EN FO­CO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Li­lia­na Co­lan­zi. Los sue­ños de las má­qui­nas pro­du­cen mons­truos

En 2012 lle­gó a mis ma­nos el ma­nus­cri­to de Los cuer­pos del ve­rano (Fac­to­tum) y su­pe que es­ta­ba an­te una sen­si­bi­li­dad nue­va: Mar­tín Cas­tag­net es­cri­bía en un re­gis­tro muy ori­gi­nal, di­fe­ren­te a to­do lo que se es­ta­ba pu­bli­can­do y le­yen­do en esa épo­ca. La pre­mi­sa de Los cuer­pos del ve­rano era al­ta­men­te pro­vo­ca­do­ra y se abría a to­da cla­se de ex­plo­ra­cio­nes na­rra­ti­vas. En el mun­do que Mar­tín ima­gi­na­ba, la muer­te ha­bía si­do su­pe­ra­da y la con­cien­cia de los se­res hu­ma­nos se ha­bía tras­la­da­do a in­ter­net. Los muer­tos flo­ta­ban en la pe­ce­ra de in­ter­net y si que­rían po­dían ele­gir vol­ver al mun­do fí­si­co en cuer­pos co­nec­ta­dos a una ba­te­ría. Era cien­cia fic­ción y era el fu­tu­ro, pe­ro a la ma­ne­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na: con mer­ca­do ne­gro y zo­nas don­de la se­ñal de in­ter­net se per­día, con cuer­pos fa­lla­dos que po­co te­nían que ver con los her­mo­sos y per­fec­tos re­pli­can­tes de Bla­de Run­ner. Una cien­cia fic­ción du­ra que se me­tía a fon­do con las im­pli­ca­cio­nes fi­lo­só­fi­cas y éti­cas de la idea que pro­po­nía, pe­ro que ade­más se asen­ta­ba en una es­té­ti­ca pro­pia y fas­ci­nan­te, en una for­ma sin­gu­lar de ver las co­sas. Cas­tag­net se ade­lan­tó a lo que al­gu­nos años más tar­de ha­ría una se­rie co­mo

Black Mi­rror: ex­plo­rar al­gún as­pec­to de nues­tra re­la­ción con tec­no­lo­gía y lle­var esa ex­plo­ra­ción has­ta sus con­se­cuen­cias más ra­di­ca­les.

Los man­tras mo­der­nos (Si­gi­lo, 2017) con­ti­núa ex­plo­ran­do las im­pli­ca­cio­nes de la tec­no­lo­gía, pe­ro des­de otro la­do. Si en Los cuer­pos del ve­rano los muer­tos re­gre­sa­ban al mun­do fí­si­co, Los man­tras mo­der

nos re­co­rre el ca­mino in­ver­so: aquí las per­so­nas lle­van in­crus­ta­do en el cuer­po el bin­di, una es­pe­cie de apli­ca­ción muy po­pu­lar en­tre los jó­ve­nes que, en­tre va­rias otras co­sas, les per­mi­te ha­cer­se in­vi­si­bles. El con­cep­to es ten­ta­dor: en una épo­ca en la que to­das las ex­pe­rien­cias se fil­man, se fo­to­gra­fían y se com­par­ten has­ta el can­san­cio, ¿quién no ha desea­do al­gu­na vez po­der borrarse y des­apa­re­cer? Así na­rra Mar­tín los al­bo­res de la apli­ca­ción: “Los feos fue­ron los pri­me­ros en des­apa­re­cer. Se­gún los bus­ca­do­res, la pri­me­ra fue la con­duc­to­ra de un mi­cro es­co­lar. Los ado­les­cen­tes le gri­ta­ban vie­ja, gor­da, ca­ra de mier­da. En­ton­ces des­apa­re­ció: pri­me­ro el cuer­po y des­pués la ropa. La gor­da fea se­guía ma­ne­jan­do y qui­zás llo­ra­ba. Los ado­les­cen­tes co­men­za­ron a gri­tar y a fil­mar con sus bindis, aun­que en reali­dad no ha­bía na­da que se pu­die­ra com­par­tir en las re­des: un asien­to va­cío y un pai­sa­je bo­rro­so del otro la­do de la ven­ta­ni­lla. A los ado­les­cen­tes tam­bién les lle­ga­ría el turno de des­apa­re­cer”.

