LLE­VAR­SE BIEN ES UN ALI­VIO PA­RA LOS HI­JOS

A PE­SAR DE LA SE­PA­RA­CIÓN O EL DI­VOR­CIO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Por­ta­da -

EL FAC­TOR DE ADAP­TA­CIÓN MÁS IM­POR­TAN­TE PA­RA LOS HI­JOS ES EL NI­VEL DE CON­FLIC­TO DE LOS PA­DRES

Lu­cia­ni­ta vi­ve en el Plan 3.000 y se le em­pe­zó a caer el pe­lo des­de que vio, en un micro, có­mo dis­cu­tían sus pa­dres des­pués del di­vor­cio. “Se lla­ma alo­pe­cia nerviosa. La pe­que­ña que­dó lam­pi­ña”, cuen­ta el si­có­lo­go Bet­man Holl­weg. En la con­sul­ta, la ni­ña le con­tó al si­có­lo­go que quie­re pa­sar tiem­po con su pa­pá, pe­ro que él sue­le ha­blar­le mal de su ma­mi; y que tam­bién la ma­má ha­bla mal del pa­pá.

El ca­so con­fir­ma un es­tu­dio pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da, rea­li­za­do por un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de San­tia­go de Com­pos­te­la y Vi­go. Los ex­per­tos es­tu­dia­ron fa­mi­lias con pa­re­jas uni­das y di­vor­cia­das; par­ti­ci­pa­ron 467 ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, de en­tre dos y 18 años. El ha­llaz­go pu­so un nú­me­ro a lo que la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca ya ha­bía des­cri­to. En­con­tra­ron que los hi­jos de pa­dres se­pa­ra­dos tie­nen apro­xi­ma­da­men­te el do­ble de pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, ge­ni­tou­ri­na­rios, der­ma­to­ló­gi­cos y neu­ro­ló­gi­cos que los de fa­mi­lias nu­clea­res.

“No es la rup­tu­ra de la pa­re­ja la que con­lle­va efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra el es­ta­do de sa­lud de los hi­jos e hi­jas, sino la ges­tión inade­cua­da por par­te de los pro­ge­ni­to­res, co­mo se­ña­la la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca y cons­ta­tan nues­tros da­tos”, ex­pli­ca Ma­ría Do­lo­res Sei­jo, una de las in­ves­ti­ga­do­ras. Rea­cios al di­ván Se­gún la ex­pe­rien­cia de Bet­man Holl­weg, los pa­dres di­vor­cia­dos son rea­cios cuan­do se tra­ta de acu­dir a una con­sul­ta si­co­ló­gi­ca. Por lo ge­ne­ral, quien pri­me­ro se da cuen­ta de los pro­ble­mas es el maes­tro, ya sea por­que el ren­di­mien­to es­co­lar ba­ja o por­que, co­mo en el ca­so de To­ma­si­to, de 7 años, que vi­vió el pro­lon­ga­do pro­ce­so ju­rí­di­co so­bre la te­nen­cia y vi­si­tas pro­gra­ma­das. El ca­so fue aten­di­do por la si­có­lo­ga Pa­tri­cia Ló­pez Zú­ñi­ga. Al mo­men­to de ha­blar de sus pa­dres el ni­ño se ca­lla­ba y ne­ga­ba así la pro­ble­má­ti­ca. “En sus pro­duc­cio­nes lú­di­cas y grá­fi­cas de­mos­tró la in­ten­si­dad de su ma­les­tar y la sen­sa­ción de no po­der es­tar al la­do del pro­ge­ni­tor au­sen­te, co­mo lo desea­ba, de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes que le co­lo­ca­ban los fa­mi­lia­res, o im­po­si­bi­li­tan­do el en­cuen­tro”, ex­pli­ca.

To­ma­si­to se re­fu­gió en la fan­ta­sía de ser un su­per­hé­roe que ven­cía to­dos los obs­tácu­los, al pun­to de en­tor­pe­cer los la­zos con sus com­pa­ñe­ros. Ba­jó su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co. Pre­fe­ría ocu­par gran par­te de su tiem­po en di­bu­jar a los su­per­hé­roes y cons­truir his­to­rias fan­ta­sio­sas en las que des­truía mon­ta­ñas y paredes pa­ra con­se­guir es­tar con el te­so­ro, re­pre­sen­ta­do por la fi­gu­ra au­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.