ADAM WEST

ASÍ FUE CÓ­MO UN MAL AC­TOR SE CON­VIR­TIÓ EN EL QUE MU­CHOS CON­SI­DE­RAN EL ME­JOR BAT­MAN. DIS­FRU­TÓ DEL PA­PEL HAS­TA EL FI­NAL DE SUS DÍAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

“CONDUJE EL BATIMÓVIL DE LA PE­LÍ­CU­LA. ¿QUIÉN GANO? EL BATIMÓVIL DE LA SE­RIE”

Es­ce­na ca­lien­te 1. Con el tra­je de Bat­man, Adam West re­sis­tió los re­quie­bros de la her­mo­sa Ga­tú­be­la, in­ter­pre­ta­da por Ju­lie New­mar. “Pue­do ser tu com­pa­ñe­ra de vi­da. Vos y yo contra el mun­do”, le pro­po­ne la sen­sual fe­li­na.

“Si te be­so, ¿vas a pen­sar que soy una ma­la chi­ca?”, ron­ro­nea, mien­tras Bat­man/West es­ti­ra el pi­co pa­ra be­sar­la.

Sue­na una si­re­na y el be­so se frus­tra.

Es­ce­na ca­lien­te 2. No son aún las ocho de la ma­ña­na y Adam West aca­ba de lle­gar a su ca­me­rino pa­ra in­ter­pre­tar a Bat­man. Lo es­pe­ra una co­le­ga ac­triz. El se­xo es de­sen­fre­na­do y rá­pi­do, por­que hay que fil­mar.

Des­pués de las pri­me­ras fil­ma­cio­nes del día, du­ran­te el des­can­so, West no tie­ne tiem­po de qui­tar­se el tra­je. Lo bus­can en su ca­me­rino. Otra vez se­xo ex­prés, con otra ac­triz. En el si­guien­te des­can­so, al fi­nal de la jor­na­da y fue­ra de los es­tu­dios, ese mis­mo día, el ac­tor tu­vo se­xo con ocho mu­je­res di­fe­ren­tes. “Eran los 60, con to­do ese amor li­bre y esas mu­je­res que se nos lan­za­ban”, cuen­ta. Así pa­só el tiem­po li­bre de la sol­te­ría des­pués de su se­gun­do di­vor­cio. Burt Ward, que in­ter­pre­ta­ba a Ro­bin, tam­bién tu­vo aventuras de es­te ti­po.

En es­tas dos es­ce­nas se re­su­men los va­lo­res con­tra­dic­to­rios de los años 60, cuan­do la se­rie Bat­man em­pe­zó a trans­mi­tir­se en te­le­vi­sión. Es la dé­ca­da de la Gue­rra Fría, la ca­rre­ra es­pa­cial do­mi­na­da por la Unión So­vié­ti­ca, el sur­gi­mien­to del mo­vi­mien­to hip­pie y las muer­tes de Ken­nedy, Mal­com X y el Che Gue­va­ra.

Co­mo di­ce el di­bu­jan­te y do­cen­te Noel Cas­ti­llo, en esa so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se in­ge­nua, los lí­de­res mos­tra­ban un ros­tro pú­bli­co dis­tin­to al de sus agen­das se­cre­tas. Es la ca­ra am­bi­va­len­te de la Gue­rra Fría, en su mo­men­to de ma­yor in­ten­si­dad.

Or­den y fe­li­ci­dad

Los có­mics, co­mo Bat­man, eran un re­fle­jo de la so­cie­dad de esa épo­ca, en la que el pue­blo vi­vía en una bur­bu­ja de fe­li­ci­dad y de or­den es­ta­ble­ci­do, que se man­te­nía me­dian­te la cul­tu­ra po­pu­lar. Bat­man es in­ge­nuo, co­lo­ri­do y gra­cio­so.

