A ELLOS SE LO DE­BEN

SON BUE­NOS EN LO QUE HA­CEN. CUA­TRO PER­SO­NA­JES COM­PAR­TEN EL CRÉ­DI­TO CON LOS EDU­CA­DO­RES QUE LOS AYU­DA­RON A DES­CU­BRIR AQUE­LLO QUE HOY LES APA­SIO­NA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

“NA­DIE APRUE­BA SU MA­TE­RIA A LA PRI­ME­RA, ES TRE­MEN­DO” OLI­VER MON­TO­YA El humorista re­pro­bó una de las ma­te­rias del pro­fe Ca­be­zas, pe­ro lo re­cuer­da con sin­ce­ra es­ti­ma­ción, agra­de­ce la pal­ma­da en el hom­bro que al­gu­na vez le dio y le pro­me­te re­to­mar la uni­ver­si­dad

Si­mu­la­ción y Mo­de­los se lla­ma la ma­te­ria que los uni­ver­si­ta­rios cur­san ca­si re­sig­na­dos a re­pe­tir.

“Le han he­cho una fa­ma te­rri­ble”, di­ce el do­cen­te de la Utep­sa con una mue­ca de pi­car­día en el ros­tro. Gabriel Ca­be­zas fue profesor de Oli­ver Mon­to­ya cuan­do es­te to­da­vía es­tu­dia­ba pa­ra con­ver­tir­se en in­ge­nie­ro en Re­des y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. El humorista pa­só por sus au­las y la pri­me­ra vez se apla­zó. “Me lo me­re­cía”, re­co­no­ce sin piz­ca de in­co­mo­di­dad, al pun­to de que le tie­ne agradecimiento por­que cuan­do le dio una pal­ma­di­ta en la es­pal­da y le di­jo: “Es­to es lo tu­yo” por sus ac­tua­cio­nes con hu­mor sin­tió que an­da­ba por el ca­mino co­rrec­to.

Lo denso de las ma­te­má­ti­cas apli­ca­das al mun­do real se fue ha­cien­do más lle­va­de­ro, a me­di­da que las ocu­rren­cias de Oli­ver ali­via­na­ban de tan­to en tan­to la cla­se, pe­ro so­lo por ra­tos, por­que al pro­fe Ca­be­zas le gus­ta avan­zar y har­to.

“Una vez ter­mi­né la­gri­mean­do de tan­to reír, pa­ra eso siem­pre fue in­ge­nio­so. Esa chis­pa de aho­ra que se ve en la te­le la he vis­to cuan­do era es­tu­dian­te. Aho­ra él es­tá en una po­si­ción in­tere­san­te, es muy co­no­ci­do, pe­ro de­be ter­mi­nar la ca­rre­ra que es­co­gió”.

Oli­ver re­co­no­ce que le fal­ta un se­mes­tre pa­ra ter­mi­nar y con el pro­fe vol­ve­rán a ver­se las ca­ras por­que de­be apro­bar Cálcu­lo 4. “No hay que de­jar co­sas in­con­clu­sas, le fal­ta tan po­qui­to, siem­pre es bueno te­ner un res­pal­do en la vi­da, mien­tras más he­rra­mien­tas te pue­das pro­veer, es me­jor”, le sa­le na­tu­ral el con­se­jo a pe­sar de que ya no lo ve por­que ha­ce seis años que Oli­ver de­jó de ir a la uni­ver­si­dad.

Hay una im­por­tan­te deu­da del humorista con­si­go mis­mo, y el profesor Ca­be­zas se la ha re­cor­da­do por­que no im­por­ta si es­tá den­tro o fue­ra del au­la, sus alum­nos siem­pre se­rán eso, al­guien a quien acon­se­jar.

La ce­re­mo­nia de gra­dua­ción de Har­vard es un en­jam­bre de hom­bres y mu­je­res ata­via­dos con to­gas bi­co­lo­res. Uno de ellos es Moham­med Mos­ta­jo Rad­ji.

De pa­dre be­niano y ma­dre ira­ní, na­ció en San­ta Cruz y es­tá re­ci­bien­do el cer­ti­fi­ca­do que acre­di­ta su doc­to­ra­do en bio­lo­gía mo­le­cu­lar y ce­lu­lar, tam­bién es­tá Mark Zuc­ker­berg, el mi­llo­na­rio fun­da­dor de Fa­ce­book, con la mis­ma to­ga y el mis­mo bi­rre­te. Es un día llu­vio­so y un tan­to frío, y mien­tras trans­cu­rre la 366 ce­re­mo­nia de gra­dua­ción de los ce­re­bros me­ticu­losa­men­te se­lec­cio­na­dos pa­ra con­for­mar las fi­las de la ins­ti­tu­ción de en­se­ñan­za su­pe­rior más an­ti­gua de los Es­ta­dos Uni­dos, los re­cuer­dos pa­san co­mo una pe­lí­cu­la por la men­te de Moham­med.

