ADRIA­NA MACÍAS

NO TIE­NE BRA­ZOS, PE­RO SÍ ALAS LA ABO­GA­DA Y CON­FE­REN­CIS­TA MOTIVACIONAL NO QUI­SO SER EL CA­PI­TÁN GARFIO, SINO LA PRIN­CE­SA DEL CUEN­TO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

La vi­da le dio alas y ella apren­dió a vo­lar. La abo­ga­da y con­fe­ren­cis­ta se hi­zo a sí mis­ma por en­ci­ma de la ad­ver­si­dad. Con el im­pul­so de sus pa­dres, que apar­ta­ron la tris­te­za pa­ra en­fo­car­se en la su­pera­ción. Macías lle­va una vi­da de ejem­plo. Un ejem­plo que trae­rá pron­to a San­ta Cruz de la Sie­rra

o tie­ne bra­zos, pe­ro le so­bran alas pa­ra vo­lar más al­to que cual­quie­ra de­trás de sus sue­ños. Adria­na Ire­ne Macías Hernández na­ció sin sus ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res, ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das, en una épo­ca en la que las per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad no te­nían mu­chas opor­tu­ni­da­des. No obs­tan­te, ella lo­gró su­pe­rar to­dos los obs­tácu­los que la vi­da le plan­teó y hoy esta me­xi­ca­na es una re­co­no­ci­da con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal que via­ja por el mun­do pa­ra mos­trar que cuan­do se quiere, no hay me­ta fue­ra del al­can­ce.

Adria­na, que cuen­ta con ca­si 20 años de ex­pe­rien­cia co­mo mo­ti­va­do­ra, vi­si­ta­rá Bo­li­via el 11 de ju­lio pró­xi­mo pa­ra dar una con­fe­ren­cia de­no­mi­na­da 100% ac­ti

tud po­si­ti­va. El even­to se lle­va­rá a ca­bo en el sa­lón Sirionó, de la Fe­ria Ex­po­si­ción.

Co­mo la vi­da es adap­ta­ción apren­dió a uti­li­zar sus pies co­mo si fue­ran ma­nos y se amol­dó al mun­do, ya que el mun­do no iba a amol­dar­se a ella. Cuan­do co­men­zó el co­le­gio, sus pa­dres, Jo­sé Ma­nuel Macías y Gua­da­lu­pe Hernández, in­sis­tie­ron en com­prar­le pró­te­sis.

Acep­tó, pe­ro ape­nas cru­za­ba la puer­ta del co­le­gio le pe­día a su her­ma­na, Eloí­sa, que le ayu­da­ra a qui­tár­se­las y se li­be­ra­ba.

Tu­vo una in­fan­cia fe­liz, nun­ca sufrió de bull­ying, más bien se sin­tió muy que­ri­da, tan­to que has­ta aho­ra con­ser­va a ca­si to­das sus amis­ta­des de co­le­gio y de la uni­ver­si­dad. “Yo estaba se­gu­ra de que mis bra­zos me iban a cre­cer. En­ton­ces cuan­do al­guien ha­cía un co­men­ta­rio so­bre mi dis­ca­pa­ci­dad, con to­tal se­gu­ri­dad e inocen­cia yo les res­pon- día que así co­mo me cre­cía mi pe­lo, ya me iban a cre­cer mis bra­zos”, re­cuer­da en­tre ri­sas.

Era una ni­ña muy re­vol­to­sa e in­ge­nio­sa. En­tre sus tra­ve­su­ras re­cuer­da que abría los ca­jo­nes del tocador de su ma­má y se subía pa­ra aga­rrar sus pin­tu­ras y ma­qui­llar­se, al­go que has­ta aho­ra le en­can­ta y pa­ra lo cual ha lo­gra­do má­xi­ma des­tre­za: se ce­pi­lla el ca­be­llo y pue­de co­lo­car­se pes­ta­ñas pos­ti­zas con los pies.

Le gus­ta ves­tir y lu­cir bien. Usa ta­co­nes pa­ra ca­mi­nar, pe­ro se los sa­ca du­ran­te sus conferencias o pa­ra con­ver­sar. Las uñas de sus pies es­tán per­fec­ta­men­te arre­gla­das y de­co­ra­das con co­lor y mu­cho bri­llo. En su de­do del me­dio lle­va los ani­llos de com­pro­mi­so y de ma­tri­mo­nio. ¿No te es­tor­ba al usar za­pa­tos? Le con­sul­ta­mos, a lo que res­pon­de que el ma­tri­mo­nio es así, es co­mo una pie­dri­ta en el za­pa­to a la que uno se acos­tum­bra, to­da­vía más cuan­do esa mo­les­tia es un dia­man­te, bro­mea.

To­da una ma­la­ba­ris­ta

Tie­ne tal des­tre­za con los pies que ma­ne­ja el ce­lu­lar, bus­ca fotos y es­cri­be men­sa­jes sin nin­gún problema. Su mo­tri­ci­dad es com­pa­ra­ble con la de un ma­la­ba­ris­ta, lo que le ha per­mi­ti­do rea­li­zar to­das las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas co­mo cual­quier per­so­na con las ma­nos, in­clu­so pue­de con­du­cir un vehícu­lo, al­go que apren­dió re­cién a sus 30 años, cuan­do pu­do com­prar­se su pro­pio au­to.

“Des­de muy pe­que­ña apren­dí a va­ler­me por mí mis­ma. Ha­go to­do so­la, aun­que qui­zá me to­ma un po­co más de tiem­po. Co­cino, es­cri­bo, me ba­ño y ba­ño a mi be­bé. Me vis­to y la vis­to a ella. Me peino y me ma­qui­llo sin ayu­da. No me veo pi­dién­do­le a mi es­po­so que pri­me­ro cam­bie los pañales a mi hi­ja y lue­go venga a ves­tir­me, ma­qui­llar­me y pei­nar­me”, co­men­ta.

Se sien­te rea­li­za­da en to­dos los as­pec­tos de su vi­da, pe­ro fue­ron mu­chos años de esfuerzo, de tra­ba­jo, de en­tre­nar su cuer­po pa­ra su­bir la pier­na por en­ci­ma de la ca­be­za, de ex­pe­ri­men­tar, de pro­bar y de crear. Por ejem­plo, pa­ra ves­tir­se bus­ca la ro­pa ade­cua­da, sin cie­rres ni mu­chos bo­to­nes; vis­te los cor­pi­ños ya abro­cha­dos.

LOS MÉ­DI­COS NO EN­CON­TRA­RON EX­PLI­CA­CIÓN AL­GU­NA AL NA­CI­MIEN­TO SIN BRA­ZOS DE ADRY

LOS PA­DRES DE­CI­DIE­RON DE­JAR DE LA­DO LA AFLICCIÓN Y SE ENFOCARON EN AYU­DAR A SU NI­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.