LA SE­RIE EN­SAL­ZA LA PA­CÍ­FI­CA VI­DA SUBURBANA DE LA CLA­SE ME­DIA

QUE IG­NO­RA LA PO­LÍ­TI­CA

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

“NIN­GU­NA CA­RRE­RA EN LA TE­LE­VI­SIÓN ES MÁS IM­POR­TAN­TE QUE SER PA­PÁ. UN PA­PÁ AMO­RO­SO Y BUENO. PA­DRES, DIS­FRU­TEN DE SU FA­MI­LIA”.

va de la mano del di­rec­tor Schu­ma­cher, que, sin em­bar­go, fra­ca­só en su se­gun­da pe­lí­cu­la de la sa­ga, en la que Geor­ge Cloo­ney in­ter­pre­tó al mur­cié­la­go. Fue la pe­lí­cu­la que me­nos re­cau­dó de to­das las de la se­rie.

Qui­zá el me­jor de todos fue el Bat­man que in­ter­pre­tó Ch­ris­tian Bale. El tra­ba­jo en la voz y en los sub­ter­fu­gios si­co­ló­gi­cos del di­rec­tor, Ch­ris­top­her No­lan, ade­más del ca­rác­ter que le im­pri­mió Bale, con­vir­tie­ron a Bat­man Be

gins ( 2005) y las dos películas que lle­ga­ron des­pués en las me­jo­res de to­da la sa­ga.

Ben Af­fleck, se­gún los crí­ti­cos, tie­ne a su fa­vor que re­crea en sus pe­leas la es­té­ti­ca del no­ve­lis­ta grá­fi­co Frank Mi­ller, el de 300. Pa­ra quie­nes no lo sa­bían, Mi­ller es­cri­bió una se­rie de cua­tro his­to­rie­tas de Bat­man, que es con­si­de­ra­da la más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años. Un mur­cié­la­go cin­cuen­tón y ya re­ti­ra­do re­tor­na pa­ra una úl­ti­ma lim­pie­za en Ciu­dad Gó­ti­ca. Con esa his­to­ria, los su­per­hé­roes com­ple­jos pa­sa­ron a do­mi­nar la es­ce­na de los có­mics.

West, al­cal­de

Mien­tras tan­to, la vi­da de West se mo­vía en los már­ge­nes de la mo­vi­da ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Cir­cu­ló el ru­mor de que se ha­bía mo­les­ta­do cuan­do le ofre­cie­ron el pa­pel a Kea­ton, pe­ro no de­jó de ser un re­cur­so pu­bli­ci­ta­rio que el mis­mo West des­min­tió. Al fin y al ca­bo, ya te­nía más de 60 años.

Tiem­po des­pués co­men­zó a gra­bar su voz en vi­deo­jue­gos y en se­ries de te­le­vi­sión. Una de esas se­ries fue Pa­dre de

fa­mi­lia, en la que el ac­tor pres­ta­ba su voz al fic­ti­cio y ex­cén­tri­co al­cal­de Adam West. Ha­cia el fi­nal de su vi­da, su ru­ti­na con­sis­tía en me­ter por la ma­ña­na sus ca­ñas de pes­car al au­to, gra­bar audios pa­ra los epi­so­dios (que le sa­lían bien a la pri­me­ra) y lue­go de­di­car la tar­de a pes­car.

Por la tar­de se to­ma­ba fotos que co­lo­ca­ba en su ac­ti­va cuen­ta de Fa­ce­book. “¿Qué tí­tu­lo de­bo po­ner­le a mi nue­vo li­bro de co­ci­na?”, postea­ba y sus mi­les de se- gui­do­res su­ge­rían ‘Ba­ti­co­mi­das’ o ‘La co­ci­na de Bru­ce Way­ne”. El año pa­sa­do, el día de su cum­plea­ños, mos­tró los za­pa­tos que le re­ga­ló su hi­ja. “Pre­fie­ro las bo­tas de tu tra­je”, co­men­tó al­guien.

Se di­ver­tía tan­to con el per­so­na­je que en la guía te­le­fó­ni­ca de Sun Va­lley, don­de vi­vía, al bus­car a Adam West, la re­fe­ren­cia de­cía “Ver Bru­ce Way­ne. Mi­llo­na­rio”. Al bus­car a Way­ne, la guía pe­día “Re­vi­se ‘Contra el cri­men’ en las pá­gi­nas ama­ri­llas”. En las ama­ri­llas se leía “Re­vi­se Bat­man en las pá­gi­nas blan­cas”, y em­pe­za­ba de nue­vo el círculo.

Lue­go lle­gó la leu­ce­mia y le dio el gol­pe de­fi­ni­ti­vo el 9 de ju­nio, a sus 88 años.

Burt Ward, su com­pa­ñe­ro de se­rie, des­pi­dió con do­lor a quien fue­ra su com­pa­ñe­ro en “los años más di­ver­ti­dos de su ca­rre­ra”. Ju­lie New­mar, Ga­tú­be­la, le dio un úl­ti­mo pi­ro­po: “Era tan bri­llan­te y al­guien muy di­ver­ti­do con quien tra­ba­jar. Voy a ex­tra­ñar­lo mu­cho. Era co­mo el pa­dre que todos que­ría­mos”.

Sus se­gui­do­res pi­den una es­ta­tua en Wa­lla Wa­lla, el lu­gar don­de na­ció, en 1928. Los Án­ge­les en­cen­dió la ba­ti­se­ñal co­mo des­pe­di­da. Es­ta vez, res­pon­dió al lla­ma­do de la eternidad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.