De chi­co fue un mu­cha­chi­to fla­cu­chen­to y con oje­ras que ves­tía el uni­for­me del co­le­gio La Sa­lle. Le en­can­tó ex­plo­rar los mis­te­rios de la cien­cia a par­tir de la me­cha que en­cen­dió un sim­ple vi­deo edu­ca­ti­vo so­bre los avan­ces de la ge­né­ti­ca y la re­pro­duc­ción asis­ti­da, y des­de en­ton­ces la su­ya ha si­do una vi­da de apa­sio­na­mien­to.

“La pro­fe­so­ra que más in­cen­ti­vó mi ca­rre­ra in­ves­ti­ga­ti­va fue Ra­quel Mer­ca­do de Ber­de­cio, con quien crié una amis­tad muy sin­ce­ra. Ella nos dic­ta­ba dos ma­te­rias: bio­lo­gía y quí­mi­ca. Re­cuer­do ví­vi­da­men­te que una vez nos mos­tró un vi­deo de los avan­ces en ge­né­ti­ca hu­ma­na y re­pro­duc­ción asis­ti­da y pa­ra mí es­te vi­deo des­per­tó la chis­pa que me hi­zo dar cuen­ta que esa era la ca­rre­ra que yo que­ría se­guir. Más allá de eso, al ser pro­fe­so­ra de quí­mi­ca, nos en­tre­nó pa­ra las com­pe­ten­cias de­par­ta­men­ta­les de esa ma­te­ria. Con mi gru­po pa­sá­ba­mos tar­des en­te­ras en su ca­sa, don­de nos dio la li­ber­tad de rea­li­zar los pro­yec­tos que no­so­tros te­nía­mos en men­te. Creo que la pro­fe­so­ra Ra­quel fue una ver­da­de­ra edu­ca­do­ra: nos mo­ti­vó, nos dio la li­ber­tad de ex­plo­rar y nos apo­yó en el ca­mino”.

Lle­gar has­ta don­de Moham­med es­tá es una su­ma­to­ria de mu­chas co­sas, pe­ro la chis­pa se pren­dió ahí, en ese pre­ci­so mo­men­to, en el que una edu­ca­do­ra fue más allá de sus ho­ras asig­na­das en el co­le­gio.

“LA ‘PRO­FE’ RA­QUEL FUE UNA VER­DA­DE­RA EDU­CA­DO­RA, NOS DIO LA LI­BER­TAD DE EX­PLO­RAR Y NOS APO­YÓ” MOHAM­MED MOS­TA­JO Es nues­tro cien­tí­fi­co, un bo­li­viano con un doc­to­ra­do de Har­vard, que des­cu­brió su vo­ca­ción a par­tir de un vi­deo edu­ca­ti­vo so­bre re­pro­duc­ción asis­ti­da. Su pro­fe­so­ra de bio­lo­gía y quí­mi­ca fue la que en­cen­dió la me­cha.

Siem­pre es­tu­vo li­ga­da a la música, aun así, cuan­do tu­vo que op­tar por una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria eli­gió In­ge­nie­ría Fi­nan­cie­ra.

El em­pu­jon­ci­to que le fal­tó pa­ra apos­tar por su ver­da­de­ra vo­ca­ción se lo dio el maes­tro Fe­lix Ols­chof­ka con el que cur­só es­tu­dios de maes­tría en música en EEUU. “Cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad es­te profesor vino a la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil y en­tre los es­co­gi­dos pa­ra una be­ca de in­ter­cam­bio por unos me­ses es­tu­ve yo. Es­tu­dian­do con él me pre­gun­tó por qué no me de­ci­dí por la música y le res­pon­dí que en San­ta Cruz son po­cas las ins­ti­tu­cio­nes don­de uno pue­de es­tu­diar pro­fe­sio­nal­men­te y co­mo me gus­ta­ban las ma­te­má­ti­cas op­té por ellas”. Pe­ro Cristina Zankyz nun­ca de­jó de la­do el te­ma de la música, se gra­duó por ex­ce­len­cia de In­ge­nie­ría y se­guía ac­ti­va en la Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil y en el en­sam­ble de cuer­das Zí­po­li. Par­ti­ci­pa­ba en los fes­ti­va­les de Música Ba­rro­ca y se man­te­nía muy in­vo­lu­cra­da en el te­ma mu­si­cal. Lle­gó un pun­to en que sus prác­ti­cas en un ban­co la hi­cie­ron sen­tir en­ce­rra­da. Por eso es que cuan­do apa­re­ció la be­ca Ful­bright no lo pen­só dos ve­ces, se ani­mó a par­ti­ci­par y la ga­nó.

