“ASÍ CO­MO QUIE­RO MO­RIR HACIENDO TEA­TRO, MI PRI­MER GRAN AMOR...

CAN­TAR ES OTRA DE MIS MÁS GRAN­DES PA­SIO­NES Y ES AL­GO QUE VA MUY EN SE­RIO” res opor­tu­ni­da­des. Eva­lúo, ana­li­zo y leo bien an­tes de acep­tar un nue­vo pro­yec­to”, sub­ra­ya.

El Deber - Extra (Bolivia) - - Per­so­na­je -

cho­nes fuc­sia, el al­ma le vol­vió al cuer­po. “Fue di­fí­cil re­to­mar la re­la­ción en las pri­me­ras se­ma­nas por­que su pequeña se ha­bía con­ver­ti­do en una mu­jer­ci­ta”, afir­ma.

De pa­ti­to feo a cis­ne

Des­de muy pequeña su­frió as­tig­ma­tis­mo y mio­pía se­ve­ras y tu­vo que usar len­tes has­ta el año pa­sa­do, cuan­do de­ci­dió so­me­ter­se a una ci­ru­gía co­rrec­ti­va. Co­mo su me­di­da era de más de 10 en uno de sus ojos y más de sie­te en el otro, te­nía que usar cris­ta­les muy grue­sos y gran­des, tan­to que le ta­pa­ban más de la mi­tad de la ca­ra. “En mi ba­rrio me de­cían ET. Eso hi­zo que me sin­tie­ra el pa­ti­to feo de la es­cue­la”, re­cuer­da.

“Era ca­si cie­ga. Mu­cho tiem­po ac­tué sin ver bien, veía to­do muy bo­rro­so e in­clu­so sien­to que de­bi­do a eso desa­rro­llé mis otros sen­ti­dos un po­co más. Pe­ro te­nía la ne­ce­si­dad de ver de ver­dad y por eso de­ci­dí co­men­zar a aho­rrar pa­ra ope­rar­me”. Re­cién se ani­mó el año pa­sa­do y fue un ali­vio. “Ya no ten­dré que usar len­tes nun­ca más”, di­ce, li­be­ra­da.

El tiem­po pa­só y aho­ra sien­te y ve la vi­da y el tra­ba­jo de ma­ne­ra di­fe­ren­te. De­jar los len­tes fue al­go sim­bó­li­co pa­ra ella. “An­tes no era cons­cien­te de cuán­to tra­ba­jo te­nía, pa­re­cía una má­qui­na que no pa­ra­ba nun­ca”, va­lo­ra. Co­mo co­men­zó muy jo­ven en la ac­tua­ción no te­nía tiem­po pa­ra de­ci­dir y acep­ta­ba ca­da rol que le lle­ga­ba.

“Esa ne­ce­si­dad de que­rer ver bien sin nu­ba­rro­nes, lle­gó jun­to con mis ga­nas de re­pen­sar las pro­pues­tas que me ha­cen. Hoy veo mi vi­da di­fe­ren­te y con ma­yo-

Dos des­nu­dos en su ca­rre­ra

Des­de que tie­ne uso de ra­zón imi­ta­ba a los pro­fe­so­res de­lan­te de sus com­pa­ñe­ros, can­ta­ba pa­ra su ma­dre y si­mu­la­ba una as­fi­xia pa­ra asus­tar a su abue­lo que la re­ga­ña­ba. Hoy se ve co­mo una ac­triz que no le te­me a los desafíos. Con 30 años ha par­ti­ci­pa­do en más de 20 pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas en­tre te­le­no­ve­las y se­ries, cin­co pe­lí­cu­las y cer­ca de una de­ce­na de obras de tea­tro. Las ta­blas son su gran amor y el ar­te que prác­ti­ca­men­te le sal­vó la vi­da. Gra­cias a su pa­sión por la ac­tua­ción ven­ció la ti­mi­dez que la ca­rac­te­ri­za­ba des­de pequeña.

En 2009 la Chi­ni­ta de­jó con la bo­ca abier­ta a to­do su pú­bli­co cuan­do pro­ta­go­ni­zó un des­nu­do, el más co­men­ta­do de su ca­rre­ra, en la obra tea­tral La Chun

ga, de Ma­rio Var­gas Llo­sa, jun­to con la re­co­no­ci­da ac­triz pe­rua­na Mónica Sán­chez, a quien tam­bién be­sa en esa pues­ta en es­ce­na. Es­te, ase­gu­ra, fue el pa­pel más di­fí­cil que le ha­ya to­ca­do in­ter­pre­tar por­que em­pe­za­ba a des­ta­car en su ca­rre­ra.

El otro, que fue más un se­mi­des­nu­do, lo hi­zo du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la La Vi­gi­lia.

¿ Lo vol­ve­ría a ha­cer? Res­pon­de que lo ana­li­za­ría bien por­que, si bien los dos an­te­rio­res fue­ron jus­ti­fi­ca­dos y los hi­zo con gen­te muy se­ria, aho­ra lo pen­sa­ría mu­cho por­que más allá de ser fá­cil o di­fí­cil, lo im­por­tan­te es lo que pro­yec­ta el per­so­na­je con su in­ter­pre­ta­ción. De lo que es­tá ca­si se­gu­ra es que no ha­ría un des­nu­do en te­le­vi­sión por­que hay mu­cho mor­bo. “Es ma­si­va y me da­ría más ver­güen­za”, ex­pre­sa.

Ma­te­ria pen­dien­te

La mú­si­ca es un asun­to pen­dien­te en su vi­da. Su sue­ño es can­tar con su pa­dre. Ya lo hi­zo en pú­bli­co en un lo­cal de jazz, que es el gé­ne­ro que le gus­ta, al igual que el soul. Su pa­dre to­ca­ba la gui­ta­rra mien­tras ella can­ta­ba. “Tie­ne bue­na voz”, re­co­no­ció Pa­cho Pax des­pués de esa me­mo­ra­ble oca­sión.

Esa fue una lin­da ex­pe­rien­cia, pe­ro su de­seo es ha­cer­lo pro­fe­sio­nal­men­te. “No quie­ro que uno de los dos se va­ya de es­te mun­do sin cum­plir ese an­he­lo. Es­ta­mos en pro­yec­to y es­pe­ro que pron­to po­da­mos mi­rar­nos y de­cir: lo lo­gra­mos. Así co­mo quie­ro mo­rir haciendo tea­tro, mi gran amor, can­tar es otra de mis ma­yo­res pa­sio­nes y es al­go que va muy en se­rio”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.