El pa­dre de Noel Cas­ti­llo via­jó jus­ta­men­te en esa épo­ca a Es­ta-

dos Uni­dos y con­ta­ba siem­pre que los es­ta­dou­ni­den­ses eran co­mo ni­ños gran­des: edu­ca­dos y res­pe­tuo­sos. “Hay un lu­gar don­de co­lo­can los pe­rió­di­cos y la gen­te de­ja­ba su mo­ne­da y to­ma­ba uno so­lo. Aquí, cual­quie­ra sa­ca­ría va­rios ejem­pla­res y los ven­de­ría”. Ese or­den es­ta­ble­ci­do se no­ta en las his­to­rie­tas. En Tar­zán, que lucha contra los na­zis; en Flash,

Gor­don, que en­fren­ta a Ming, un vi­llano con re­mi­nis­cen­cias orien­ta­les, en un gui­ño al ‘pe­li­gro ama­ri­llo’ de la China de Mao.

Un co­lor pa­ra ca­da co­sa

En las re­vis­tas de Mic­key Mou­se de los años 60, cuan­do sur­ge la se­gun­da ola de fe­mi­nis­mo, siem­pre ha­bía una mu­jer que hor­nea­ba tor­tas “y si sa­lía de la ca­sa era pa­ra ejer­cer co­mo se­cre­ta­ria o arre­glar ofi­ci­nas”, di­ce Cas­ti­llo. El do­cen­te tam­bién no­ta que los ne­gros eran siem­pre di­bu­ja­dos con la bo­ca gran­de y se les asig­na­ba una per­so­na­li­dad jo­co­sa, por lo que apa­re­cían ca­si siem­pre ha­cien­do chis­tes. To­do te­nía su lu­gar en esas his­to­rias co­lo­ri­das.

El Bat­man de la se­rie era co­lo­ri­do y fes­ti­vo. To­do bri­lla con co­lo­res bá­si­cos, co­mo en el mun­do ‘bue­noi­de’ y sub­ur­bano de El jo

ven ma­nos de ti­je­ra. La es­té­ti­ca y la ideo­lo­gía, co­mo ex­pli­ca el co­lec­cio­nis­ta Pa­blo Cil­doz, es­tán in­fluen­cia­das por el ‘flo­wer po­wer’ y la no vio­len­cia ( los gol­pes en la se­rie apa­re­cen ate­nua­dos y a la vez destacados en ex­plo­sio­nes de rui­do y co­lor: ¡Pow!¡Ooof!). “Se fil­tra un po­co de la on­da si­co­dé­li­ca, con una es­té­ti­ca co­lo­ri­da co­mo en la pe­lí­cu­la

Bar­ba­re­lla, con Ja­ne Fon­da”, afir­ma Cil­doz.

Es una mues­tra de la es­té­ti­ca camp, ex­pli­ca Cil­doz. Esa es­té­ti­ca usa el hu­mo­ris­mo, co­mo en el fa­mo­so gif que mues­tra a Bat­man co­rrien­do de un la­do pa­ra otro con una bom­ba, o la ar­ti­fi­cia­li­dad, que no con­ven­ce a na­die - pe­ro a na­die le im­por­ta-, que se ve en la es­ce­na don­de apa­re­ce con Ro­bin tre­pan­do un edi­fi­cio aga­rran­do una so­ga.

Hay en la se­rie has­ta consejos pa­ra com­por­tar­se bien y ce­pi­llar­se los dien­tes. Es una ape­la­ción di­rec­ta a que los ni­ños se com­por­ten co­mo ca­ba­lle­ri­tos, afir­ma Cas­ti­llo. “Bat­man tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ins­pi­rar­nos”, di­ce. In­clu­so des­pués, en su épo- ca más os­cu­ra, si­gue ins­pi­ran­do, por­que se so­bre­po­ne a co­sas te­rri­bles des­de la muer­te de sus pa­dres. “Es du­ro y cruel, pe­ro no ma­ta. Es un ca­ba­lle­ro os­cu­ro”.

