VI­DA & PA­RE­JA

EL ES­TRÉS PO­SI­TI­VO EXIS­TE Y OFRE­CE BE­NE­FI­CIOS EX­PER­TOS IN­DI­CAN CÓ­MO APRO­VE­CHAR ESE CAM­BIO DE AC­TI­TUD PA­RA VEN­CER OBS­TÁCU­LOS Y LO­GRAR ME­TAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Bie­nes­tar. Có­mo apro­ve­char el es­trés po­si­ti­vo

Cues­ta creer que el ‘mal­va­do es­trés’ ten­ga tam­bién un la­do bueno. Pues esa cua­li­dad po­si­ti­va pue­de ha­cer ma­ra­vi­llas en una per­so­na si se la des­cu­bre y apro­ve­cha opor­tu­na­men­te.

Y es que así co­mo la an­sie­dad, en una 'do­sis' ade­cua­da, es fa­vo­ra­ble por­que ayu­da a mo­ti­var al in­di­vi­duo y a con­ta­giar­le ener­gía pa­ra rea­li­zar sus queha­ce­res dia­rios o desem­pe­ñar­se me­jor en cier­tas si­tua­cio­nes; el es­trés en 'por­cio­nes' con­tro­la­bles pue­de ge­ne­rar una gran fuer­za y op­ti­mis­mo en el in­di­vi­duo pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Es en esos ca­sos cuan­do se ha­bla de es­trés po­si­ti­vo o eustrés.

¿Qué im­pli­ca el eustrés?

Se tra­ta, en opi­nión de la si­có­lo­ga Pau­la Be­ne­dict, de un es­ta­do de ex­pec­ta­ti­va, de aler­ta emo­cio­nal y or­gá­ni­ca que pre­dis­po­ne a la gen­te a en­ca­rar al­gu­na ta­rea con buen áni­mo y al­ta mo­ti­va­ción.

Esa es una con­di­ción na­tu­ral me­dian­te la cual la per­so­na se pre­pa­ra si­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra dar una res­pues­ta es­pe­ra­da en cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les. Por ejem­plo, cuan­do va a com­pe­tir en un even­to de­por­ti­vo, par­ti­ci­par en una di­ser­ta­ción, ir a una fies­ta muy es­pe­ra­da, re­ci­bir un pre­mio, pre­pa­rar un acon­te­ci- mien­to im­por­tan­te o bien ini­ciar un via­je o un nue­vo tra­ba­jo. Es de­cir, es una res­pues­ta es­pon­tá­nea a una se­rie de si­tua­cio­nes que im­pli­can al­gún ti­po de desafío den­tro de la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas.

Por su par­te, la si­có­lo­ga Ta­nia Buz­zo­la­ro da su pro­pia ex­pli­ca­ción: "Cuan­do el cú­mu­lo de ac­ti­vi­da­des, res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes nos re­ba­san y cau­san an­gus­tia por un tiem­po pro­lon­ga­do, nos pro­du­ce es­trés. De­pen­dien­do de cuan pe­sa­da sea esa car­ga pue­de te­ner efec­tos da­ñi­nos en la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal lle­gan­do in­clu­so a des­en­ca­de­nar en­fer­me­da­des. Sin em­bar­go, cuan­do desarro-

lla­mos pro­yec­tos per­so­na­les, fa­mi­lia­res o pro­fe­sio­na­les que nos emo­cio­nan mu­cho y nos cau­san una gran sen­sa­ción de pla­cer, va emer­gien­do el eustrés".

Có­mo sa­car­le más pro­ve­cho

Hay que es­tar cons­cien­tes de que el es­trés po­si­ti­vo es ne­ce­sa­rio y que hay que to­le­rar­lo pa­ra es­tar ani­ma­dos y mo­ti­va­dos al mo­men­to de en­ca­rar desafíos.

Sin em­bar­go, hay que to­mar cier­tas pre­cau­cio­nes.

“No se de­be per­mi­tir que el es­trés fa­vo­ra­ble se con­vier­ta en con­tra­pro­du­cen­te. De­be­mos man­te­ner un gra­do ne­ce­sa­rio de aler­ta y ex­pec­ta­ción pa­ra que no de­ge­ne­re en im­pa­cien­cia y an­sie­dad o sen­sa­ción de pe­li­gro”, ob­ser­va Be­ne­dict.

Agre­ga que al ser el eustrés una reac­ción na­tu­ral del si­quis­mo y el cuer­po que nos pre­pa­ra pa­ra ac­tuar y afron­tar nue­vas si­tua­cio­nes, es un in­di­ca­dor de que te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra sa­lir de la quie­tud y de la co- mo­di­dad pa­ra en­ca­rar pe­que­ños o gran­des desafíos que se pre­sen­tan en el ca­mino.

Buz­zo­la­ro, por su par­te, cree que ca­da per­so­na pue­de es­ti­mu­lar el eustrés. “Es im­por­tan­te me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y no aco­mo­dar­se a la ru­ti­na. Hay cier­ta con­tra­dic­ción en el ser hu­mano por­que bus­ca es­ta­bi­li­dad y co­rrer me­nos ries­gos. Se es­fuer­za en di­se­ñar una ru­ti­na don­de ten­ga to­do ba­jo con­trol. La per­so­na se adap­ta a esa reali­dad có­mo­da pe­ro eso a la lar­ga, la ma­yo­ría de las ve­ces, lle­va al abu­rri­mien­to y a la des­mo­ti­va­ción”, di­ce es­ta ex­per­ta.

En su opi­nión, hay que bus­car es­tí­mu­los a tra­vés de pro­yec­tos nue­vos, ac­ti­vi­da­des o co­sas que sa­quen de la ru­ti­na o zo­na de con­fort en cual­quier área de la vi­da. Por ejem­plo, apren­der a to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal, prac­ti­car un de­por­te o bien desa­rro­llar pro­yec­tos fa­mi­lia­res y pro­fe­sio­na­les que le ge­ne­ran gran ex­pec­ta­ti­va.

“EL ES­TRÉS PO­SI­TI­VO NOS EM­PU­JA A TO­MAR DE­CI­SIO­NES Y EVI­TA QUE POSTERGUEMOS NUES­TROS PLA­NES” “UNA PER­SO­NA CON ES­TRÉS PO­SI­TI­VO SE MOS­TRA­RÁ RI­SUE­ÑA, CREA­TI­VA, CON­FIA­BLE, TRAN­QUI­LA, EFI­CIEN­TE DE­CI­DI­DA, AMA­BLE Y COMPRENSIVA”

Sen­sa­ción de bie­nes­tar En sus raí­ces, el eus­tres se lo re­la­cio­na con la eu­fo­ria, o sea, es una sen­sa­ción de ale­gría, bie­nes­tar o sa­tis­fac­ción que se ge­ne­ra cuan­do exis­ten es­tí­mu­los po­si­ti­vos que le pro­por­cio­nan bie­nes­tar y que es­tá re­la­cio­na­do con los es­tí­mu­los ex­ter­nos o in­ter­nos. SAL­TOS DE OP­TI­MIS­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.