El pro­ble­ma con des­apa­re­cer es que con­lle­va el ries­go de di­sol­ver­se y que­dar­se pa­ra siem­pre en la otra ori­lla, en una reali­dad fan­tas­ma­gó­ri­ca si­tua­da en el fu­tu­ro. Es­ta ciu­dad ec­to­plás­mi­ca, lla­ma­da la “fos­fo­res­cen­cia” por aque­llos que la vi­si­tan, es una es­pe­cie de ro­llo fo­to­grá­fi­co que mues­tra el mun­do al re­vés: un lu­gar don­de no hay hu­ma­nos, pe­ro en el que, por el con­tra­rio, to­do es­tá lleno de vi­da.

Así la des­cri­ben los que se han di­suel­to y han caí­do en la fos­fo­res­cen­cia: “Al­gu­nos lle­gan por­que les pro­me­tie­ron una ex­pe­rien­cia úni­ca; otros no qui­sie­ron ve­nir, pe­ro ca­ye­ron igual, co­mo un mal via­je que no sa­ben có­mo ter­mi­na. Pe­ro to­dos los que vie­nen que­dan fas­ci­na­dos (¡es el fu­tu­ro y na­die lo ha­bi­ta!), ate­rra­dos (¡es el fu­tu­ro y na­die lo ha­bi­ta!), con­mo­vi­dos (es el fu­tu­ro) y me­lan­có­li­cos (y na­die lo ha­bi­ta)”.

En el uni­ver­so de Cas­tag­net las má­qui­nas sue­ñan y sus pe­sa­di­llas pue­den inun­dar las ciu­da­des con ho­lo­gra­mas de di­no­sau­rios y flo­ra prehis­tó­ri­ca: aquí los sue­ños de las má­qui­nas pro­du­cen mons­truos. Y los ex­plo­ra­do­res ya no van al fon­do del mar o de la tie­rra, sino que aho­ra la aven­tu­ra es na­ve­gar en el in­cons­cien­te de la red. In­ter­net es tan ubi­cua que ya ni si­quie­ra se la men­cio­na; más que una tec­no­lo­gía, es nues­tra ma­ne­ra de es­tar en el mun­do. Así lo de­mues­tra es­ta con­ver­sa­ción en­tre un abue­lo des­pis­ta­do y su nie­to:

“-¿Me po­drías con­se­guir un te­cla­do pa­ra co­nec­tar­me a in­ter­net?

-Por fa­vor, abue­lo, de­je de de­cir­le in­ter­net, me da ver­güen­za. -¿Y có­mo se di­ce aho­ra? -Yo qué sé. No se di­ce na­da. Uno siem­pre es­tá co­nec­ta­do”.

Es­ta es­ce­na me re­cuer­da a la anéc­do­ta de los dos pe­ces jó­ve­nes que es­tán na­dan­do jun­tos y se en­cuen­tran con un pez vie­jo que los sa­lu­da: “Buen día, mu­cha­chos, ¿có­mo es­tá el agua?”. Los dos pe­ces jó­ve­nes si­guen de lar­go en si­len­cio, has­ta que uno le di­ce al otro: “¿Y qué dia­blos es el agua?”.

Son po­cas las fic­cio­nes que dan cuen­ta de la ma­ne­ra en que in­ter­net es­tá trans­for­man­do la ex­pe­rien­cia; co­mo los pe­ces jó­ve­nes, la he­mos na­tu­ra­li­za­do a tal pun­to que nos cues­ta per­ci­bir­la. Y son me­nos aún las fic­cio­nes que se atre­ven a so­ñar o a es­pe­cu­lar so­bre los rum­bos que in­ter­net to­ma­rá en el fu­tu­ro. Un fu­tu­ro en el que, co­mo di­ce uno de los per­so­na­jes, “es­tar des­co­nec­ta­do es co­mo es­tar muer­to”. Pe­ro el fu­tu­ro tam­bién es una es­té­ti­ca, un es­ta­do de áni­mo, y en Los man­tras mo

der­nos es­ta res­pi­ra­ción la dan se­ries de te­le­vi­sión co­mo Ad­ven­tu­re Ti­me, pe­lí­cu­las co­mo Los ca­za­fan­tas­mas, Nau­si­caä del Va­lle del Vien­to o The Ro­yal Te­nen­baums, el bu­dis­mo y el de­seo apo­ca­líp­ti­co de las can­cio­nes de El ma­tó a un po­li­cía mo­to­ri­za­do. Una fór­mu­la adic­ti­va pa­ra es­pe­rar el fu­tu­ro.

En el uni­ver­so de Cas­tag­net las má­qui­nas sue­ñan y sus pe­sa­di­llas pue­den inun­dar las ciu­da­des con ho­lo­gra­mas de di­no­sau­rios y flo­ra prehis­tó­ri­ca...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.