­so­na­je de fic­ción que más me gus­ta­ba...

Un per­so­na­je de có­mic es­pa­ñol lla­ma­do Su­per­ló­pez. Un ti­po co­mún y co­rrien­te, con bi­go­tes, que na­ció co­mo una pa­ro­dia de Su­per­man y se hi­zo muy pron­to un es­pa­cio en­tre los aman­tes de las his­to­rie­tas. Me gus­ta­ba lo cam­pe­chano que era. Y to­da­vía lo si­go aman­do.

De no ha­ber si­do periodista me hu­bie­se de­di­ca­do a…

Ga­nar­me la vi­da con el cuen­to del tío o con cual­quier otro ofi­cio o pro­fe­sión que me per­mi­tie­ra con­tar una his­to­ria.

Cuan­do me blo­queo a la ho­ra de es­cri­bir re­cu­rro a…

Me in­sul­to en voz al­ta. Y lue­go cie­rro la compu­tado­ra y tra­to de to­mar un ca­fé, co­mer al­go o des­pe­jar la ca­be­za. A ve­ces no vuel­vo a mi­rar el texto has­ta el día si­guien­te.

La en­tre­vis­ta más anec­dó­ti­ca que he te­ni­do fue…

Ha­ce al­gún tiem­po me to­có en­tre­vis­tar a un con­de­na­do por vio­la­ción en Chon­cho­co­ro. Re­sul­ta que el ti­po era co­ci­ne­ro de Luis Ar­ce Gó­mez, aca­bé co­mien­do con ellos y vien­do el en la cel­da del ex­mi­nis­tro del In­te­rior de la dic­ta­du­ra de Luis Gar­cía Me­za. Cha­vo­del8

El tiem­po que me tar­do en es­cri­bir una cró­ni­ca es…

Pa­ra aca­bar una bue­na cró­ni­ca lar­ga ne­ce­si­to por lo me­nos tres o cua­tro se­ma­nas. Co­mo di­ce el periodista Gay Ta­le­se, pa­ra con­tar una bue­na his­to­ria de­be­mos cul­ti­var pri­me­ro “el fino de fre­cuen­tar”.

Lo que pien­so de la arro­gan­cia y de la hu­mil­dad en es­te ofi­cio…

La ex­pe­rien­cia ayu­da, pe­ro creo que de­be­mos afron­tar ca­da texto co­mo si fue­ra el pri­me­ro, con las mis­mas du­das y los mis­mos mie­dos que aso­lan a los no­va­tos cuan­do es­tán fren­te al pa­pel en blan­co.

El li­bro que ten­go en es­te mo­men­to en mi ve­la­dor jun­to a la ca­ma es…

Una an­to­lo­gía con diez cró­ni­cas de Amé­ri­ca La­ti­na ti­tu­la­da Un­mun­do lle­no­de­fu­tu­ro.

Una ac­ti­vi­dad fue­ra del ofi­cio en la que soy un per­fec­to desas­tre es…

Soy ma­lí­si­mo pa­ra los arre­glos co­ti­dia­nos de ca­sa. Al­gu­na vez he es­ta­do a pun­to de des­tro­zar la pa­red pa­ra po­ner un so­lo cla­vo.

La vez que el ofi­cio me pu­so en pe­li­gro…

Los pe­li­gros fí­si­cos los con­si­de­ro ga­jes del ofi­cio, y no hay que dar­les ma­yor im­por­tan­cia. En reali­dad, el ma­yor pe­li­gro pa­ra cual­quier periodista (free­lan­ce o no) son los ma­los suel­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.