SE­ÑA­LES EN EL CA­MINO HACIA EL BULL­YING

ES­TÁ MAR­CA­DO POR LLA­MA­DAS A LA AC­CIÓN SE­ÑA­LES QUE DE­BEN ATEN­DER PA­DRES Y MAES­TROS PA­RA EVI­TAR EPI­SO­DIOS DE ABU­SO EN­TRE COM­PA­ÑE­ROS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

La his­to­ria de cual­quier ca­so de aco­so es­co­lar es el re­la­to de abu­so que pu­die­ron ha­ber si­do evi­ta­dos si al­guno de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos hu­bie­ra aten­di­do las se­ña­les en el ca­mino, las bur­las que de­ja­ban de ser de igual a igual en­tre com­pa­ñe­ros, pa­ra vol­ver­se ex­ce­si­vas y cons­tan­tes cuan­do uno o va­rios aco­sa­do­res con­vier­ten a un alumno o alum­na en víc­ti­ma.

Co­mo es un te­ma de pre­ven­ción que im­pli­ca a va­rios ac­to­res den­tro y fue­ra del au­la, con­sul­ta­mos a dos pro­fe­sio­na­les del área so­bre esas se­ña­les par­ti­cu­la­res que pue­den in­di­car que la bur­la se acen­túa, se con­vier­te en mal­tra­to y co­mien­za a afec­tar fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca­men­te al agre­di­do.

Pa­ra la si­có­lo­ga Eva Mo­ra­les, que tra­ba­ja con la Fun­da­ción Fe y Esperanza, una bro­ma so­bre el as­pec­to fí­si­co o al­gún ras­go del ni­ño, ni­ña o ado­les­cen­te pue­de ha­ber mar­ca­do el ini­cio del ca­mi- no, en el sen­ti­do en que el bull­ying es una con­duc­ta as­cen­den­te, “em­pie­za con co­sas sen­ci­llas y na­tu­ra­li­za­das co­mo jue­go, bro­mas o vio­len­cia cre­cien­te”.

Pa­ra el edu­ca­dor Nés­tor He­re­dia, que tra­ba­ja en el mar­co de la aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro Pro­te­ge tu co­ra­zón, el bull­ying no es so­lo un problema del au­la, sino de la fa­mi­lia, que es el es­pa­cio de for­ma­ción de la­zos afec­ti­vos.

En un ca­so de abu­so, tan­to con el me­nor mal­tra­ta­do co­mo con su agre­sor, “hay que tra­ba­jar con las fa­mi­lias pa­ra for­ta­lecer emo­cio­nal­men­te a los in­vo­lu­cra­dos” des­de lo afec­ti­vo, pa­ra es­ta­bi­li­zar­les el ca­rác­ter. “Una per­so­na con­te­ni­da no ne­ce­si­ta­rá agre­dir pa­ra cre-

No ha­cer la vis­ta gor­da “Si los con­pa­ñe­ros no se de­ci­den a po­ner freno a una agre­sión, ter­mi­nan por re­for­zar los ro­les del aco­sa­dor y de la víc­ti­ma”, ex­pli­ca el edu­ca­dor He­re­dia, que pro­po­ne ge­ne­rar “me­dia­do­res” de con­flic­tos en el au­la.

cer”, se­ña­la. “Se de­be creer a la víc­ti­ma”, re­mar­ca Mo­ra­les.

