Po­bres po­bres, en

El Deber - Extra (Bolivia) - - Su­ma­rio - Ro­sa Mon­te­ro.

Lo di­cen los ta­xis­tas, que son bue­nos ob­ser­va­do­res de la vi­da ur­ba­na: “Los atas­cos ya em­pie­zan a ser co­mo los de an­tes de la cri­sis”. Tie­nen ra­zón, al­go se mue­ve. En mi ba­rrio abre ca­da se­ma­na un lo­cal nue­vo, una tien­da de ro­pa, un res­tau­ran­te, to­dos ellos sitios pa­ra echar­se la vi­da al cuer­po, pa­ra el ocio y dis­fru­te. Los puen­tes va­cían la ciu­dad, los des­ti­nos de va­ca­cio­nes se ati­bo­rran, los ae­ro¬puer­tos vuel­ven a es­tar de bo­te en bo­te. A ga­lo­par, a ga­lo­par, lan­cé­mo­nos a la dulzura de gas­tar, ce­rre­mos el lar­go y pe­no­so pa­rén­te­sis de la cri­sis, ol­vi­dé­mo­nos de él, co­mo si tan só­lo hu­bie­se si­do un mal sue­ño, y re­to­me­mos nues­tra vi­da an­te­rior tal y co­mo era.

In­clu­so co­mien­za a es­cu­char­se de nue­vo en to­da Es­pa­ña el ru­gi­do de las hor­mi­go­ne­ras, el re­pi­que­teo de los mar­ti­llos neu­má­ti­cos, los agu­dos re­do­bles de las ma­zas me­tá­li­cas: ¡el la­dri­llo re­gre­sa! Vuel­ven a le­van­tar­se los edi­fi­cios co­mo si na­da. Es de­cir, co­mo si no hu­bie­ra aún tan­tas ur­ba­ni­za­cio­nes a me­dio ter­mi­nar, ca­dá­ve­res rui­no­sos de la pa­sa­da bur­bu­ja.

Por su­pues­to, me ale­gro. No de los ca­dá­ve­res rui­no­sos, sino de la apa­ren­te reac­ti­va­ción de la eco­no­mía. De que las ci­fras de pa­ro ba­jen. De que ha­ya tan­ta gen­te que sien­ta me­nos mie­do. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, me pa­re­ce vi­vir en Dis­ney­lan­dia, en un mun­do pa­ra­le­lo a lo real. Se­gún los da­tos que aca­ba de sa­car el INE (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, de Es­pa­ña), el 23% de la po­bla­ción se en­cuen­tra en ries­go de po­bre­za y vi­ve con me­nos de 8.209 eu­ros al año.

Es de­cir, ca­si uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les arras­tra una vi­da mi­se­ra­ble. Y lo peor es que hay mu­chos ni­ños: el 29% de los me­no­res de 16 años re­si­den en el som­brío mun­do de la ca­si in­di­gen­cia.

Y es­tas son las ci­fras blan­das, por así de­cir­lo; unas cuen­tas qui­zá al­go ma­qui­lla­das. Por­que, si uti­li­za­mos el in­di­ca­dor Aro­pe (At Risk Of Po­verty or So­cial Ex­clu­sion), que se usa en la UE y que mi­de co­sas co­mo no poder pa­gar la ca­le­fac­ción, re­sul­ta que el por­cen­ta­je de es­pa­ño­les en ries­go de po­bre­za se ele­va al 28%.

Mi­llo­nes de per­so­nas en con­di­cio­nes te­rri- bles, una bol­sa de ex­clu­sión que me te­mo que se ha que­da­do en­quis­ta­da en el sis­te­ma, co­mo si fue­ra la gra­sa de los ro­da­mien­tos que per­mi­ten que el res­to del país com­pre y via­je y gas­te. He­mos sa­li­do de la cri­sis au­pa­dos so­bre el lo­mo de los de­fe­nes­tra­dos, de aque­llos a los que la so­cie­dad ha es­cu­pi­do pa­ra

siem­pre, co­mo si el ca­pi­ta­lis­mo fue­ra un dios san­grien­to que exi­gie­ra sa­cri­fi­cios ri­tua­les. Man­ten­go des­de ha­ce años con­tac­to con fa­mi­lias des­am­pa­ra­das. Hay una mu­jer que es­tu­dió cua­tro años de in­ge­nie­ría y que an­tes de la cri­sis vi­vía dan­do cla­ses de ma­te­má­ti­cas.

Des­pués de un pa­ro in­men­so ha en­con­tra­do un em­pleo: cui­da a una an­cia­na seis ho­ras al día por 400 eu­ros. El sa­la­rio no le per­mi­te man­te­ner­se. To­dos los me­ses, unos cuan­tos ami­gos le da­mos di­ne­ro pa­ra que no le cor­ten el gas o la luz, o pa­ra poder pa­gar el al­qui­ler. Co­me de Cá­ri­tas. Aun tra­ba­jan­do, si­gue ins­ta­la­da en la mi­se­ria.

Y to­do es­to, sien­do es­pe­luz­nan­te, no es lo peor. Lo más te­rri­ble es que el res­to de la so­cie­dad les he­mos da­do la es­pal­da. La pe­nu­ria del pró­ji­mo siem­pre mo­les­ta: lle­na de in­co­mo­di­dad nues­tro bie­nes­tar.

Du­ran­te la cri­sis, el mie­do pro­pio a caer en ella era tan gran­de que au­men­tó nues­tra em­pa­tía. Com­pa­de­cía­mos a la gen­te em­po­bre­ci­da y la te­nía­mos en cuen­ta. Pe­ro aho­ra que nos he­mos pues­to a ga­lo­par ale­gre­men­te por los ver­des pra­dos de la su­pues­ta re­cu­pe­ra­ción, no que­re­mos vol­ver a pen­sar en ellos. Son gri­mo­sos. Pre­fe­ri­mos atri­buir­les cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad en su si­tua­ción y los con­tem­pla­mos con sus­pi­ca­cia. Si son po­bres, que lo sean al 100% to­dos los mi­nu­tos de su vi­da. Que no se per­mi­tan una pe­que­ña ale­gría.

Si un po­bre no tie­ne pa­ra pa­gar la luz, que no se atre­va a com­prar­se un cu­cu­ru­cho de he­la­do, aun­que lle­ve años en esa si­tua­ción y ne­ce­si­te un res­pi­ro. Co­mo de­cía con bru­tal lu­ci­dez Ma­ri­bel Ma­ta Gó­mez en mi Fa­ce­book, “si eres po­bre no te pue­des sen­tar en una te­rra­za a to­mar un ca­fé”.

Es de­cir, se te exi­ge pe­nar y su­frir en tiem­po con­ti­nuo, pa­gar la su­cia cul­pa de tu mi­se­ria. A ver si esa cuar­ta par­te de ciu­da­da­nos es­pa­ño­les que se han que­da­do de­fi­ni­ti­va­men­te atrás apren­den a ser po­bres pro­fe­sio­na­les de una vez, mal­di­ta sea.

Ca­si uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les arras­tra una vi­da

mi­se­ra­ble. Y lo peor es que hay mu­chos ni­ños: el 29% de los me­no­res de 16 años re­si­den en el som­brío mun­do de la ca­si in­di­gen­cia...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.