La suer­te de un mal ac­tor

Ese ta­lan­te naif ha si­do en­car­na­do a la per­fec­ción por West, que si bien no era un gran ac­tor, fue el me­jor Bat­man (pa­ra mu­chos). La ca­rre­ra de Adam West es­ta­ba al­go es­tan­ca­da en 1965. Te­nía 37 años cuan­do le lle­gó el pa­pel. Su cu­rrí­cu­lum no era en­vi­dia­ble, aun­que ha­bía par­ti­ci­pa­do en se­ries te­le­vi­si­vas fa­mo­sas co­mo Perry Ma

son o Guns­mo­ke. Pa­re­cía que se iba a que­dar co­mo el eterno se­gun­dón de las his­to­rias, más aún cuan­do ya ha­bía de­ja­do pa­sar la opor­tu­ni­dad de in­ter­pre­tar a Ja­mes Bond, que le fue ofre­ci­da por los pro­duc­to­res. Re­cha­zó el pa­pel por­que pen­sa­ba que de­bía ser in­ter­pre­ta­do por un ac­tor in­glés.

Cu­rio­sa­men­te no lo eli­gie­ron pa­ra en­car­nar al hé­roe por su tra­ba­jo pre­vio en te­le­vi­sión, sino por un co­mer­cial pa­ra Quick, la be­bi­da acho­co­la­ta­da de Nestlé. En el co­mer­cial in­ter­pre­ta­ba al Ca­pi­tán Q, un per­so­na­je con cier­tas re­mi­nis­cen­cias de Ja­mes Bond. Co­mo los pro­duc­to­res que­rían a al­guien des­co­no­ci­do, sus 12 años de ca­rre­ra in­tras­cen­den­te se con­vir­tie­ron en una ven­ta­ja. Así em­pe­zó a in­ter­pre­tar los 120 epi­so­dios de las es­ca­sas tres tem­po­ra­das que du­ró la se­rie.

Aun­que es co­mún que los ac­to­res quie­ran des­pren­der­se de al­gún pa­pel que los mar­có de­ma­sia­do, West siem­pre es­tu­vo en­ca­ri­ña­do con el mur­cié­la­go. Cuan­do la fa­ma que le dio la se­rie co­men­zó a apa­gar­se, y ya ca­sa­do por ter­ce­ra vez, co­men­zó a bus­car tra­ba­jo. Dos mo­ti­vos le im­pi­die­ron en­con­trar bue­nos pa­pe­les. Pri­me­ro, los pro­duc­to­res no que­rían apos­tar por al­guien tan iden­ti­fi­ca­do con el eterno Bat­man y se­gun­do, sa­bían que era un mal ac­tor.

West contra todos

Rá­pi­da­men­te West se dio cuen­ta de que no va­lía la pe­na lu­char contra el per­so­na­je. Hi­zo con él un pac­to de ca­ba­lle­ros y vol­vió, de al­gu­na ma­ne­ra, a po­ner­se la ca­pa. Asis­tió a con­fe­ren­cias co­mo el Co­mic-Con, se brin­da­ba fá­cil­men­te a las en­tre­vis­tas y sos­te­nía lar­gas con­ver­sa­cio­nes con los fa­ná­ti­cos, que prác­ti­ca­men­te le be­sa­ban la mano y se

SU CU­RRÍ­CU­LUM DIS­CRE­TO FUE UNA VEN­TA­JA. QUE­RÍAN UN AC­TOR DES­CO­NO­CI­DO PA­RA HA­CER BAT­MAN VI­SI­TÓ SU­DA­MÉ­RI­CA EN DOS OCA­SIO­NES. LA GEN­TE LO SALUDABA GRITÁNDOLE “¡BRUNO DÍAZ!”

to­ma­ban fotos con él.