La au­to­ri­dad en el au­la, es de­cir, el maes­tro o maes­tra, de­be man­te­ner una ac­ti­tud em­pá­ti­ca con dos alum­nos en con­flic­to, pe­ro, por la mis­ma si­tua­ción, de­be­rá se­guir de cer­ca el tes­ti­mo­nio de quien es­té en des­ven­ta­ja. Con res­pec­to a los pun­tos de in­fle­xión que tor­nan desigual una re­la­ción en­tre com­pa­ñe­ros, He­re­dia pi­de a pa­dres y maes­tros es­tar aten­tos a con­duc­tas de ais­la­mien­to, au­to­ex­clu­sión o ten­den­cias a la so­le­dad que co­mien­cen a vol­ver­se re­cu­rren­tes. Mo­ra­les acon­se­ja es­tar aten­tos tam­bién a la des­truc­ción o pér­di­da de ma­te­rial es­co­lar de un alumno; si se vuel­ve cons­tan­te, pue­de ser se­ñal de que al­guien es­tá tra­tan­do de afec­tar­lo por me­dio del daño a sus ob­je­tos, in­va­dien­do su es­pa­cio per­so­nal. El ca­mino al bull­ying co­mo tal pue­de ser así de su­til y em­pe­zar con una an­ti­pa­tía que se acen­túa HAY QUE TRA­BA­JAR CON LAS FA­MI­LIAS DEL ACO­SA­DO Y DE SU ACO­SA­DOR PA­RA FOR­TA­LECER LA EMOCIONALIDAD EL CA­MINO AL BULL­YING PUE­DE SER MUY SU­TIL Y EM­PE­ZAR CON UNA AN­TI­PA­TÍA QUE SE ACEN­TÚA A LO LAR­GO DEL AÑO ES­CO­LAR a lo lar­go del año es­co­lar. ¿Has­ta qué pun­to esta si­tua­ción es gra­cio­sa? ¿Cuán­to más ten­go que so­por­tar esta bur­la? Ese exa­men in­terno co­rres­pon­de al me­nor ob­je­to de mal­tra­tos. “No se pue­de to­mar una ac­ción efec­ti­va has­ta que la víc­ti­ma de­ci­da po­ner un al­to al abu­so”, con­fron­ta Joh­na­tan Va­ca, coach del equi­po de pro­te­ge tu co­ra­zón. “Si una bur­la te hie­re emo­cio­nal­men­te, ya no es gra­cio­sa y no te­nés por qué se­guir so­por­tán­do­la”, des­cri­be. Mo­ra­les ex­pli­ca que una re­pen­ti­na pér­di­da de in­te­rés por las cla­ses o una caí­da en el ren­di­mien­to es­co­lar de un alumno pue­de ser se­ñal de que no to­do es­tá bien con sus com­pa­ñe­ros. Co­mo con­tra­par­te, en casa, “un ni­ño que es­tá su­frien­do aban­dono, un ni­ño o un ado­les­cen­te no con­te­ni­do es­tá en ries­go, pue­de es­tar pa­san­do por una eta­pa de fra­gi­li­dad emo­cio­nal, de ba­ja au­to­es­ti­ma”, son fac­to­res que pue­den ex­po­ner­lo a su­frir bull­ying, ase­gu­ra Mo­ra­les. Pe­ro no es que el me­nor que to­ma el rol de abu­sa­dor bus­que cons­cien­te­men­te una víc­ti­ma. “A los 10 u 11 años to­mas cons­cien­cia de la vio­len­cia que re­ci­bes o que das”, ex­pli­ca la si­có­lo­ga. En el cam­po del ni­ño que ejer­ce abu­so tam­bién hay ma­ti­ces. Se­gún He­re­dia, el agre­sor pue­de ser una per­so­na con mu­chos mie­dos, que los cu­bre aplas­tan­do a otros. “Cuan­do un chi­co pasa de­ma­sia­do tiem­po so­lo en casa y no tie­ne con­ten­ción, pue­de tra­mi­tar su si­tua­ción por uno de los dos ca­mi­nos, el de la agre­si­vi­dad o el de la su­mi­sión”, pue­de vol­ver­se aco­sa­dor o víc­ti­ma, de­fi­ne el si­có­lo­go. El bull­ying apa­re­ce cuan­do los adul­tos es­tán au­sen­tes y la ma­ne­ra en que un maes­tro pue­de sen­tar presencia y au­to­ri­dad ca­paz de res­ta­ble­cer equi­li­brios es es­ta­ble­cien­do re­glas de convivencia des­de el co­mien­zo. He­re­dia y Mo­ra­les coin­ci­den en que es­te refuerzo de las nor­mas de tra­to en el au­la re­ge­ne­ra es­pa­cios de in­ter­ac­ción que se es­tán per­dien­do de­bi­do a las re­des sociales. “Ani­mar la cul­tu­ra de en­cuen­tro pue­de rom­per a tiem­po un círcu­lo vi­cio­so en el que un me­nor ne­ce­si­ta aplas­tar a un rival pa­ra sen­tir­se bien”, di­ce He­re­dia. Es ra­ro que ha­ya bull­ying en el día 1, pe­ro es útil que ha­ya re­glas des­de el pri­mer mo­men­to, y en el au­la, es­tas de­ben ser im­pul­sa­das y sos­te­ni­das por el edu­ca­dor. De­be “sen­tar re­glas y acuer­dos en el au­la. Pue­de op­tar por ha­cer que sean los chi­cos quie­nes las re­dac­ten”, pe­ro lo ideal es mar­car el ta­ble­ro des­de el ini­cio del año es­co­lar, en reunio­nes de gru­po orien­ta­das a cons­truir nor­mas de convivencia, acon­se­ja Mo­ra­les. Es­tas nor­mas de­ben in­cluir el rol que jue­gan los tes­ti­gos del bull­ying en un ca­so de mal­tra­to. “Si los com­pa­ñe­ros no de­ci­den fre­nar una agre­sión, ter­mi­nan re­afir­man­do los ro­les del aco­sa­dor y de la víc­ti­ma”, advierte He­re­dia. Fi­nal­men­te, no es fá­cil ser pa­dre. Los hi­jos siem­pre apren­de­rán más de sus pa­dres que de cual­quier otra per­so­na, por ello no de­ben tras­la­dar pro­ble­mas de casa a la es­cue­la, ni in­ter­ve­nir en un ca­so de bull­ying re­for­zan­do el pa­pel de víc­ti­ma de su re­to­ño. Un error tí­pi­co de es­tos tiem­pos, apun­ta He­re­dia, es el de la ma­dre o el pa­dre que, en lu­gar de tran­qui­li­zar la si­tua­ción, op­ta por es­cri­bir al gru­po de What­sApp pa­ra re­cla­mar a fa­vor de su hi­jo. Re­sul­ta­do: se en­fren­ta en otro ni­vel, con lo que el con­flic­to cre­ce y, muy po­si­ble­men­te, con­si­gue que su hi­jo o hi­ja se vuel­van su­je­tos de más bur­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.