Con­su­mi­do­res cau­ti­vos y en­ga­ña­dos

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

En los años cin­cuen­ta y se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, el in­ge­nie­ro agró­no­mo es­ta­dou­ni­den­se Nor­man Bor­laug ini­ció lo que lue­go se de­no­mi­na­ría la Re­vo­lu­ción Ver­de crean­do se­mi­llas trans­gé­ni­cas de arroz, maíz, tri­go y cen­teno que mul­ti­pli­ca­ban el re­sul­ta­do de la co­se­cha. Gra­cias a esas se­mi­llas, en­tre 1940 y 1984 la pro­duc­ción de grano mun­dial au­men­tó un 250%, sal­van­do de la muer­te por ham­bru­na a mi­llo­nes de per­so­nas, un lo­gro sin du­da co­lo­sal. Lo ma­lo es que el tri­go y el cen­teno que co­me­mos hoy vie­nen de ahí, y al pa­re­cer nues­tro cuer­po no ter­mi­na de re­co­no­cer el glu­ten de esos ce­rea­les, crean­do ca­da día más ca­sos de in­to­le­ran­cia.

El pro­ble­ma, pues, no se­ría el glu­ten, sino ese nue­vo glu­ten al que no es­ta­mos ha­bi­tua­dos; no hay in­con­ve­nien­te en co­mer es­pel­ta o ka­mut, por ejem­plo, tri­gos an­ces­tra­les cu­yas se­mi­llas no han si­do mo­di­fi­ca­das y que di­ge­ri­mos sin di­fi­cul­tad. Y tam­po­co a to­do el mun­do le sien­tan mal el tri­go y cen­teno; su­pon­go que de­pen­de de la edad, de la can­ti­dad que in­gie­ras, de tu sus­cep­ti­bi­li­dad y, so­bre to­do, de cru­zar esa in­to­le­ran­cia con otros pro­ble­mas.

Yo, que ten­go cua­tro tor­ni­llos en la co­lum­na ver­te­bral, de­jé de to­mar tri­go y cen­teno ha­ce al­gu­nos me­ses y la es­pal­da ha me­jo­ra­do ra­di­cal­men­te. Mi trau­ma­tó­lo­go, je­fe de ser­vi­cio de uno de los más im­por­tan­tes hos­pi­ta­les de Ma­drid y una emi­nen­cia, me di­jo: “No exis­te ni un so­lo es­tu­dio cien­tí­fi­co que lo do­cu­men­te, pe­ro pa­re­ce que lo del glu­ten fun­cio­na en los ca­sos de in­fla­ma­ción crónica. No sa­be­mos por qué”.

Cuen­to to­do es­to pa­ra in­di­car no só­lo nues­tra in­men­sa ig­no­ran­cia so­bre ca­si to­do, sino ade­más la te­rri­ble de­pen­den­cia de nues­tro co­no­ci­mien­to de unos es­tu­dios su­pues­ta­men­te cien­tí­fi­cos que es­tán orien­ta­dos ha­cia el be­ne­fi­cio de las gran­des em­pre­sas. Es­toy se­gu­ra de que no hay es­tu­dios so­bre el glu­ten trans­gé­ni­co por­que no le in­tere­san a na­die.

So­mos com­pra­do­res cau­ti­vos de las mul­ti­na­cio­na­les, que lle­van dé­ca­das bom­bar- deán­do­nos con ses­ga­dos es­tu­dios que nos vuel­ven ta­rum­bas so­bre lo que de­be­mos co­mer y ha­cer o lo que no. Son cam­pa­ñas muy su­cias por­que se pre­sen­tan co­mo inocen­tes re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción pu­ra, cuan­do no son más que pu­bli­ci­dad en­cu­bier­ta. Las más re­pug­nan­tes, por­que abu­san de la ne­ce­si­dad de la gen­te, son las pro­mo­vi­das por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, un me­ga­gi­gan­te del po­der. Las far­ma­céu­ti­cas ga­nan más que los ven­de­do­res de ar­mas o la te­le­co­mu­ni­ca­ción.

La Lis­ta For­tu­ne (500 ma­yo­res em­pre­sas del mun­do) de 2002 mos­tra­ba que los be­ne­fi­cios de las 10 ma­yo­res far­ma­céu­ti­cas su­pe­ra­ban la su­ma de be­ne­fi­cios de las otras 490 em­pre­sas. Son los ver­da­de­ros due­ños del mun­do, y son fe­ro­ces.

Aho­ra mis­mo es­ta­mos en me­dio de una de esas cam­pa­ñas. ¿No les cho­ca la re­pen­ti­na ob­se­sión cien­tí­fi­ca que le ha en­tra­do a nues­tra, en ge­ne­ral, acien­tí­fi­ca so­cie­dad pa­ra de­nun­ciar la ho­meo­pa­tía? Lle­va­mos me­ses de un ma­cha­que tan or­ques­ta­do y per­ti­naz que no pue­de ser ca­sual. Me pa­re­ce bien ad­ver­tir del pe­li­gro de usar só­lo ho­meo­pa­tía, pe­ro alu­ci­na ver tan­ta fu­ria contra una prác­ti­ca ba­ra­ta y des­de lue­go ino­cua, mien­tras que los muer­tos por efec­tos se­cun­da­rios de las me­di­ci­nas alo­pá­ti­cas son un go­teo cons­tan­te: en Es­pa­ña tri­pli­can a las víc­ti­mas de trá­fi­co.

Cier­to, la di­so­lu­ción de los su­pues­tos prin­ci­pios ho­meo­pá­ti­cos es tan al­ta que pa­re­ce­ría que los gra­nos son sim­ple azú­car. Pe­ro aun­que só­lo fue­ra por el efec­to pla­ce­bo, ser­vi­rían sin ries­go pa­ra me­jo­rar la sa­lud.

Y so­bre to­do es que no so­por­to que es­tos la­bo­ra­to­rios, que de­di­can el 90% de su pre­su­pues­to a en­fer­me­da­des que só­lo pa­de­ce el 10% de la po­bla­ción mun­dial; que in­ven­tan do­len­cias pa­ra me­di­ca­li­zar a la gen­te (con­ver­tir a los tí­mi­dos en fó­bi­cos so­cia­les); que crean alar­ma pa­ra fo­rrar­se (el Ta­mi­flú y la gri­pe A); que tie­nen más be­ne­fi­cios que los ban­cos; que po­nen pre­cios sal­va­jes a los fár­ma­cos (el tra­ta­mien­to contra la he­pa­ti­tis C); que di­cen que esos pre­cios son pa­ra cos­tear la in­ves­ti­ga­ción, cuan­do go­bier­nos y con­su­mi­do­res les pa­ga­mos el 84% de la mis­ma y los la­bo­ra­to­rios de­di­can el 13% de su pre­su­pues­to a in­ves­ti­gar y un 30%-35% a mar­ke­ting (fuen­te: Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes pa­ra la De­fen­sa de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca/nue­va­tri­bu­na.es)… Que esa gen­te se eri­ja en ada­lid de la pu­re­za cien­tí­fi­ca, en fin, no es de re­ci­bo.

Son cam­pa­ñas muy su­cias,

por­que se pre­sen­tan co­mo inocen­tes re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción pu­ra, cuan­do no son más que pu­bli­ci­dad en­cu­bier­ta... Abu­san de la ne­ce­si­dad de la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.