AVEN­TU­RA EN VACACIÓN IN­VER­NAL

PA­RA RE­LA­JAR A LOS CHI­COS VIE­NEN LAS IN­VER­NA­LES. ES­TAS CLA­VES Y SI­TIOS DUPLICAN LA DI­VER­SIÓN DEL VIA­JE

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Bas­ta nom­brar un si­tio. Cual­quie­ra, y los hi­jos di­rán que sí. ¡Lle­gan las va­ca­cio­nes in­ver­na­les el 3 de ju­lio! Es la opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer el sud­es­te chi­qui­tano: Ro­bo­ré, San Jo­sé, Cho­chís, Aguas Ca­lien­tes y Santiago, el des­tino de­par­ta­men­tal emer­gen­te, el que más vi­si­tan­tes ha ga­na­do en los úl­ti­mos cin­co años. Ahí no pue­den fal­tar en la mo­chi­la las ma­llas y bi­qui­nis, una bue­na go­rra o som­bre­ro y pro­tec­tor so­lar. Y bas­tan­te tiem­po pa­ra usar la cá­ma­ra, por­que el pai­sa­je es so­bre­co­ge­dor y no hay quien se re­sis­ta a to­mar­se una foto con la iglesia de pie­dra de San Jo­sé. En la zona hay alo­ja­mien­tos ase­qui­bles y tam­bién es­tá el có­mo­do ho­tel Beu­la, en Santiago de Chi­qui­tos. No ol­vi­de­mos la ‘play­list’ A Santiago o Ro­bo­ré se lle­ga des­pués de con­du­cir tres ho­ras y me­dia o cua­tro en trans­por­te pú­bli­co. Si de­ci­de ma­ne­jar, la ex­ce­len­te ca­rre­te­ra le da­rá la opor­tu­ni­dad pa­ra dis­fru­tar de la mú­si­ca, que se sue­le ol­vi­dar. Pa­ra quie­nes tienen hi­jos en­tre los ocho y los 15, no pue­den fal­tar Char­lie Puth, Bruno Mars, Ade­le, Fu­tu­re, Ayo y Teo (con su éxi­to Ro­lex), Ky­le y Wee­kend. Pa­ra los más chi­cos, un po­co de la in­fal­ta­ble Ma­ría Ele­na Walsh o el irre­ve­ren­te Pes­cet­ti ha­rán la tra­ve­sía inol­vi­da­ble.

Hay pa­dres que gra­ban pe­que­ños cuen­tos o tex­tos pa­ra es­cu­char en el ca­mino. To­dos pue­den ha­cer­lo: chis­tes, adi­vi­nan­zas, col­mos.

Sa­mai­pa­ta (120 km de San­ta Cruz), con sus 70.000 vi­si­tas anua­les, si­gue sien­do el prin­ci­pal des­tino del de­par­ta­men­to. Ade­más del Fuer­te, hay op­cio­nes eco­nó­mi­cas, co­mo las Cas­ca­das, que per­mi­te al­qui­lar una pa­rri­lla por 50 Bs. El Bos­que de los he­le­chos es­tá den­tro del par­que na­cio­nal Am­bo­ró. La co­mu­ni­dad Los Ali­sos se en­car­ga de man­te­ner los sen­de­ros a pun­to y el ca­mino ex­pe­di­to. Es ne­ce­sa­rio ir en un vehícu­lo 4x4 des­de Sa­mai­pa­ta. Por aho­ra, se­gún el ope­ra­dor de tu­ris­mo Nel­son Pa­che­co, un 70% de los 12.000 vi­si­tan­tes anua­les son ex­tran­je­ros.

