EN FO­CO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Li­lia­na Co­lan­zi. El sa­cer­do­te que se em­pa­pó en la es­pi­ri­tua­li­dad gua­ra­ní

Ha­ce años que Elías Cau­rey se vie­ne de­di­can­do a es­cri­bir y a re­fle­xio­nar so­bre el mun­do gua­ra­ní. Jun­to a Elio Ortiz, el des­ta­ca­do pen­sa­dor gua­ra­ní que falleció en 2014, pu­bli­có un her­mo­so diccionario eti­mo­ló­gi­co y et­no­grá­fi­co del gua­ra­ní que es el re­gis­tro de una len­gua y de una cul­tu­ra que es­tán muy vi­vas en Bo­li­via, aun­que po­cos en la ciu­dad las co­noz­can (co­mo sue­le su­ce­der, Ortiz es más co­no­ci­do por pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la Yvy Ma­raẽy, de Juan Carlos Val­di­via, que por su hon­da con­tri­bu­ción al pen­sa­mien­to gua­ra­ní: re­co­mien­do leer Ya­pi­sa­ka, el li­bro en el que pro­fun­di­za so­bre el con­cep­to gua­ra­ní de “ver con los oí­dos”). Des­de la muer­te pre­ma­tu­ra de Ortiz, Elías Cau­rey ha con­ti­nua­do so­lo y ca­da año sor­pren­de con un li­bro nue­vo: aca­ba de pu­bli­car Ñan­de­ru Tü­pa

Re­gua Ñan­de Re­ko Ru­pi (Teo­lo­gía Gua­ra­ní), un es­tu­dio so­bre la obra del je­sui­ta es­pa­ñol Ga­briel Si­quier, que pa­só más de 40 años en­tre los gua­ra­nís de Cha­ra­gua.

Ga­briel Si­quier lle­gó a Cha­ra­gua en 1964 y vi­vió allí has­ta su muer­te en 2005. Iba con la in­ten­ción de evan­ge­li­zar, pe­ro pron­to se dio cuen­ta de que pa­ra ha­cer­lo te­nía que ‘gua­ra­ni­zar­se’. Así que se de­di­có a apren­der el gua­ra­ní y a lle­var la vi­da de un gua­ra­ní: an­da­ba en mu­la y ha­cía el du­ro tra­ba­jo de la za­fra con los hom­bres. Los gua­ra­nís co­men­za­ron a lla­mar­lo Tia­rö­pi­ru, que quiere de­cir “vie­ja fla­ca”; ga­nar­se un nom­bre gua­ra­ní se­ña­ló su per­te­nen­cia a la co­mu­ni­dad.

Si al prin­ci­pio Si­quier so­la­men­te pre­di­ca­ba, lue­go fue no­tan­do la ne­ce­si­dad de es­cu­char a los gua­ra­nís des­de su pro­pia vi­sión del mun­do. En­ton­ces con­ci­bió los ta­lle­res de teo­lo­gía gua­ra­ní, un es­pa­cio to­tal­men­te no­ve­do­so y es­pe­cial en el que hom­bres, mu­je­res, jó­ve­nes, an­cia­nos, ca­ci­ques y cha­ma­nes se reunían a con­ver­sar so­bre su es­pi­ri­tua­li­dad. Allí na­die en­se­ña­ba, sino que to­dos dis­cu­tían so­bre el sig­ni­fi­ca­do gua­ra­ní del tiem­po, del dios ta­tú o del dios zo­rro, de los iyas o guar­dia­nes de los ríos, el mon­te y los ce­rros, de có­mo una per­so­na ob­tie­ne po­de­res pa­ra con­ver­tir­se en ipa­ye (cha­mán) o mbae­kua (bru­jo), de có­mo ha­bla Dios a tra­vés de los sue­ños, de qué es la tie­rra sin mal, de có­mo hay una sa­bi­du­ría del mun­do de aba­jo (ñee) y otra del mun­do de arri­ba (ara­kuaa).

Po­cos ka­rai (ex­tran­je­ros, no gua­ra­nís) han te­ni­do el ac­ce­so que tu­vo Tia­rö­pi­ru al al­ma de los gua­ra­nís. Él lo sa­bía, y qui­zás pen­san­do en hon­rar los se­cre­tos y la con­fian­za de­po­si­ta­dos en él fue que pre­fi­rió no pu­bli­car lo que se dis­cu­tía en los ta­lle­res (so­lo tie­ne un tra­ba­jo pu­bli­ca­do con su co­le­ga Luis Fa­rré), pe­ro sí to­mó nu­me­ro­sos apun­tes que lue­go han ser­vi­do pa­ra re­cons­truir o ima­gi­nar lo que fue esa ex­pe­rien­cia y que han si­do re­pro­du­ci­dos en el li­bro de Cau­rey.