Uno de esos fa­ná­ti­cos es el ar­gen­tino Wál­ter Ar­ma­da, que lo­gró lle­var­lo a Bue­nos Ai­res un par de ve­ces. En su pá­gi­na bat­ma­nia. com. ar re­gis­tró el mo­men­to en que, en 1999, West lle­gó a Bue­nos Ai­res: “Ese es­pe­ra­do 6 de no­viem­bre, al lle­gar a Ezei­za, pu­di­mos per­ci­bir có­mo se agol­pa­ba una con­si­de­ra­ble can­ti­dad de gen­te; todos es­pe­ra­ban el vue­lo Nº 901 pro­ce­den­te de Mia­mi. Fi­nal­men­te, al­re­de­dor de las 11, pu­di­mos di­vi­sar una fi­gu­ra que le lle­va­ba más de una ca­be­za al res­to de los pa­sa­je­ros que des­em­bar­can en tie­rra ar­gen­ti­na: aquel no­ta­ble era sin du­das el le­gen­da­rio Adam West”.

Cuen­ta el co­lec­cio­nis­ta y ex­per­to en la se­rie que la gen­te le gri­ta­ba “¡Bruno Díaz!”. Pa­sión ar­gen­ti­na Des­de ese mo­men­to Wál­ter Ar­ma­da co­men­zó a ges­tar el li­bro

El en­ca­po­ta­do y yo, en el que na­rra todos los en­cuen­tros que tu­vo con West en Ar­gen­ti­na y en Es­ta­dos Uni­dos.

En su li­bro cuen­ta tam­bién có­mo co­no­ció la Ba­ti­cue­va, en 1997: “A me­di­da que nos íba­mos acer­can­do a Bron­son Can­yon tu­ve una sen­sa­ción de ‘dé­ja vú’. Co­mo si una re­mi­nis­cen­cia me en­vol­vie­ra y en­con­tra­ra ese lu­gar muy fa­mi­liar. Cla­ro, no era pa­ra me­nos. A ca­da pa­so veía en mi men­te es­ce­nas de películas y se­ries de TV que sin du­da ha­bían si­do fil­ma­das en esas co­li­nas”.

Se­gún con­tó al dia­rio Cla­rín, Wál­ter se vio fren­te a un agu­je­ro en me­dio de una mon­ta­ña. Lo re­co­no­ció rá­pi­da­men­te. Era la en­tra­da a la Ba­ti­cue­va que ha­bía vis­to mu­chas ve­ces en la se­rie. De ese agu­je­ro irrum­pía el batimóvil, cuan­do el en­ca­po­ta­do sa­lía a lu­char contra el cri­men.

Ar­ma­da tam­bién se hi­zo ami­go del agen­te de West, Fred Wost­brok. El año pa­sa­do, el ar­gen­tino es­tu­vo en la ofi­ci­na del agen­te, con­ver­san­do de los pla­nes que ha­bía: una pe­lí­cu­la ani­ma­da, una gi­ra de des­pe­di­da. “Al po­co tiem­po, Fred mu­rió y eso fue un gol­pe de­vas­ta­dor pa­ra Adam”, con­tó. Los otros Bat­man Aun­que no pu­do cum­plir con esas ac­ti­vi­da­des fi­na­les, Adam West, fa­lle­ci­do el pa­sa­do 9 de ju­nio, era, des­de ha­ce tiem­po, la re­fe­ren­cia dis­tan­te y que­ri­da del mur­cié­la­go. Eso pe­se a las re­in­ter­pre­ta­cio­nes que vi­nie­ron des­pués en el ci­ne. Sí, el Bat­man de Mi­chael Kea­ton (1989) es gra­cio­so y a la vez os­cu­ro y mis­te­rio­so. Tie­ne el se­llo de Tim Bur­ton.

El es­ti­lo cal­ma­do de Val Kil­mer en Bat­man Fo­re­ver ( 1995)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.