Pa­ra es­te re­co­rri­do, así co­mo pa­ra ir a La Paj­cha, es ne­ce­sa­rio lle­var cal­za­dos fuer­tes. Es­tá a 45 km. El ca­mino es de tie­rra, em­pi­na­do y si­nuo­so. Por lo ge­ne­ral la gen­te va sin guía, y sue­le ob­ser­var pa­ra­bas fren­te ro­ja que anidan en la zona. Por su­pues­to, se go­za de las man­sas pis­ci­nas que for­man esta caí­da de agua, la más gran­de del mu­ni­ci­pio. Ca­mi­na­ta pa­ra lle­gar al Ni­do de cóndores Por la mis­ma ru­ta que con­du­ce a La Paj­cha, pe­ro a 40 ki­ló­me­tros de Sa­mai­pa­ta, es­tá el Ni­do de cóndores. El vehícu­lo lle­ga has­ta cier­to pun­to, ex­pli­ca Pa­che­co, y lue­go es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar a pie. Una mo­chi­la li­via­na y agua per­mi­ten, des­pués de su­bir a pie du­ran­te hora y me­dia, lle­gar a es­te pun­to don­de anida el cón­dor, un gi­gan­te cu­yas alas su­pe­ran los tres me­tros de en­ver­ga­du­ra. Jus­ta­men­te esta tem­po­ra­da es la me­jor pa­ra avis­tar­los. Hay guías que co­no­cen los lu­ga­res que sue­len fre­cuen­tar las aves. Du­ran­te el re­co­rri­do ex­pli­can de­ta­lles de la flo­ra y fau­na de la zona, que es par­te del llamado Co­do de los An­des, el pun­to en que la cor­di­lle­ra orien­tal pe­ne­tra más aden­tro del con­ti­nen­te.

Una de las op­cio­nes pa­ra re­co­rrer el Co­do de los An­des es Re­fu­gio los Vol­ca­nes, a 80 ki­ló­me­tros de San­ta Cruz y a unos 40 de Sa­mai­pa­ta. La propiedad es­tá en las már­ge­nes del Par­que Na­cio­nal Am­bo­ró. Quie­nes ten­gan buen es­ta­do fí­si­co pue­den em­pe­zar la ‘sen­da lo­ro’, de tres ho­ras de ca­mi­na­ta, mu­chas aves, mon­te al­to, ro­cas al­tas con mu­chas bro­me­lias.

La Sen­da cón­dor in­clu­ye ob­ser­va­ción de or­quí­deas, cas­ca­das, bi­bo­sis gran­des y vis­ta pa­no­rá­mi­ca. Hay otras tres sen­das que in­clu­yen el río El­vi­ra, mon­tes al­tos, he­le­chos gi­gan­tes, cas­ca­das, pla­yas de are­na y vis­tas pa­no­rá­mi­cas. To­do es­to, ade­más del desa­yuno con­ti­nen­tal y dos

DE­CE­NAS DE CÓNDORES SE REÚNEN EN EL CO­DO DE LOS AN­DES. LOS GUÍAS SA­BEN DÓN­DE PIS­CI­NAS NA­TU­RA­LES Y UN PAI­SA­JE DIS­TIN­TO SON ATRAC­TI­VOS DEL SUD­ES­TE CHI­QUI­TANO

co­mi­das dia­rias, es­tá in­clui­do en la ta­ri­fa de $us 85 por una noche y dos días en ha­bi­ta­ción do­ble.

Otra ofer­ta en el lu­gar es Re­fu­gio de los An­des; un pe­que­ño ho­te­li­to de tres ha­bi­ta­cio­nes, per­fec­ta­men­te acon­di­cio­na­do, es la ba­se des­de don­de se rea­li­zan las ex­cur­sio­nes. La finca mis­ma, di­ce su pro­pie­ta­rio, Fe­de­ri­co An­dreaz­zi, es un atrac­ti­vo. La ta­ri­fa de Bs 390 in­clu­ye desa­yuno y se pue­de usar la co­ci­na pa­ra pre­pa­rar las co­mi­das. Tam­bién es po­si­ble pe­dir pla­tos pa­ra al­mor­zar o ce­nar, que se co­bran por se­pa­ra­do. Qué lle­var pa­ra dis­fru­tar me­jor: bi­no­cu­la­res y re­pe­len­te.