Tia­rö­pi­ru ad­vir­tió que el Dios de los gua­ra­nís no es el Dios ira­cun­do del cris­tia­nis­mo: “Pa­ra

Si al prin­ci­pio Si­quier so­lo

pre­di­ca­ba, lue­go no­tó la ne­ce­si­dad de es­cu­char­los des­de su pro­pia vi­sión del mun­do. Ga­nar­se un nom­bre gua­ra­ni mar­có su per­te­nen­cia.

el gua­ra­ní Dios no cas­ti­ga ni mal­di­ce, ha si­do in­tere­san­te com­pro­bar los ges­tos y las pa­la­bras de in­dig­na­ción de los vie­jos al es­cu­char que Dios cas­ti­ga”, es­cri­bió. Tam­bién anotó que en el mun­do gua­ra­ní el cen­tro de los afec­tos no es el co­ra­zón, sino el hí­ga­do, y que una ben­di­ción gua­ra­ní es Tü­pa to­mäe nde­re, que sig­ni­fi­ca “que Dios te mi­re con su hí­ga­do”. Se­ña­la que el Tü­pa o Dios pue­de ser un ani­mal, lo cual apun­ta a una cos­mo­vi­sión en la que los ani­ma­les, las plan­tas e in­clu­so los ob­je­tos tienen al­ma y en la que el hom­bre no es el cen­tro de la crea­ción.

Sin em­bar­go, en su afán por re­con­ci­liar la doc­tri­na cris­tia­na con la es­pi­ri­tua­li­dad gua­ra­ní, el sa­cer­do­te in­cu­rre en al­gu­nas afir­ma­cio­nes cues­tio­na­bles o in­com­ple­tas, co­mo la que sos­tie­ne que cuan­do al­gún ser vi­vo mue­re, su vi­da vuel­ve a Dios. En su es­tu­dio pre­li­mi­nar, Cau­rey se­ña­la que el gua­ra­ní mue­re pa­ra vi­vir tres vi­das: en una de ellas re­gre­sa al Dios crea­dor, en otra se que­da co­mo iya o es­pí­ri­tu tu­te­lar de las co­sas, y en una ter­ce­ra se va al Ivy Ma­raẽy o Tie­rra Sin Mal, y des­de allí re­gre­sa a vi­si­tar a los vi­vos en for­ma de abue­lo y a com­par­tir sus fies­tas.

Por otro la­do, Tia­rö­pi­ru lle­ga a la con­clu­sión de que “la teo­lo­gía gua­ra­ní es mo­no­teís­ta y ma­ni­quea”. Aquí tam­bién Cau­rey ma­ti­za esta cues­tión des­de su vi­sión gua­ra­ní: “En la mi­to­lo­gía gua­ra­ní ha­bía va­rios dio­ses, por ejem­plo el ta­tú (ar­ma­di­llo), el ya­gua ( ti­gre), el agua­ra ( zo­rro), y eso se da­ba cuan­do en el mun­do con­vi­vían ani­ma­les, per­so­nas y plan­tas. Pe­ro des­de que se vol­có el mun­do que­da­ron co­mo son aho­ra y pron­to vol­ve­rán a su es­ta­do an­te­rior, Dios en for­ma de hom­bre u hom­bres, que fue­ron ca­ta­lo­ga­dos o se hi­cie­ron ca­ta­lo­gar co­mo Dios”.

Ade­más, el mis­mo Tia­rö­pi­ru se­ña­ló con cier­ta re­ti­cen­cia que la di­vi­sión en­tre el bien y el mal pue­de re­sul­tar am­bi­gua en­tre los gua­ra­nís: “Hay in­for­man­tes, no muy se­gu­ros, que in­di­can la po­si­bi­li­dad de que la per­so­na hu­ma­na ipa­ye (cha­mán) tu­vie­ra siem­pre al­go de mbae­kua (bru­jo)”. Y ob­ser­va que hay va­rias na­rra­cio­nes de cha­ma­nes que se han con­ver­ti­do en bru­jos, por lo cual han si­do ex­pul­sa­dos de la co­mu­ni­dad. Ñan­de­ru Tü­pa Re­gua Ñan­de Re­ko Ru­pi (Teo­lo­gía Gua­ra­ní) es un li­bro ne­ce­sa­rio pa­ra avan­zar en la com­pren­sión de la es­pi­ri­tua­li­dad de una de las cul­tu­ras cen­tra­les de San­ta Cruz y de Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.