RE­GLAS DE ORO PA­RA PA­DRES DI­VOR­CIA­DOS

Del li­bro ‘Te ne­ce­si­to, pa­pá’

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vi­da & Pa­re­ja -

Si le ha­ce pre­gun­tas. Nun­ca le mien­ta. De­le res­pues­tas sin­ce­ras, por más in­có­mo­da que sea la pre­gun­ta. Si se sien­ten cul­pa­bles del di­vor­cio, há­ga­le sa­ber que es­tá equi­vo­ca­do. Ha­ble de la nue­va si­tua­ción. El di­vor­cio no es un obs­tácu­lo pa­ra que su hi­jo re­ci­ba to­do su apo­yo a la ho­ra de cre­cer y desa­rro­llar­se co­mo ser hu­mano.

Con la ex­pa­re­ja. No se pri­ve de ha­blar con la ex­pa­re­ja por te­lé­fono, co­rreo o re­des so­cia­les. Tam­po­co pri­ve a sus hi­jos de ha­cer­lo.

Día de com­par­tir. Si la pa­re­ja lle­ga a la ca­sa por­que es día de vi­si­ta, man­ten­ga esos mo­men­tos li­bres de dis­cu­sio­nes y con­flic­tos.

No los use co­mo men­sa­je­ros. Ellos no tie­nen por qué sen­tir­se co­mo rehe­nes de sus in­tere­ses ju­di­cia­les o eco­nó­mi­cos.

La nue­va pa­re­ja. No in­ter­fie­ra si su ex­pa­re­ja cons­tru­ye una nue­va re­la­ción. Tam­po­co ex­pon­ga a sus ni­ños a una re­la­ción su­ya que sa­be que no per­du­ra­rá por mu­cho tiem­po.

Con­tac­to per­ma­nen­te. Quie­nes se di­vor­cian son us­ted y su pa­re­ja, no sus hi­jos. Man­ten­ga el con­tac­to con ellos siem­pre.

Tiem­po de ca­li­dad. Al­gu­nos pa­dres sus­ti­tu­yen el tiem­po que los ni­ños ne­ce­si­tan por re­ga­los. Lle­ga­rá el mo­men­to en que su pe­que­ño se lo ha­rá sa­ber. Use bien esos mi­nu­tos o días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.