Ambos si­tios tienen página en Fa­ce­book y en in­ter­net. Es me­jor re­ser­var cuan­to an­tes, por­que las lo­ca­li­da­des sue­len es­tar re­ser­va­das con an­ti­ci­pa­ción. Uno de los par­ques me­jor ges­tio­na­dos: To­ro To­ro Aun­que es­tá en Po­to­sí, el pun­to de in­gre­so es Co­cha­bam­ba. En esa ciu­dad se pue­den en­con­trar ope­ra­do­res lo­ca­les que ofre­cen to­do el re­co­rri­do. Lo ideal es des­ti­nar tres días y dos no­ches, aun­que es me­jor el de cua­tro no­ches y tres días. Pa­che­co cuen­ta que hay re­co­rri­dos des­de Bs 350 has­ta Bs 1.200, se­gún la ca­li­dad del hos­pe­da­je.

To­ma cin­co ho­ras lle­gar de Co­cha­bam­ba a To­ro To­ro. Los guías son im­pres­cin­di­bles. La cue­va de Uma­ja­lan­ta exi­ge cier­ta con­di­ción fí­si­ca, por­que hay lu­ga­res en que es ne­ce­sa­rio arras­trar­se. Se ven hue­llas de di­no­sau­rio y los más osa­dos pue­den lle­gar al Ver­gel, una caí­da de agua con he­le­chos. En Ciu­dad de Itas hay pin­tu­ras ru­pes­tres.

A tres ho­ras de Po­to­sí, el atrac­ti­vo Par­que Cretácico, de Sucre, es im­per­di­ble. En 11 años de fun­cio­na­mien­to es uno de los mu­seos más vi­si­ta­dos del país.

Otros des­tino dis­tin­to es la Ru­ta del Bu­feo. Des­de Tri­ni­dad se va a la ori­lla del río Iba­re, has­ta la desem­bo­ca­du­ra en el Ma­mo­ré, don­de abun­dan es­tos es­plén­di­dos ce­tá­ceos. Hay un in­tere­san­te mu­seo en el lu­gar

EX­TRA

CUE­VA DE SAN MISERATO Ar­cos de pie­dra y pin­tu­ras ru­pes­tres En las se­rra­nías de Santiago es­tán los ar­cos de pie­dra co­no­ci­dos co­mo ar­co chi­co, ar­co gran­de y ar­co de los mo­nos. Hay he­le­chos ar­bo­res­cen­tes. Es una ca­mi­na­ta de más de tres ho­ras.

El eco­sis­te­ma del Co­do de los An­des La fau­na y flo­ra del Co­do de los An­des se pue­de vi­si­tar des­de Re­fu­gio de los An­des y Re­fu­gio los Vol­ca­nes. Ambos ofre­cen hos­pe­da­je, a 40 km de Sa­mai­pa­ta

Ca­rre­ra de ha­ce 70 mi­llo­nes de años La pa­red vertical era una pla­ya. Unas 294 es­pe­cies de­ja­ron más de 5.000 hue­llas. Es el si­tio con hue­llas más im­por­tan­te del mun­do.

1 AGUA PU­RA Y CRIS­TA­LI­NA Pa­ra na­dar y fo­to­gra­fiar Cer­ca de Ro­bo­ré y Santiago hay va­rias cas­ca­das. Una de ellas se lla­ma Las Po­zas. Son ocho pis­ci­nas na­tu­ra­les im­pre­sio­nan­tes. 2 MI­RA­DO­RES EN CHI­QUI­TOS Fa­ra­llo­nes y me­se­tas Des­de Santiago se pue­de ir al mi­ra­dor chi­co, ap­to pa­ra ni­ños y per­so­nas ma­yo­res. El mi­ra­dor gran­de re­quie­re ca­mi­nar 900 m.

La zona del puen­te tie­ne agua ti­bia y un ba­rro que to­ni­fi­ca la piel. En Aguas Ca­lien­tes la tem­pe­ra­tu­ra es un po­co más ele­va­da. AGUAS CA­LIEN­TES, EL ATRAC­TI­VO DEL SUD­ES­TE Tem­pe­ra­tu­ra a elec­ción Bur­bu­jas di­ver­ti­das En las zo­nas de es­ca­sa pro­fun­di­dad sa­len pe­rió­di­ca­men­te bur­bu­jas de ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.