Fue en ese mo­men­to que las co­sas se cla­ri­fi­ca­ron, vol­vie­ron a su men­te esas pa­la­bras del profesor Ols­chof­ka que ha­bían ca­la­do tan hon­do: “Cristina, yo veo en ti un po­ten­cial por­que tie­nes al­go que no to­dos los que quie­ren ha­cer música tie­nen, que es el co­ra­zón”. Lo re­cuer­da y to­da­vía se emo­cio­na, esa fra­se le ca­ló muy pro­fun­do.

La música ne­ce­si­ta que el in­tér­pre­te ha­ga lo su­yo tam­bién y es­te profesor que vio al­go es­pe­cial en Cristina man­dó una car­ta de in­vi­ta­ción des­de la uni­ver­si­dad de San Die­go en Ca­li­for­nia que le dio el em­pu­jon­ci­to pa­ra que ga­na­ra la be­ca Ful­bright. “Se­gui­mos en con­tac­to, por­que uno nun­ca ol­vi­da a sus maes­tros y una de las me­jo­res sa­tis­fac­cio­nes que he te­ni­do fue ha­cer música de cá­ma­ra jun­tos aquí”.

“UNA NUN­CA OL­VI­DA A SUS MAES­TROS Y LA FRA­SE QUE ÉL ME DI­JO CA­LÓ HON­DO EN MI CO­RA­ZÓN” CRISTINA ZANKYZ La con­cer­tis­ta se gra­duó con ho­no­res de In­ge­nie­ría Fi­nan­cie­ra. Pe­ro su ver­da­de­ra pa­sión pu­do más y ter­mi­nó de­di­cán­do­se a la música. Hoy le agra­de­ce a quien la ayu­dó a de­fi­nir­se en la vi­da

Ti­mi­dez de­be­ría ser su se­gun­do nom­bre. Es há­bil en va­rias dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, por al­go es­te año ga­nó la Vic­to­ria Ala­da en ra­quet­bol y fron­tón y fue de­no­mi­na­da la me­jor de­por­tis­ta de 2016.

Aun así, los ga­lar­do­nes no lo­gra­ron que se ani­ma­ra a emi­tir el tí­pi­co dis­cur­so de agradecimiento tras re­ci­bir las pre­seas, de su bo­ca no sa­lie­ron las pa­la­bras de­di­ca­das a sus en­tre­na­do­res y a los ha­ce­do­res de sus lo­gros. Pe­ro en la can­cha ya no tie­ne ver­güen­za. Mi­cae­la Me­ne­ses tie­ne pas­ta de cam­peo­na y vie­ne de una fa­mi­lia de de­por­tis­tas. Más de un profesor in­flu­yó en su ca­rre­ra de­por­ti­va, des­de el cam­peón Ri­car­do Mon­rroy has­ta Car­los Ke­ller. Co­men­zó a los sie­te años y has­ta aho­ra que tie­ne 14 las pa­re­des de su sa­la y ha­bi­ta­ción pa­re­cen em­pa­pe­la­das con las me­da­llas y los tro­feos, su­yos y de sus her­ma­nas, Isa­ma­ra (20) y Fla­via (19).

“Mi abue­li­to (En­ri­que Me­ne­ses) me pu­so en cla­ses con Ri­car­do Mon­rroy, eran cla­ses muy di­ver­ti­das, yo iba con mis pri­mos”. La di­ver­sión fue ma­du­ran­do has­ta ser una pa­sión que la trans­for­ma ca­da vez que es­tá en la can­cha.

De su pri­mer maes­tro apren­dió no so­lo la téc­ni­ca, sino tam­bién desa­rro­lló el es­pí­ri­tu de com­pe­ten­cia. Ya no se ven por­que es­te se fue a Re­pú­bli­ca Dominicana co­mo ins­truc­tor, pe­ro ca­da vez que vie­ne apro­ve­cha pa­ra ju­gar con él y esos par­ti­dos le sa­ben a glo­ria.

La ofus­ca­ción de un mal par­ti­do la pue­de lle­var a que­rer ti­rar to­do por la bor­da, pe­ro el con­se­jo se­reno y ma­du­ro del cam­peón Car­los Ke­ller es el que a la ho­ra de la ver­dad más pe­sa, pa­ra in­ci­tar­la a se­guir en­tre­nan­do y ha­cer­lo con más ahín­co.

CUAN­DO RE­CI­BIÓ LA VIC­TO­RIA ALA­DA, LA TI­MI­DEZ NO LA DE­JÓ AGRA­DE­CER A SUS MAES­TROS MI­CAE­LA ME­NE­SES El rom­pe­ca­be­zas de sus lo­gros tie­ne pie­zas que han si­do pues­tas por pro­fe­so­res y en­tre­na­do­res cla­ve, que con ins­truc­cio­nes so­bre téc­ni­ca, ga­rra o una sim­ple re­pro­gra­ma­ción de los exá­me­nes han con­tri­bui­do a sus lo­gros

POR GINA JUSTINIANO FO­TOS RO­LAN­DO VI­LLE­GAS / JORGE UECHI / RE­VIS­TA QUIN­TO PO­DER

EX­TRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.